Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Dolor. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Dolor. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de noviembre de 2018

Cómo superar y evitar una decepción amorosa



Cómo superar y evitar una decepción amorosa Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido muy enamorados de alguien.

Esto es algo que no se puede determinar a consciencia plena, sino que ocurre espontáneamente.

En otras palabras, es imposible elegir de quien enamorarse.

Iniciando todo este proceso, podemos llegar a sentir que agarramos el cielo con las manos.

En fin estamos llenos de felicidad y todo lo vemos diferente, como si fuera más bonito o existirá más armonía.

Algunos en nuestro entorno pueden llamar a nuestro comportamiento “cursilería”.

Otros incluso nos pueden advertir que debemos ser prudentes al actuar con nuestro nuevo amor.

Estas emociones que se salen de lo cotidiano, nos pueden nublar el juicio y comenzar a esperar o a idealizar demasiado a una persona.

Como todo lo que tiene que ver con el ser humano, es factible de cambios y evolución en sus pasos.

Por lo tanto dicha persona que hemos idealizado nos puede “traicionar” o dejar de hacer lo que nosotros estamos esperando de ella.

Aquí es cuando viene la desilusión amorosa que es una especie de “despertar a la realidad” o el dolor de darnos contra el mundo.

Sentimos que esa persona se nos ha llevado algo que nos pertence.

Aquí en realidad es cuando comenzamos a preguntarnos “por qué no escuchamos los consejos de ser prudente con esta persona?”.

O también, “por qué no pude ver con la clase de persona que me estaba metiendo?”.

El problema de la decepción amorosa es que a pesar de que alguien nos ha “hecho” mucho dolor, seguimos pensado, recordando y extrañando a dicha persona.

Somos tan masoquistas, que a veces nos preguntamos, será que si la pienso estará pensando en mí?

Respecto a esto, mientras me encontraba en la Universidad, tuve la oportunidad de ver una asignatura bastante interesante dedicada a las metodologías de la investigación.

Nuestro profesor era un psicólogo peruano el cual nos proponía constantemente interesantes ejercicios.

En una oportunidad nos pidió hacernos en parejas. La idea era que durante varios días de un fin de semana, tuviéramos a la mano una libreta y un bolígrafo.

Cada vez que estuviéramos pensando o recordáramos a nuestro compañero(a), debíamos apuntar la hora.

A la semana siguiente, cuando comparamos los resultados con nuestro compañero(a), era asombrosa la coincidencia, de casi la mayoría de horas y sobre todo la diferencia en segundos.

Quizás puedas pensar que esto confirma que si tú estás pensando en tu ex pareja que te hizo daño, entonces es porque esta arrepentida y desea regresar contigo.

Lamentablemente debo decirte que no. Tú piensas en esa persona es porque lo estás permitiendo.

En el laboratorio mencionado anteriormente, las horas coincidían porque existía un pensamiento predispuesto a realizar el experimento.

Así que por esta razón las cosas se dieron casi que “mágicamente”.

Recuerda que la imaginación es muy volátil. Si por ejemplo estás vulnerable por una situación de estas y comienzas a leer, ver o escuchar temas de romances, es lógico que no puedas nunca superarlo.

Como vimos en el vídeo sobre el propósito de las relaciones hace algunas semanas, las personas no son malas, ni tampoco buenas.

Simplemente los gustos de las personas concuerdan con lo que a ti te gusta.

Mira, nadie está obligado a estar contigo o sentir cosas bonitas por ti.

Tal como ninguna persona te puede obligar a amarla, de la misma forma tú no puedes hacerlo con los demás.

Pero entonces que debemos hacer con ese sentimiento de dolor?

El primer paso es aprender a controlar lo que sentimos. Te recomiendo ver el vídeo anterior a este que trata sobre la importancia de la meditación en el control emocional.

El segundo paso, es que nunca debes negar el dolor. Recuerda que entre más te resistas a algo tu cerebro se va a enfocar más en ello. A lo que resistes, persiste.

Por último evita la música que promueva emociones de dolor y sufrimiento.

En un estado como estos, la imaginación es bastante poderosa y por lo tanto tus pensamientos y recuerdos te van a atacar.

Tal vez hayas escuchado la famosa frase que afirma “un clavo saca a otro clavo”.

Con esto hace referencia a que otra persona, otro “romance” te puede hacer olvidar el dolor que estás pasando.

El grave error de esto es que no solo vas a hacer a otro(a) eso que tanto criticas que te han hecho.

Vas a empeorar tu situación porque hagas lo que hagas, estarás pensando en esa persona que te “dañó”.

Date tiempo de calmar tu mente y tus emociones antes de realizar cosas que quizás te puedan afectar posteriormente.

Siempre toma las experiencias que te ocurran como una oportunidad de mejorar.

Conviértete en esa persona madura emocionalmente que deseas para ti mismo.

Recuerda que los iguales se atraen y tú siempre has estado recibiendo lo que realmente das.

Así que te animo mediante esta información a que sueltes el resentimiento que crees que otros te han causado.

Tú eres el que sigue atado a otras personas porque piensas que te han hecho mal, pero en realidad han sido tus expectativas las que te han lastimado.
Comparte:

lunes, 22 de octubre de 2018

La importancia de la experiencia en nuestro camino al éxito



La importancia de la experiencia en nuestro camino al éxito La experiencia se define como una forma de conocimiento o habilidad derivada de la observación o participación de algún evento.

Dicho de forma más simple es la habilidad que vamos adquiriendo a medida que nos suceden cosas.

Sin embargo esta experiencia o habilidades, hay dos formas de obtenerlas. Una de ellas es mediante los que nos ocurre y otra es aprendiendo sobre las experiencias de los demás.

Por ejemplo en mi país existe un dicho que reza “nadie aprende en cabeza ajena”.

Con esta expresión se intenta decir que necesariamente aprendemos de nuestras propias equivocaciones y no de la observación.

Tristemente esto es correcto. No te ha pasado que intentas advertirles a las personas que te rodean que no realicen ciertas cosas y corren de cabeza a buscar su propia experiencia?

Muchas veces la vida nos advierte mediante personas, experiencias de terceros, incluso hasta mediante la música o películas de que no hagamos algo.

Sin embargo pensamos que eso nunca nos va a pasar a nosotros y que los demás tuvieron muy mala suerte, así que por eso les salieron las cosas mal.

Respecto a esto, he visto gran cantidad de persona a mi alrededor recibir advertencias de sus familiares o amigos.

De inmediato omiten la enseñanza bien intencionada de sus parientes para luego, con el tiempo recibir las consecuencias de sus actos.

Lamentablemente he visto como acuden a las personas que intentaban advertirles para ver si los sacan del lio en que ellos solitos se metieron.

Increíblemente, de estas personas, he visto como vuelven y no solo comente otros errores, sino el mismo error por el cual están sufriendo.

Al final levantan sus manos al cielo invocando a su divinidad preguntándole “por qué a mí?”

Lo más grave es que cuando intentas advertirles, se enojan de nuevo, repitiendo el ciclo infinito de sufrimiento y no se dan cuenta que su propio actuar es el que los mantiene en dicha situación.

Pero como es tan difícil decir que el equivocado es uno, entonces es cuando le comienzan a echar la culpa a los demás, al gobierno, a la región, a los padres, al clima, etc. de sus desgracias.

Yo me he considerado el papá de los errores. Desde muy niño he sido fanático de llevar la contraria solo para ver mortificados a los demás.

Así que te imaginarás que sólo por capricho cometía errores para demostrar que no seguía los pasos de nadie.

En temas anteriores de este blog, he mencionado los varios errores que cometí, sobre todo los financieros.

El último error que cometí fue tan doloroso que decidí hacer las cosas de diferente manera. Con esto me refiero a que al máximo trataría de aprender en cabeza ajena y no en la mía propia.

Así pues, hoy en día vivo muy alerta de los errores externos para poder aprender de estos y no cometerlos en mi camino.

Incluso intento indagar la forma de pensar y proceder que llevó a dicha persona a cometer el error.

Pero atención, con esto no quiero decir que nos encerremos en nuestra casa y jamás salgamos para no cometer errores.

Los errores nos ayudan a crecer emocionalmente, siempre y cuando aprendamos a no seguir errando.

Seguir cometiendo errores y esperar que estos se arreglen solos o que venga alguien a solucionarlos se llama estupidez.

El objetivo de las fallas es adquirir un conocimiento o experiencia para mejorar y no quedarte donde estás.

Pero qué pasa si en vez de pasar por dolor, más bien observas el dolor de otros y aprendes a mejorar tu vida? No es esto una forma más inteligente de vivir tu vida?

Así que te animo mediante esta información a mejorar tu vida mediante el aprendizaje de terceros.

Recuerda que el dolor es una obligación en nuestra vida. El sufrimiento es opcional.

Podemos hacer de la vida un constante momento de placer y no un sube y baja de emociones. Todo depende si estás dispuesto(a) a usar tu inteligencia emocional.
Comparte:

lunes, 19 de marzo de 2018

Qué es el Efecto Pigmalión y como puede estarnos perjudicando



Qué es el Efecto Pigmalión y como puede estarnos perjudicando En los años 60 el doctor Robert Rosenthal realizó un importante experimento social con un grupo de estudiantes. El experimento consistía en realizar una prueba a estos, de inteligencia. Prueba que obtuvo los mismos resultados para todos, es decir los estudiantes tenían las mismas capacidades para aprender y no había ninguno que sobresaliera sobre otros.

De este grupo de estudiantes seleccionaron un grupo pequeño al azar y crearon unos informes falsos que entregaron a los profesores de esos alumnos. Estos informes falsos indicaban que los estudiantes seleccionados al azar tenían un coeficiente intelectual asombroso que resaltaba sobre los demás.

Como era lógico, los profesores al leer estos informes de los estudiantes “sobresalientes”, comenzaron a tener grandes expectativas sobre ellos y después de un tiempo, el doctor Rosenthal volvió a repetir el test a los estudiantes, dejando resultados asombrosos y realmente sobresalientes en aquellos que se les dijo inicialmente  que tenían “alto rendimiento”.

A este efecto psicológico se le conoce como Pigmalión en honor al mito sobre un escultor griego llamado Pigmalión que se enamoró de una estatua hecha por él, la cual cobró vida. Si observas todos nosotros tenemos expectativas sobre familiares y amigos, así que potencialmente nos abarca el efecto Pigmalión y esto en teoría es positivo para las personas que nos rodean pues significa un incremento en la calidad de vida de ellos.

Sin embargo te has preguntado si las personas que te rodean, están de acuerdo con tus expectativas? Y aquí entramos en lo que yo llamo el Síndrome de Pigmalión que no es más que otra forma de llamar lo que hacemos al intentar solucionar los problemas de las personas que nos importan.

Quizás te preguntes, pero en qué me puede perjudicar esto si antes intento ayudar a los demás? No se supone que debemos hacer eso por las personas que amamos? Y en esto te doy toda la razón, debemos ayudar a los demás SIEMPRE Y CUANDO estos estén de acuerdo con nuestra ayuda.

Con esto me refiero a que por increíble que parezca, a muchas personas que nos rodean les encanta el sufrimiento, el dolor y la reconciliación o paz que obtienen cuando se “solucionan” los problemas, aunque de forma temporal, claro está.

Para darte un ejemplo hay personas que sufren con su pareja ya sea por el abandono emocional (pues están esperando que los amen) o por maltratos físicos o psicológicos. Se quejan, lloran, gritan y al menor atisbo de amor o cariño corren de nuevo a los brazos de su “victimario”. Y esto está confirmado por la frase popular que reza “lo mejor de las peleas es la reconciliación”.

Otro ejemplo son las personas que sufren problemas de dinero alrededor de nuestro entorno. Has notado que por más que los ayudes, les pagues las cuentas, etc., vuelven y caen en la misma o peor situación en la que se encontraban?

Recuerdas el vídeo de LOS PELIGROS DE LA PROCRASTINACIÓN donde veíamos que de cada 10 problemas 9 eran por procrastinar? Pienso que esta misma estadística la debemos sumar y aplicar con respecto a este Síndrome de Pigmalión. En otras palabras ya no son 10 problemas sino 20.

Pregúntate algo sobre las expectativas de tus seres amados, ya sean amigos o familiares, a cuantos les has ayudado a solucionar la vida? Yo pienso que esto te ha metido en más problemas o enemistades con ellos.

En el curso multimedia LA CIENCIA DE SER MILLONARIO, el autor Ricardo Flores dice que tú no puedes arreglar los problemas de la humanidad dándoles dinero. Si tú quieres ayudar a la humanidad realmente, debes convertirte en millonario, pues automáticamente al lograr esto, todos a tu alrededor van a tener el permiso de forma inconsciente para lograrlo.

Este concepto es válido para todas las áreas de nuestra vida. Si tú realmente quieres ver a tus personas amadas viviendo la vida que deseas para ellos, debes mostrarles el camino no mediante cambiar sus acciones, sino mediante tu ejemplo de bienestar.

Sin embargo debo hacerte una advertencia adicional sobre esta nueva postura en tu vida. Debes estar preparado para un fenómeno muy extraño llamado envidia. Y esto es normal que ocurra, pues las personas a las cuales anteriormente estabas centrando tu atención van a notar que los “abandonaste”.

Y adicional a eso, estás viviendo una vida de bienestar, que ellos no pueden por culpa de la vida, la mala suerte, el gobierno, etc. Así que con paciencia y amor, debes seguir adelante para que de una forma inconsciente ellos sigan tu sendero en el futuro.

Así que te animo mediante esa información a que te ocupes más de ti mismo pues cuando tu vida mejora, todo tu entorno automáticamente cambiará con el tiempo.
Comparte:

lunes, 11 de diciembre de 2017

Aprendiendo a escapar de las conspiraciones


Aprendiendo a escapar de las conspiraciones

Todos los seres humanos en algún momento hemos escuchado de teorías de conspiración, manipulación mental o control mental de parte de terceros hacia nosotros, etc. Debido a la naturaleza curiosa de los seres humanos, estos temas pueden llegar a ser muy populares y tener mucha aceptación.

Toda esta información va desde que nos visitan seres de otros mundos ocultos por nuestros gobiernos, hasta gobernantes y dirigentes que se transforman en reptiles y que tienen una agenda que intenta controlar al ser humano.

Mira seamos honestos, independiente de si esto es verdad o ficción, tú crees que el ser humano actual es libre? Crees que un ser con dependencia emocional y tecnológica que no es capaz de vivir sin teléfono móvil, necesita ser conquistado o que lo manipulen?

Respecto a esto, años atrás en los últimos semestre de la Universidad, conocí a personas muy talentosas. Incluso hablando una vez con uno de ellos le expresé que a mi parecer, notaba que sabía más de lo que aparentaba, a lo cual mostro una sonrisa y me dijo simplemente las palabras “aprende a ser discreto”.

Otro personaje de estos me llegó a compartir un documento bastante inquietante que mostraba información sobre diferentes metodologías para el control de las masas. Como era de esperarse, esto causó gran impacto en mí, a tal grado que me obsesioné con la información y pasaba muchas horas investigando estos temas y atando cabos de todo lo que veía y cómo funcionaba el mundo actualmente.

Al final llegué a la conclusión que la tercera guerra mundial no iba a ser mediante armas de destrucción masiva, sino que ya se estaba llevando a cabo y era por el control mental de las masas. Posteriormente me di cuenta que me había vuelto tan obsesivo que toda persona que veía con determinadas características estaba detrás de mi mente y su control.

A pesar de toda esta información “coherente”, se prendió la alerta en mí de que algo andaba mal conmigo. Así que decidí sentarme y mirar toda esta información. De inmediato me di cuenta de todo el daño que esto me hacía pues para mis objetivos no estaba ayudando mucho, ya que esta información produce temor. El temor es el freno más grande que tenemos hacia nuestro camino al éxito. Así que decidí eliminar toda esta información de mi vida y enfocarme solo en lo que quería.

Pasado un tiempo, me pude dar cuenta que mi vida se encaminó nuevamente hacia el bienestar. Nuevamente me sentía sereno y con los pensamientos enfocados en lo que realmente deseaba. Mira toda esta información puede ser muy interesante y divertida en un principio. Pero al final puede ocasionarte mucho dolor y sobre todo temor.

Para ser honestos, no hay que ser un sabio o un iluminado para ver que en el mundo hay algo que está mal. Es evidente que hay unos pocos que controlan a muchos y la principal herramienta es la información del caos para producir miedo.

Como dice el libro el camino a la felicidad, capítulo 21: por alguna extraña razón algunas personas pueden sentirse amenazadas por tu éxito y por eso tratan de minimizar tus esfuerzos. La única manera de vencer esta situación es enfocarte en tus propósitos para florecer y prosperar.

En estos casos se pueden dar 2 opciones. Una es que se vuelvan contra ti con más fuerza para intentar disminuirte. Pero si aplicas la estrategia de la hormiga, que consiste en construir de nuevo su nido a pesar de ser destruido una y otra vez, estas personas se desanimarán de hacer su esfuerzo por verte caer.

Así que te animo mediante esta información a que aprendas a escapar de cualquier situación adversa, solo enfocándote en tus propósitos y proyectos, no en los proyectos y propósitos de los demás, pues si lo haces, inconscientemente estarás ayudando al éxito de los planes ajenos y no a los tuyos.

Florece y prospera: https://www.youtube.com/watch?v=ao3O4IDVCTk
Comparte:

lunes, 26 de junio de 2017

Usando la honestidad para afianzar tus emociones positivas


Usando la honestidad para afianzar tus emociones positivas

Cuando hablamos de honestidad, casi siempre la relacionamos con la siguiente frase: “yo soy muy honesto porque digo lo que pienso duélale a quien le duela!”. Y lo decimos con fuerza y visceralmente.

Decir lo que piensas no está mal. Sin embargo existe un viejo y sabio Dicho que reza: “no es la letra sino la música”. Esto quiere decir que no importa lo que digamos, sino COMO lo digamos.

Pero expresarse sin filtro, sin amarrar la lengua y esta llevada por sentimientos de rencor, dolor, etc., por algo que te hayan hecho, es muy diferente. Desde mi punto de vista como investigador de estos temas, esto no es honestidad, sino más bien desahogo de tus emociones sobre alguien que te ha ofendido y que aún no logras superar el trauma XD.

Otra cosa que confundimos con honestidad es algo muy nocivo que hacemos socialmente. Con esto quiero decir que muchos tenemos el hábito de expresar nuestro dolor o felicidad en medios sociales. Cosa que no es muy recomendable ya que estás exponiendo tu vida y emociones al público con las siguientes consecuencias que muchos se reirán de ti, o te criticarán, o comenzarán a hablar más de la cuenta, con el triste desenlace final de tus manos levantadas al cielo preguntado “por qué a mí”.

Imagínate si esas publicaciones me dan risa a mí que me considero una persona emocionalmente estable y en proceso de sanación. Cómo lo será para personas que jamás se han preocupado por sus emociones y dejan que la vida avance al ritmo “ahí se va”?

De acuerdo a mis investigaciones sobre este tema, esto tampoco es honestidad, esto es más bien un reflejo de sobresalir en lo que sea, con tal de cubrir carencias emocionales no resueltas.

La honestidad según el RAE es “Recto, honrado. Decente, decoroso. Retacado, pudoroso. Razonable, justo”. Estos adjetivos no tienen nada que ver con los dos ejemplos descritos arriba. Esta cualidad más bien es poco usada por la mayoría de nosotros, la cual nos genera más disfuncionalidad en nuestras emociones.

En cierta oportunidad yo me estaba expresando mal de la gente que pasaba, simplemente porque sí. Por esos días recién había conocido a mi esposa y ella me escuchó expresarme de esa forma. De inmediato me llamó la atención y me preguntó por qué hacía eso, si eran personas que ni siquiera sabía quiénes eran, donde vivían, o en que trabajaban. No conocía sus sueños, metas, temores, etc.

Al tiempo, analizando ese evento que ocurrió, me di cuenta que mantenía un sentimiento de inferioridad, el cual me “autorizaba” a expresarme o a atacar a los demás, en mi mente. Porque decírselos NO, pues quien quiere problemas?

Y aquí comencé a descubrir la importancia de la honestidad. Con esto me refiero a que admití y con dolor, porque mi Ego sufrió mucho por aceptar que me sentía inferior a los demás. Pero esto solo duró muy poco tiempo, pues me di cuenta que al admitir esto, me sentí sin cargas o disfraces. En otras palabras fui libre de las emociones con las cuales me sentía responsable de sostener.

Aquí es donde muchas veces uno razona estas situaciones y se pregunta, con qué objetivo me hago daño de esta forma? Para favorecer a quién? O ganar que cosa? Bueno, el caso es que a partir de ese día comenzó uno de mis “deportes” favoritos, que es decirme la verdad siempre.

Como ves, esto no tiene nada que ver con los ejemplos iniciales. Así que si deseas tener más bienestar en tu vida, te animo a que pongas en práctica la auto honestidad, pues decirse a uno mismo la verdad, ser honesto consigo mismo genera un gran bienestar y una paz impresionantes en tu vida.
Comparte:

lunes, 3 de abril de 2017

El perdón como herramienta de integración emocional

El perdón como herramienta de integración emocional

Hace algunos años, llegué a escribir una entrada titulada LAS ENFERMEDADES COMIENZAN Y TERMINAN EN LA MENTE, en la cual explico cómo utilicé mi Belonefobia para mejorar mi salud. Tiempo después, en cierta oportunidad hablaba con la esposa de un amigo que es profesional en psicología, sobre este tema.


Como estaba interesado en aprender a solucionar esto, le comentaba sobre esta fobia y como eliminarla. Analizando toda la información, llegamos al punto del evento cero o evento inicial. Yo siempre creí que fue el primer hemograma que recuerdo, a la edad de 5 añitos, había sido el causante de todo esto terror a las agujas. Pero la psicóloga me hizo caer en cuenta de algo y es que este no fue el evento inicial que disparó este terror descontrolado, sino que ya había ocurrido algo y ese día simplemente se disparó el proceso ya almacenado previamente en mi sistema nervioso.

Por supuesto, esto me generó demasiada curiosidad y unas ganas tremendas de conocer el evento cero. En esto comencé a investigar técnicas de regresión a dichos eventos. Pero y aquí un grandísimo pero, el miedo de conocer esto, me comenzó a invadir a pesar de la curiosidad.

Al tiempo me surgió una idea sobre el buen diseño que tiene nuestro cerebro. Me refiero a que a pesar de vivir cosas muy importantes en nuestra vida, el cerebro olvida el evento, pero guarda la sensación en nuestro sistema nervioso para evitar futuro dolor y así alejarnos de cualquier peligro potencial. Este es uno de los trabajos más importantes que realiza nuestro cerebro y es asegurar al máximo nuestra existencia.

Pensé en lo sabia que es la Vida, la Naturaleza y que por algo olvidé este evento inicial y de allí provenía el miedo a recordarlo. Así que tomé la sabia y sana decisión de no intentar acceder a mis memorias, ya que no soy profesional en esto. Y como recomendación te sugiero que si haces algo similar, solamente lo hagas mediante la ayuda de un especialista en hipnosis clínica, pues podrías arruinar tu vida.

Cuando consideramos que alguien nos ha hecho daño o nos ha ofendido, nosotros imaginamos y posteriormente sentimos que NO PERDONANDO a esa persona la vamos a retener y hacerla pagar por el mal que nos hizo.

Perdón por mi vocabulario pero no hay nada más pendejo e inmaduro que este pensamiento. Sin embargo lo practicamos todos los días y así “solucionamos” muchos de nuestros sentimientos de dolor. En realidad lo que aquí estamos haciendo es incrementando más el dolor y el re-sentimiento.

Para poder analizarlo, imagina por unos minutos algo que te hayan hecho en el pasado. Ya sea una deslealtad, mentira, robo, infidelidad, ofensa, injusticia, etc. Intenta recordar por unos minutos y analiza cómo te comienzas a sentir. Verdad que re-vives las emociones? Esto es lo que se conoce como re-sentimiento. Tristemente los seres humanos vivimos resentidos hasta con los muertos. Personas que ya no están y nos hicieron mucho daño.

Ahora analicemos la sabiduría de la Vida. Observa que nuestro cerebro nos está ayudando a olvidar el evento, pero guarda la sensación en nuestro sistema nervioso. Qué nos estará intentando decir la Vida con esto?

Desde mi punto de vista como investigador de estos temas, veo que el mensaje es simple y claro: Olvida, pero no vuelvas a lo mismo. Así que esto lo comencé a aplicar en todos los aspectos de mi vida y a sanar mi dolor pasado. Quizás tú me digas “es que no puedo. Tengo mucho dolor”. Si analizas la demostración anterior sobre el re-sentimiento quien en realidad es el que se está provocando el dolor? Entonces SI PUEDES HACER ALGO!

Si analizas, cuando decidimos perdonar decimos: “yo perdono, pero no olvido”. En realidad lo que estamos haciendo es perdonar a terceros, pero no perdonamos a alguien muy importante y con esto me refiero a perdonarnos nosotros mismos.

Y que me voy a perdonar si a mí es a quien ofendieron! Quizás te estés preguntando. Muy simple, debemos perdonarnos por permitir ese daño, por no tomar acción rápidamente, por no amarnos y dejar que estas cosas pasen. Por eso el perdón no tanto es para terceros que nos hayan hecho daño sino para nosotros mismos.

Pase lo que haya pasado en tu vida, incluso así sea hace 5 minutos ya no puedes hacer nada, lo único es seguir la sugerencia de nuestro cerebro. Olvidar y no volver a lo que nos hace daño y sobre todo seguir adelante.

Debido a que no resolvemos el pasado y nuestros errores, normalmente lo que hacemos es quejarnos y al cabo de un tiempo viene otro personaje, o peor! El mismo y nos hace daño nuevamente ya que no estamos concentrados en avanzar, sino en retener y castigar. Lo más sano y sabio que podemos hacer es olvidarnos del asunto y seguir adelante, teniendo en cuenta los errores para no caer en lo mismo.

Fíjate en personas a tu alrededor. Si alguien en la calle les hace una pequeña ofensa, duran varias horas pensando, arrugando su cara, enfadados y hasta peleando en su mente con la persona que los ofendió o quizás hablando solas del evento que pasó y como hubieran podido responder.

Nosotros no podemos hacer nada por el pasado, pero si podemos hacer algo en este instante para alterar el futuro a nuestro favor. Respecto a este tema, tenemos dos opciones: la número uno es seguir llorando sobre lo que ya no podemos cambiar y tener más de esto en el futuro, y la segunda opción es seguir adelante olvidando estos eventos y evitar que en el futuro más del mismo sufrimiento.

Quizás te enfrentes a una situación en la cual intentes reconciliar pero la otra persona no acceda. Respecto a esto,  a inicios de este año, me enojé fuertemente por lo que consideré una ofensa de un gran amigo. Hace algunas semanas vino a mi mente este evento y me sentí avergonzado por mi comportamiento grosero hacia esta persona. Pensé que es de humanos equivocarse y es de caballeros rectificarse, así que se lo expresé por un correo electrónico.

La verdad hasta el momento no he recibido respuesta, pero lo más importante es que desde mi lado ya sané mi corazón. Ya solucioné el problema que tenía y era enmendar el asunto. La otra persona no está obligada a aceptar mis disculpas y a reconciliarse conmigo. Las emociones de esta persona ya son su problema y no el mío. Así que siempre, has todo lo que esté a tu alcance para reconciliar tu corazón y sanar cualquier sentimiento que pueda estar perjudicando tus emociones.

Espero que esta información te ayude a reflexionar sobre el daño que te estarías haciendo a ti mismo y como estarías perjudicando tu camino al éxito personal, ya que estarías concentrando tu energía en retener a otro y hacerlo “pagar” y no concentrando tus recursos en lo que realmente te puede hacer muy feliz y darte mucho éxito y prosperidad.
Comparte:

sábado, 25 de febrero de 2012

Cuando el MIEDO paraliza

Parte 1

Los bullies de la niñez




Parte 2

Los sueños de los niños




Parte 3

Meditación para dejar el Miedo




Parte 4

Que te detiene de alcanzar tus sueños

Cuando el MIEDO paraliza

Comparte:

viernes, 29 de octubre de 2010

Consciencia de la Vida

En esta entrada hablaremos sobre la Muerte para poder llegar a una consciencia de Vida. Tú te estarás preguntando, ¿y este por qué me habla de la Muerte si es algo horrible? Muy simple y te tengo una noticia. Te vas a morir. Algún día. Y no solo tú, tu familia, tus amigos. Todos vamos a pasar por ese proceso porque es un ciclo natural y no debemos ahora llenarnos de temor pues si tomamos en cuenta lo que dijo el sabio filósofo Sócrates, “aquella persona que le tiene miedo a la muerte debe ser una persona sabia, pues conoce y habla de algo que jamás ha vivido”.

Y esto es muy interesante, pues en realidad ¿cómo alguien que jamás ha muerto te puede hablar de la Muerte? En realidad a lo que le tenemos miedo es a lo que nos han dicho, pues nuestra mente recrea las palabras que llega a decir una persona sobre cualquier tema como lo explicaba en la entrada, MOVIENDO MONTAÑAS.

Lo único cierto que podemos tratar sobre el tema, de acuerdo a nuestra experiencia es: la vida como tú la vives en el estado sólido en el que te encuentras actualmente como tú, no lo volverás a vivir. No te puedo decir que ocurrirá o si no ocurrirá nada. Solamente podemos por nuestra experiencia conocer que el que se va, si regresa, (asumiendo que lo hace) no regresa en su estado de partida es decir en el mismo cuerpo físico.

Pero de que nos sirve tener esta consciencia sobre la Muerte. Muy simple, este día es uno más que te acerca a ese momento. Entonces ¿por qué perder el tiempo en enojo y castigos contra otras personas o castigándote a ti mismo?

Mira yo conozco personas que se enojan hasta 15 días con su pareja porque esta no “adivinó” que el café no le gustaba con azúcar blanca, sino morena. Y dicen “pero si tú me conoces, deberías saber que me gusta con azúcar morena!” y dicha persona “castiga” a otro ser durante 15 días sin hablarle o sin prestarle atención con el fin de que sienta la falta que ha hecho y la corrija, pues ese es el fin de todo castigo.

¿Y qué genera todo este enojo? Que pierdas la razón de ser. Que no puedas vivir la vida y que la dejes pasar detrás de ti.

Algunas personas que se han encontrado cercanos al final de sus días han documentado que durante esos instantes ocurre un fenómeno que podríamos definir como una regresión. Es aquí en este proceso donde nuestra mente comienza a depurar lo que ha estado ocurriendo durante la vida y a sacar conclusiones sobre esta. Supongo que es un inventario final de nuestra consciencia sobre nuestros hechos y experiencias. Esto lo puedes comprobar claramente en el poema de Jorge Luis Borges titulado “Instantes”.

Tu mente comienza a “despertar” y comienzas a darte cuenta que si hubieras hecho esto mejor, o aquello, o si hubieras dicho o no dicho, etc. Pero de acuerdo a mis investigaciones los complejos de culpa no son nada ante esta pregunta: ¿Pudiera haber vivido mejor y disfrutar la vida si no hubiera perdido el tiempo en enojos o castigos hacia mí o hacia otras personas?

Mucho se ha hablado que la pornografía destruye la percepción sobre la sexualidad humana. Esta misma destrucción de la percepción sana de la vida ocurre a través de las telenovelas, música que yo denomino "el yo me mato" y las películas de dramas. Aunque nosotros pensemos que es un juego, dentro de nosotros hay un ser emocional que nos ha acompañado toda la vida y el cual no funciona o responde por lógica, sino por emociones. Es como un niño que obedece al pie de la letra lo que le estamos transmitiendo a través de nuestro sistema emocional. Las novelas son dramas de 100% sufrimiento, dolor, envidia, celos, enojo, desconfianza, pobreza, angustia y eso es exactamente lo que tu ser emocional capta. ¿Te ha pasado que sientes “bronca” con el “villano” de alguna novela que veas seguido? ¿Y sientas alegría cuando al protagonista le sale por fin bien algo de lo intenta?

Entre más dolor conozca tu cerebro, más dolor te traerá a tu vida este. No te acostumbres al malestar pues más malestar traerá a tu vida tu ser emocional. Aprende a escuchar tus emociones. Entra en contacto con ellas y acéptalas. Según Carl G. Jung cuando negamos una parte nuestra, esa parte se desintegra y nos volvemos más disfuncionales.

Si sientes enojo aprende a aceptarlo y a expresarlo sanamente. Si no quieres hablar, no hagas daño a las personas que amas. Simplemente diles que estás enojado y no deseas hablar en ese momento. ¿Te imaginas cuanto dolor puedes evitar a otros y a ti mismo si te sinceras y expresas con tiempo lo que sientes?

No esperes a estallar en ira. No solo perjudicarás a otras personas sino que perjudicarás tu sistema nervioso con las fatales consecuencias de generación de químicos en tu cuerpo que gestarán enfermedades en el futuro.

Es precisamente este tipo de estados los que nos hacen percibir la vida como algo que no nos pertenece, que no somos parte de ella y que solo otros tienen derecho a vivir y a disfrutar. Es por eso que en estos estados te sientes mal. Sientes malestar y te has acostumbrado tanto a esto que piensas que es normal. Y como es “normal” no escuchas al ser más importante en tu vida, tu Ser Interior o Ser Emocional.

Las emociones son formas de comunicación con nuestro interior donde se encuentra la solución a todas nuestras situaciones dramáticas. Presta atención. El mensaje es simple y claro “quiero vivir bien, en abundancia y en bienestar. Quiero amar y ser amado. Quiero vivir en paz y compartiendo mi decisión de ser feliz con los que me rodean.”

Hace poco, me encontré una buena amiga de hace muchos años. Yo sabía que hace menos de un mes se había casado y le pregunte como iba. Ella me respondió que bien, pero por su tono de voz y su cara, le dije: “si estás bien, deberías decírselo a tu cara porque todavía no lo sabe”. Esto es un ejemplo clásico de una mente acostumbrada al malestar. “Se supone” que cuando una persona está recién casada está súper feliz, pero si el cerebro de esa persona está acostumbrado al enojo, a la desconfianza, al dolor, pues va a buscar los pequeños detalles para seguir en ese estado emocional.

Mira, yo sé que conscientemente nadie se levanta en las mañanas y dice “HOY VOY A JODERME LA EXISTENCIA Y JODERSELA A LOS DEMAS”. Nadie hace eso porque detrás de lo que buscamos está el vivir en paz y en armonía y amor con los demás y consigo mismo.

No. Conscientemente no te levantas a sufrir, pero inconscientemente SI. Y lo haces porque te levantas pensando en angustia. Te acuestas pensando en angustia y lo que tienes que hacer dentro de algunos días. Es normal sentir angustia si algo te amenaza de inmediato. Pero sentir angustia y dolor por algo que ya paso o que no sabes si pasará en el futuro es locura.

Y si haces una encuesta de quien quiere seguir como está actualmente yo creo que no llegamos al 1% de aquellos que digan que están satisfechos con su vida actual. Pero esa gran mayoría inconforme tampoco hace nada por mejorar su situación. Si yo te pregunto si quieres tener una mejor vida, te aseguro que me dirías sin pensarlo que SI. Pero te pregunto, ¿qué estás haciendo para tener esa mejor vida?

Si eres sincera, sincero contigo misma o mismo, tal vez me digas que no estás haciendo nada. Tal vez estés esperando que las cosas cambien de repente y mejore tu situación automáticamente. Te tengo dos noticias y te las digo para que reacciones. La primera es que tienes poco tiempo. Recuerda lo que hablamos al principio de esta entrada. Y la segunda es que tu vida se mueve por tus emociones y si estas no comienzan a cambiar, pues tu vida jamás va a cambiar.

No esperes a llegar al final de tus días y decir lo que expresa el poema de Jorge Luis Borges sobre el final de la vida. No esperes a que todo esté bien para vivir en bienestar. Tienes todo en tu interior para hacerlo pero debes darte una oportunidad.

Mira, mi interés no es que vivas la vida como yo lo hago. Eso es un problema que tú debes resolver y es cómo debes vivir. Tomar tus propias elecciones en la vida para lograrlo porque se trata de tu existencia. Pero si te puedo decir cómo me levanto hoy en día, con el mismo entusiasmo de cuando estaba pequeño. Lo primero que hago es ponerme de pie y abrir mis manos. Lo hago como un símbolo que ese día estoy abierto y receptivo a todo lo bueno. Y segundo para agradecer este maravilloso día porque aunque no lo creas, para mí la vida es maravillosa. Una maravillosa aventura que está lista para ser vivida, experimentada. Y ese día me trazo lo que tengo que hacer para avanzar un paso más en no solo vivir en bienestar sino en cumplir lo que tengo que hacer para escalar un paso más hacia la grandeza.

Esto que te cuento no fue cosa de un día. Ha sido el producto de varios meses, quizás años en enseñarle a mi cerebro y a mi ser emocional que existen otros caminos. Que la “verdad” que me enseñaron me sirvió en el pasado pero ahora esos conceptos y emociones son inútiles en mi vida de bienestar actual. También tuve que pasar por el proceso de aceptar mis emociones que incluyen culpa, vergüenza, dolor, angustia, etc. y te digo de todo corazón que vale la pena invertir tiempo, dinero y disciplina en cambiar tus emociones.

Te deseo lo mejor y espero que tomes acción a partir de este instante de vivir una vida de éxito.

INSTANTES
Si pudiera vivir nuevamente mi vida, 

en la próxima trataría de cometer más errores. 

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. 

Sería más tonto de lo que he sido, 

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. 
Sería menos higiénico. 
Correría más riesgos, 
haría más viajes, 
contemplaría más atardeceres, 
subiría más montañas, nadaría más ríos. 
Iría a más lugares a donde nunca he ido, 
comería más helados y menos habas, 
tendría más problemas reales y menos imaginarios. 



Yo fui una de esas personas que vivió sensata 

y prolíficamente cada minuto de su vida; 

claro que tuve momentos de alegría. 

Pero si pudiera volver atrás trataría 
de tener solamente buenos momentos. 



Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, 

sólo de momentos; no te pierdas el ahora. 



Yo era uno de esos que nunca 

iban a ninguna parte sin un termómetro, 

una bolsa de agua caliente, 

un paraguas y un paracaídas; 
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano. 



Si pudiera volver a vivir 

comenzaría a andar descalzo a principios 

de la primavera 

y seguiría descalzo hasta concluir el otoño. 
Daría más vueltas en calesita, 
contemplaría más amaneceres, 
y jugaría con más niños, 
si tuviera otra vez vida por delante. 



Pero ya ven, tengo 85 años... 

y sé que me estoy muriendo.


Poema atribuido a Borges, pero cuyo real autor sería Don Herold o Nadine Stair.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner