Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta reconciliación. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta reconciliación. Mostrar todas las entradas

lunes, 17 de diciembre de 2018

Reconciliándose con los fallos del núcleo parental



Reconciliándose con los fallos del núcleo parental Al contrario de los animales, que parecen valerse de forma más fácil por sí mismos, los seres humanos dependemos de terceros para poder avanzar en la vida.

Es por eso que desde nuestra llegada a este planeta nos acompañan un grupo de desconocidos que hacen posible nuestra supervivencia.

Hago referencia a desconocidos pues nuestras figuras materna o paterna no necesariamente coinciden con nuestros progenitores biológicos, como se presenta en muchos casos.

La doctora Louise Hay llama a nuestros padres los dioses de nuestro universo, pues son los encargados de darnos las creencias que tenemos.

De hecho, aun cuando seamos adultos, inconscientemente seguimos aceptando muchas de las cosas que aprendimos de ellos.

Es por eso que si consideramos que algunas de estas creencias nos estarían perjudicando de alguna manera es importante lograr una reconciliación con el pasado.

Recuerda la regla de oro emocional, entre más niegues algo o más rechaces algo, más poder le estarás dando y más disfuncional te volverás.

A medida que vamos creciendo nuestros sentimientos van cambiando por estás personas que nos acogieron.

Es decir comenzamos a sentir algo más que gratitud y llegamos a amar profundamente a nuestros padres o figuras que los representan.

Incluso en la niñez surge lo que algunos llaman la perdida de la inocencia que es cuando el niño comienza a sentir miedo de la futura muerte de sus padres.

Claro está, en este caso hablamos de padres que aman a sus hijos y desean el bienestar de ellos.

Cuando llegamos a la etapa de nuestra pre adolescencia, nuestras emociones vuelven a cambiar.

Nuestros padres se convierten en una especie de enemigos que no tienen la razón y que intentan hacernos la vida imposible.

Al final, cuando somos adultos y tenemos nuestros propios hijos, nos damos cuenta que realmente valen por todo lo que hicieron para sacarnos adelante.

Sobre todo los valoramos cuando ya parten y no están más con nosotros.

Sin embargo muchas veces este proceso no es el natural en todos los casos.

A veces podemos por alguna razón quedarnos estancados en la etapa donde los llegamos a ver como enemigos que nos atacaban.

Este se debe básicamente a dos cosas. La primera a malos entendidos o falta de comunicación con ellos.

Solo quienes hemos llegado a ser padres, nos damos cuenta que intentamos hacer nuestro mejor esfuerzo, a pesar de que nunca tomamos un curso para ello.

Es por esta razón que la ingratitud hacia un padre o madre es lo más doloroso que puede existir para ellos.

Pero a pesar de todos los esfuerzos que alguien pueda hacer, un hijo en algún momento cuestionará el proceder de sus padres.

Por ejemplo, en mi caso he intentado hacer lo mejor que pueda con lo que he aprendido con mi hija.

Una de las preguntas que siempre le he hecho desde muy niña es si es feliz.

Por supuesto ella me responde con mucho brillo en sus ojos que muchísimo.

En teoría cuando sea una mayor de edad no debería recriminarme nada. Pero sabias que de todas formas encontrará algo que hice mal?

Solo hasta que tenga sus propios hijos podrá entender muchas cosas de mi proceder.

Increíblemente esto es parte del drama del ser humano. Por muy buena educación que alguien tenga, necesita cometer sus propios errores.

Esto no se debe a que seamos imperfectos, sino más bien es nuestro cerebro intentando buscar los contrastes para poder elegir realmente el bienestar.

Como puedes saber que es la alegría si nunca has conocido la tristeza?

Es como intentar explicarle a un ciego de nacimiento que es la oscuridad.

A pesar de que ha vivido en ella, no la conoce pues no tiene el contraste de la luz para saberlo.

El segundo proceso que puede afectar nuestra percepción de los padres, es que los hemos idealizado mucho y los consideramos perfectos.

Cuando crecemos y nos damos cuenta de sus fallas, nos duele demasiado y por eso nos resentimos con ellos al grado de dejar hasta frecuentarlos.

Todos hemos pasado por estos procesos e incluso puede que tú los estés actualmente, así que te animo mediante esta información a soltar esas emociones de castigo que puedas tener.

Recuerda que tus padres lo único que deseaban era tu bienestar, pero en el camino pudieron equivocarse.

Sin embargo la prueba de que tuvieron éxito es que hoy estás vivo.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2019. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner