Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta adicciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta adicciones. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de marzo de 2018

Lo que nos afecta de las adicciones



Lo que nos afecta de las adicciones Desde muy pequeño tuve el concepto que las adicciones eran solo propias de personas que consumían lo que hoy se conoce como drogas recreativas, es decir, marihuana, cocaína, etc. Con los años escuché que el alcohol era también parte de las adicciones, aunque oficialmente se conoce como una enfermedad.

A raíz de este tipo de comentarios ambiguos, decidí realizar mi propia investigación sobre estos temas y descubrí cosas muy interesantes como por ejemplo que el alcoholismo no era una enfermedad sino una consecuencia de una enfermedad llamada neurosis sumada a una baja autoestima.

Pero lo que más me sorprendió de esta investigación es que cualquier cosa nos puede generar una adicción y no solamente las sustancias anteriormente mencionadas.

Para poder explicar estos conceptos debemos entender porque realizamos las cosas o que nos impulsa a hacer lo que hacemos.

Vamos a suponer que tú y yo estamos sentados en la calle. Alguien viene y nos dice barran esta calle que se verá muy bonita y eso le agradará a la gente. Creo que en este momento nuestras caras serán de desagrado o pereza y vendrán los “es que” intentando evadir la situación como “es que tengo que trabajar”, “es que no me puedo demorar mucho”, etc.

Pero si alguien viene y nos dice les voy a dar 50 mil dólares si me barren esta calle, pienso que esos “es que” dejarían de existir y nos pondríamos a barrer de inmediato. O también si esa persona viene con un grupo armado y nos amenaza de muerte si no barremos la calle, con mayor razón y en menos tiempo lo haríamos.

Podemos ver que los mayores motivantes del ser humanos sino el dinero y la vida. Pero a través de mis investigaciones he descubierto que existen otros motivantes y uno de ellos bastante sutil pero poderoso es el bienestar.

Si, aunque no lo parezca, inconscientemente nuestro cerebro busca el placer basándose en la información que le suministramos a diario mediante noticias, entretenimiento, conversaciones, etc.

Como vimos en el vídeo anterior existen personas que disfrutan el sufrimiento, porque sienten placer en la reconciliación o en la compasión e interés que puedan despertar en los demás. Y eso es posible ya que si han estado alimentando su mente con información de que hay que sufrir para merecer o que después de mucho sufrimiento viene la recompensa, pues es lógico que el cerebro de estas personas asocie el bienestar con la recompensa final.

En esto me atrevería a decir que si analizamos los ejemplos del dinero y la vida, en ambos casos también nuestro cerebro al final está buscando el bienestar. Podemos concluir que el mayor detonante que nos permite actuar es el bienestar que busca nuestro cerebro basado en la información que le hemos dado sobre qué es el bienestar.

Ya teniendo esto claro y retomando el tema de las adicciones, mi creencia sobre esto era que la persona estaba adicta a una sustancia. Pero podemos ver a las personas que han tenido que acudir a clínicas de adictos al sexo. Y esto no es ninguna sustancia mencionada anteriormente. Es simplemente una actividad.

También podemos ver los casos de personas en los hospitales que como tratamiento analgésico para los dolores se les inyecta morfina (que es un precursor de la Heroína).

Sin embargo estas personas jamás quedan adictas a esta sustancia o dependientes de alguna otra. Respecto a esto, tuve el caso de una persona cercana a mí que sufrió un accidente muy delicado. Debido a la gravedad de sus heridas y para soportar el dolor le prescribieron dosis de morfina aproximadamente cada 4 horas.

Varios años después de ese evento, esta persona nunca tuvo que recurrir a esta sustancia o ser dependiente de alguna otra. Así que podemos ver que las adicciones no son a una sustancia a pesar que esto produce sensación de relajación, euforia y un sentimiento de bienestar!

En realidad podemos ver que buscamos es bienestar a través de cualquier actividad que realizamos y eso no solo incluyen alcohol y drogas recreativas. También incluye adición a la comida, viajes, deportes, trabajo, entretenimiento, sexo, chisme, compras, Facebook, Instagram, Whatsapp y todas las redes sociales que existan, etc.

Por ejemplo yo he sido adicto al trabajo. Posteriormente cuando decidí retomar el deporte, pude lograr un “equilibrio” y ya no estaba tan adicto al trabajo sino que comencé a volverme adicto al deporte. También soy adicto a YouTube pues paso tiempo considerable viendo juegos, culturismo, ciencia y matemáticas, pues me gusta repasar estos temas.

Años atrás era adicto al malestar como muchas personas lo son hoy en día. Esperaba que después del sufrimiento viniera la salvación prometida. Hoy en día soy adicto al bienestar. Todo lo que hago es en función a vivir en bienestar.

En otras palabras aquí llego a un acuerdo con los filósofos Epicúreos, que mediante la búsqueda inteligente de placeres, la tranquilidad y buenos relaciones con los demás seres humanos, buscaban alcanzar la felicidad.

Cómo puedes ver, nosotros cambiamos una adicción por otra. De hecho todos somos adictos a algo pues finalmente todos hemos tenido una educación disfuncional y nuestro cerebro como está diseñado para preservar nuestra existencia, busca el bienestar constantemente, basándose en nuestra creencia inconsciente de qué es el bienestar. O acaso crees que el mundo está como está porque somos sanos emocionalmente?

Quizás te estés preguntando en este momento, si viajar es una adicción de qué manera puede ser perjudicial para tí? Bueno en sí, una adicción a algo no te va perjudicar SIEMPRE Y CUANDO no te entregues a ella en “alma, vida y sombrero”.

Si la adición a los viajes te está perjudicando económicamente o estás dejando de hacer cosas que deberías, y esto afecta tu bienestar y el de personas a tu alrededor, definitivamente es algo destructivo para ti.

El problema no son las adicciones sino la atención descontrolada que damos a estas. Por ejemplo en la serie de vídeos RECUPERA TU PODER INTERIOR A TRAVES DE TUS PALABRAS, que grabamos anteriormente, el Master Coach Guillermo Villa Ríos citó un ejemplo de los ingleses, los cuales se fumaban un solo habano durante un mes y cada noche entre las 5 pm y las 8 pm se toman una pequeña cantidad de Whiskey.

Nuestros ancestros decían sabiamente “ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre”. Adicionalmente debemos intentar separar una adicción de un gusto. Un gusto es algo que deseo pero no necesariamente lo realizo.

En mi caso, a mí me encanta el chocolate. Pero no paso todo el día consumiéndolo. Si lo hiciera de forma descontrolada, entonces ya estaríamos hablando de una adicción, pues es algo que potencialmente perjudicaría mi economía, salud y hasta las interacciones con otros seres humanos.

A título personal, si tú estás pasando por un momento muy desagradable emocionalmente, en especial debes estar atento a lo que realizas, pues si una nueva actividad produce el bienestar que inconscientemente le has estado enseñando a tu cerebro, allí puede formar una adicción de dicha actividad.

Y esta nueva actividad no necesariamente te ayudaría a mejorar, si la tomamos con mucho entusiasmo.

Así que te hago una invitación a través de esta información para que analices tus adicciones. Recuerda que aquí vas a entrar en disonancia cognitiva para evadir el concepto de adicto.

Negar una disfunción te vuelve un ser más disfuncional. Hay que tener la suficiente humildad para reconocer y aceptar los problemas, pues solo así vas a encontrar las fuerzas para cambiar aquello que te impide ser feliz y vivir en bienestar.
Comparte:

lunes, 7 de agosto de 2017

Búsqueda y reencuentro con el niño interior


Búsqueda y reencuentro con el niño interior

Durante mi proceso de búsqueda de información sobre control emocional, me di cuenta que interiormente me encontraba devastado. Hoy en día veo personas a mi alrededor que honestamente no sé cómo hacen para soportarse ellos mismos. Con esto me refiero a que su calidad de vida es demasiado pobre emocionalmente. Viven constantemente sufriendo y quejándose del destino que les tocó y sobre todo intentando olvidar dichas penas en diferentes adicciones.

Con adicciones no solo me refiero a las conocidas como alcohol, cigarrillo, drogas, sino a entretenimiento, trabajo, deporte, sexo, etc. Por eso, los seres humanos, debido a nuestro descontrol emocional buscamos como disipar la mente de nuestros demonios interiores. Es por eso que si estamos solos, entramos en pánico y debemos prender la TV o escuchar música, normalmente a alto volumen. Pero siendo honestos, y haciendo el ejercicio, nos atreveríamos a quedarnos solos sin estas cosas y únicamente con nuestros pensamientos?

En mi caso, tuve la oportunidad de conversar con mi amigo y mentor Victor Giordani sobre estos temas y me comentó que en cierta ocasión mediante Skype le hizo una hipnosis a una amiga en Italia. Ella con los días comenzó a llamarlo para agradecerle lo bien que se sentía y los cambios que había tenido en su vida.

Pues de igual forma yo me atreví a pedirle a Victor que me ayudar en esto pues quería probarlo. Así que una noche nos pusimos de acuerdo por Skype, ya que no estamos en la misma localidad, nos dimos a la tarea de realizar este procedimiento. Como no quería ser interrumpido, abrí en mi laptop un documento con tipo de letra al máximo tamaño explicando que no me interrumpieran pues me encontraba en proceso de hipnosis.

Recuerdo que Victor me dijo que no forzara ningún pensamiento sino que dejara mi mente fluir y que fuera narrando lo que visualizaba. Te soy honesto, yo pensaba que uno se quedaba dormido y que el profesional inducia en la mente del paciente ideas nuevas. No, definitivamente eso se hace conscientemente.

Estuve recordando una casa en la que viví en mi infancia, a la edad de 5 a 6 años. Vi los muebles, las escaleras hacia el segundo piso. El patio, cocina, sala, etc. También recuerdo detalles como cuadros, reloj de pared, jarrones, que supongo mi imaginación tal vez estaría construyendo o improvisando en ese momento.

Finalmente Victor me pregunto con quién estaba y vi a mi señora madre y me pregunto que me decía. Yo recordé algunas palabras de mi madre como por ejemplo que en la calle no había nada bueno sino problemas. Y en eso me preguntó que donde estaba mi padre. Y adivina? En la calle trabajando. Así que fui descubriendo poco a poco ciertos conflictos como que la calle es mala y me está robando a mi padre.

Increíblemente, este tipo de temas, olvidados por nosotros y jamás dialogados o confrontados, nos pueden perjudicar durante toda la vida. Después de terminado el proceso le comentaba a Victor que me sentía como ese niño en esa casa, pero muy fuerte emocionalmente, como libre de todo. Él me explicaba que cuando uno es niño nada es imposible. Lamentablemente crecemos y olvidamos todos esos sueños, metas y nos dedicamos a sobrevivir y a ganar el “pan de cada día”.

A partir de ese día, comencé a sentir más ganas de vivir, de hacer cosas. Me sentí muy cercano a mí mismo y comencé a recordar aquella alegría de los años de la infancia. Quizás por eso escucho a muchos decir que la mejor época de sus vidas fue esa. Donde todo era juego y no tenían responsabilidades. Yo creo que uno no recuerda esta época por eso. Más bien creo que uno tiene buenos recuerdos por los sentimientos de poder, grandeza, pasión, amor y ganas de realizar todo, ya que para un niño la palabra imposible no existe.

Comparte:

jueves, 18 de agosto de 2011

Apegos emocionales

En la última entrada conocimos que las expectativas son la manera de pasar malos ratos en la vida. Este tema va muy de la mano con los apegos emocionales y es una de las causas de mayor sufrimiento en el ser humano.

Autopoder.com
Hace algún tiempo, iba de camino a un supermercado o tienda de comestibles. Durante el camino encontré a una mujer y a su niño de aproximadamente 3 a 4 años de edad. El niño cargaba un pequeño muñeco en sus manitos y le decía a su mamita que no deseaba llevarlo más. Esto hizo que la mujer estallara en cólera y le expresara que él mismo había querido traer eso y que debería hacerse responsable por las cosas que uno carga.

Hasta allí todo iba bien. Sin embargo, la madre le dijo a su niño que si no quería cargar el muñeco lo dejara allí tirado. A lo cual el niño le pareció la mejor manera de no cargar el objeto. Cuando en niño lo dejo en el sueño, la mamá inmediatamente se lo recogió y lo puso en su bolso.

Esta pequeña experiencia me enseñó la forma en que vamos aprendiendo los apegos en la vida y sobre todo por qué se van originando. Podemos ver que uno de niño es muy desprendido. No se carga de cosas en la vida. Las usa un momento y cuando le pierde el interés las deja por otras nuevas.

Autopoder.com
Lo que la madre de este pequeño niño le enseñó en esta ocasión fue “carga cosas en la vida aunque ya no quieras tenerlas”. Me atrevo a expresarlo de esa manera, pues como hemos visto en entradas anteriores, nuestros padres son los dioses de nuestro universo mental. Nuestro carácter se forma a partir de las acciones que vemos en ellos. No tanto lo que nos dicen sino lo que observamos que ellos hacen.

Este tipo de acciones van ayudando a crear ciertas actitudes hacia la vida pues van de la mano con lo que veremos más adelante en esta entrada y son los apegos hacia las personas, situaciones y cosas.

Cuando somos adultos sufrimos mucho de la enfermedad de los apegos. Por ejemplo así estemos infinitamente jodidos en nuestro trabajo, no nos atrevemos a cambiar pues sentimos que allí hay algo que nos requiere, aparte del sentimiento de que esa es la única chamba como dicen en México o el único camello como decimos aquí en Colombia. Vamos creando un apego hacia nuestra situación, que el día que no la sufrimos nos asustamos y por consiguiente nos da miedo cambiar.

Autopoder.com
Otro ejemplo similar lo podemos ver cuando tenemos que cambiar de ciudad, y también cuando tenemos que realizar un viaje y dejaremos de ver a nuestros parientes aunque sea sólo por unos pocos días. Hace varios años, este era mi principal tormento. Viajar por negocios a otras ciudades y desprenderme unos pocos días de mi esposa. Creo que pasaba más tiempo pensando en el regreso que en la negociación.

Bueno, ya hemos visto que las actitudes que aprendimos de nuestros padres, fueron formando nuestra percepción limitada sobre la vida. Y que esta percepción contribuyó a formar nuestros apegos. ¿Pero en realidad cuándo se origina esta necesidad de retener una situación, persona o cosa?

Esto se inicia con la falta de comunicación intrapersonal. Recuerda que cuando somos pequeños y hacemos el famoso “berrinche” o “pataleta” por algo que no nos complace, inmediatamente somos reprendidos, sancionados o castigados para que lloremos por un motivo “que si valga la pena”.

En otras palabras nuestras emociones no sirven y nuestros padres nos van dando motivos para “emocionarnos de verdad”. En realidad esta situación nos enseña de forma muy sutil pero poderosa que debemos ocultar, guardar o retener lo que verdaderamente sentimos.

Autopoder.com
A medida que aprendemos a reprimir nuestras emociones, vamos creando un muro en nuestro interior el cual impide que contactemos y confiemos en nosotros mismos. Es por eso que nos da pánico total la soledad o nos aburre tremendamente estar solos, pues nos da terror enfrentarnos a nosotros mismos, pues eso precisamente hemos estado evitando durante toda la vida.

Debido a esto es que se presentan las adicciones. Y con adicciones no solo estoy hablando del cigarrillo, alcohol, tabaco, marihuana, bazuco, cocaína, etc. Existen otras adicciones mucho más sutiles y dañinas que las anteriores, pues contribuyen más a nuestra neurosis.

Me estoy refiriendo a la adicción al trabajo, al sexo, a la comida, a los juegos de azar, a los vídeo juegos, a Internet, a las redes sociales, al celular, a chat, a la televisión, al baile, etc.

Tal vez en este momento estarás pensando, pero bailar no es malo, tampoco hablar por celular o tener sexo. Bueno tienes toda la razón, estas actividades no son perjudiciales, es el tiempo que invertimos en ellas lo perjudicial. Los abuelos decían antiguamente: “ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”.

Según el RAE una adicción es una asignación, entrega o adhesión a algún hábito. En otras palabras es una especie de ritual constante que de no realizarse, no me permite vivir “normal”.

Autopoder.com
Según la OMS, algunas adicciones como el alcoholismo son calificadas como enfermedades. Para serte sincero, y según mis investigaciones, no estoy de acuerdo con esta creencia. Si el vicio del alcohol es una enfermedad, por qué no califican de enfermos a los adictos a la cocaína, bazuco, marihuana, sexo, trabajo, comida, etc. La enfermedad real es la baja autoestima, la falta de comunicación interior y el contacto consigo mismo. En este caso por ejemplo el alcohol es la excusa para escapar de mí mismo, al igual que la comida, sexo y el resto de acciones que nos inventamos.

Durante los últimos 5 años he estado investigando el fenómeno de las redes sociales y las publicaciones que allí se hacen sobre pensamientos y estados de ánimo que colocamos todos en los muros. Un investigador del pensamiento humano, el cual mencioné sus estudios sobre las estructuras del Ego y el Noble en la entrada Defectos que no me permiten recibir la abundancia del Universo, mi amigo AP me explicó en una ocasión que todo, absolutamente todo lo que proviene de la mente humana es perfecto, pues proviene de una estructura perfecta. Si por ejemplo una persona viene y expresa algo, y yo no lo comprendo, el problema es mío. Pero el contenido que acaba de ser lanzado ya sea por medio escrito o hablado tiene una razón muy poderosa de ser y esto indica el verdadero ser de la persona.

Algunas de las frases que he encontrado estos años son expresiones de estar aburrido(a), de necesidad, de apego, de aplastar enemigos. Esto último me parece sumamente extraño pues se supone que en tu red social no tienes enemigos sino a todos tus amigos.

Pero la pregunta que deberíamos hacernos es ¿Por qué me aburro conmigo mismo? ¿Me odio? ¿Me caigo mal? ¿No soy suficiente o no hago suficiente?

Autopoder.com
¿Quieres ser feliz? Deja los apegos. Despréndete de todo y todos. Déjalos ser como son. No controles a nada ni a nadie. Y cada vez que estés solo pregúntate ¿Qué es lo que ocurre conmigo, por qué siento esto? Escúchate tú mismo(a). Permítete sentir esas emociones a las cuales les estás huyendo hace muchos años.

Recuerda que tu sistema nervioso está diseñado para ayudarte. Si esas emociones se presentan en tu vida es porque te quieren entregar algo. Si no les prestas atención, estarás pasando toda tu vida escapando de algo que te perseguirá hasta el último aliento, pues son parte de ti. Averigua que ocurre y convierte en tu propio Detective Mental.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner