Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Belonefobia. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Belonefobia. Mostrar todas las entradas

lunes, 3 de abril de 2017

El perdón como herramienta de integración emocional

El perdón como herramienta de integración emocional

Hace algunos años, llegué a escribir una entrada titulada LAS ENFERMEDADES COMIENZAN Y TERMINAN EN LA MENTE, en la cual explico cómo utilicé mi Belonefobia para mejorar mi salud. Tiempo después, en cierta oportunidad hablaba con la esposa de un amigo que es profesional en psicología, sobre este tema.


Como estaba interesado en aprender a solucionar esto, le comentaba sobre esta fobia y como eliminarla. Analizando toda la información, llegamos al punto del evento cero o evento inicial. Yo siempre creí que fue el primer hemograma que recuerdo, a la edad de 5 añitos, había sido el causante de todo esto terror a las agujas. Pero la psicóloga me hizo caer en cuenta de algo y es que este no fue el evento inicial que disparó este terror descontrolado, sino que ya había ocurrido algo y ese día simplemente se disparó el proceso ya almacenado previamente en mi sistema nervioso.

Por supuesto, esto me generó demasiada curiosidad y unas ganas tremendas de conocer el evento cero. En esto comencé a investigar técnicas de regresión a dichos eventos. Pero y aquí un grandísimo pero, el miedo de conocer esto, me comenzó a invadir a pesar de la curiosidad.

Al tiempo me surgió una idea sobre el buen diseño que tiene nuestro cerebro. Me refiero a que a pesar de vivir cosas muy importantes en nuestra vida, el cerebro olvida el evento, pero guarda la sensación en nuestro sistema nervioso para evitar futuro dolor y así alejarnos de cualquier peligro potencial. Este es uno de los trabajos más importantes que realiza nuestro cerebro y es asegurar al máximo nuestra existencia.

Pensé en lo sabia que es la Vida, la Naturaleza y que por algo olvidé este evento inicial y de allí provenía el miedo a recordarlo. Así que tomé la sabia y sana decisión de no intentar acceder a mis memorias, ya que no soy profesional en esto. Y como recomendación te sugiero que si haces algo similar, solamente lo hagas mediante la ayuda de un especialista en hipnosis clínica, pues podrías arruinar tu vida.

Cuando consideramos que alguien nos ha hecho daño o nos ha ofendido, nosotros imaginamos y posteriormente sentimos que NO PERDONANDO a esa persona la vamos a retener y hacerla pagar por el mal que nos hizo.

Perdón por mi vocabulario pero no hay nada más pendejo e inmaduro que este pensamiento. Sin embargo lo practicamos todos los días y así “solucionamos” muchos de nuestros sentimientos de dolor. En realidad lo que aquí estamos haciendo es incrementando más el dolor y el re-sentimiento.

Para poder analizarlo, imagina por unos minutos algo que te hayan hecho en el pasado. Ya sea una deslealtad, mentira, robo, infidelidad, ofensa, injusticia, etc. Intenta recordar por unos minutos y analiza cómo te comienzas a sentir. Verdad que re-vives las emociones? Esto es lo que se conoce como re-sentimiento. Tristemente los seres humanos vivimos resentidos hasta con los muertos. Personas que ya no están y nos hicieron mucho daño.

Ahora analicemos la sabiduría de la Vida. Observa que nuestro cerebro nos está ayudando a olvidar el evento, pero guarda la sensación en nuestro sistema nervioso. Qué nos estará intentando decir la Vida con esto?

Desde mi punto de vista como investigador de estos temas, veo que el mensaje es simple y claro: Olvida, pero no vuelvas a lo mismo. Así que esto lo comencé a aplicar en todos los aspectos de mi vida y a sanar mi dolor pasado. Quizás tú me digas “es que no puedo. Tengo mucho dolor”. Si analizas la demostración anterior sobre el re-sentimiento quien en realidad es el que se está provocando el dolor? Entonces SI PUEDES HACER ALGO!

Si analizas, cuando decidimos perdonar decimos: “yo perdono, pero no olvido”. En realidad lo que estamos haciendo es perdonar a terceros, pero no perdonamos a alguien muy importante y con esto me refiero a perdonarnos nosotros mismos.

Y que me voy a perdonar si a mí es a quien ofendieron! Quizás te estés preguntando. Muy simple, debemos perdonarnos por permitir ese daño, por no tomar acción rápidamente, por no amarnos y dejar que estas cosas pasen. Por eso el perdón no tanto es para terceros que nos hayan hecho daño sino para nosotros mismos.

Pase lo que haya pasado en tu vida, incluso así sea hace 5 minutos ya no puedes hacer nada, lo único es seguir la sugerencia de nuestro cerebro. Olvidar y no volver a lo que nos hace daño y sobre todo seguir adelante.

Debido a que no resolvemos el pasado y nuestros errores, normalmente lo que hacemos es quejarnos y al cabo de un tiempo viene otro personaje, o peor! El mismo y nos hace daño nuevamente ya que no estamos concentrados en avanzar, sino en retener y castigar. Lo más sano y sabio que podemos hacer es olvidarnos del asunto y seguir adelante, teniendo en cuenta los errores para no caer en lo mismo.

Fíjate en personas a tu alrededor. Si alguien en la calle les hace una pequeña ofensa, duran varias horas pensando, arrugando su cara, enfadados y hasta peleando en su mente con la persona que los ofendió o quizás hablando solas del evento que pasó y como hubieran podido responder.

Nosotros no podemos hacer nada por el pasado, pero si podemos hacer algo en este instante para alterar el futuro a nuestro favor. Respecto a este tema, tenemos dos opciones: la número uno es seguir llorando sobre lo que ya no podemos cambiar y tener más de esto en el futuro, y la segunda opción es seguir adelante olvidando estos eventos y evitar que en el futuro más del mismo sufrimiento.

Quizás te enfrentes a una situación en la cual intentes reconciliar pero la otra persona no acceda. Respecto a esto,  a inicios de este año, me enojé fuertemente por lo que consideré una ofensa de un gran amigo. Hace algunas semanas vino a mi mente este evento y me sentí avergonzado por mi comportamiento grosero hacia esta persona. Pensé que es de humanos equivocarse y es de caballeros rectificarse, así que se lo expresé por un correo electrónico.

La verdad hasta el momento no he recibido respuesta, pero lo más importante es que desde mi lado ya sané mi corazón. Ya solucioné el problema que tenía y era enmendar el asunto. La otra persona no está obligada a aceptar mis disculpas y a reconciliarse conmigo. Las emociones de esta persona ya son su problema y no el mío. Así que siempre, has todo lo que esté a tu alcance para reconciliar tu corazón y sanar cualquier sentimiento que pueda estar perjudicando tus emociones.

Espero que esta información te ayude a reflexionar sobre el daño que te estarías haciendo a ti mismo y como estarías perjudicando tu camino al éxito personal, ya que estarías concentrando tu energía en retener a otro y hacerlo “pagar” y no concentrando tus recursos en lo que realmente te puede hacer muy feliz y darte mucho éxito y prosperidad.
Comparte:

domingo, 12 de agosto de 2012

Las enfermedades comienzan y terminan en la mente


salud
Durante toda mi niñez, la salud fue algo carente en mi vida. Incluso en la adolescencia sufría de terribles inflamaciones de las amígdalas, a tal grado que mi garganta se deformaba por la inflamación.

Recuerdo que acababa de llegar del médico alópata y sentado en mi cama, todavía sobándome el dolor por la aguja de la inyección que me aplicaron del antibiótico, le escuché a mi padre decir “¿todavía te dan esas enfermedades?”. En ese momento me quedé pensando “¿cómo es posible que él me diga eso? ¿acaso uno puede controlar el estado de salud?” y me puse a pensar que mi padre jamás está enfermo y siempre escuché decirle “mi salud es perfecta, partiendo de que tengo un cuerpo perfecto”.

En ese momento hice un compromiso conmigo mismo de comenzar a repetir esas mismas palabras que decía mi padre. Eso ya fue hace casi 20 años. Al principio cuando repetía cosas positivas sobre mi salud no me lo creía mucho. Era como si estuviera engañando a alguien importante en mi vida. Incluso me sentía mal. Pero con el tiempo y sin darme cuenta, cada vez que lo repetía me lo creía y noté que no me enfermaba ni sufría los terribles ataques de amigdalitis que me acompañaron durante mi adolescencia.

Cinco años después, tenía que realizar un viaje de trabajo. Este viaje me tenía un poco estresado. En realidad no recuerdo la razón por la cual me sentía así. El caso es que en el momento de viajar, repentinamente  me enfermé de una gastroenteritis. Toda la madrugada padecí de vómito y diarrea.

Mis padres en ese momento que vivía con ellos se asustaron tanto que me llevaron de urgencias a la clínica. Cuando el médico alópata me dijo que mostrara mi lengua, de inmediato se dio cuenta que yo estaba deshidratado, a lo cual me mandó de inmediato suero intravenoso. Lamentablemente desde niño sufrí varios episodios con las agujas que provocaron en mí una fobia.

Las fobias son similares a las anclas emocionales que hemos tratado en este blog. Algunos de estos anclajes emocionales son más intensos que otros.

belonefobia-hemofobia
La fobia a las agujas es conocida como Belonefobia que también está asociada a la Hemofobia  o miedo a la sangre y en mi caso es una reacción muy intensa que provoca incluso desvanecimiento, que es una reacción de mi cerebro para protegerse del temor a esta fobia. En el momento en que la enfermera me estaba preparando para el procedimiento, yo le intentaba explicar mi temor mórbido a las agujas.

Y cuando chuzó mi vena para colocarme el suero, en ese momento me desvanecí. Varias veces sufrí este tipo de reacciones a lo largo de mi vida, y es extraño pero no puedo evitar compararlo con un computador cuando se reinicia o se acaba de prender. Para describírtelo, es como si al principio, cuando ocurre, siento electricidad que recorre mi cuerpo, un cuerpo que no puedo sentir ni conozco sus dimensiones. Más bien en ese momento soy pura consciencia y mi lógica se integra a esa consciencia pura.

Entonces ocurre lo que yo llamo reconocimiento de Hardware, es decir comienzo a realizar consciencia de mis manos, pies, corazón, pulmones, células, etc. Y siento que muchas manos me acarician y tocan mi cuerpo. Aquí es donde mi lógica me ha dicho en estos casos “ah… estoy desvanecido… debo relajarme y ayudar a los demás a despertarme…”

Y comienzo a respirar profundo y lento, a lo cual cada vez me acerco a lo que percibimos como realidad. Y noto que estoy muy tenso y comienzo a relajar mis músculos y a respirar más despacio pues estoy respirando muy agitado. En eso siento que las manos de alguien están sujetando las mías y comienzo a abrir mis ojos. En ese momento me produce risa, pues veo las caras de todos observándome y preguntándose que paso. Y con mucha debilidad, me reincorporo y les explico mi fobia.

desmayo
Cuando me recuperé, me llevaron a una camilla junto a otros pacientes. En eso vino una enfermera y me preguntó que me había ocurrido. Yo le expliqué y me dijo algo que cambiaría mi salud para siempre. Cuando terminé de contarle sobre mi fobia ella dijo “pues joven, tiene que hacerse a la idea de las agujas, pues a medida que pasen los años, tendrán que hacerle exámenes y bla bla bla”.

Mira, automáticamente eso formo un ancla, un acuerdo tácito entre mi salud y la vida. Inconscientemente use el miedo o la fobia para activar mi excelente salud. Esa fue la última vez que visité un lugar de esos. Ya han sido un poco más de 15 años y jamás me volví a enfermar ni siquiera de un resfriado común.

La mecánica de la mente en estos procesos es explicada en el libro LAS ENFERMEDADES COMIENZAN Y TERMINAN EN LA MENTE de los doctores Víctor Giordani y Carlos Ruíz (hermano de Don Miguel Ruíz, autor del Best Seller Los Cuatro Acuerdos)

Cuando comencé a practicar mi pasión por la investigación del pensamiento humano a finales del año 2006, hice un análisis de todo esto y comprendí como trabaja la Programación Neurolingüística en nosotros. Decir frases de poder no te traerá bienestar instantáneo. Pero si con los años, irás formando un ancla para que tu sistema límbico que es el encargado de traducir palabras en emociones, te permitan vivir aquello que has estado reprogramando en tu mente un día tras otro.

hija dormida
Por ejemplo, desde el día que supe de la concepción de mi hija, siempre le hablé desde el vientre de su mami hasta el día de hoy. Le he dicho que tiene un cuerpo bello, atractivo y perfecto. Se lo digo estando despierta, cuando está dormida y hasta por teléfono. Y adivina ¿cómo es la salud de mi hija? Me atrevo a decir que incluso es mejor que la mía.

La mayoría de personas usan su lenguaje para “chingarse”. Hablan siempre de palabras tales como “pobreza”, “pobrecito”, “que pesar”, “que lástima”, etc. y se ha vuelto tan habitual en ellas esto que no se dan cuenta cuando lo hacen. Pero su cerebro automático o mente subconsciente no le importa si esto lo afecta para bien o para mal. Simplemente lo guarda y lo procesa junto con todo el sistema nervioso para vivenciar aquello que se han programado.

Lo triste de esto es que nadie acepta su responsabilidad por lo que vive. Siempre le hecha la culpa al Papá/Mamá Gobierno, a los corruptos, a la edad, al clima, al dinero, al sistema de salud público, a sus padres, a hermanos, amigos, deportes, etc. Pero no se dan cuenta que solitos se están chingando la vida y no hacen nada para cambiarla, sino que esperan que venga un “mesías” o “salvador” a cambiarles la vida con una maleta llena de dinero o con un frasco de medicina que les quitará los males o con aquella persona maravillosa que están esperando que llegue a cambiarles sus vidas y a llenarlos de amor.

saludable
Mira, la vida te da lo que tu le pidas con tus aptitudes diarias. Si estás planeando fracasar ya sea consciente o inconscientemente, pues eso serás, un fracasado. Y por el contrario si tu propósito vehemente es triunfar pase lo que pase, pues eso serás, un ganador en todo lo que hagas. En esto no puede ayudarte nadie, ni un salvador o mesías. Lo único que puede ayudarte son tus emociones, pero si estas son dirigidas por palabras de dolor, fracaso, pobreza, vejez, muerte, angustia, culpa, escasez y desesperación pues irás directo al fracaso, así desees mucho tus objetivos.

Analiza tus palabras diarias y has un análisis de tus resultados y emociones actuales. Verás como han sido un guion que tu vida está siguiendo al pie de la letra. Has algo por tu vida, es tuya y nadie la va a vivir por ti. Tú no eres lo que estás viviendo. Tú puedes y viniste al mundo a ser grandioso. Eres un hijo del Universo y el Universo no es pequeño, ni triste, viejo, miedoso, pobre o enfermo. Siempre está en expansión y siempre está creando cosas nuevas. Siempre se atreve a más. Vive tu vida con valor y el Universo te abrirá puertas donde antes no existían.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner