Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Dolor. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Dolor. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de marzo de 2020

Aprendiendo sobre la dureza de la vida



Aprendiendo sobre la dureza de la vida Estoy seguro que no te ha pasado solo a ti, sino a muchas personas que te rodean hechos en los cuales sus vidas cambian para mal.

Ninguna persona se puede escapar de esto, salvo que haya tenido una educación emocional optima.

Y como hemos visto en este blog, la verdad hasta el momento no he conocido un ser humano sano emocionalmente.

Todos estamos enfermos y esto está comprobado con lo que define la psicología como los factores de personalidad.

Puedes ver mayor información sobre esto en el tema ESTRUCTURAS DE LA PERSONALIDAD.

Este común denominador hace que nos preguntemos, si tenemos todo para vivir en bienestar, si la Vida misma nos da todo lo necesario para subsistir, ¿por qué insistimos tanto en buscar el dolor?

Lo curioso de todo esto es que antes de que las cosas se “pongan mal” todo a nuestro alrededor nos da señales de que cambiemos nuestro rumbo antes de que sea demasiado tarde.

Por ejemplo, personas cercanas nos pueden hablar de algo que nos puede estar pasando sin siquiera haberles hablado de lo que estamos vivenciando.

La misma música nos puede dar información mediante sus letras.

Hasta en películas podemos ver información que tiene que ver con nosotros, pero por alguna extraña razón pensamos que es coincidencia o que es normal y no tiene nada que ver con nosotros.

Personalmente antes de mi crisis los mensajes llegaban por montones, pero los ignoraba porque no eran para mí.

Yo tenía mi objetivo claro y por el hecho de pensar positivamente todo me iba a salir bien.

Al menos esa era mi creencia.

Y no solo eso. Hasta la fecha se me han presentado mensajes que aun omito a pesar de estar alerta con esto.

Luego han salido los problemas y finalmente no se puede evitar la pregunta: “¿por qué a mí?”

El hecho es que todos, después de un fracaso allí si pensamos en solucionar, reparar o intentar retomar lo que antes funcionaba.

Al menos muchos de nosotros intentamos corregir, reparar o al menos no volver a lo mismo en el futuro.

Pero qué pasa con esas personas que, aunque siempre les ocurra lo mismo, definitivamente ¿vuelve y cometen los mismos errores?

Todo esto hace inevitable que nos preguntemos, “¿será que somos adictos al dolor?”

¿Por qué buscamos el dolor como sea? ¿Para beneficiar a quien o a qué?

Una de las cosas que más me llama la atención de todo lo investigado estos años es ¿por qué, a pesar de haber salido de determinadas crisis y estar bien, buscamos de todas formas meternos la pata para caernos y sufrir?

Las preguntas existenciales que tanto me agobiaban anteriormente sobre quien soy y que hago aquí pasaron al olvido.

Definitivamente la mayor pregunta que tengo en este momento es por qué el ser humano es tan tonto como para buscar el sufrimiento.

El hecho es que por lo general cuando una persona fracasa y sufre, de inmediato busca conectarse con la Fuente de todo.

Esta Fuente está en el interior de cada uno. Algo que nunca le prestamos atención y que constantemente nos está guiando el camino.

Sin embargo, a través de estos años, me he dado cuenta que el ser humano ama el drama.

Al parecer nos gusta autocompadecernos y es por eso que tratamos de buscar inconscientemente por todos los medios padecer así sea en pequeña escala.

Parece absurdo decir que buscamos estar mal, pero te aseguro que cantidades de veces lo has intentado hacer.

Por ejemplo, recuerdas ¿qué hacías cuando niño veías a un pariente enfermarse y ser cuidado con mucha atención?

¿Cuántas veces no anhelaste sentirte enfermo para recibir la misma atención y cuidados?

Añádele a esto los dramas de TV que por tantos años vimos y aprendimos sobre el sufrir para merecer.

Mira yo no te voy a mentir sobre la vida y lo dura que puede ser si se lo permitimos con nuestros pensamientos y acciones.
Tus pensamientos de sufrimiento no solo te afectarán a ti, sino que también afectarán a las personas que te rodean.

Nuestro cerebro es un laboratorio en el cual ensayamos lo que vamos a vivir.

Si constantemente estás enfocado en enfermedad, vejez, muerte y sufrimiento, adivina que estarás viviendo con el tiempo en tu entorno.

Así que te animo mediante esta información a soltar ese papel de víctima que hemos estado jugando durante toda nuestra vida.

A la final, el Universo no le importa si tú estás buscando ser víctima o ser feliz.

Simplemente le importa darte lo que constantemente tengas en tus pensamientos.
Comparte:

lunes, 23 de marzo de 2020

Qué es lo que le ocurre al amor



Qué es lo que le ocurre al amor Así lo aceptemos o no, el amor en pareja es tan necesario como el dinero.

Es una necesidad en nuestras vidas ya que somos seres sociables por naturaleza.

Ninguna persona es capaz de estar mucho tiempo en soledad.

Y si logra estarlo, con el tiempo va a tener la tendencia a deprimirse o sufrir un sentimiento de dolor, amargura y derrotismo.

He tenido la oportunidad de conocer personas bastante espirituales, pero de la misma forma solitarias.

Me he dado cuenta que estas personas intentan ser agresivas con todo y todos los que los rodean.

Se sienten “autosuficientes” y siempre “tienen” la razón en todo lo que enfoquen su mente.

Sin embargo, son capaces de hablarte con mucha dulzura y mirarte con compasión debido a su alto gran de espiritualidad y conexión con la vida.

Lamentablemente carecen de algo tan importante como es el amor de una pareja.

Recuerdo que cuando era un niño el romanticismo era muy común en aquellos años.

Las personas no solo se regalaban flores o chocolates, sino que también se escribían cartas.

Las parejas se casaban muy pronto y los matrimonios duraban mucho más de lo que hoy podemos ver en los que logran casarse.

Con el auge de la tecnología entraron las redes sociales.

Dejamos de escribir en papel y comenzamos a escribir en medios digitales.

Nos hemos vuelto tan desconfiados que hasta reclamamos que nuestra pareja indique que le gusta una foto de otra persona.

En otras palabras, cambiamos el romanticismo por la inseguridad.

Primero nos da pánico expresar nuestros sentimientos a alguien pues no queremos caer en la friendzone.

Queremos escuchar un te quiero de regreso si es que nos atrevemos a expresarlo.
Y si lo llegamos a escuchar de inmediato entra en nuestro corazón un nuevo miedo y es por cuanto tiempo durará ese amor.

Y así nos la pasamos en relaciones llenos de desconfianza, inseguridad, celos, enojo, tristeza y amargura.

En realidad, volvemos una experiencia tan maravillosa como lo es el amor, en una lucha constante por no ser engañado o abandonado por nuestra pareja.

A muchas personas las he escuchado decir que entre más frio el corazón viven más “felices” y tranquilos.

Pero en realidad lo único que le da sentido a la Vida es el amor en todas sus manifestaciones, especialmente el amor de pareja.

Pero en vista que todos hemos pasado por experiencias amargas en este sentido, elegimos ser fríos y calculadores a la hora de “amar” a un desconocido(a) que dejamos entrar en nuestra vida.

Otros por el contrario eligen no comprometerse con ninguna persona y en cambio “disfrutan” del cariño de múltiples besos y abrazos.

En ambos casos, nos estamos engañando pues con la mano en el corazón, ¿quién no desea estar al lado de esa persona especial que se ama y sentir que eres amado(a)?

Es por eso que podríamos concluir que las personas más “frías”, en realidad son las más necesitadas de amor.

Lo único que ocurre es que han sido lastimadas y por eso forman una coraza de protección, mostrando que son inalcanzables.

Así pues, tenemos dos caminos a seguir que son “vivir” el amor de forma sistemática para sentirnos seguros en caso de que nos intenten hacer daño.

O podemos vivir el amor sin miedo a dar ni recibir nada a cambio.

Lamentablemente el amor de pareja lo vemos como una especie de trueque donde tú me das y yo te regreso, ya sean cosas positivas o negativas.

Si me das una caricia, yo te doy otra o si me engañas, yo también te engaño.

Y puede que en este momento te estés preguntando ¿cómo dar amor sin esperar nada a cambio?

Si observas la Vida, Dios, el Universo o como quieras llamar esa presencia Divina, para todos hace salir el sol.

Lo mismo la lluvia, el alimento, el aire, etc. No se detiene a ver si le dan las gracias, o si le dan amor, etc.

Simplemente da con todo el amor pues eso es la felicidad.

El amor es buscar la felicidad y el bien de la persona amada.

¿Que cómo se podría llegar a un estado de amor tan desprendido con nuestra pareja?

Aquí es donde entra el amor propio.

Todos buscamos que nos den seguridad, felicidad y amor mediante nuestras relaciones.

Es por eso que hemos convertido el amor en un negocio o trueque donde siempre esperamos algo a cambio.

Todo eso que buscamos en otra persona nos lo podemos dar nosotros mismos.

Te aseguro que cuando lo hagas, vas a ser tan feliz que con tu pareja solo buscarás compartir ese sentimiento buscando que se sienta de la misma forma.

Así que te animo mediante esta información a retomar el camino del amor propio para expresarlo con tu pareja.

El amor, el respeto y la lealtad solo se logran cuando han sido experimentados desde tu interior.
Comparte:

lunes, 26 de agosto de 2019

El objetivo del dolor



El objetivo del dolor Cuando hablamos del dolor, debemos tener en cuenta que existen dos diferentes tipos.

El primero es el físico, el cual junto con el sistema nervioso lo podemos experimentar en nuestro cuerpo.

Tal es el caso de una fractura, un parto, heridas, etc.

El segundo es dolor emocional que junto con nuestro sistema de creencias e imaginación podemos llegar a experimentarlo en el alma.

Por ejemplo, la pérdida de un ser querido, una desilusión amorosa, miedo al fracaso económico, etc.

Podemos concluir que entre estos dos anteriores el que más podemos controlar sería el primer caso, es decir el dolor físico.

Y esto porque al menos en su gran mayoría los humanos huimos de este.

Aunque no ha de faltar el que le encanta que lo flagelen, pero esto ya es otro tema.

Lamentablemente todos tenemos la sensación, debido a nuestra poca educación emocional que sobre el dolor emocional no tenemos control.

Con esto me refiero a que llega inesperadamente y no podemos hacer nada salvo llorar sobre la “leche derramada”, como afirma el dicho popular.

A pesar de todo y por increíble que parezca, ¿sabías que el dolor emocional también lo podemos evitar?

¿Y cómo?, tal vez te estarás preguntando en este momento.

Hay dos formas de hacerlo. La primera es mediante nuestra experiencia personal.

Con esto me refiero a la experiencia adquirida en pérdidas anteriores.

La segunda forma es mediante la experiencia de terceros.

Tristemente esta última parece que no es de la simpatía de los seres humanos.

En ambos casos, solo es posible evitar el dolor emocional cuando hacemos conciencia de este.

Por ejemplo, la pérdida de un ser amado es difícil.

Aunque esto es inevitable, jamás hacemos conciencia de que llegará su momento.

A pesar de que no hay nada seguro en las relaciones interpersonales, nunca nos concientizamos que la otra persona o puede llegar a faltar o nos puede abandonar por el motivo que sea.

Es como si negáramos toda posibilidad de que esto fuera a ocurrir.

En cambio, ¿logras observar que en el caso del dolor físico definitivamente tomamos medidas para que al máximo esto no nos vuelva a pasar?

Es exactamente esto lo que debemos hacer para evitar el dolor emocional. Tomar medidas.

Por lo general siempre optamos por cometer nuestros propios errores y hasta repetirlos, así veamos los de la gente que nos rodea.

Y peor aún, así nos estén diciendo “vea, tenga cuidado con esto o aquello”, a nosotros al parecer nos encanta demostrar que eso no nos va a pasar a nosotros.

Respecto a esto, este año tuve que observar el lamentable fracaso económico de unos amigos.

A pesar de que ya habían pasado por una situación muy parecida en años anteriores, increíblemente volvieron a caer en lo mismo.

Y lo peor no fue eso. Cuando intentaba sugerirles que vieran la información publicada en este blog que hablaba sobre las medidas a tomar en crisis financieras, simplemente ignoraron esto.

Como decían ellos, eso es basura y Dios, que siempre está con ellos los bendice para que todas sus metas les salgan con Su ayuda.

Bueno, yo hice lo que tenía que hacer y confiar en que todo les saliera bien.

Sin embargo, las cosas se les salieron de control y terminaron en una situación similar a la que yo padecí hace algunos años.

En la ruina total y viviendo de la caridad de personas cercanas.

Y atención, con esto no quiero decir que uno no deba confiar en Dios para la consecución de los objetivos.

Al contrario, y como hemos visto en temas anteriores, siempre es buena idea tener como aliado un Poder Superior que te pueda inspirar en tu camino.

Dios, la Vida, el Universo o como prefieras llamarlo te da la inspiración para hacer las cosas, pero tú debes estar atento y seguir esa voz interior por medio de la cual te habla y seguirla.

A veces nos obsesionamos tanto con nuestra meta que no prestamos atención a las advertencias que otros nos dicen.

En realidad, en dichos momentos cuando solo ves hacia adelante ignorando todo a tu paso, está actuando tu ego.

Es decir, esa parte que te dice que le demuestres a los demás que eres el mejor y bla bla bla.

Aunque el dolor sea inevitable en nuestras vidas, no podemos permitir que el ego nos lleva al sufrimiento.

Podemos omitir este último si y solo si actuamos con sabiduría. La sabiduría es la capacidad para actuar con prudencia.

No actuar de forma precipitada, ni lo primero que se nos ocurra, sino considerar todas las variables posibles.

Así que te animo mediante esta información a usar cualquier debilidad que tengas como fortaleza mediante el aprendizaje.

Jamás permitas que tu dolor sea en vano. O mejor aún se sabio y evítalo aprendiendo del dolor ajeno.
Comparte:

lunes, 27 de mayo de 2019

Siempre obtenemos lo que queremos



Siempre obtenemos lo que queremos Todos hemos escuchado a las personas de nuestro entorno expresar quejas por algo que les molesta.

Esto nos incluye también a nosotros, pues en algún momento hemos caído en esta práctica.

Y esto es porque la vida no siempre es un camino lleno de rosas a nuestro paso.

Lamentablemente este camino a veces se torna lleno de espinas.

Sin embargo, es terrible escuchar siempre quejas de la misma persona y en cada momento.

Pero sabías que, aunque escuchemos las quejas permanentes de una persona, ¿está viviendo exactamente lo que desea?

Para poder entenderlo mejor hagamos el siguiente laboratorio mental.

Imagina que te ha pasado algo terrible y estas bastante triste.

Llega una persona, digamos que importante para ti y pone su mano en tu hombro y te dice algunas palabras de consuelo.

¿Dime que estás sintiendo en el momento en que ocurre esto?

¿Verdad que te sientes mimado, apapachado y hasta bien amado?

Es precisamente esto lo que busca una persona cuando se queja constantemente de su vida y no hace absolutamente nada por cambiar su sufrimiento.

Recuerda que ya lo hemos visto anteriormente, la ciencia considera la auto lástima como una especie de droga intangible, ya que esta genera adicción.

Personalmente le llamo a esto un regresar al útero materno.

Cuando estábamos en el útero de nuestra madre, era un lugar muy cálido, donde teníamos el alimento a la hora que lo necesitábamos y estábamos muy cómodos.

Todo lo que tenga que ver con el placer, nos genera adicción.

Por ejemplo, el sexo, la comida, el sueño, el bienestar, etc.

Todo esto es posible gracias a la acción de la dopamina en nuestro cerebro.

Este neurotransmisor o mensajero químico, cumple múltiples funciones en nuestro sistema nervioso y una de ellas es la motivación y recompensa.

Y es precisamente lo que un adicto a sustancias exógenas busca emular mediante su uso.

A veces podemos pensar que una mujer u hombre que se queja constantemente del maltrato de su pareja es una víctima.

Eso es lo que nos enseñaron en los medios de comunicación a través del entretenimiento.

Pero la verdad es que una persona sufre porque quiere.

Mira yo he visto personas maltratadas regresar con su verdugo y al cabo de un tiempo volver a quejarse de su maltrato.

¿Crees que eso es casualidad? ¿Que la persona no puede hacer nada para detener eso?

¿Acaso en su localidad no hay un gobierno que proteja a las personas de actos de violencia física, psicológica y verbal?

Es una situación que se ha vuelto simbiótica. Una relación donde se maltrata y luego se recompensa con el “placer” de la reconciliación.

Ambos reciben el beneficio del sadomasoquismo, que es considerado un fetiche sexual.

Lamentablemente el sufrimiento no solo aplica para las relaciones. Esto afecta todos los hábitos de nuestra vida, incluyendo el dinero.

¿Crees que una persona que se conforma con poco o es mal administrador del dinero, no está buscando quejarse de esto para ser apapachado?

¿Sino pregúntate, a cuanta gente no has ayudado económicamente y vuelven a caer en la misma situación?

¿Aún piensas que estas personas tienen mala suerte?

Nosotros no somos niños que sufren por culpa de las decisiones de sus padres.

Un niño solo tiene la opción de sometimiento a sus padres y por sus malas decisiones puede sufrir.

En cambio, un adulto si tiene poder de elección. Si sufre es porque toma malas decisiones y no hace nada para cambiar ese sendero.

Así que te animo mediante esta información a cuestionar el sufrimiento en tu vida.

Recuerda que el dolor el inevitable en nuestras vidas, pero el sufrimiento es opcional.
Comparte:

lunes, 15 de abril de 2019

Los peligros de la auto lástima materna



Los peligros de la auto lástima materna La compasión es un vocablo que proviene del griego y significa literalmente “sufrir juntos”.

La lástima no posee una definición específica pero está muy asociada a la compasión y en otros casos a la expresión de pesar.

Básicamente estas emociones la aprendemos de nuestra figura materna.

Ella tiene una gran influencia en nuestras vidas, pues le aprendemos el proceso de solución de problemas.

Nuestra madre no solo es importante en nuestra infancia, sino que también lo es a lo largo de nuestra vida.

Ella nos apoya incluso cuando somos adultos y llega a ser nuestra fortaleza moral cuando pasamos dificultades.

También de ella aprendemos a interactuar con los demás y a reforzar la empatía por ellos.

Todo esto es posible gracias a su instinto de protección materno.

Y esto no es solo exclusivo de los seres humanos. También podemos verlo en los animales.

Así pues, la biología asegura la supervivencia de nuestra especie realizando una conexión emocional entre madre e hijos.

Claro esta que siempre hay excepciones a esta regla tanto en humanos como en animales.

Pero a nivel general podemos decir que la madre siempre está procurando el bienestar de sus crías.

Todo esto parece algo excelente, sin embargo en la gran mayoría se ha convertido en uno de los mayores problemas de la humanidad.

Con esto me refiero a que el exceso de protección en los hijos trae como consecuencia la enseñanza de auto compasión por parte de la madre.

Hagamos un laboratorio mental. Por ejemplo visualiza un pequeño niño que acaba de llegar del colegio en medio de la lluvia.

Puedes intentar recordar con exactitud las palabras y gestos que realiza una madre cuando ve una escena como estas?

De inmediato se escuchan expresiones tales como que pecao, pobrecito, que pesar, etc.

Y esto va a acompañado de una expresión facial de ternura y dolor.

Y esto no solo ocurre una sola vez en la vida. Si logras observar a tu alrededor, las madres repiten una y otra vez este proceso y hasta en cuestiones de menor importancia.

Recuerda que cuando somos pequeños, tal vez no racionalizamos mucho y no comprendemos mucho.

Pero si procesamos en nuestro pequeño cerebro y vamos absorbiendo y almacenando todo a nuestro paso.

Y aquí es cuando viene el problema pues todo eso que aprendimos de niños lo vamos a replicar en nuestra vida de adultos.

Has notado que la gran mayoría de personas que conoces tienen la sensación de que la vida es dura, una continua lucha y que hay que avanzar a pesar de las caídas?

Puedes comprender el origen de estas ideas?

Exacto, de las expresiones y palabras de compasión hemos estado aprendiendo la auto lástima materna.

Los infortunios son situaciones de las cuales no escapa ninguna persona.

A nuestra vida pueden llegar cosas que nos gustan, como también cosas desagradables.

Ya sabemos que sentir y expresar lástima por un evento desafortunado que le ha pasado a nuestros hijos es más perjudicial que benéfico.

Pero que pasaría si en vez de resaltar el infortunio que vivieron, más bien los felicitamos por que fueron recursivos y salieron adelante?

Creo que esto va a ser una mayor enseñanza para ellos en el futuro, que la auto compasión, pues aprenderán a ser recursivos en todas las situaciones que tengan.

Honestamente cuando escucho palabras tales como que pecao, pobrecito, etc, siento que pierdo el control y me da mal genio.

Creo que esto me sucede porque se que le están robando la oportunidad a un ser humano de aprender a solucionar y no a quejarse.

Personalmente cuando me he enterado que mi hija tuvo un pequeño tropiezo pero fue recuersiva y lo solucionó, la felicito y siempre le recuerdo lo recursiva e inteligente que es.

Se que cuando sea adulta la vida para ella va a ser tan divertida, como lo es para mi en este momento.

Yo también sentí compasión y lástima por mi mismo. Pero tuve que hacer conciencia de esto para no paralizarme ante las situaciones que no me gustan de la vida.

Así que te animo mediante esta información a eliminar de tu vocabulario palabras de compasión y lástima ante los eventos de la vida.

En el Universo no hay cosas buenas, ni tampoco malas.

Simplemente hay eventos que nos pueden gustar como disgustar.

Abandonando la auto compasión es como podemos llegar a actuar siempre a nuestro favor y comenzar a ver que la Vida desea todo el bien para ti.

Simplemente lo estamos rechazando con nuestras actitudes de derrotismo.
Comparte:

lunes, 18 de marzo de 2019

Preguntas frecuentes volumen 3



Preguntas frecuentes volumen 3 - Qué tiene que ver la lechuza en el vídeo?
- Tiene mensajes subliminales el vídeo?
- Por que no usa la frecuencia 432 hz sino la 528 hz?
- Cuando lo uso de inmediato entro en estado de sueño
- Cuando lo uso me duele la cabeza
- En cuanto tiempo puedo ver resultados?
Comparte:

lunes, 7 de enero de 2019

Por qué el fracaso y los problemas nos llevan al éxito



Por qué el fracaso y los problemas nos llevan al éxito Todos hemos tenidos tropiezos en la vida. Algunos muy grandes, otros son simples.

El asunto es que nuestros errores provienen de nuestras decisiones. Al menos en su gran mayoría.

Debemos ser conscientes que a veces nuestro fracaso puede tener el efecto dominó, es decir que por decisiones de terceros, nosotros sufrimos las consecuencias.

Esto suele ocurrir en los niños, pues estos no pueden hacer su vida a parte de sus padres o personas encargadas de ellos.

Lamentablemente los niños pagan siempre las malas elecciones de sus padres.

Cuando somos adultos y nos llega a ocurrir un infortunio por las malas decisiones que hizo alguien con quien tenemos tratos, tenemos la tendencia a pensar en la mala suerte, el destino, karma, etc.

Existen dos maneras de encarar las dificultades, y una de ellas es con pesimismo.

La segunda es intentando aprender de lo que nos ocurre, para que nunca volvamos a pasar por esta situación.

La única diferencia entre estas dos opciones es que en la primera verdaderamente estamos fracasando y en un futuro hay bastantes probabilidades de volver a pasar por lo mismo.

En la segunda tenemos la opción de crecer como seres humanos tanto intelectual como emocionalmente.

Sin embargo en el fracaso existe un problema y es que muchas veces no tocamos fondo.

Con esto me refiero a que por alguna extraña razón no tuvimos el suficiente fracaso para poder aprender y evitar volver a lo mismo en un futuro.

Para poder entenderlo mejor, tenemos que hacer consciencia de un enemigo que llevamos dentro, al menos en situaciones críticas.

Me refiero al Ego. Como hemos visto, el Ego es una estructura mental que nos está animando constantemente a avanzar.

Pero crees que en un momento de crisis, un consejero como estos que te impulsa a realizar lo que sea para avanzar te estaría dando buenas ideas?

Puede que tú digas, “si hay algo que me está animando en un momento crítico, es porque debe servirme”.

Esto sería válido si nosotros tuviéramos una educación emocional óptima. Es decir que pudiéramos controlar nuestras emociones y no ser tan reactivos a estas, sino más bien analíticos.

Y aquí es cuando podemos darle valor a la frase que reza “cuando tocas fondo, el único camino es subir”.

Este momento es cuando tu Ego muere. Es tanta la frustración que te das cuenta que una imagen que puedas proyectar sobre terceros no sirve de nada.

Te vuelves una persona más humilde, compasiva y sobre todo aprendes a soltar todo.

Es precisamente en esos momentos más oscuros cuando todo deja de tener importancia que tu verdadero ser se conecta contigo.

Dicho de otra forma, sale a flote lo que verdaderamente somos: puro amor, compasión, sabiduría y paz.

Por eso es que las cosas parece que tomaran otro rumbo, como si las oportunidades que antes no tenías, comenzaran a llegar.

Aquí es cuando comienzas a valorar las pequeñas cosas que te rodean cada día y a darle sentido a tu vida.

Milagrosamente tu visión se abre y comienzas a ver lo errores tan básicos de las elecciones que tomaste en el pasado y por lo tanto te llevaron a dicha situación.

Y que pasa con los errores de terceros que nos perjudican? Aquí nos vamos dando cuenta de que les permitimos a otros manejar nuestra vida de forma irresponsable.

Así que te das cuenta que el único culpable está frente al espejo.

Quiere decir esto que es necesario equivocarnos y sufrir?

Como vimos en el tema titulado LA IMPORTANCIA DE LA EXPERIENCIA EN NUESTRO CAMINO AL ÉXITO, los errores de otros nos pueden ayudar a avanzar en la vida.

Hacer esto es realmente de sabios pues te evitará mucho sufrimiento.

Así que te animo mediante esta información a aprender de tus fallos para que estos jamás se repitan.

El dolor es inevitable en el ser humano, pero el sufrimiento definitivamente es opcional.
Comparte:

lunes, 19 de noviembre de 2018

Cómo superar y evitar una decepción amorosa



Cómo superar y evitar una decepción amorosa Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido muy enamorados de alguien.

Esto es algo que no se puede determinar a consciencia plena, sino que ocurre espontáneamente.

En otras palabras, es imposible elegir de quien enamorarse.

Iniciando todo este proceso, podemos llegar a sentir que agarramos el cielo con las manos.

En fin estamos llenos de felicidad y todo lo vemos diferente, como si fuera más bonito o existirá más armonía.

Algunos en nuestro entorno pueden llamar a nuestro comportamiento “cursilería”.

Otros incluso nos pueden advertir que debemos ser prudentes al actuar con nuestro nuevo amor.

Estas emociones que se salen de lo cotidiano, nos pueden nublar el juicio y comenzar a esperar o a idealizar demasiado a una persona.

Como todo lo que tiene que ver con el ser humano, es factible de cambios y evolución en sus pasos.

Por lo tanto dicha persona que hemos idealizado nos puede “traicionar” o dejar de hacer lo que nosotros estamos esperando de ella.

Aquí es cuando viene la desilusión amorosa que es una especie de “despertar a la realidad” o el dolor de darnos contra el mundo.

Sentimos que esa persona se nos ha llevado algo que nos pertence.

Aquí en realidad es cuando comenzamos a preguntarnos “por qué no escuchamos los consejos de ser prudente con esta persona?”.

O también, “por qué no pude ver con la clase de persona que me estaba metiendo?”.

El problema de la decepción amorosa es que a pesar de que alguien nos ha “hecho” mucho dolor, seguimos pensado, recordando y extrañando a dicha persona.

Somos tan masoquistas, que a veces nos preguntamos, será que si la pienso estará pensando en mí?

Respecto a esto, mientras me encontraba en la Universidad, tuve la oportunidad de ver una asignatura bastante interesante dedicada a las metodologías de la investigación.

Nuestro profesor era un psicólogo peruano el cual nos proponía constantemente interesantes ejercicios.

En una oportunidad nos pidió hacernos en parejas. La idea era que durante varios días de un fin de semana, tuviéramos a la mano una libreta y un bolígrafo.

Cada vez que estuviéramos pensando o recordáramos a nuestro compañero(a), debíamos apuntar la hora.

A la semana siguiente, cuando comparamos los resultados con nuestro compañero(a), era asombrosa la coincidencia, de casi la mayoría de horas y sobre todo la diferencia en segundos.

Quizás puedas pensar que esto confirma que si tú estás pensando en tu ex pareja que te hizo daño, entonces es porque esta arrepentida y desea regresar contigo.

Lamentablemente debo decirte que no. Tú piensas en esa persona es porque lo estás permitiendo.

En el laboratorio mencionado anteriormente, las horas coincidían porque existía un pensamiento predispuesto a realizar el experimento.

Así que por esta razón las cosas se dieron casi que “mágicamente”.

Recuerda que la imaginación es muy volátil. Si por ejemplo estás vulnerable por una situación de estas y comienzas a leer, ver o escuchar temas de romances, es lógico que no puedas nunca superarlo.

Como vimos en el vídeo sobre el propósito de las relaciones hace algunas semanas, las personas no son malas, ni tampoco buenas.

Simplemente los gustos de las personas concuerdan con lo que a ti te gusta.

Mira, nadie está obligado a estar contigo o sentir cosas bonitas por ti.

Tal como ninguna persona te puede obligar a amarla, de la misma forma tú no puedes hacerlo con los demás.

Pero entonces que debemos hacer con ese sentimiento de dolor?

El primer paso es aprender a controlar lo que sentimos. Te recomiendo ver el vídeo anterior a este que trata sobre la importancia de la meditación en el control emocional.

El segundo paso, es que nunca debes negar el dolor. Recuerda que entre más te resistas a algo tu cerebro se va a enfocar más en ello. A lo que resistes, persiste.

Por último evita la música que promueva emociones de dolor y sufrimiento.

En un estado como estos, la imaginación es bastante poderosa y por lo tanto tus pensamientos y recuerdos te van a atacar.

Tal vez hayas escuchado la famosa frase que afirma “un clavo saca a otro clavo”.

Con esto hace referencia a que otra persona, otro “romance” te puede hacer olvidar el dolor que estás pasando.

El grave error de esto es que no solo vas a hacer a otro(a) eso que tanto criticas que te han hecho.

Vas a empeorar tu situación porque hagas lo que hagas, estarás pensando en esa persona que te “dañó”.

Date tiempo de calmar tu mente y tus emociones antes de realizar cosas que quizás te puedan afectar posteriormente.

Siempre toma las experiencias que te ocurran como una oportunidad de mejorar.

Conviértete en esa persona madura emocionalmente que deseas para ti mismo.

Recuerda que los iguales se atraen y tú siempre has estado recibiendo lo que realmente das.

Así que te animo mediante esta información a que sueltes el resentimiento que crees que otros te han causado.

Tú eres el que sigue atado a otras personas porque piensas que te han hecho mal, pero en realidad han sido tus expectativas las que te han lastimado.
Comparte:

lunes, 22 de octubre de 2018

La importancia de la experiencia en nuestro camino al éxito



La importancia de la experiencia en nuestro camino al éxito La experiencia se define como una forma de conocimiento o habilidad derivada de la observación o participación de algún evento.

Dicho de forma más simple es la habilidad que vamos adquiriendo a medida que nos suceden cosas.

Sin embargo esta experiencia o habilidades, hay dos formas de obtenerlas. Una de ellas es mediante los que nos ocurre y otra es aprendiendo sobre las experiencias de los demás.

Por ejemplo en mi país existe un dicho que reza “nadie aprende en cabeza ajena”.

Con esta expresión se intenta decir que necesariamente aprendemos de nuestras propias equivocaciones y no de la observación.

Tristemente esto es correcto. No te ha pasado que intentas advertirles a las personas que te rodean que no realicen ciertas cosas y corren de cabeza a buscar su propia experiencia?

Muchas veces la vida nos advierte mediante personas, experiencias de terceros, incluso hasta mediante la música o películas de que no hagamos algo.

Sin embargo pensamos que eso nunca nos va a pasar a nosotros y que los demás tuvieron muy mala suerte, así que por eso les salieron las cosas mal.

Respecto a esto, he visto gran cantidad de persona a mi alrededor recibir advertencias de sus familiares o amigos.

De inmediato omiten la enseñanza bien intencionada de sus parientes para luego, con el tiempo recibir las consecuencias de sus actos.

Lamentablemente he visto como acuden a las personas que intentaban advertirles para ver si los sacan del lio en que ellos solitos se metieron.

Increíblemente, de estas personas, he visto como vuelven y no solo comente otros errores, sino el mismo error por el cual están sufriendo.

Al final levantan sus manos al cielo invocando a su divinidad preguntándole “por qué a mí?”

Lo más grave es que cuando intentas advertirles, se enojan de nuevo, repitiendo el ciclo infinito de sufrimiento y no se dan cuenta que su propio actuar es el que los mantiene en dicha situación.

Pero como es tan difícil decir que el equivocado es uno, entonces es cuando le comienzan a echar la culpa a los demás, al gobierno, a la región, a los padres, al clima, etc. de sus desgracias.

Yo me he considerado el papá de los errores. Desde muy niño he sido fanático de llevar la contraria solo para ver mortificados a los demás.

Así que te imaginarás que sólo por capricho cometía errores para demostrar que no seguía los pasos de nadie.

En temas anteriores de este blog, he mencionado los varios errores que cometí, sobre todo los financieros.

El último error que cometí fue tan doloroso que decidí hacer las cosas de diferente manera. Con esto me refiero a que al máximo trataría de aprender en cabeza ajena y no en la mía propia.

Así pues, hoy en día vivo muy alerta de los errores externos para poder aprender de estos y no cometerlos en mi camino.

Incluso intento indagar la forma de pensar y proceder que llevó a dicha persona a cometer el error.

Pero atención, con esto no quiero decir que nos encerremos en nuestra casa y jamás salgamos para no cometer errores.

Los errores nos ayudan a crecer emocionalmente, siempre y cuando aprendamos a no seguir errando.

Seguir cometiendo errores y esperar que estos se arreglen solos o que venga alguien a solucionarlos se llama estupidez.

El objetivo de las fallas es adquirir un conocimiento o experiencia para mejorar y no quedarte donde estás.

Pero qué pasa si en vez de pasar por dolor, más bien observas el dolor de otros y aprendes a mejorar tu vida? No es esto una forma más inteligente de vivir tu vida?

Así que te animo mediante esta información a mejorar tu vida mediante el aprendizaje de terceros.

Recuerda que el dolor es una obligación en nuestra vida. El sufrimiento es opcional.

Podemos hacer de la vida un constante momento de placer y no un sube y baja de emociones. Todo depende si estás dispuesto(a) a usar tu inteligencia emocional.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones WhatsApp

WhatsApp
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu WhatsApp:

1. Ingresa el número +573024480553 en tu lista de contactos.
2. Envía un mensaje indicando que deseas suscribirte.


También puedes dar CLIC AQUÍ para hacer el proceso automáticamente.

Recuerda AGREGAR EL NÚMERO A TU LISTA DE CONTACTOS para recibir las notificaciones de nuevos vídeos cada lunes.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2020. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner