Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta razon. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta razon. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de marzo de 2019

La importancia de la tolerancia en la felicidad



La importancia de la tolerancia en la felicidad La tolerancia se define como el respeto de opiniones e ideas de las demás personas aunque no coincidan con las de uno.

Lamentablemente no solo rechazamos ideas contrarias a nuestras creencias y paradigmas sino que intentamos convencer a otros de nuestra “verdad”.

Esto es una de las cosas que genera mayor malestar en nuestras vidas pues nos lleva a conflictos innecesarios con terceras personas.

Por lo general nos quejamos que otros quieren interferir en nuestras vidas y opinar sobre esta. Pero que hay de nosotros?

Este tipo de conducta nació precisamente en nuestro entorno familiar.

Si recuerdas, nuestra educación ha sido y sigue siendo basada en la premisa recompensa – castigo.

Si en este momento un niño hace algo fuera de las normas de la casa, es castigado o en otros casos ridiculizado para corregir su camino.

Aclaro que no estoy diciendo que los niños no deben corregirse. Al contrario estoy totalmente de acuerdo que si una persona no tiene una guia a seguir, cualquier destino que tenga lo aceptará.

Como reza el dicho popular: “el que no sabe para donde va, cualquier destino le sirve”.

En cambio si el niño hace algo que va de acuerdo con las creencias generales del hogar entonces se le aplaude y se felicita o se recompensa.

Esto en realidad no esta mal. El problema es que como nunca conocimos otro método y nadie nos habló claro en que consistía, es por eso que intentamos seguir aplicándolo a nuestra vida de adultos.

Vas comprendiendo por qué nos separamos y discriminamos personas con diferentes creencias a las nuestras?

Respecto a esto, hace varios años era precisamente este tipo de situaciones las que me mantenían en constante conflicto con mis parientes y amigos.

Intentaba tener la razón y ganar discusiones. Y no sólo eso. También intentaba convencerlos de que pensaran como yo.

No existe cosa más desgastante que hacer esto, a parte de ser una forma de malgasto de energía física y mental.

Como las cosas no son para siempre, llegó el momento en que me sentí hastiado de esto.

Ya estaba cansado de vivir en conflicto con los demás así que decidí hacer un cambio en mi vida.

Me pregunté si simplemente dejara de hacer eso y me dedicara a vivir mi vida sin tener expectativas de los demás?

Al principio me sentí extraño, como si estuviera omitiendo la responsabilidad de salvar a los demás.

Y sobre todo tenía que ponerle freno a mi lengua para evitar meter mi nariz donde no me habían pedido opinión.

De hecho uno de los primeros ejercicios que comencé a hacer fue ese de evitar mis opiniones así me las hubieran pedido.

Cuando alguien lo hacia, simplemente les decía que no sabría que responderles pues su caso era diferente al mío.

No fue fácil, pues la costumbre en uno, intenta traicionarlo, pero entre más se practique este tipo de cosas, mejor las irás dominando y más discreto te irás volviendo.

De hecho hoy en día, se me hace muy fácil ignorar comentarios mal intencionados gracias a esto.

Hay personas que por ejemplo no les gusta esta información ya sea porque no les conviene o por otros motivos personales.

Sin embargo nunca intento convencerlos de mis ideas o experiencias que he pasado. Esto sólo me sirve a mi y quizás te pueda servir a ti en tu camino.

El año pasado una señora me contacto porque quería “polemizar” sobre estos temas.

La verdad cuando vi su intención de “pelear”, simplemente deje de responderle.

A veces puede uno pasar por grosero, pero por más que te desgastes en intentar convencer a otro, si esa persona tiene una idea, nadie se la sacará de su cabeza.

Fue así como comprobé la famosa frase “quieres ser feliz? O quieres tener la razón?”.

Así que te animo mediante esta información a practicar la tolerancia como forma de vida hacia las creencias de terceros.

No desgastes tu vida, ni desperdicies tu tiempo intentando convencer a otros de vivir en bienestar.

Si realmente quieres ayudar a los que te rodean mejora tu vida para que ellos inconscientemente sigan tu ejemplo.
Comparte:

lunes, 27 de agosto de 2018

Resolviendo las diferencias con parientes o personas muy cercanas



Resolviendo las diferencias con parientes o personas muy cercanas Todos los niños pequeños tienen sus diferencias entre hermanos. Yo no fui la excepción a esta regla.

Constantemente me peleaba con mi hermano mayor, pero unos minutos más tarde nos volvíamos a encontrar jugando.

Sin embargo, cuando me encontraba estudiando el tercer año de educación básica secundaria, tenía una compañerita con la cual hablaba mucho.

Ella me contó en una oportunidad que había peleado con su hermano mayor y que hace más de siete años no se hablaba con él.

Para mí esto era casi un imposible pues aunque había llegado a tener peleas con mis hermanos, los disgustos nuestros no pasaban más de unos pocos días.

De hecho, creo que la mayor cantidad de tiempo que llegue a estar enojado con uno de mis hermanos fue aproximadamente 7 u 8 días.

Con los años descubrí que mi compañerita de colegio no ha sido la única persona que puede durar tantos años sin hablar con su hermano.

Descubrí que muchas personas, no solo conocidas, sino alrededor del mundo pueden llegar a pasar su vida, sin dirigir una sola palabra a un ser con el cual comparten el mismo origen maternal.

Ya sea unos pocos días y muchos años que nos duren la diferencias con nuestros parientes, hay un patrón común que nos ocurre a todos.

Con esto me refiero al sentimiento de vergüenza por lo que ocurrió y si hacemos un poco al lado nuestro orgullo, nos podemos dar cuenta que extrañamos a esa persona y la relación que teníamos antes de los conflictos.

Si has logrado abandonar el orgullo y has perdonado esa ofensa que te hicieron, quizás en este momento te estés preguntando, cómo podría acercarme a esa persona y reconciliarme?

Con referencia a esto, cuando me disgustaba con mi esposa intentaba ni siquiera mirarla a los ojos o dirigirle la palabra.

Pero siempre que salía de casa, me embargaba un sentimiento vergüenza y no me sentía bien por mi forma de actuar, así yo tuviera la “razón”.

Así como tú te sientes avergonzado por los eventos ocurridos que te llevaron a algún conflicto, y también deseoso de volver a sanar tu relación con esa persona, la otra parte siente exactamente igual.

Y todo esto es debido a la unidad que tenemos con todos, así nos veamos separados y así nos hayan enseñado a pensar egoístamente.

Por ejemplo pregúntate, que hay detrás de tus sueños y miedos? No es acaso encontrar la paz de tu alma? Acaso buscas estar en guerra todo el tiempo? NUNCA.

Yo pienso que más bien todos deseamos vivir en paz y en armonía con otros y nuestro entorno.

Comprendiendo esto de las emociones, es decir que tanto tú como tu “agresor” sienten los mismos deseos de reconciliar y vivir en armonía, viene una pregunta bastante importante.

Para poder plantearla debemos conocer el origen de los conflictos. Los conflictos en realidad se basan en la necesidad de tener la razón.

Por ejemplo todos creemos tener la verdad e intentamos convencer a otros de que nuestra información es la correcta y que los demás están equivocados y debemos llevarlos a la “luz”.

Es por eso que afloran los conflictos pues tu verdad solo te sirve a ti. Mi verdad solo me sirve a mí. Entonces para qué discutir quien de los dos tiene la razón si al final cada uno se ira con sus mismas ideas?

Esta es la razón por la cual se originan los conflictos, que en realidad son peleas de egos por cual es más grande y domina sobre el otro.

Así pues, la pregunta que surge de esto es quieres ser feliz o quieres tener la razón?

A partir de aquí te puede surgir una nueva pregunta y es qué pasa si intento acercarme y esa persona no quiere o me rechaza?

Esta información la llegamos a tocar en un vídeo del año pasado titulado EL PERDON COMO HERRAMIENTA DE INTEGRACION EMOCIONAL.

Como resumen yo traté mal a un gran amigo y este por lógica reacción, se enojó y se distanció. Intenté contactarlo, pero no respondió y le dejé mensajes los cuales ignoró.

Y es coherente su reacción pues yo fui un patán en la forma en que lo traté. Podríamos decir que no merezco su amistad, pero cual era mi problema? Era reconocer mi error y enmendarlo. Esa parte ya la cumplí y quedé libre. Ya el problema viene siendo siempre del que queda atado con sus emociones.

Así que te animo mediante esta información a no permitir que la duda o el miedo te hagan seguir atado a emociones destructivas como la culpa, vergüenza y dolor.

En cualquier momento e incluso este instante puedes decidir ser libre de eso y actuar de diferente forma. Siempre ten presente si quieres ser feliz o quieres tener la razón. De esto depende que vivas en bienestar o en malestar.

No esperes a que la vida se pase y que termine para al final arrepentirte de no haber actuado y perdido el tiempo con esa persona que tanto anhelas tener a tu lado. Recuerda que tu problema es vivir en paz, y los demás pueden elegir lo mismo o seguir siendo esclavos de sus emociones.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2019. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner