Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta redes sociales. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta redes sociales. Mostrar todas las entradas

domingo, 11 de septiembre de 2016

Aportando tu grano de arena por la paz

paz
La paz en mi concepto es un estado abstracto. Con abstracto me refiero a que es intangible. No es un objeto, no se puede medir y tocar. Es muy similar al concepto de la música y de los números. En conclusión requerimos de nuestra mente para poder “sentirlo”.

Sin embargo, la paz a pesar de no ser algo que podamos sentir como algo real, es un estado que todos deseamos. Tanto es así que es un tema tendencia en las noticia mundiales desde que tengo uso de razón.

Incluso en las redes sociales se escucha mucho esto y en el momento noto que hay una gran discusión en mi país por este tema y una especie de participación comunitaria mediante un voto. Te soy sincero, yo desde el año 2006 corte con todo tipo de noticia e información oficial de los medios de comunicación de mi país o cualquier otro, pero en lo poco que he visto y que alcanzo a ver en redes sociales, veo con asombro como unos se atacan contra otros que no opinan lo mismo que ellos.

Yo la verdad no entiendo qué clase de paz esperan conseguir si no hay tolerancia y respeto por las ideas de otros.
pelea


Viendo todo esto, me llegó a mi mente una situación en mi vida que me hizo comprender como es que nosotros desde donde quiera que estemos podemos comenzar a vivir la verdadera paz que todos buscamos y me refiero a la paz mental. Pues la paz no es que tu vecino haga lo que tú quieres. La paz es algo mucho más profundo y tiene que ver con el interior de cada uno.

Hace algunos años, como lo llegué a comentar en entradas anteriores, yo viví una situación económica limitante. Todos los que han pasado por esto sabrán de lo que les estoy hablando cuando me refiero a que no solo la economía se ve afectada, sino todas las relaciones a tu alrededor.

La situación siempre se pone tensa en las relaciones de pareja cuando hay problemas económicos. En otras palabras ese amor que se manifiestan las parejas en la abundancia no necesariamente se ve en los casos de carencias de dinero.

En mi caso la situación llegó a tal punto que llegué a sentir miedo de mi pareja (aunque soy mucho más grande que ella) y posteriormente odio. Digo odio porque en realidad la palabra correcta es resentimiento. Ya que no puedes odiar y no decidirte dejar a esa persona.

problema de pareja
Bueno el caso es que me acostumbré tanto a esta situación que duro varios años, que cuando salimos de ella, yo seguía maltratando disimuladamente a mi esposa y por lógica consecuencia recibía la misma agresividad de parte de ella. No recuerdo el motivo de esa última pelea que tuvimos. Sin embargo si logro recordar que fue la última y los eventos que ocurrieron y que cambiaron mi vida para siempre.

La situación para que me comprendas es que estoy de pie diciéndole algo y ella me responde con rabia. Así que me paré firme como desafiándola a un enfrentamiento de fuerza, a lo cual ella acepto e intentó moverme de donde estaba con su cuerpo. Como es lógico ella chocó contra mí y al ser más pesado que ella, rebotó hacia atrás y nuestra pequeña niña quedó aplastada por mi esposa y un mueble.

La verdad yo sentí risa por la situación. De hecho en este momento aún me da risa recordarlo porque mi hija después de eso nos dijo “dejen de pelear que casi me aplastan”, con un tono de voz muy enojada. Mi esposa me culpó que yo la empuje de maldad contra la niña y yo solo me reía diciendo que ella se había chocado conmigo.

risa
Pero la risa no duro mucho tiempo. Unos minutos después comencé a ver la clase de padre que me había convertido. Y sobre todo lo que más terror me dio era imaginar a mi hija ya adulta con un hombre igual que yo, pues ese es el ejemplo que le estaba dando en esos días. Para no profundizar mucho en esto de la influencia que uno tiene sobre los hijos en sus futuras relaciones, te recomiendo leer la entrada EL ORIGEN DE LOS CELOS.

De inmediato recordé las palabras de mi compañero de tesis que siempre decía que él nunca trataba mal a su ex esposa para no hacerle daño a su hijo. Y esa misma noche con mucha vergüenza me disculpé con mi esposa y le dije que no se lo prometía a ella, sino que me lo iba prometer a mí mismo JAMAS volverla a agredir o enojarme con ella. Que desde ese instante en adelante la trataría como espero que el esposo de mi hija la trate cuando llegue el momento.

Como es lógico mi esposa no me creyó, sin embargo yo le volví a recordar que la promesa no era hacia ella, sino hacia mí mismo. La verdad con los días yo noté que ella no dejaba de responderme agresivamente a pesar de mi esfuerzo por ser “dulce”. Pero como todo en la vida es un proceso, y toma tiempo, esto no fue la excepción.

reconciliación
Con las semanas noté que ella fue bajando la guardia y comenzó a tratarme diferente a como lo venía haciendo. Noté que ahora podía hablar con ella y que ya no peleábamos sino que dialogábamos. Hoy en día es la mejor esposa del mundo. La más cariñosa, y sobre todo en momentos de tensión noto que resalta su buen humor y eso hace que las cosas las podamos manejar y solucionar de una forma más amorosa.

Después de todos estos eventos y tiempo que ha pasado llegué a dos conclusiones importantes de palabras que he escuchado y leído sobre este tema. El primero es que escuche decir por mi formación religiosa que el hombre es cabeza de familia. Tristemente esto se toma como que el hombre es un rey y la mujer es la esclava del señor. En otras palabras debe ser la pendeja que tiene que agachar la cabeza a todo lo que diga el varón.

Pero con mi experiencia noto que esto no es lo que quiso decir el autor de esa frase. Más bien lo que quiso decir se resume en “el hombre hace a la mujer”. Me doy cuenta que el hombre es el cabeza de un hogar porque es el que da el ejemplo de cómo quiere que lo traten. Si tu tratas bien a tu pareja, indefectiblemente te tratará bien. Y por el contrario si tú tratas de esclava a tu mujer, ella con el tiempo, (no ahora pero con el tiempo) se rebelará contra la tiranía, pues nadie en este planeta vino a obedecer a otros. Sino pregúntate por qué el ser humano siempre ha vivido y vivirá en guerra? He aquí un gran problema de la terminación de los matrimonios hoy en día. Lo más horrible es que pensamos que en la próxima pareja encontraremos la pendeja que se deje y al final terminamos solos.

ayuda
La segunda conclusión a la que llego tiene que ver con el inicio de esta entrada y es que la paz que tanto anhelamos y buscamos no es la que nos están ofreciendo a través de los “miedos de comunicación”. Eso solo son sofismas de distracción. La verdadera paz se construye desde tu casa, amando a tu esposa y tus hijos. Amando a tus padres y abuelos. Amando a tus hermanos. Amando a tus vecinos y a tus compañeros de trabajo. En general la paz se construye desde cualquier sitio o situación en la que te encuentres, porque cuando tu das paz, todo tu entorno automáticamente te regresa esa paz con el tiempo.


Esto te traerá paz mental que es la verdadera paz que todos buscamos. Y esa paz que te “venden” para distraerte ya no significará nada cuando tú mismo(a) la vives y la das a otros. Así que a partir de este día pregúntate que clase de legado le estás dejando a los que te rodean. Como quieres que te recuerden y de inmediato pon tu contribución para que puedas generar bienestar en ellos y la Vida como siempre busca un equilibrio te retornará aquello que estás dando a tus hermanos.
Comparte:

jueves, 18 de agosto de 2011

Apegos emocionales

En la última entrada conocimos que las expectativas son la manera de pasar malos ratos en la vida. Este tema va muy de la mano con los apegos emocionales y es una de las causas de mayor sufrimiento en el ser humano.

Autopoder.com
Hace algún tiempo, iba de camino a un supermercado o tienda de comestibles. Durante el camino encontré a una mujer y a su niño de aproximadamente 3 a 4 años de edad. El niño cargaba un pequeño muñeco en sus manitos y le decía a su mamita que no deseaba llevarlo más. Esto hizo que la mujer estallara en cólera y le expresara que él mismo había querido traer eso y que debería hacerse responsable por las cosas que uno carga.

Hasta allí todo iba bien. Sin embargo, la madre le dijo a su niño que si no quería cargar el muñeco lo dejara allí tirado. A lo cual el niño le pareció la mejor manera de no cargar el objeto. Cuando en niño lo dejo en el sueño, la mamá inmediatamente se lo recogió y lo puso en su bolso.

Esta pequeña experiencia me enseñó la forma en que vamos aprendiendo los apegos en la vida y sobre todo por qué se van originando. Podemos ver que uno de niño es muy desprendido. No se carga de cosas en la vida. Las usa un momento y cuando le pierde el interés las deja por otras nuevas.

Autopoder.com
Lo que la madre de este pequeño niño le enseñó en esta ocasión fue “carga cosas en la vida aunque ya no quieras tenerlas”. Me atrevo a expresarlo de esa manera, pues como hemos visto en entradas anteriores, nuestros padres son los dioses de nuestro universo mental. Nuestro carácter se forma a partir de las acciones que vemos en ellos. No tanto lo que nos dicen sino lo que observamos que ellos hacen.

Este tipo de acciones van ayudando a crear ciertas actitudes hacia la vida pues van de la mano con lo que veremos más adelante en esta entrada y son los apegos hacia las personas, situaciones y cosas.

Cuando somos adultos sufrimos mucho de la enfermedad de los apegos. Por ejemplo así estemos infinitamente jodidos en nuestro trabajo, no nos atrevemos a cambiar pues sentimos que allí hay algo que nos requiere, aparte del sentimiento de que esa es la única chamba como dicen en México o el único camello como decimos aquí en Colombia. Vamos creando un apego hacia nuestra situación, que el día que no la sufrimos nos asustamos y por consiguiente nos da miedo cambiar.

Autopoder.com
Otro ejemplo similar lo podemos ver cuando tenemos que cambiar de ciudad, y también cuando tenemos que realizar un viaje y dejaremos de ver a nuestros parientes aunque sea sólo por unos pocos días. Hace varios años, este era mi principal tormento. Viajar por negocios a otras ciudades y desprenderme unos pocos días de mi esposa. Creo que pasaba más tiempo pensando en el regreso que en la negociación.

Bueno, ya hemos visto que las actitudes que aprendimos de nuestros padres, fueron formando nuestra percepción limitada sobre la vida. Y que esta percepción contribuyó a formar nuestros apegos. ¿Pero en realidad cuándo se origina esta necesidad de retener una situación, persona o cosa?

Esto se inicia con la falta de comunicación intrapersonal. Recuerda que cuando somos pequeños y hacemos el famoso “berrinche” o “pataleta” por algo que no nos complace, inmediatamente somos reprendidos, sancionados o castigados para que lloremos por un motivo “que si valga la pena”.

En otras palabras nuestras emociones no sirven y nuestros padres nos van dando motivos para “emocionarnos de verdad”. En realidad esta situación nos enseña de forma muy sutil pero poderosa que debemos ocultar, guardar o retener lo que verdaderamente sentimos.

Autopoder.com
A medida que aprendemos a reprimir nuestras emociones, vamos creando un muro en nuestro interior el cual impide que contactemos y confiemos en nosotros mismos. Es por eso que nos da pánico total la soledad o nos aburre tremendamente estar solos, pues nos da terror enfrentarnos a nosotros mismos, pues eso precisamente hemos estado evitando durante toda la vida.

Debido a esto es que se presentan las adicciones. Y con adicciones no solo estoy hablando del cigarrillo, alcohol, tabaco, marihuana, bazuco, cocaína, etc. Existen otras adicciones mucho más sutiles y dañinas que las anteriores, pues contribuyen más a nuestra neurosis.

Me estoy refiriendo a la adicción al trabajo, al sexo, a la comida, a los juegos de azar, a los vídeo juegos, a Internet, a las redes sociales, al celular, a chat, a la televisión, al baile, etc.

Tal vez en este momento estarás pensando, pero bailar no es malo, tampoco hablar por celular o tener sexo. Bueno tienes toda la razón, estas actividades no son perjudiciales, es el tiempo que invertimos en ellas lo perjudicial. Los abuelos decían antiguamente: “ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”.

Según el RAE una adicción es una asignación, entrega o adhesión a algún hábito. En otras palabras es una especie de ritual constante que de no realizarse, no me permite vivir “normal”.

Autopoder.com
Según la OMS, algunas adicciones como el alcoholismo son calificadas como enfermedades. Para serte sincero, y según mis investigaciones, no estoy de acuerdo con esta creencia. Si el vicio del alcohol es una enfermedad, por qué no califican de enfermos a los adictos a la cocaína, bazuco, marihuana, sexo, trabajo, comida, etc. La enfermedad real es la baja autoestima, la falta de comunicación interior y el contacto consigo mismo. En este caso por ejemplo el alcohol es la excusa para escapar de mí mismo, al igual que la comida, sexo y el resto de acciones que nos inventamos.

Durante los últimos 5 años he estado investigando el fenómeno de las redes sociales y las publicaciones que allí se hacen sobre pensamientos y estados de ánimo que colocamos todos en los muros. Un investigador del pensamiento humano, el cual mencioné sus estudios sobre las estructuras del Ego y el Noble en la entrada Defectos que no me permiten recibir la abundancia del Universo, mi amigo AP me explicó en una ocasión que todo, absolutamente todo lo que proviene de la mente humana es perfecto, pues proviene de una estructura perfecta. Si por ejemplo una persona viene y expresa algo, y yo no lo comprendo, el problema es mío. Pero el contenido que acaba de ser lanzado ya sea por medio escrito o hablado tiene una razón muy poderosa de ser y esto indica el verdadero ser de la persona.

Algunas de las frases que he encontrado estos años son expresiones de estar aburrido(a), de necesidad, de apego, de aplastar enemigos. Esto último me parece sumamente extraño pues se supone que en tu red social no tienes enemigos sino a todos tus amigos.

Pero la pregunta que deberíamos hacernos es ¿Por qué me aburro conmigo mismo? ¿Me odio? ¿Me caigo mal? ¿No soy suficiente o no hago suficiente?

Autopoder.com
¿Quieres ser feliz? Deja los apegos. Despréndete de todo y todos. Déjalos ser como son. No controles a nada ni a nadie. Y cada vez que estés solo pregúntate ¿Qué es lo que ocurre conmigo, por qué siento esto? Escúchate tú mismo(a). Permítete sentir esas emociones a las cuales les estás huyendo hace muchos años.

Recuerda que tu sistema nervioso está diseñado para ayudarte. Si esas emociones se presentan en tu vida es porque te quieren entregar algo. Si no les prestas atención, estarás pasando toda tu vida escapando de algo que te perseguirá hasta el último aliento, pues son parte de ti. Averigua que ocurre y convierte en tu propio Detective Mental.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner