Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

jueves, 2 de febrero de 2012

El origen de los celos


celos
El ser humano durante toda su experiencia física experimenta una extraña sensación que se le ha denominado con la palabra celos. Existen de todo tipo, incluyendo profesionales, familiares, amorosos, pero en realidad siempre es el mismo sentimiento maquillado por las circunstancias.

Según el RAE, los celos son un sentimiento de amenaza ante la perdida de algo importante para nosotros. En realidad el origen de los celos está en la creencia de la perdida del amor. Demos un retroceso a nuestra vida e intentemos recordar a través de los niños, nuestra infancia.

Cuando llegamos a este mundo, desconocido para nosotros, existen (en la gran mayoría de casos), dos “extraños” que se ocupan de nosotros. Notamos, neuronalmente hablando, que siempre que sentimos frio, calor, hambre, sueño, cansancio, etc. ellos se ocupan de nosotros y comenzamos a formar un lazo afectivo con ellos gracias a su atención, pues los niños y en general todo ser humano se apega a las personas de las que piensa, recibe el amor.

Como vamos creciendo, nuestro pequeño cerebro va comprendiendo muchas cosas y descubriendo este nuevo entorno, a tal grado que aprendemos a manifestar amor, tal como lo vemos de nuestros padres. Por ejemplo si nuestros padres se besan o nos besan, con el tiempo también vamos haciendo lo mismo, incluso los intentamos “sobornar” cuando sabemos que hemos realizado algo “incorrecto” para ellos.

celos niño
Hasta aquí todo va perfecto. Pero cuando ingresa un nuevo ser a nuestras vidas, ya sea un hermanito o un familiar o cualquier otro niño que nos quite la atención que tenemos de nuestros padres (que simbolizan el amor), como decimos en mi país “aquí comienza Cristo a padecer”.

Sentimos que nos están quitando algo que nos pertenece y nuestras emociones se revuelven a tal grado que intentamos separar al padre “infiel” de la creatura que está recibiendo “nuestro” amor. Si esta situación es persistente, comenzamos a “atentar” contra nuestro pequeño “rival” emocional y como lógica consecuencia, recibimos regaños o castigos de nuestros padres que nos hacen cuestionar el valor de nuestra existencia y si merecemos una mejor vida.

Estas emociones no son comprendidas por nuestro pequeño cerebro, ya que no poseemos experiencia previa para comparar y saber como actuar. Y peor aún, en los adultos que nos rodean, tampoco encontramos respuesta, pues ellos no comprenden bien ese tipo de emociones, pues siempre aprendieron a reprimirlas y jamás las solucionaron.

¿Adivina que aprenderemos nosotros también? ¡Correcto! De igual forma reprimiremos este tipo de emociones. Para comprender un poco lo que sigue, vamos a hacer un paréntesis y tocaremos un tema en el cual también aprendemos a no solucionar emociones, para que posteriormente afloren y afecten nuestra vida de adultos. Con esto me refiero a los complejos de Edipo y Electra.

sigmund freud
Este tipo de situación fue investigada por el denominado Padre del psicoanálisis, Sigmund Freud. Edipo fue un personaje mítico que asesinó a su padre y terminó casándose con su propia madre. El Dr. Freud descubrió una teoría muy interesante, la cual consiste en que el niño se enamora de la madre y piensa que ésta es para él. Este tipo de sentimiento se “acepta” en la mente infantil aproximadamente a los 5 años de edad, y en otros niños puede ser en la edad de los 3 años. Como vimos en la entrada anterior, en estas edades se están intentando probar los límites de la sociedad, razón por la cual los niños son una “pesadilla” para sus padres y personas alrededor.

El niño, pasando esta etapa comprende que la madre no es para él y por eso intenta imitar al padre, con el único fin de llegar a tener una “compañera” similar a su imagen ideal materna. Es por eso que el niño se coloca los zapatos del padre, sus corbatas, algunos hasta se lastiman con la máquina de afeitar de sus padres, etc.

sexualidad niños
Quizás estés pensando en este momento que son teorías demasiado “sexuales” para ser niños. Pero está demostrado científicamente que el ser humano es sexual desde su estancia en el vientre hasta la muerte. La sexualidad no es un aprendizaje, no se intelectualiza. Es un instinto que llevamos, tal como el instinto de respirar, comer, etc. propios de la conservación de la especie.

El complejo de Electra, es el mismo de Edipo, pero desde el punto de vista de la niña. Pero cuando se “acepta”, no termina todo. Aquí comienza lo interesante del ser humano adulto. Como jamás resolvimos esta situación, solo la aceptamos, siempre, escucha bien, SIEMPRE vamos a buscar nuestra pareja basada en las características físicas y emocionales de nuestra figura materna o paterna, según nuestro género.

Vamos a comprobar si esto es cierto. Por favor toma papel y lápiz y coloca una lista de las personas que han pasado por tu vida. Intenta recordar sus características físicas en una parte y en la otra sus características emocionales. Verás que las coincidencias son asombrosas. Por ejemplo si te quejas del mal genio de tu pareja actual, recuerda como era el mal genio con tu o tus parejas anteriores, celos o infidelidad. Compara esto con las características de tu figura paterna o materna, según sea tu caso.

Es asombroso, pero cuando hacemos este ejercicio con honestidad hacia nosotros mismos, nos damos cuenta que hemos estado buscando el mismo patrón emocional materno o paterno según nuestro caso. Y si te estás preguntando en este momento que si por ejemplo te interesa una chica e imitas la forma de ser o de vestir de su padre, comenzarás a llamar su atención, estás en lo correcto. Te voy a ser muy honesto. Yo conocí esta teoría hace más de 10 años. La aplicaba y ¡me hacía unos levantes! (Por si no entiendes esa expresión me refiero a conquistas o ligues).

Cerrando este paréntesis y volviendo a nuestro tema de los celos, ya comprendemos que ocurre con nuestras situaciones emocionales no resueltas. Siempre aparecerán en el futuro para chingarnos y en algunos casos ayudarnos. Cuando somos adultos siempre vamos a sufrir del síndrome de los celos, ante compañeros de trabajo, familiares, celos del éxito ajeno, celos de nuestra pareja porque otro la mira, etc.

pelea celos
Aquí podemos ver como a pesar de ser “adultos” “maduros” sentimos una reacción animal de “pelear” contra nuestros enemigos(as) por lo que es “nuestro”. Mira, seamos sinceros. Si un guey o una guey ya no quiere estar contigo sino con otro(a), ¿puedes obligarlo(a)? Por supuesto que no. No existe una ley en ningún país que obligue a que te quieran. Y si existiera, ¿se podría cumplir eso? Nuevamente la respuesta es NO.

Aquí es cuando encuentro en mis investigaciones el origen de los celos y es simplemente falta de amor por si mismo. Lamentablemente si repasamos nuestra historia, nadie nos enseñó a amarnos a nosotros mismos. En cambio nos enseñaron a ganar la aprobación de otros. Es por eso que buscamos que otro u otra guey nos haga felices. Nos de lo que nosotros no somos capaces de darnos, bienestar en nuestra propia compañía.

Por eso observas a mucha gente (para no decir el 100%) que no son capaces de estar solos un momento. Se aburren, se deprimen, les da miedo, pero jamás se quedan solos. Siempre “tiene que” prender el TV, poner música a todo volumen, pero hacer algo con tal de no enfrentarse a sus propios pensamientos. Pasa lo mismo con la escritura. Por eso a la gran mayoría no les gusta escribir. Y si les toca, dicen “¿pero qué escribo?”… Suspiro

desilusión
Mira ya no te puedes seguir engañando tu mismo(a). Muchas veces pensamos que el amor es difícil y que nuestra vida es una larga lista de desilusiones. Pero siendo honestos, nosotros sufrimos por que nos gusta que otros sientan compasión por nuestra desgracia y peor aun, nos sentimos “bien” cuando nos compadecemos de nosotros mismos, al grado que les contamos a nuestros allegados, no solo una sino muchas veces nuestras desilusiones. Dime si eso no es ser pendejo.

La vida es una aventura maravillosa. Si no lo puedes procesar o sentir es porque has estado acostumbrado toda una vida al sufrimiento. Pero cuando comienzas a entrenar tu mente para vivir con calidad, vas a sentir tanto entusiasmo que hasta realizarás cosas que no piensas en este momento. Si la vida no fuera para gozar, jamás te hubieran dado un sistema nervioso con el cual sientes placer, alegría, amor, dulzura, libertad, perdón, luz. Pero ¿cómo saber que es la luz sin la oscuridad? O ¿el amor sin el temor?

Cambia tus memorias que te llevan a vivir en malestar, y tu vida llegará a ser un ejemplo de libertad y amor para los demás.
Comparte:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © Ritmo Positivo 2017. Con tecnología de Blogger.

YouTube

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

Lo nuevo de PBA

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog Autopoder: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la subscripción. Si pasados 45 minutos no has recibido el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.




Ofrecido por FeedBurner