Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta actuar. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta actuar. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de septiembre de 2019

La importancia de las buenas acciones



La importancia de las buenas acciones Muchos hemos escuchado decir a nuestros abuelos, e incluso a nuestros padres que los tiempos pasados fueron mejores que los actuales.

Por ejemplo, he escuchado que los vecinos tenían por costumbre compartir su alimento con los vecinos.

Incluso siendo niño, recuerdo que, si un vecino nos llevaba un plato tradicional navideño, la costumbre de mi madre era regresarlo con otro alimento como muestra de agradecimiento.

Honestamente hoy en día no se ve ese tipo de cosas, al menos en mi localidad.

Y si esto se ve, es solamente con personas del mismo núcleo parental.

Parece ser que el tema de actuar bien o hacer favores sin esperar nada a cambio se perdió con el paso de los años.

Si tú eres joven, tal vez lo mencionado anteriormente sobre compartir alimentos entre vecinos te suene extraño o hasta utópico.

Más bien si alguien pide ayuda en la calle pasamos de largo ignorándolo.

¿Y cómo ayudar a alguien extraño si en muchas ocasiones se ha usado este tipo de cosas para asaltarnos?

¿Conociendo todo esto, vale la pena actuar bajo estas condiciones siempre de manera correcta?

Hace algunos años conocí un personaje muy influyente en mi vida.

Esta persona era el padre de una de mis grandes amigas.

Este hombre durante el tiempo que lo conocí e interactué con él, siempre fue una persona íntegra.

En lo que a mí respecta, puedo certificar que jamás lo vi engañando a nadie o mintiendo para sacar ventaja de alguna situación.

Siempre le escuchaba decir la frase “favor con favor se paga”.

Puedo decir de este personaje que siempre ha tenido una vida llena de abundancia por su actuar.

Respecto a esto, hace años trabaje con un señor muy adinerado.

Al preguntarle si su fortuna provenía de sus padres o la había alcanzado por mérito propio, me respondió que lo hizo por su esfuerzo.

Pero me dio un consejo que ha sido uno de los regalos que más he atesorado en mi vida.

Él decía que el origen de la fortuna no era lo importante, sino que entre más justo uno fuera con la Vida, esta también sería igual de justa con uno.

Podemos resumir esto en lo que se conoce como la ley del Karma o como yo le llamo cariñosamente “la tercera ley de Newton” o famoso principio de acción y reacción.

La mayoría de nosotros conocemos en teoría que todo lo que hagamos, tarde o temprano obtiene consecuencias ya sean buenas o malas.

Por ejemplo, en mi caso, cuando era bastante joven me encontraba haciendo ejercicio en un gimnasio.

De repente un amigo me llamó asustado que subiera a la tercera planta porque una mujer joven estaba a punto de caer inconsciente.

Mi amigo solicitó mi ayuda porque un par de años atrás vio como asistí a una persona que se había desmayado por hacer ejercicio sin desayunar y en inicio de embarazo.

Cuando subí a ver la mujer joven, estaba casi a punto de caer y le pedí que abrazara mi cuello.

Cuando lo hizo, de inmediato perdió el conocimiento y la acosté. Pedí que me pasarán alcohol y subí sus pies en un banco para que la sangre fluyera hacia su cabeza.

Yo me quedé con ella hasta que se recompuso y finalmente me miró con una sonrisa como si le hubiera salvado la vida.

Después de ese evento pasaron varios meses y mi señora madre comenzó a quejarse de un dolor abdominal.

Era tan intenso que con mi señor padre la tuvimos que llevar por urgencias al médico.

Cuando llegamos había tantas personas en situaciones de urgencias que tocaba hacer una larga fila para que mi madre fuera atendida.

Yo al verla quejándose me desesperé y me levanté de mi asiendo, a lo cual vi en la recepción a la chica que meses atrás había asistido en el gimnasio.

Ella me preguntó qué estaba haciendo allí y le dije que mi madre estaba con mucho dolor abdominal.

Hasta ese día me di cuenta que era una persona bastante importante en la clínica y de inmediato hizo atender a mi madre de forma prioritaria.

Como puedes ver un simple acto de bondad, realizado en el pasado, afecta los resultados de nuestro futuro.

Así que quiero invitarte a través de esta información que desde este día comiences a sembrar cosas buenas para tu futuro.

No te alcanzas a imaginar que el bien que hoy haces por otros, mañana alguien lo hará por ti.
Comparte:

lunes, 17 de junio de 2019

Aprendiendo a actuar a tiempo



Aprendiendo a actuar a tiempo El tiempo, al igual que los números y la música son de las cosas más extrañas que existen en nuestro universo.

Por ejemplo, para poder interactuar con la música o los números debemos usar al menos uno de los sentidos y la imaginación.

En el caso de la música el sentido que usamos es el oído y junto con la imaginación podemos disfrutarla.

Para los números usamos el sentido de la vista y junto a la imaginación podemos llegar a realizar tareas y nuevas cosas bastante asombrosas.

La electrónica es una clara muestra de estos avances que se pueden hacer con esto último.

El tiempo es algo que se sale del dominio de los anteriores.

Algunos experimentos en laboratorio han confirmado que nuestro sistema nervioso tarda en procesar estímulo y respuesta aproximadamente 80 milisegundos.

Según esto, podríamos decir que siempre estamos viviendo milisegundos en el pasado respecto a la realidad.

El tiempo también puede existir en nuestra imaginación tal como los eventos pasados, o una historia que alguien nos cuente.

Pero en otros casos nos puede afectar tanto que, aunque no lo percibamos tangiblemente afecta nuestra biología como en el caso de la vejez.

En fin, el tiempo se comporta de una forma tan extraña que este vídeo para el momento que lo veas es mi pasado ya que fue grabado y editado aproximadamente hace 3 semanas.

En cambio, para ti en este momento es tu presente.

Honestamente yo no creo que los humanos tengamos muy claro todavía que es exactamente el tiempo.

De hecho, anualmente se realizan conferencias a nivel mundial sobre el tiempo y su naturaleza con el fin de tratar de comprender definitivamente qué es.

Así como puede en algunos casos ser producto de nuestra imaginación o también formar parte de los estándares sociales, definitivamente nos afecta en todo momento.

Independientemente de lo que realmente sea el tiempo y nuestra comprensión que tengamos de él, definitivamente si podemos hacer algo para usar esta herramienta a nuestro favor.

Como todos sabemos, el tiempo lo hemos dividido en 3 instancias. Pasado, presente y futuro.

Del pasado hemos aprendido, al menos un pequeño grupo de la población mundial que no se puede tocar.

Nada se puede hacer por este momento, salvo aprender de él.

Si observas las personas a tu alrededor, incluso muchas veces tu mismo, se sientan a anhelar o sufrir por cosas que pasaron hace mucho tiempo.

Hemos aprendido que esta es una de las cosas más destructivas que podemos hacer con nuestra vida.

Sin embargo, lo mejor que podemos hacer es aprender de lo que nos pasó para no caer en lo mismo, si en nuestro pasado tenemos una experiencia dolorosa.

O, por el contrario, si en nuestro pasado existió algo que nos gustó mucho, entonces procurar repetirlo para beneficiarnos de nuevo en la actualidad.

Respecto a esto último, tal vez te puedas estar preguntando que eso especial que tanto te gustó tiene que ver con una persona o evento irrepetible.

Entonces en ese caso pregúntate, ¿qué fue realmente lo que te gusto de esa experiencia y si es posible replicarlo en la actualidad con lo que tienes o quienes te rodean?

Recuerda, los apegos a cosas y personas que ya no pueden ser, es lo más destructivo que puedes hacer con tu vida.

Así pues, intenta buscar en esta información que fue exactamente lo que tu sistema nervioso te conectó con la felicidad.

Lamentablemente al parecer los seres humanos nos encanta la adrenalina.

Siempre esperamos a lo último, cuando ya no se puede hacer nada más que pensamos en actuar.

Con esto quiero decir que jamás planeamos, ni tenemos un plan a seguir.

Es por eso que vivimos improvisando y cometiendo los mismos errores una y otra vez.

He conocido gente a mi alrededor que no solamente cometen errores básicos, sino que los repiten una y otra vez afirmando que tienen mala suerte o que son inocentes y aún les falta mucho por aprender.

Incluso culpan a sus gobiernos o hasta espíritus malignos que conspiran para dañar sus planes de felicidad.

Alguna vez te has preguntado, ¿qué es lo que quieres realmente para tu vida?

Todos a nivel general queremos vivir en bienestar y disfrutar la vida, pero sabes por qué la mayoría de personas no lo logran?

Es debido a la falta de planeación. El pasado nos sirve para conocer que nos gusta y que nos disgusta.

El presente es para planificar y ejecutar eso que deseamos vivir en el futuro.

Tristemente tenemos uno de los mayores enemigos de nuestros planes y es el inmediatismo.

Como todo lo queremos de inmediato, y eso es imposible, por esa razón jamás actuamos a tiempo.

Las cosas se pueden lograr, pero hay que planificarlas y ejecutar cada paso que definimos.

Si quieres comenzar a dar los primeros pasos en la planificación de tus objetivos te recomiendo ver el tema anterior titulado CÓMO CUMPLIR NUESTRAS METAS DE FORMA INMEDIATA.

Así que te animo mediante esta información para que siempre actúes y planifiques tu vida anticipadamente.

No seas más parte del común, que solo se quejan y no hacen nada por avanzar, salvo culpar a terceros de sus desdichas.
Comparte:

lunes, 18 de febrero de 2019

Análisis de la consciencia en nuestros actos



Análisis de la consciencia en nuestros actos La gran mayoría de la humanidad tenemos el concepto de que el bien y el mal son algo que traemos por naturaleza.

Es por eso que cuando alguien realiza un acto que está contrario a nuestras creencias consideramos que es malo.

Y por el contrario si la actuación de una persona coincide con lo que consideramos correcto, de inmediato lo consideramos como una buena persona.

Si somos honestos con nosotros mismos, nos daremos cuenta que bueno o malo es la persona que esté o no de acuerdo con nosotros o que haga o no nuestra voluntad.

En realidad tanto el bien como el mal provienen de constructos sociales que vamos adquiriendo desde nuestra llegada al mundo.

Por ejemplo, los que hemos nacido en occidente vemos de forma extraña y hasta cuestionable las costumbres del oriente.

Y puedes estar seguro que exactamente ellos nos ven a nosotros como raros, por nuestras creencias y formas de actuar.

Así pues, nos enfrentamos a un problema muy serio en nuestro comportamiento, pues te has preguntado si eso que consideras correcto en realidad le estará aportando valor agregado a los demás?

Respecto a esto, hace varios años dialogaba con mi mejor amigo sobre este tema.

Por aquel momento ambos teníamos un amigo en común que desde mi punto de vista él se dedicaba a hacerles daño a los demás.

Los estafaba, les mentía y prometía que les devolvería todo lo que invirtieran cuando sus negocios dieran frutos.

Mi mejor amigo decía que este personaje en realidad no tenía idea o no era consciente de que estaba actuando mal.

De hecho, dentro de sus conceptos sobre el bien y mal, de seguro consideraba que sus actos eran correctos.

En ese momento comencé a investigar este tema pues llamó fuertemente mi atención.

A través de estos años he podido ver como personas cercanas, vecinos y conocidos tienen un comportamiento bastante conflictivo con sus allegados.

Los tratan mal, insultan, disminuyen y minimizan sus esfuerzos por salir adelante.

Como este tipo de cosas no se pueden soportar durante mucho tiempo, la “victima” toma la decisión de alejarse.

Sin embargo, cuando tú les preguntas que ha pasado con esas personas que han lastimado, de inmediato contestan, “es muy raro que se fueran, pues de mi parte han recibido buen trato“.

Irónicamente, en estos casos, el victimizador se considera víctima porque la persona herida se ha alejado de ellos.

Como puedes ver, muchos de nosotros ni siquiera hacemos consciencia o nos importa muy poco el trato que les damos a los demás.

Quiere decir esto que hagamos lo que hagamos, podríamos estar perjudicando a alguien debido a que no existe una definición clara del bien y el mal?

Con referencia a esto, hace varios años conocí a un gran empresario con el que trabajé. En esos momentos, él estaba en un proceso jurídico contra otra empresa por fraudes que le habían realizado.

En una de las varias reuniones con él, llegó a mencionar que constantemente examinaba su consciencia para saber si estaba procediendo de forma correcta en contra de estas personas fraudulentas.

La verdad yo no entendía muy bien su proceder, pues en teoría él estaba haciendo lo correcto.

Fue mediante esta experiencia que aprendí de este empresario, la importancia de evaluar constantemente si nuestros actos son en realidad de justicia o por el contrario nos benefician únicamente a nosotros.

En el libro conversaciones con Dios del autor Neale Donald Walsch, se menciona una sugerencia sobre estas situaciones con las siguientes frases:

“Qué es ser bueno y quien tiene la última palabra?”

“Necesitas que te amenacen para hacer intrínsecamente lo que es correcto?”

Cuando tengas un problema siempre pregúntate “qué haría el amor ahora?”.

“Responde a esa pregunta y estaré allí, siempre, en todas las formas.”

Así que te animo mediante esta información a evaluar, basándote en el amor si tus acciones permiten un incremento en la vida de los demás o por el contrario restas valor a los que te rodean.

Tenemos la tendencia a pensar que no necesitamos a nadie y que podemos prescindir de ellos.

Pero en realidad todos somos uno y lo que le hagamos a los demás siempre retornará hacia nosotros.
Comparte:

lunes, 20 de agosto de 2018

Cómo actuar ante conflictos laborales



Cómo actuar ante conflictos laborales Al igual que vimos en el tema anterior sobre los parientes tóxicos, las personas con las que laboramos no podemos excluirlas de nuestras vidas, pues constantemente debemos tratar con ellos para que nuestras actividades diarias sean posibles.

Así como nosotros también somos tóxicos para nuestros parientes, lo podemos estar siendo para nuestros compañeros de labores.

Quizás te preguntes, cómo puede ser esto posible si yo hago todo bien, soy todo un ángel y prácticamente soy perfecto?

Para poder entender este tema, primero debemos analizar el funcionamiento de nuestra vida.

Absolutamente nadie en este planeta llega con  un manual de instrucciones. Con esto me refiero a que nadie posee información previa y dependemos exclusivamente de las personas que nos rodean en ese momento.

Te imaginas que las personas que estuvieron contigo desde tu nacimiento no tuvieran una educación optima sobre control de emociones?

En conclusión, pues tu vida no será precisamente una serie de acertadas decisiones que te lleven al éxito constante.

Así mismo, imagina que tus padres tienen mucho conocimiento sobre control de emociones, tu vida va a ser muy fácil pues tienes las bases para tomar buenas decisiones.

Es por eso que, dependiendo de la zona donde hayamos nacido, obtenemos nuestra religión, costumbres alimenticias, la forma de amar, celar, divertirnos, trabajar, etc.

Al no tener precisamente un manual sobre la vida, cada uno se dedica al arte de improvisar, tomando alguna información aprendida desde la infancia que no necesariamente es benéfica para nosotros.

Debido a esto es que tenemos que pasar por experiencias amargas que en la mayoría de casos nos sirven para corregir el camino.

Y digo la mayoría porque lamentablemente he visto casos de personas cercanas, donde la historia se repite constantemente sin dejar ningún aprendizaje o avance.

Según esto, la experiencia es la mejor herramienta que tenemos para mejorar nuestras vidas. Tristemente nadie aprende en cabeza ajena, sino en su propia cabeza.

Comprendiendo un poco el porqué de nuestros errores, debemos entender algo que ya tratamos en este blog en el año 2012 bajo la entrada EL LENGUAJE NO VERBAL.

En resumen, es el lenguaje que habla nuestro inconsciente a través de nuestro cuerpo. Esto puede ser mediante nuestros ademanes, posturas, o diferentes expresiones gráficas por las cuales expresamos aquello que conscientemente deseamos ocultar.

Un ejemplo de esto son las publicaciones en redes sociales. Respecto a esto hace algunos años, hablé con una amiga sobre este tema y ella me expresaba que no necesariamente lo que ella publicaba tenía que ver con lo que sentía.

Para que hagas tu propio observatorio, date una mirada en tus redes sociales. Observa lo que tus personas cercanas publican. Si sus publicaciones son diferentes a lo que normalmente hacen, esto refleja en la gran mayoría de casos, algo que intentan expresar.

Por eso reza el viejo dicho, “dime de que presumen y te diré de que padeces”. Digamos que normalmente expresas en público donde viajas o tus comidas. Si por una temporada te dedicas a publicar temas diferentes, por ejemplo frases que tienen que ver con el amor, posiblemente estás o enamorado(a) o desilusionado(a) del amor.

Así que lo que te perturba interiormente, pero no te atreves a dejar aflorar, pronto sale a flote mediante cualquier forma de comunicación. Así es como hoy en día las redes sociales se han convertido en un “confesadero” de pena.

Cada cual decide cómo vivir su vida, pero a título personal nunca recomiendo expresar nada mediante estos medios, pues estás dando la oportunidad a mucha gente de ingresar a terrenos privados que no precisamente deseas invitarlos.

Retomando el tema de los conflictos y su relación con el lenguaje no verbal, muchas veces nos quejamos de los roces entre compañeros o jefes.

Cuantas veces nos hemos dicho, es que le caigo mal o me envidia y por eso me ataca.

Bueno, así como nosotros mediante el lenguaje no verbal expresamos cosas que no nos gustan, así mismos las personas en general no solo lo hacen sino que también de forma inconsciente lo pueden leer.

Y he aquí la explicación del porqué de ese aparente rechazo que sentimos y hacemos sentir a otros.

Todo esto se puede solucionar colocándonos en paz con nosotros mismos y todo lo que nos rodea incluyendo nuestro pasado.

Cuando tu paz interior es mayor que tus conflictos, tu lenguaje no verbal “habla” distinto y obtienes distintos resultados en tus relaciones personales.

Así pues, cuando tu interior cambia, es porque eso que las personas que te rodean parecen cambiar, e incluso las nuevas personas que vas conociendo pareciera que son más amables de lo que has visto hasta ahora.

Con esto no te quiero decir, ni te recomiendo intentar cambiar tu lenguaje no verbal. Eso es imposible, pues si no podemos controlar nuestras emociones, mucho menos algo que pasa desapercibido cada día para nosotros.

Así que te animo mediante esta información a dedicarte a dejar aflorar ese amor que llevas dentro pero que tu miedo ha detenido, pues solo de esta forma la vida se puede volver mágica para ti.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2019. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner