Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Pasado. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Pasado. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de julio de 2018

Como aprovechar el tiempo



Como aprovechar el tiempo Cuando analizamos a fondo el tiempo, podríamos decir que es una fantasía en nuestras mentes. Por ejemplo, este instante que estás viendo el vídeo, es tu presente, pero para mí es mi pasado pues fue grabado hace un par de semanas o más.

Cuando somos niños el tiempo transcurre demasiado lento para nosotros. Si de niños nos dicen que dentro de 1 semana o más iremos de vacaciones, nos parece que es casi eterno.

Cuando somos adultos, el tiempo se nos pasa demasiado rápido y hasta llegamos a la conclusión de que los días están siendo acortados.

A pesar de que el tiempo es algo abstracto, es decir una concepción de nuestra mente, es un elemento que marca todos los aspectos de nuestra vida.

Los seres humanos hemos llegado a clasificar el tiempo en 3 estados que son: pasado, presente y futuro.

Gran parte de la humanidad vivimos en el pasado, anhelando lo que ya no existe o nunca pudimos hacer.

Pero también vivimos en el futuro sintiendo temor de lo que nos pueda ocurrir. Pero de estos 2 estados pudiéramos decir que el más peligroso es el pasado, pues no te deja avanzar para nada en la vida.

Podemos sacar por conclusión que el tiempo ideal o en donde está nuestro poder personal y la opción de cambiar el futuro es el tiempo presente.

Me atrevo a decir que el problema de concebir tan rápido el tiempo cuando somos adultos es precisamente que nunca estamos en el presente.

No somos conscientes de lo que pasa a cada instante en el presente y por eso cuando logramos reaccionar, sentimos que se nos fue el tiempo de las manos.

Tristemente a ninguno de nosotros se nos ha enseñado a vivir en dicho presente donde están ocurriendo las situaciones que nos permiten elegir que camino vamos a vivir en el futuro.

Será entonces que debemos vivir siempre en el presente sin preocuparnos por lo que vendrá en el futuro?

Aquí es donde radica el problema de los que al menos ya han logrado abandonar el apego a su pasado, y es vivir planificando con temor lo que será su destino.

Con esto me refiero que normalmente esperamos la consecución de nuestros planes y proyectos sin que vayan a ser alterados por alguna fuerza maligna.

Así pues el temor, que es como un acto de fe hacia lo malo, atrae como un imán situaciones desagradables a nuestra vida.

Reza un dicho que “aquel que no hace planes está programando su fracaso”. Entonces si no planeamos nuestro futuro concretamente, esto podría detener nuestro avance hacia lo que deseamos.

Aquí puede surgir una pregunta importante sobre lo que significa planear nuestro futuro o algunas personas le llaman el proyecto de vida.

Todo el mundo quiere tener éxito y triunfar. Todo el mundo quiere tener el suficiente dinero, estar junto a alguien maravilloso con quien compartir y tener mucha salud y vitalidad para disfrutar muchos años de estas cosas.

Pero en realidad qué es el éxito y más importante aún, que estás dispuesto a hacer para alcanzarlo?

Primero, el éxito es algo individual. Por ejemplo lo que para mí es éxito, no necesariamente lo es para ti. Para algunas personas éxito puede ser tener una carrera profesional y en cambio para mí es ganar dinero mediante ejercer dicha carrera.

Para otras personas tener éxito es realizar algo que le haga ganar fama y reconocimiento. Para otras no les importa eso, sino ayudar a los demás.

Teniendo en cuenta esto, viene la segunda parte y es sobre lo que estarías dispuesto a hacer para alcanzar eso?

Normalmente pudiéramos asociar esas palabras de “estar dispuesto a lo que sea” para alcanzar nuestro éxito con delinquir. Hacer esto más bien te lleva al fracaso, pues aquellos que van en contra de las leyes están condenados al desastre.

“Estar dispuesto a hacer lo que sea” más bien significa que tanto tiempo y empeño vas a emplear para obtener aquello que te gusta?

Recuerda que todo el mundo quiere tener éxito, pero porque no lo logran? Porque no están dispuestos a ser persistentes hasta lograrlo. No están dispuestos a pasar sueño, hambre, soledad, etc.

Decirlo de esta forma, puede hacer ver la vida como que está llena de obstáculos y que busca siempre a recompensar solo a los más fuertes.

En realidad esto ocurre en nuestra mente, por la educación que hemos tenido de sufrir para merecer.

Agrégale a esto los celos/envidia que puedan sentir las personas que te rodean cuando intentas cumplir tus metas. Es por eso que muchas veces te sentirás solo, peleando por tus sueños.

No es la vida la que nos pode obstáculos. Son las decisiones que tomamos en el pasado y que traen consecuencias para nuestro presente.

Debido a que es tan difícil aceptar nuestros fallos, por eso culpamos a la vida, al destino, karma, suerte, familiares, etc.

Como podemos entonces cambiar a partir de este día? Simplemente aparta un tiempo para ti. De ser posible escribe lo que realmente quieres, para que haya un gran compromiso de tu parte.

Entiendo que hacer esto de comprometerse da temor, porque viene a nuestra mente la pregunta “y si no lo logramos?”. Recuerda que debes poner tu mente en el presente, y aunque no tengas la menor idea de cómo vas a realizar eso que te has propuesto, da el primer paso pues la vida se ira abriendo camino con cada avance que tengas.

Recuerda tener tu mente en el presente donde está tu poder personal para analizar si aquello que debes decidir en este momento te ayudará en tus metas o por el contrario te retrasará.

Apóyate en material de autoayuda. A título personal te recomiendo lo que me ha servido a mí. Visita la web del doctor Giordani. Incluso allí puedes descargar material gratuito de apoyo, pues el miedo es la principal barrera que te va a impedir planear tu futuro a consciencia.

Así que te animo mediante esta información a aprovechar tu tiempo en el presente, para que seas consciente de lo que estás viviendo cada instante y así puedas tomar decisiones que te convengan para tener un futuro mejor.
Comparte:

lunes, 26 de junio de 2017

Usando la honestidad para afianzar tus emociones positivas


Usando la honestidad para afianzar tus emociones positivas

Cuando hablamos de honestidad, casi siempre la relacionamos con la siguiente frase: “yo soy muy honesto porque digo lo que pienso duélale a quien le duela!”. Y lo decimos con fuerza y visceralmente.

Decir lo que piensas no está mal. Sin embargo existe un viejo y sabio Dicho que reza: “no es la letra sino la música”. Esto quiere decir que no importa lo que digamos, sino COMO lo digamos.

Pero expresarse sin filtro, sin amarrar la lengua y esta llevada por sentimientos de rencor, dolor, etc., por algo que te hayan hecho, es muy diferente. Desde mi punto de vista como investigador de estos temas, esto no es honestidad, sino más bien desahogo de tus emociones sobre alguien que te ha ofendido y que aún no logras superar el trauma XD.

Otra cosa que confundimos con honestidad es algo muy nocivo que hacemos socialmente. Con esto quiero decir que muchos tenemos el hábito de expresar nuestro dolor o felicidad en medios sociales. Cosa que no es muy recomendable ya que estás exponiendo tu vida y emociones al público con las siguientes consecuencias que muchos se reirán de ti, o te criticarán, o comenzarán a hablar más de la cuenta, con el triste desenlace final de tus manos levantadas al cielo preguntado “por qué a mí”.

Imagínate si esas publicaciones me dan risa a mí que me considero una persona emocionalmente estable y en proceso de sanación. Cómo lo será para personas que jamás se han preocupado por sus emociones y dejan que la vida avance al ritmo “ahí se va”?

De acuerdo a mis investigaciones sobre este tema, esto tampoco es honestidad, esto es más bien un reflejo de sobresalir en lo que sea, con tal de cubrir carencias emocionales no resueltas.

La honestidad según el RAE es “Recto, honrado. Decente, decoroso. Retacado, pudoroso. Razonable, justo”. Estos adjetivos no tienen nada que ver con los dos ejemplos descritos arriba. Esta cualidad más bien es poco usada por la mayoría de nosotros, la cual nos genera más disfuncionalidad en nuestras emociones.

En cierta oportunidad yo me estaba expresando mal de la gente que pasaba, simplemente porque sí. Por esos días recién había conocido a mi esposa y ella me escuchó expresarme de esa forma. De inmediato me llamó la atención y me preguntó por qué hacía eso, si eran personas que ni siquiera sabía quiénes eran, donde vivían, o en que trabajaban. No conocía sus sueños, metas, temores, etc.

Al tiempo, analizando ese evento que ocurrió, me di cuenta que mantenía un sentimiento de inferioridad, el cual me “autorizaba” a expresarme o a atacar a los demás, en mi mente. Porque decírselos NO, pues quien quiere problemas?

Y aquí comencé a descubrir la importancia de la honestidad. Con esto me refiero a que admití y con dolor, porque mi Ego sufrió mucho por aceptar que me sentía inferior a los demás. Pero esto solo duró muy poco tiempo, pues me di cuenta que al admitir esto, me sentí sin cargas o disfraces. En otras palabras fui libre de las emociones con las cuales me sentía responsable de sostener.

Aquí es donde muchas veces uno razona estas situaciones y se pregunta, con qué objetivo me hago daño de esta forma? Para favorecer a quién? O ganar que cosa? Bueno, el caso es que a partir de ese día comenzó uno de mis “deportes” favoritos, que es decirme la verdad siempre.

Como ves, esto no tiene nada que ver con los ejemplos iniciales. Así que si deseas tener más bienestar en tu vida, te animo a que pongas en práctica la auto honestidad, pues decirse a uno mismo la verdad, ser honesto consigo mismo genera un gran bienestar y una paz impresionantes en tu vida.
Comparte:

lunes, 20 de marzo de 2017

La gratitud como herramienta de abundancia y bienestar en tu vida


La gratitud como herramienta de abundancia y bienestar en tu vida

El ser humano posee en su interior metas y anhelos que me atrevería a decir automáticos. Con esto quiero decir que todos sentimos impulsos de avanzar de alguna forma en las diferentes áreas de nuestra vida. Esto tiene que ver con la evolución de la vida, es decir que la vida se está abriendo camino constantemente en nosotros y en todo lo que nos rodea. La vida constantemente está buscando un incremento.

Desafortunadamente esto puede ser un problema para nosotros en muchos casos. Por qué digo esto? Para comprenderlo te voy a dar un ejemplo que nos ocurre a diario. Supongamos que tú tienes una casa o un vehículo o cualquier artículo que consideres preciado para ti. Recuerdas cuando lo adquiriste como te sentías?

Van pasando los años y nuestro cerebro se va acostumbrando a este nuevo artículo o situación que nos alegró mucho en el momento en que llegó a nosotros. Por cosas de la vida, resulta que tu vecino, amigo o alguien cocido adquirió algo nuevo o mucho mejor del artículo de tu interés. Cómo te sientes en este momento?

Yo supongo que todos en estos instantes ya no sentimos tanta alegría, sino más bien tristeza, preocupación, celos o hasta envidia. Y esto nos hace poner nuestra atención en lo que otros tienen, en lo externo y no permite ver lo que hemos construido, lo que hemos conseguido. Esto se conoce con el nombre de ingratitud.

Irónicamente eso que tú tienes, pero que posiblemente no le prestas ya la debida atención otra persona lo anhela y lo desea tanto como tu deseas el artículo de tu vecino, amigo o conocido.

En mi caso también me ocurrió este mismo sentimiento de ingratitud. Lamentablemente el dolor me hizo cambiar de parecer.

Bueno, cuando me encontraba en el ojo de la tormenta, en uno de los momentos más profundos de la crisis por la cual pasé, una vez me levanté en la mañana viendo la situación que tenía en esos momentos con una gran angustia y depresión. Iba para el baño y me tocaba atravesar un pequeño patio que se encontraba al aire libre. Ese día la mañana estaba soleada, pero el aire frio y en eso me puse a escuchar los pájaros cantar y me pregunté “esto tan hermoso para nada, por qué esta situación nos tocó a mi esposa y a mi pequeña hija si no podemos disfrutar nada. Cuál es la intención de la Vida en mantenernos vivos”.

En eso me vino a la mente una idea, un sentimiento o quizás una voz, mi propia voz interior diciendo, pero si estamos sufriendo, por qué la Vida nos regala esto? Por qué quiere que sigamos vivos? Si fuera para torturarnos porque nos da esos regalos tan lindos?

Según el RAE la gratitud es el “Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”. Aquí vemos dos temas bastante inquietantes que son: primero estimar el beneficio que nos han hecho y segundo corresponder de alguna manera.

Bueno ese día decidí hacer algo en mi vida y fue agradecer los regalos y como no sabía cómo aplicar el segundo paso, decidí que la mejor forma de corresponder a ese alguien que me da dicho regalo era aceptándolo, disfrutándolo.

Mira desde ese día comencé a disfrutar de todo mi sistema nervioso, es decir hasta ir a orinar lo disfrutaba, hasta lo que comía, miraba y sentía.

En años anteriores, un gran amigo me llegó a compartir una información que el encontró sobre la gratitud y decía más o menos así: “debes agradecer TODO lo que llegue a tu vida, incluso el dolor”. En esos momentos yo no podía comprender que alguien agradeciera estar mal, sufriendo o padeciendo angustia o hasta hambre.

Si observas, cuando has pasado por una mala experiencia, y miras en retrospectiva, notarás que sin haber vivido eso, quizás no hubieras logrado el éxito que tienes actualmente. Cuando uno está en momentos de crisis y dolor, estos instantes no son tan divertidos, pero una vez que sales de ellos, te llega no solo la satisfacción de que lograste lo impensable, sino que mediante ese proceso creciste como ser humano. Así que la expresión agradecer todo, incluso el dolor, no se refiere a que disfrutes el maltrato, sino la experiencia y crecimiento que resultará de ello.

Mirando hacia el pasado y recordando todo esto, puedo notar que las cosas fueron cambiando a partir de ese día. Te voy a ser muy honesto y si estás en este momento pasando por una crisis muy similar a la que tuve o quizás peor, ser agradecido no te va a cambiar la vida de la noche a la mañana.

Esto tomó su tiempo, creo que casi un par de años. Pero en ese tiempo te puedo decir que esa decisión que tomé me acercó más a la Vida, a Dios, Universo o como prefieras llamarle.

Recuerdo ahora una frase que le observé a una amiga en el antiguo Messenger Live que decía “disfruta de lo que tienes, mientras consigues lo que quieres”. Quieres progresar en la vida? Se agradecido, ocúpate en disfrutar lo que tienes en el momento. No te afanes por el futuro. No sabes, ni tienes la certeza de este como se va a desarrollar.

Así que te animo a utilizar esta poderosa herramienta en tu vida porque siempre tenemos algo por lo cual estar agradecidos.
Comparte:

sábado, 13 de noviembre de 2010

Consciencia de nuestro legado

Hemos estado viendo como nuestra información pasada, ha estado creando un mapa mental que dirige nuestras acciones actuales. De allí que nos enojamos con facilidad o permanecemos en malestar aunque digamos que no nos gusta pero lo aceptamos sin más remedio.

Quiero en esta entrada tratar una cosa, quizás una de las pocas, que aún me preocupa y es el bienestar de los niños, nuestros hijos a los cuales le estamos dejando un legado de bienestar o malestar.

Recuerdo que a la edad de 5 años mi hermano mayor que tenía en ese momento 7 me “invitó” a ver una película que estaban presentando en la escuela en la que estudiábamos. Era mi primera salida fuera con mi hermano que yo siempre he admirado, de hecho el influyó mucho en que yo también me graduara como Ingeniero de Sistemas al igual que él. Yo me encontraba muy entusiasmado. Cuando pagamos 1 peso que era la entrada por los dos en un salón de clases adecuado para la película, apagaron las luces y comenzó la proyección. Recuerdo que era una película de vaqueros en la cual al final casi nos matan a los espectadores con tanto disparo.

Fue simplemente asombroso ver los cuerpos, sangre, caballos, caídas, armas, indios que implantaron en mi pequeño cerebro de 5 años emociones tan destructivas que quizás hasta el día de hoy me han afectado. Siendo ya adultos, hace varios años, mi hermano y yo recordábamos ese evento. Pensamos que era una idea muy estúpida que niños tan pequeños vieran ese tipo de información pues eso crearía una percepción destructiva de la vida. Llegamos a una conclusión que muchos de esos niños crecimos pensando que estábamos en guerra y que la vida era solo violencia y defender y atacar a lo que nos estén haciendo daño.

Fue devastador ver como ahora que somos adultos vemos las consecuencias actuales en nuestro medio de sicarios, asesinos, violadores, personas que siguen maltratando sus esposas y peor aún, a sus pequeños hijos perpetuando una condición que quizás nació en esa época cuando yo era niño.

Yo pienso que si eres madre o padre, JAMÁS dejarías jugar a tus hijos o asociarse con drogadictos, ladrones, mentirosos, egoístas, hipócritas, chismosos, y cualquiera de esos defectos de carácter que tanto daño nos hace a diario. Pero te has puesto a pensar ¿qué clase de asociación eres tú para tus hijos?

Tú me puedes argumentar “Pero si yo soy una persona que se preocupa por sus hijos y quiere lo mejor para ellos”. Yo te puedo argumentar: “¿Cuándo te enojas, les gritas? ¿Los insultas? ¿Los castigas con palabras diciendo eres feo/fea, malo/mala, Dios te va a castigar?”

¿Cómo reaccionas delante de tus hijos o niños pequeños cuándo alguien por ejemplo te ofende? ¿Si algo no te sale bien, gritas y maldices la vida o las cosas? ¿Qué clase de emociones les enseñas a tus hijos? ¿Cómo les estás enseñando a reaccionar en la vida ante los problemas?

Nuevamente te pregunto, ¿Qué clase de asociación eres para tus hijos?

Mira yo conozco una persona que tiene un niño pequeño. Esta persona desde niño cuando se enojaba salía gritando y golpeando todo lo que veía a su paso, incluyendo personas. El pequeño hijo de esta persona que va a cumplir 4 años tiene comportamientos neuróticos de un adulto de 30. Este niño ha perdido su auto referencia, es decir que su valor ya no es él mismo, sino las cosas externas o lo que tiene.

Cuando un niño nace hasta los 8 años aproximadamente tiene una referencia que es “YO SOY EL QUE TENGO EL VALOR”. Ese es su pensamiento. El vale porque es él. Tiene claro su papel en el mundo. Por eso cuando tú le preguntas a cualquier niño, ¿qué vas a hacer tú cuándo seas grande? El niño o niña jamás te va a decir “yo quiero vivir en pobreza” o “yo quiero trabajar 12 o más horas en una empresa donde me exploten y ganar el salario mínimo” o “yo quiero sufrir y buscar personas neuróticas para sufrir”. Tampoco te va a decir yo valgo porque estudio en x institución educativa o porque tengo x marca de ropa o vivo en y barrio de la ciudad.

Después de los 8 años cuando ya se ha formado su inteligencia emocional, la que le permitirá tomar decisiones de cuánto dinero tener, o cuáles serán sus hábitos de salud o peso y con quién compartir su vida sentimental y como vivirla, entra en una etapa de referencia externa, es decir él vale porque es hijo de x o y persona. Dice “Mi padre o madre hacen esto o aquello”.


Después de esta etapa cuando deja la pubertad, comienza algo muy complicado que se mezcla con el cambio hormonal. La personita, como tiene una referencia externa de su valor en un objeto por ejemplo “yo valgo porque vivo en el barrio Y”, y si las personas a su alrededor no le alaban el hecho de vivir en el barrio Y, entonces sufre y comienza a tener una referencia equivocada de la vida. Comienza a comprender que la vida es dura, que la vida es difícil que solo otros pueden y todo ese tipo de sentimientos que provienen de una educación deficiente.

He llegado a recibir correos Spam o ese tipo de cadenas en los cuales personajes famosos y ricos hablan sobre la educación de los hijos y como debe ser. Allí se expresa que dichos personajes (lo cual yo opino que es especulación) dicen que le digamos a nuestros hijos que la vida es dura. Que hay que sufrir para merecer, etc.

Mira la vida no es dura. La vida es maravillosa y es una maravillosa aventura. Si tú intentas recordar como vivías de niño, sabrás a lo que me refiero. Te levantabas con entusiasmo para compartir con tus amiguitos y volverlos a ver. Para tomar de la mano al amiguito o amiguita que te gustaba. ¿Recuerdas? Eso es la vida y la vida es el tesoro inenarrable. Una serie de regalos que obtienes todos los días pero por estar tan acostumbrado al malestar y al sufrimiento has olvidado y no sientes ya.

Si piensas que la vida es dura, es porque has tomado decisiones que te han llevado hasta donde te encuentras en este momento. Tú no puedes hacer nada por tu pasado y tu presente. Pero si puedes desde este presente hacer algo por tu futuro, pero lo más importante puedes hacer algo por tus hijos y los niños que te rodean. Ellos son el futuro de nuestro mundo, nuestro legado. ¿Qué programación mental les estás dejando para qué vivan su vida?

Recuerda que lo que te decían a ti de niño ahora es una ley en tu consciencia que mueve tus emociones y al final por estás, tomarás acciones y decisiones. Comienza a crear en tus niños una conciencia de bienestar pues ellos te lo agradecerán y te lo retornarán.
Comparte:

jueves, 8 de julio de 2010

Borrar el pasado (?)

Debido a los comentarios en los emails recibidos, debo hacer una aclaración importante y es que el pasado no se puede borrar. Es algo que hace parte de ti y te define como la maravillosa persona que eres ahora. Lo que sí es posible hacer con el pasado es la reconciliación con el objetivo de usarlo como trampolín para nuestro éxito personal.

Entonces comencemos al encuentro de nuestra integración emocional. Repasemos lo aprendido sobre nuestra mecánica de pensamiento:


1. Nuestra vida se define por nuestras emociones pues estas son las que nos impulsan a tomar elecciones acertadas o equivocadas para nosotros.

2. Nuestras emociones son constantemente estimuladas por nuestras voces mentales.

3. Las voces mentales nacieron a partir de nuestras experiencias y enseñanzas durante los 0 y los 8 años de edad aproximadamente.

4. Las voces más importantes del pasado son dos estructuras mentales que llamaremos Niña o Niño Interior y Dios o el concepto de la Divinidad.


La clave del proceso de sanación o reconciliación interior son la imagen que proyecto de mi niño o niña interior y el concepto que aprendí de Dios. Que no te engañe la expresión Dios. No te estoy diciendo que te vuelvas religioso, pues tal vez tengas un concepto de rechazo hacia esa parte y con razón, pues casi todos en nuestra infancia escuchamos hablar de un Dios de Amor, pero que castiga, mata, se enoja pues es celoso (¿Dios celoso?... interesante…), vengativo, colérico, violento, y un sinfín de cualidades que podríamos atribuir diabólicas, pero esta entrada no tratará del tema conflictivo sobre religiones y por que no nos hemos puesto de acuerdo en ese tema tan importante. Aquí el asunto es ¿cómo podrías acercarte o sentir amor por un ser de esas características?

Ya hemos aprendido que de niño sufriste muchos castigos psicológicos y físicos por parte de padres, profesores, familiares, amigos, desconocidos, que fueron personas bien intencionadas pero mal informadas, con el ingrediente que ellos también sufrieron el mismo castigo cuando estaban en su respectiva infancia y nadie puede dar de lo que no ha recibido, con la excepción de usar la voluntad para parar el pasado y dejar de fotocopiarlo como lo estás haciendo tú en este momento, al educarte con esta información.

Añádele a estos castigos, la idea de un Dios que te ama, si obedeces a tus mayores, y no importa que ese mayor o adulto sea un idiota, solo obedécelo, y serás un buen niño, una buena niña y así vives en un mundo donde intentas obedecer y complacer a todos por unas moneditas de cariño, unas migajas de amor que te den para así poder suplir las necesidades de un pequeño que todavía vive en ti y por esas carencias de afecto y atención, hay algo que en ti genera emociones destructivas que volvemos al inicio, te llevan a tomar decisiones acertadas o equivocadas, produciendo un mundo de incertidumbre y angustia.

¿Vas comprendiendo porque la vida se torna ingobernable? Ahora ya sabes que no es el destino o algún ser o fuerza invisible que te esté fastidiando la vida. ¿Ahora vas entendiendo que eres tú misma, tú mismo con el mapa mental de tu pasado fotocopiando las situaciones de las cuales siempre estas huyendo?

Bueno, ahora que sabes cuál es la causa, aprendamos que podemos hacer para integrarnos. Vamos a conectarnos con ese niño, esa niña que vive en ti. En realidad eres tú mismo o tú misma, pero para hacer más fácil el proceso, vamos a usar esa figura de niño que tienes de ti misma. Puedes buscar y mirar una foto de cuando eras pequeño.

No tengas miedo si has vivido una infancia muy dura. Te aseguro que al principio sientes temor pues en realidad siempre has estado intentando escapar de lo que te haya ocurrido y causó malestar. Pero si lo enfrentas te garantizo que no solo lo sanarás, sino que lograrás experimentar una integración contigo misma, mismo que sentirás de nuevo ese entusiasmo por la vida con el cual llegaste a este mundo y que has olvidado.

Para enfrentar los miedos, la clave está en la relación que tienes con tu Dios de la infancia. No estoy hablando del concepto que tengas de Dios hoy en día, sino del Dios que te enseñaron. Por eso es muy importante la figura Divina. Pero ¿cómo se puede sentir amor por un ser que era 1% amor y 99% terrorista? Te estarás preguntado… :)

Entonces hay que ir al inicio de tu infancia durante el periodo de gestación. Y me dirás, ¡pero es imposible recordar eso! Tienes razón, lógicamente es imposible, pero emocionalmente si se puede, pues todos los eventos que hayas vivido, por muy pequeños que hayan sido han quedado guardados en tu mente subconsciente por medio de emociones. Te darás cuenta  que recordarás la sensación de amor y protección con la cual llegaste.

Te recomiendo que veas la película MIRA QUIEN HABLA, especialmente el proceso de la concepción que maravillosamente plasmaron en esa cinta. Me atrevo a decir sin temor a equivocarme que cada vez que has escuchado el proceso de concepción y por ejemplo tus padres te hablaron de eso estando adulto o adulta, lo miraste como una simple historia que ocurrió y no te pasó a ti. En realidad esa es tu historia, tiene que ver contigo y si observas detenidamente la película recomendada, y te haces parte de ella, comenzarás a recordar esa maravillosa sensación y fuerza con la que llegaste.

No te preocupes cómo pasó, ni por qué te tocó a ti. Simplemente observa el milagro, piensa en él y recuerda ese amor de tu Creador. Este simple ejercicio te ayudará a sentir de nuevo el amor de la presencia Divina. Es muy importante que practiques con dedicación este ejercicio pues con esa fuerza Suprema que habita en ti, te darás cuenta lo fácil que es enfrentarse a los miedos.

En la próxima entrada, te enseñaré cómo reconciliarte con tu niño interior a partir de este ejercicio simple pero poderoso. Te deseo un excelente día, lleno de amor, abundancia, paz, prosperidad y si tienes preguntas, por favor escríbeme.
Comparte:

martes, 29 de junio de 2010

El dolor del pasado

Continuando con la mecánica del pensamiento, en la entrada anterior aprendimos que nuestro cerebro es ingobernable. A partir de este reconocimiento el siguiente paso es prestar atención a ti mismo y buscar como tomar el control de tus emociones que finalmente te llevarán a acciones que afectarán tu vida en todas las áreas.

Ahora el punto es, ¿cómo me recupero de dicho descontrol emocional? Quizás ya encontraste la clave en la entrada anterior y a lo largo de este blog. Esa clave es tu pasado. No sé si has realizado el ejercicio clásico de filosofía que consiste en preguntarse ¿quién soy? Normalmente comenzamos a decir yo soy Julián, yo soy Angélica o soy “x” o “y”, pero si analizamos eso son simples etiquetas, rótulos, títulos que no dicen realmente quien eres. Además que la pregunta no es cuál es tu nombre o a que te dedicas, sino quien eres.

Al realizar ese ejercicio conscientemente, podrás llegar a una primera conclusión que no sabes quién o que eres y eso te puede causar una sensación de incertidumbre, pero si lo sigues realizando, con el tiempo, comenzarás a darte cuenta que esas etiquetas son solo información recopilada por tu cerebro, procesadas e interpretadas de acuerdo a ciertas creencias aprendidas durante tu infancia. Pues no es lo mismo que tu vivas una experiencia terrible a que la viva por ejemplo tú hermano o hermana. Ambos tienen diferente forma de percibir las cosas aunque vivan bajo el mismo techo. Y lo que a uno le pudo hacer mucho daño, el otro lo considera como algo sin importancia.

Estas experiencias se guardaron en tus células y la información del evento se pasa a las nuevas células que se reproducen. Si a partir de esta afirmación llegas a la conclusión que si es posible recibir información de abuelos, y ancestros, estas en lo correcto y eso efectivamente es lo que ocurre. No me refiero a recordar o percibir los eventos del pasado vividos por ellos, sino que puedes recordar emociones, sensaciones que son familiares para ti y que se disparan ante estímulos informativos.

Aquí podemos sacar otra interesante conclusión sobre quien soy o que es lo que soy. Y podríamos decir que soy información y experiencias pasadas. Y si soy eso, entonces ¿qué pasaría si yo ingresara en mi cerebro la información que quiero vivir? En eso precisamente se basa el método del Investigador Víctor Giordani conocido como PBA o Programación Bio-Hemisférica Acelerada. Consiste en introducir por medio de audio y vídeo sugestivo la información necesaria en tu cerebro para que vivas una vida óptima.

Sin embargo una de las recomendaciones que menciona el Psicoterapeuta Giordani es que antes de introducir información en tu Cerebro-Computadora es que debes limpiar lo viejo. ¿Y cómo se hace esto?

No es una tarea fácil por la resistencia inicial, pero tampoco es complicado, pues solo debes acceder a tu pasado, a tu niñez y sanar las heridas que has “olvidado”, pues en realidad no lo has hecho, sino que has estado huyendo de las emociones iniciales de angustia, miedo, frustración, ira, etc. Y como no lo has resuelto, pues el resultado es que tu vida se torna un ciclo de subir, bajar y luego subir para volver a bajar, hasta que puedas romper esa con esa rutina mental.

En la próxima entrada estaré profundizando sobre el tema del Niño Interior que llevamos dentro y como sanar las heridas que nos causaron en el pasado y que ahora nos tienen detenidos en el camino hacia el bienestar total.

Si tienes preguntas, por favor escríbeme.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner