Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 17 de enero de 2022

Interrupciones de patrón



Interrupciones de patrón

Una de las cosas más interesantes de la PNL o Programación Neuro Lingüística son las interrupciones de patrón. 


En teoría esto se utiliza mucho en el coaching con el fin de mover a una persona de un estado negativo a uno neutro. 


Por ejemplo, si una persona está hablando sobre un episodio desagradable en su vida, por lógica consecuencia, sus emociones van a ser negativas. 


Un ejemplo simple de cómo se utilizaría una interrupción de patrón es que a esa persona se le señale una ventana y se le diga “mira, está lloviendo ¡fuego!”. 


Otro ejemplo sería contar un chiste acerca del episodio negativo que está recordando la persona. 


Y finalmente se podría interrumpir su patrón invitando a la persona a caminar o levantar y estirarse, etc. 


De acuerdo a estos ejemplos anteriores se definen 3 interrupciones de patrón conocidas como visual, auditivo y kinestésico. 


En todo caso, las interrupciones de patrón son abruptas. 


Y como puedes ver, esto se aplica con el fin de sacar a una persona de un estado nocivo para ella. 


Pero hay algo que muy poca gente conoce y es que esto puede llegar a ser una de las maneras más poderosas de programar en la mente de una persona cosas que tal vez no le gustaría hacer o no está de acuerdo con hacer. 


Con esto quiero decir que inmediatamente se interrumpa el patrón de una persona, debido a su pequeño estado shock en el que entra se le puede dejar caer algún comando o frase para programarlo. 


Mira, nosotros por lo general manejamos rutinas para todo. 


Cuando manejas un vehículo, cuando preparas tu alimento, cuando te bañas, etc. 


Estas cosas no son necesarias volverlas a aprender. 


De forma automática, tu mente inconsciente interviene en ellas y es casi como en modo automático que las realizas. 


Es una capacidad que tiene nuestro cerebro para hacernos la vida más fácil. 


Es por eso que la primera vez que vas a realizar una tarea, sientes miedo porque es algo desconocido. 


Pero al cabo de unas semanas de estarlo repitiendo esto pasa a formar parte de ti, gracias a tu mente subconsciente que se encarga en modo automático de ayudarte. 


Esto forma un patrón y la interrupción de patrón estaría rompiendo ese esquema ahora conocido para ti. 


Si en eso segundos de interrupción tú le dices algo a esa persona, existen altísimas probabilidades de que esa frase quede almacenada en su mente subconsciente. 


A título personal he llegado a experimentar con este método y créeme que funciona. 


De hecho, la publicidad y en general los medios de comunicación utilizan esta metodología para crear en ti nuevos hábitos. 


Y tú de iluso, creyendo que llevas los hilos de tu existencia. 


Mira digamos que tu rutina es levantarte, hacer ejercicio, organizarte para ir al trabajo y finalmente regresar a casa para repetir al otro día. 


Si ocurre un desastre ya sea natural o “provocado”, y lo estás viendo en TV constantemente, allí se ha creado una interrupción de patrón. 


Por lo general, los medios utilizan esto con el fin de introducir en tu mente nuevas instrucciones para seguir con tu vida. 


Solamente observa si en los últimos años notas que esto ha pasado y tu vida cambio de rumbo sin tu siquiera estarlo planeando. 


Y atención, no te estoy dando esta información para que salgas corriendo a programar las mentes de tus vecinos para que cumplan con tus caprichos. 


Recuerda que absolutamente todo lo que hacemos, la Vida nos entrega una factura por ello que debemos pagar. 


Y te confirmo que la Vida es bastante irónica cuando se trata de estos cobros. 


Esta información te la estoy entregando con el único fin de no permitir que te sigan programando con cosas que no deseas para ti. 


Recuerda que la información es poder, pero ese poder debes usarlo para bien tuyo y el de los demás.

Comparte:

lunes, 10 de enero de 2022

El problema de la falta de carácter



El problema de la falta de carácter

Hace algunos días, que me encontraba en el taller de mecánica el propietario me pidió entrar a su oficina. 


Me dijo que ese arreglo no tardaba mucho y que eso en 5 minuticos estaría listo. 


Esos 5 minutos resultaron casi una hora, pero este tiempo me dio la oportunidad de conocer una persona bastante interesante. 


En ese lugar se encontraba un niño de 10 años llamado Luis. 


Lo particular de Luisito era que a pesar de su corta edad tenía una habilidad social impresionante para conectar con las personas. 


Se notaba super hiper activo que la primera impresión que daba era de estar frente a esos niños cansones que uno solo piensa y dice “ah que pereza”. 


Pero como llamó mi atención lo hábil que era para conectar, decidí hablar con él. 


Me enseñó varios trucos de magia, me contó algunos chistes que me hicieron reír bastante y al parecer le caí tan bien que me dio la dirección de su casa 2 veces para que lo fuera a visitar. 


Por supuesto, como no la apunté se me olvidó y espero que Luisito me pase esa falta de consideración por alto, la próxima vez que me lo encuentre. 


Cuando su señor padre me llamó para ver los cambios que había realizado sobre el vehículo, lo felicité por ese niño tan avanzando que tenía. 


Sin embargo, me dijo que habían tenido unos problemas con él y a cada rato los llamaban del colegio porque el niño era algo “brusco” para jugar e interactuar con los demás. 


Yo le dije que, desde mi punto de vista, el problema no era el niño. 


Lamentablemente en estos últimos años a los niños los estaban criando como “princesas”. 


Con esto quiero decir que, a los niños, independientes de su género, los han estado enseñando a ser mansos, frágiles, dóciles, sumisos y obedientes. 


Si tu observas el comportamiento de las personas hoy en día se basa mucho en la queja. 


Se quejan de que no tienen esto o lo otro y que, por solamente quejarse, tienen derechos y privilegios especiales, sin ninguna clase de esfuerzo. 


Tristemente los seres humanos siempre nos vamos a los extremos. 


No somos capaces de mantener el equilibrio. 


¿Recuerdas cuando hace años el bullying era el diario vivir de muchas personas por algún defecto físico o simplemente porque le caías mal al abusador de turno? 


Bueno la humanidad decidió poner fin a este fenómeno, pero ahora se fue al otro extremo de “fragilizar” demasiado a las nuevas generaciones. 


Y quizás en este momento me estés preguntando, “pero Gabrielito lindo, que tiene de malo enseñarle a respetar a un niño y que no sea abusador”. 


“Por el contrario eso me parece que está muy bien”. 


En eso del respeto si estamos totalmente de acuerdo. 


A los niños por su salud y propio bien, se les tiene que enseñar el respeto o de lo contrario su dentadura estará en juego cuando sean adultos. 


En la calle se va a encontrar con gente implacable que no va a ser tan tolerante como tú con la patanería. 


A lo que estoy haciendo referencia es que a un niño se le tiene que enseñar a formar un carácter fuerte, pero leal. 


Seamos sinceros y miremos como es la Vida en general. 


Se que suena horrible, pero aquí sobrevive el más fuerte. 


Comienza analizando como fue la forma en que llegaste a este mundo. 


De los millones de espermatozoides que depositó tu señor padre en el interior de tu mami, solo 1 pudo fecundar ese óvulo. 


Y el ganador no era el que más se quejaba y decía que no le estaban dando oportunidades o que lo estaban discriminando o haciendo bullying. 


Es más, en caso de que eso fuera así, esos “llorones” fueron los primeros que quedaron en el camino. 


Y no te quiero preocupar, pero la vida funciona exactamente como este pequeño ejemplo de la concepción humana. 


Digamos que tú estás en el proceso de construir un negocio. 


¿Crees que, por quejarte, los clientes van a venir corriendo a consumir tu producto o servicio? 


¿O que te vas a convertir en millonario de la noche a la mañana solo por estar llorando? 


Lamento decirte, pero la vida no funciona de esta forma. 


Es más, muchos viven todo el año tomando malas decisiones, con la esperanza que el nuevo año les traiga aquello que desean. 


Por cambiar un número en el calendario, no van a ocurrir cosas maravillosas ni milagros sorprendentes. 


Ese cuento del angelito con el traje y la maleta de un millón de dólares que viene a solucionarte la vida es una figura jocosa de mi imaginación calenturienta, que nació en este blog. 


Pero en realidad, ese angelito trajeado eres tú mismo tomando decisiones acertadas. 


Las cosas se construyen con carácter y congruencia. 


Digamos, por ejemplo, que estás más sólo que Adán el día de la madre y te gusta una persona. 


¿Qué estás esperando para decírselo? 


Lo que te detiene es el miedo, esa espantosa sensación de sentirte rechazado. 


Te pregunto, ¿qué pasa si esa persona te rechaza? 


¿Se acaba la humanidad? ¿Era la única persona que había en el planeta? 


Y tal vez me digas “pero Gabrielito lindo, es que es persona es tan especial que ¡no la quiero perder!”. 


Primero que todo, pensar que solo existe una persona en este mundo que te hace feliz es un pensamiento de pobreza impresionante en tu vida. 


Estás viviendo en la carencia absoluta. 


Y segundo, da lo mismo que te diga que no a que estés allí gastando tu energía y recursos sobre una fantasía. 


Mira por lo general cuando estás bien interesado en una persona, esta, por tu lenguaje no verbal hace rato se dio cuenta de eso. 


Y si tú sigues de jetón(a), lo único que te están haciendo es utilizarte, ya sea como proveedor o como alguien que orbita a su alrededor solo para alimentarle su ego o narcisismo. 


La falta de carácter es lo que hace que muchos abusen de nosotros. 


Mira la gente, ni mucho menos la vida se va a poner a considerarte y a mimarte. 


El mundo, por si no lo sabías, cada uno vive al sálvese quien pueda. 


Y aclaro, ahora no te me vayas al extremo de ser un gandalla con la gente que te rodea. 


Para vivir en bienestar tienes que desarrollar un equilibrio interior y con tu entorno. 


Aprender a ceder no es aprender a dejarse. 


El mundo está lleno de gente que pelea por tonterías y luego salen como vacas obedientes caminando hacia el matadero en las cosas importantes. 


Así pues, quiero animarte mediante esta información a trabajar en fortalecer tu carácter para alcanzar lo que deseas. 


A la Vida no le sirven las personas ignorantes, ni muchos menos los cobardes.

Comparte:

lunes, 3 de enero de 2022

El poder de las palabras



El poder de las palabras

¿Te has cuestionado alguna vez por qué actúas como lo haces? 


Es decir, ¿por qué piensas y resuelves las situaciones o tomas decisiones de la manera que lo haces? 


Esto básicamente lo hacemos por nuestros programas mentales o creencias. 


Un programa mental (o creencia), es un conjunto de instrucciones que te dictan que hacer en caso de presentarse algo conocido. 


Un ejemplo claro de esto puede ser el saludo a la bandera, o como reaccionas cuando escuchas música. 


También un programa mental se puede ver más claro cuando administramos nuestro dinero. 


Sufres por dinero? Entonces tienes mala programación mental. 


Todo programa mental o creencia inicia con palabras. 


En algunos casos estas creencias tienen que repetirse muchas veces y en otros no tanto. 


Todo depende de la carga emocional que contengan dichas palabras. 


Por ejemplo, hace muchos años me bastó decir una sola vez que NUNCA me volvería a enfermar, para que esto quedara grabado por siempre en mi subconsciente. 


Si quieres ver con detalle el proceso te recomiendo ver el tema LAS ENFERMEDADES COMIENZAN Y TERMINAN EN LA MENTE


Esas palabras las dije con una carga emocional tan intensa que formaron una creencia sobre mi estado de salud perfecto. 


A la fecha nunca más volví a padecer absolutamente ningún tipo de enfermedad. 


Pues para mi inconscientemente es más “rentable” estar saludable que enfrentar mi belonefobia. 


Así pues, nuestra vida se desarrolla según nuestros programas mentales o creencias. 


Y quizás en este momento me estés preguntando “Gabrielito lindo, ¿es posible formar nuevas creencias o mejor, cambiar las que ya tenemos?”. 


La respuesta a esto es afirmativa y debemos utilizar el mismo método que empleamos inicialmente. 


Como estamos hablando de creencias ya formadas por muchos años, tenemos que repetirnos palabras de lo que deseamos vivir. 


¿Has notado las palabras que usan normalmente las personas de tu entorno? 


Por lo general son palabras de queja, resentimiento e ingratitud. 


Esto refuerza cada día más sus programas mentales aprendidos en la infancia. 


Digamos que tienes un problema de salud, ya sea por una lesión deportiva o por el deterioro del cuerpo con el tiempo. 


La creencia que tienes es que eso es “normal”. 


A través de estos años has visto como otros les ha pasado lo mismo y tuvieron que hacer uso de muletas o sillas de ruedas para continuar con sus vidas. 


Y agrégale que los comerciales de TV siempre están vendiéndote la idea que tienes que sanarte de algo. 


Esto formó la creencia de que eres todo un enclenque. 


Con un pensamiento de esta forma, inconscientemente harás cosas para permanecer en estado de debilidad. 


Todo lo que comas, leas, o hagas para estar mal, tiene que ver con esa creencia. 


Y tal vez me estés diciendo, “pero Gabrielito lindo, contra un daño físico no se puede hacer nada”. 


Mira, cuando yo tenía unos 22 años de edad, una vez me las estaba “picando de varón” utilizando pesos grandes en el ejercicio. 


Hasta que el agotamiento muscular me reventó algunas fibras lumbares. 


Era tanto el dolor que hasta recuerdo olvidarme de la belonefobia con tal de sanar. 


Me aplicaron durante una semana 13 inyecciones de complejo B, las cuales son un líquido algo espeso y ya te imaginarás. 


Con los años esa pequeña lesión me causo problemas del nervio ciático. 


Por si no sabes qué es esto, este nervio es muy caprichoso y crea un dolor tan intenso en la cadera que imposibilita el movimiento. 


Y así como duele, de un momento a otro se va. Por eso es un dolor algo “caprichoso”. 


En teoría esto es para toda la eternidad y ¿adivina en mi caso que paso? 


Desapareció “mágicamente” gracias a mi programa mental o creencia que mi salud es perfecta. 


Teniendo en cuenta todo esto, ahora el asunto es, qué es lo que realmente deseas vivir para ti. 


Si ya sabemos que las palabras tienen poder de formar creencias, el siguiente paso es repetir constantemente lo que deseas para ti. 


Es buena idea imprimir y colocar estos mensajes en los sitios de tu casa donde permaneces más tiempo. 


Si repites e inconscientemente ves esto mismo a tu alrededor, más rápido iras creando un nuevo programa mental o creencia que te convenga. 


Pero debes tener presente si ese algo que quieres, realmente es algo que te interesa. 


Recuerda que los seres humanos somos muy antojados de los gustos de terceros. 


Mira, si nosotros vemos a una persona que consideramos atractiva comprar algo, tenemos la tendencia a comprar eso mismo. 


No es de gratis que los comerciales utilicen modelos atractivos para venderte algo. 


En nuestro día cotidiano, podemos admirar personas a nuestro alrededor y tratar de seguir sus gustos, solo por esa admiración. 


No tener un interés genuino por algo, hace más complicado que se manifieste en tu vida. 


Por ejemplo, la gran mayoría de personas que conozco anhelan viajar. 


Hace poco mi mejor amigo me envió una foto de un sitio turístico desde el cual se encontraba trabajando. 


A mi amigo, que le den viajes, así no le den comida. Qué berraco para gustarle viajar. 


Me dijo que yo debería estar allí y hacer lo mismo ya que por mi trabajo yo podía trabajar desde cualquier parte del mundo. 


Pues esta es mi cara cuando me hablan de viajar. 


En mi caso yo odio viajar. 


Me parece muy agotador y sobre todo lo relaciono con estrés. 


Desde muy joven me tocaba viajar por cuestiones de trabajo. 


Cumplir ciertas citas en determinado tiempo y que el avión no me fuera a dejar, sumaron algo negativo a esta experiencia. 


Digamos que, en términos coloquiales, yo soy bastante localista. 


Me encanta la vida tranquila y por eso vivo y trabajo desde hace más de 10 años desde casa. 


Y eso lo logré cambiando mis creencias, estos programas mentales que me decían que tenía que estresarme en la calle para ganarme el sustento. 


Por eso debes definir qué es lo que más te gustaría vivir. 


Y no lo que esté de moda, lo que la mayoría de gente haga o peor, lo que esperan que hagas. 


Así que quiero animarte, mediante esta información a utilizar el poder de las palabras a tu favor. 


Habla solo de aquello que te gusta, e ignora lo que estás viviendo y que no deseas. 


Recuerda que a las cosas que más atención prestes, son las que permanecen en tu vida.

Comparte:

lunes, 27 de diciembre de 2021

La diferencia entre el ego y la intuición



La diferencia entre el ego y la intuición

Absolutamente todos los seres humanos tenemos en nuestro interior una sabiduría divina que nos guía por nuestro camino en la vida. 


Esta inteligencia no solo nos advierte sobre peligros, o cosas que nos puedan convenir. 


Sino también, nos ayuda al sostenimiento de nuestra vida. 


Por ejemplo, mira lo que ocurre cuando comemos algo. 


No necesitamos preocuparnos por nuestra digestión. 


Es evidente que hay algo en nuestro cerebro que sabe qué hacer y qué ordenes dar para que esto se cumpla. 


Algo similar ocurre cuando nos vamos a dormir. 


No necesitas preocuparte si tu corazón va a seguir trabajando mientras estás inconsciente. 


¿O no me digas que te acuestas preocupado, planeando que puedas seguir respirando durante el sueño? 


Respeto a tu uñas y cabello, menos necesitas preocuparte. 


Y si te cortas o sufres una fractura, indefectiblemente tu cuerpo tiene la capacidad de reparar el daño. 


Así pues, esta misma inteligencia que habita dentro de cada uno de nosotros, constantemente nos “susurra” el camino exacto que deberíamos seguir para vivir plenamente. 


Lamentablemente el ser humano “padece” de una especie de parálisis mental que le impide escuchar estos mensajes para vivir en bienestar. 


Y esto básicamente se presenta por la información que constantemente recibe una persona. 


Si observas, el promedio de seres humanos, no tienen la menor idea de que están haciendo aquí. 


Ni mucho menos de lo que está pasando. 


Nos dedicamos a trabajar duramente para conseguir cosas con el fin de complacer a terceros. 


Mira, con la mano en el corazón a nosotros nos importa demasiado lo que opinen los demás. 


Imagínate que la imagen que quieres proyectar sobre otros es tan importante que, si un desconocido te llama estúpido, de inmediato te enojas con él. 


Imagínate, ¡un DESCONOCIDO que te importa lo que él piensa de ti! 


Nosotros hemos sido desde niños condicionados para esto. 


¿Recuerdas cuando llegaba una visita a tu casa estando niño? 


Tus padres allí sacaban la mejor vajilla, cuando a ti te servían en los platos de combate. 


Y hasta organizaban la casa deforma meticulosa. 


Todo esto con el fin de “complacer y agradar” a extraños que tú ni siquiera sabías quienes eran. 


Como esta reacción ante desconocidos quedó almacenada en tu mente, actúas ahora que eres adulto, dándole demasiada importancia a la opinión externa. 


Aquí es donde comienza el peligroso juego del ego y la aprobación exterior. 


Recuerda, como hemos visto anteriormente, el ego es una estructura mental que nos impulsa al merecimiento. 


A ser más y a tener más. 


El ego se alimenta de cualquier adulación o aprobación que reciba, así sea de extraños. 


Porque la aprobación es una muestra de que estás “haciendo” las cosas bien. 


Y ese es el trabajo de nuestro ego, ser cada vez mejores y hacer las cosas bien. 


En algunos casos nos ayuda bastante esta estructura, pero en otros es más lo que nos perjudica. 


Y aunque no lo creas, desde aquí estoy escuchando ya tu pregunta “pero Gabrielito lindo, ¿cómo podemos diferenciar el ego de nuestra intuición o inteligencia divina para tomar mejores decisiones?”. 


Por ejemplo, en mi caso, responder a esto es muy fácil porque entiendo el tipo de emociones que produce cada uno. 


El ego produce emociones de nunca quererse dejar, no querer ceder y siempre ganar. 


Hace que nos auto engañemos diciendo que triunfamos, aunque eso sea una total mentira. 


Nuestro ego fue entrenado desde niños cuando en el colegio sufríamos alguna injusticia de parte de un compañero. 


Muchos llegamos a escuchar a nuestros seres queridos decirnos “no sea bobo, no se deje”. 


En ese momento nos daban ganas de tener ese compañero en frente y partirle el hocico. 


Hacerle pagar por lo que nos hizo. 


De hecho, cuando somos adultos y escuchamos la palabra bobo, esto puede evocar las mismas emociones del pasado. 


Yo he visto como gente, prácticamente se mata, cuando le dicen esa expresión estando en alguna confrontación. 


Respecto a la intuición, en el libro CCD se nos dice que un mensaje divino siempre nos viene con emociones de alegría, verdad y amor. 


Si algo te produce estas emociones, definitivamente ese es el camino a seguir, porque es un mensaje que proviene desde tu interior. 


Por eso mencioné anteriormente que, para mí, Gabrielito lindo es fácil distinguir estas emociones porque tengo práctica. 


Desde mi punto de vista, algo que puede ayudar mucho en este proceso es la meditación. 


Y de una vez te digo, meditar como todo al principio es difícil. 


Nosotros llevamos años permitiendo que nuestra mente haga lo que le dé la gran bendita voluntad. 


Es simplemente concentrarse en algo y apartar el resto de pensamientos. 


Quitarles importancia volviéndote a concentrar en ese algo. 


Digamos que vas a meditar y cierras tus ojitos, entonces decides pensar solo en tu respiración. 


Tal vez en los 5 primeros segundos todo irá bien, pero vienen imágenes mentales de la chica o chico que te gusta y te está haciendo “sufrir”. 


De la deuda que tienes que pagar y que adquiriste para chicanearle o alardearles a tus vecinos, etc. 


Cuando ocurre eso, tienes que restarles importancia a esas imágenes o pensamientos mentales y retomar tu concentración en la respiración. 


Y te soy sincero, yo no aguantaba más de 5 segundos concentrado en algo. 


Tenía tanto “ruido” mental que eso me impedía, como a la mayoría, reconocer una emoción de otra. 


Por eso mucha gente no sabe la diferencia entre estar triste y estar deprimido. 


El beneficio de meditar es que estás sacando la basura o ruido en el que permanece tu mente. 


Por eso es que la gente toma tan malas decisiones en la vida y le echa la culpa a los demás o a Dios por sus resultados. 


Una mente con mucho “ruido” metal siempre va a tomar decisiones basadas en el miedo. 


El miedo causa aceptación de lo que otros te digan y te convierte en una persona manipulable. 


Así que quiero animarte mediante esta información a dejar de ser tan sumiso, dócil y maleable. 


Nuestro ego nos impulsa a mejorar sin importar las consecuencias. 


Pero la sabiduría interior siempre nos va a impulsar a vivir con calidad.

Comparte:

lunes, 20 de diciembre de 2021

El peligro de las confrontaciones con los demás



El peligro de las confrontaciones con los demás

A la mayoría de nosotros nos educaron con el pensamiento, que tus parientes solo son aquellos que viven en tu casa. 


Es decir que cualquier persona que está fuera de tus 4 paredes, es un completo extraño o un aparecido. 


De cierta forma, esto hace que nuestras interacciones sociales sean más complejas de lo que deberían ser. 


La mayoría de personas, se les hace demasiado difícil entablar una conversación con un desconocido(a). 


Ahora ya sabes a que se debe esa parálisis mental que te ocurre cuando te enfrentas a esto. 


Pues literalmente eso es lo que ocurre en tu cerebro cuando intentas socializar con extraños. 


¿O acaso por qué no te atreves a ir al cine solo, a un bar o fiesta y conocer nuevas personas? 


¿Crees que quedarse un fin de semana solo en tu casa, es más cómodo para tu cerebro? 


Lamentablemente muchas personas pasan sus años así, hasta que llegan a viejos y sólo esperan que llegue la muerte por ellos para acabar con su soledad. 


O peor, esperan a que llegue el amor de sus vidas, tocando a su puerta, cual angelito trajeado con su maleta y el millón de dólares a darles felicidad. 


Todo esto causa una confusión y hace, como siempre, que culpemos a otros por nuestras desdichas. 


Así pues, al no tener una base para mis interacciones sociales no me arrimo a nadie, ni permito que se me arrimen. 


Como una especie de barrera emocional para que nadie entre en mi vida, ni mucho menos entrar en la vida de otra persona. 


Adicionalmente, el pensamiento general es “a mí me importa poco lo que diga la gente” o “la gente se puede ir a la M”, etc. 


Recuerda que no eres el único que siente eso. 


Automáticamente al expresarlo o sentirlo, la contraparte lo percibe y se defienden con las mismas emociones hacia ti. 


Y tal vez tú me digas en este momento “Gabrielito lindo, si la gente me odia eso no es problema mío. Eso me tiene sin cuidado”. 


Lamentablemente la vida no funciona así. 


Con esto quiero decir que las emociones al ser energía, no se van a destruir, sino que se transforman en algo. 


Recuerda lo que dictan las leyes de conservación de la energía, establecidas por el químico Antoine Lavoisier. 


“La energía solo puede cambiarse en otra forma, por tanto, nunca podrá destruirse ni crearse”. 


Esas emociones de odio se transforman en algo negativo para ti y las personas de tu entorno. 


Tal vez pienses que te estoy exagerando, pero en este momento se me viene a la memoria algo que podría explicarlo mejor. 


Esto sucedió con la selección nacional de futbol de mi país. 


En el año 2014 esta selección tuvo un desempeño sobresaliente en el mundial. 


A mi parecer el equipo actual está mucho mejor que en aquella época. 


A pesar de esto, las cosas no le están saliendo muy bien que digamos y puede incluso hasta quedar por fuera del próximo mundial. 


Pero todo comenzó a mediados de este año cuando estallaron una serie de protestas y caos social por decisiones del gobierno local. 


Ante esto, un jugador de otra selección hizo unas declaraciones sobre la situación. 


Esta declaración hizo que mucha gente le reclamara a los jugadores de mi país, porque guardaban silencio ante lo que pasaba. 


Como el silencio seguía adelante, mucha gente comenzó a decir “ojalá pierdan hpts”, “nunca más los volveremos a apoyar”, etc. 


Mira, las palabras dichas con tanta carga emocional, indefectiblemente producen cosas. 


Mucha coincidencia que en un grupo donde hay tanto talento y que en años anteriores no fallaban, hoy en día está de caída. 


Y no es solo un partido de futbol, es en la gran mayoría que ha estado pasando esto. 


Este equipo tiene en este momento ¡una mala suerte! 


Es por eso que nosotros no debemos dar estas cosas por sentado y olvidarlas. 


La mayoría de gente no escucha los mensajes externos. Lo que está malo a otras personas 


Sino que más bien optan por vivir su propia y mala experiencia para luego decir, “ah si, Gabrielito lindo tenía razón”. 


Mira, entre menos conflictos tengas tú con tu prójimo, vas a vivir mucho mejor. 


JAMAS subestimes el poder de las emociones. 


A todos nosotros se nos ha enseñado que somos menos. 


Que somos débiles, que no podemos, que no somos capaces, etc. 


¿Has notado que en general el ser humano es dócil, sumido y obediente con las órdenes que le dan? 


Eso no es casualidad, pues algo o alguien ha estado haciendo de las suyas desde hace mucho tiempo. 


Por eso tampoco es casualidad que la mayoría de personas no pueden cumplir sus sueños. 


Intentan hacerlo, y se quedan a mitad de camino sin terminar sus objetivos. 


Esto a parte de crear frustración, retroalimenta a tu cerebro con el “no soy capaz”. 


Así que nunca subestimes el poder de alguien que se ha ofendido contra ti. 


Tal vez eso no te haga efecto de inmediato. Pero con el tiempo esa energía de ira se convertirá en algo que se pondrá en tu camino. 


Una de las cosas que nos puede ayudar en esto, es el poder del carisma. 


Anteriormente ya hemos hablado de eso en el tema Cómo tener carisma e influir sobre los demás


El carisma te ayuda no solo a acercarte a las personas, sino a conectar emocionalmente con ellas. 


Entre más conexión tengas con otras personas tu vida se desarrolla más fácil y sobre todo prospera más. 


Además, no hay nada mejor en esta vida que pasar por cualquier parte y ver cómo la gente te saluda con alegría y entusiasmo. 


Y estoy seguro que en este momento tú me debes estar diciendo “pero Gabrielito lindo, tú tienes este canal y mucha gente te conoce y por eso son amables y se acercan a ti”. 


Mira, aunque no lo creas, la gente de mi localidad no tiene ni la menor idea que tengo este canal. 


Eso me lo he ganado poco a poco y paso a paso con la gente que me rodea. 


Cuando yo llegué a mi ciudad actual, mucha gente me miraba hasta mal. 


Es lógico que uno siendo alto, musculoso, atractivo y con dinero, produzca envidia en muchos. 


¿Y sabes que era lo que yo hacía?, en vez de ponerme a pelear con ellos y decirles “¡qué me miras!”, les respondía con una sonrisa y los saludaba. 


De forma instantánea, sus caras cambiaban de semblante, sonreían y me respondía el saludo. 


Mis vecinos no me quieren porque sea “famoso”, o que yo me la pase haciéndoles donaciones. 


Más bien ellos me dan obsequios o me invitan a sus casas a comer. 


Y lo único que yo les entrego es una sonrisa y un cálido saludo. 


Así que quiero animarte mediante esta información a ser muy cuidadoso con el trato que tienes hacia las personas. 


Prueba este método y sonríeles de forma sincera. 


Finalmente esa emoción que vas a producir en ellos también se convertirá en algo muy bueno para ti.

Comparte:

lunes, 13 de diciembre de 2021

Cómo dejar los apegos



Cómo dejar los apegos

En la etología, un apego es una vinculación afectiva intensa, duradera y única que se desarrolla entre dos seres vivos. 


Esta condición no solo es posible entre los seres humanos, sino también entre los animales. 


Y podríamos decir que también se presenta entre razas. 


Tal es el vínculo que se puede llegar a desarrollar con las mascotas, que muchos los tratan como sus hijos. 


Incluso, uno puede observar como las mascotas se comportan como niños mimados y caprichosos. 


Pero hay que aclarar que este tipo de vinculación afectiva se forma por la reciprocidad. 


Para nada me parece negativo, sino por el contrario, es algo muy natural que tú al sentir mi amor, también me respondas con ese mismo amor. 


Esto es similar cuando estoy en un sitio público y deseo ser atendido rápidamente. 


Trato a toda persona que me encuentre con mucho amor y respeto y exactamente eso recibo de ellos. 


Desde mi punto de vista a través de estos años de observatorios e investigaciones sobre este tema, los apegos son más bien algo negativo. 


Su origen no tiene que ver con la reciprocidad, sino con la negación de las realidades. 


Por ejemplo, hay realidades bastante impactantes e inevitables como la muerte. 


De hecho, siempre he visto como las personas intentan “chantajear” la Vida diciendo cosas como “si a mi ser querido le pasa algo, yo me voy con él”, etc. 


Mira por más que llores, pelees o patalees, la muerte es algo que a todos nos va a alcanzar en algún momento. 


Entre más niegues este proceso, más apego se va a generar sobre esa persona, animal o cosa que no quieras perder. 


Y finalmente cuando esto ocurra, ¿adivina quién va a ser el perjudicado por el dolor emocional? 


Y atención, no te estoy diciendo que actúes como una persona incendiaria que se recrea pensando en la muerte de un ser querido. 


Eso es de masoquistas. 


Lo que yo hago referencia es que, al tener una consciencia de muerte, automáticamente tu conciencia de vida será más latente. 


Con esto quiero decir que, si aceptas que tienes poco tiempo, vas a vivir diferente porque intentarás aprovechar al máximo ese poco tiempo. 


Vas a vivir con mejor calidad para poder aprovechar al máximo tu tiempo con esa persona que te importa tanto. 


Te quiero hacer una pregunta. Por ejemplo, ¿cuántas veces has dejado de usar un perfume, ponerte un traje o vestido, guardándolo para una ocasión especial? 


¿Y qué pasa si esa ocasión especial nunca llega porque partiste antes? 


Este mismo punto de vista ocurre con el dinero. 


Acumulamos por años y no lo gastamos esperando un futuro que no sabemos si vamos a tener. 


Y nuevamente no mal interpretes mis palabras. 


No te estoy diciendo que seas irresponsable y salgas desesperado a comprar de todo. 


Desde niño he escuchado un dicho popular que reza “ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”. 


Esto quiere decir que todos los extremos son negativos para nosotros. 


En realidad, actuar de esta forma, tiene que ver con la mentalidad de abundancia. 


Mira, nosotros actuamos o dejamos de actuar basados en el temor. 


En el caso de acumular para el futuro, estamos basándonos en el miedo que en un posible futuro no tendremos y esto nos ayudará. 


En el caso de la vida, no sabemos cuánto tiempo tenemos por delante y por miedo respondemos con apegos emocionales. 


Una mentalidad de abundancia incluye confiar en los procesos de la Vida. 


Vivir cada día al máximo, cosa que al terminar la noche diga “valió la pena este día y me lo disfruté”. 


Así que quiero animarte, mediante esta información a aceptar las cosas como son para que aprendas a disfrutar la vida. 


Recuerda que entre más neguemos algo, más disfuncional nos volvemos y, por lo tanto, mayor sufrimiento tendremos.

Comparte:

lunes, 6 de diciembre de 2021

La importancia de soltar el resentimiento



La importancia de soltar el resentimiento

La mayoría de nosotros tenemos en claro que es el resentimiento, hablando emocionalmente. 


Pero si nos vamos al significado, la sola palabra nos define totalmente lo que esto significa. 


Es decir, que esta comienza por el prefijo griego “re” que significa volver a. 


Es por eso que un resentimiento es como viajar en el tiempo donde ocurrió un evento. 


Este evento, indefectiblemente está asociado a algo negativo. 


Por ejemplo, si tuvimos una experiencia muy agradable y romántica con alguien, no hablaríamos en este caso de “re-sentimiento”, sino de “re-cuerdo”. 


Al “viajar” en el tiempo, nuestro cerebro tiene la capacidad de volver a generar los mismos químicos que dispararon esas emociones negativas. 


Si quieres probarlo por ti mismo, intenta recordar un evento pasado y negativo con una persona. 


Para no ir más lejos esto suele suceder mucho en los conflictos del tráfico vehicular. 


Digamos que, si hemos estado a punto de sufrir un choque contra otra persona, en la mañana, podemos pasar todo el día pensando en ella. 


Y hasta repitiéndonos “y si le hubiera dicho esto” o “¡es que se cree dueño de la calle el muy hijo de su madre!”, etc. 


Incluso si eso ha pasado ya hace mucho tiempo, nuestro cerebro tiene la capacidad de recrear las mismas emociones de ira. 


El resentimiento tiene la capacidad de permanecer oculto por un tiempo, pero siempre estar allí presente. 


Esto puede durar décadas o si lo permitimos, una eternidad. 


Un ejemplo de la perdurabilidad de esto fueron los eventos que ocurrieron en el año 1982 durante el conflicto de las Malvinas. 


Mira, a la fecha aún permanecen heridas de ese conflicto absurdo. 


Y para no ir más lejos en mi país, a mediados de este año que tuvimos una serie de protestas, se gestó una herida tan profunda que esto puede tardar bastante tiempo en sanar. 


A manera de resumen, sobre esta situación, mucha gente salió a protestar por decisiones sobre los impuestos tomadas el gobierno. 


Las personas se envalentonaron y se activaron los egos de ambos bandos. 


Es decir, yo no me voy a dejar. 


Por supuesto, el gobierno utilizó la fuerza pública para controlar esto, porque habían personas que aprovecharon el caos para delinquir. 


Y era obvio que la población civil desarmada iba a sufrir la peor parte. 


Sobre todo, porque muchos agentes de la ley abusaron de su poder de repeler y controlar disturbios. 


Por ejemplo, en algunos sitios donde había personas que ni siquiera participaron, se vieron atacados por gases lacrimógenos. 


Bebés, ancianos enfermos, mujeres en embarazo, mascotas sufrieron la peor parte. 


Esta situación hizo que a nivel general se creara un resentimiento ante el abuso del poder. 


Tan grande fue esta sensación que el mismo gobierno intentó cambiar el uniforme de los agentes de la ley por otro color. 


Esto para tratar de desvirtuar las emociones que produjo cada enfrentamiento. 


Lamentablemente la situación ya se produjo y el daño que esto ha causado emocionalmente ha sido tan grande que pueden pasar décadas para olvidar esto. 


Incluso en redes sociales se llegó a compartir un vídeo de una pequeña de unos 6 años montando en su bicicleta. 


A lo lejos llega a divisar a unos agentes de la ley y la niña sale corriendo aterrorizada como si hubiera visto al demonio. 


En el barrio donde yo vivo, es considerado un barrio de agentes de la ley, pues el comando principal está muy cerca. 


Y he podido observar cómo la gente los ignora como si no existieran. 


Evitan pasar cerca de ellos y hasta estos mismos ya no se atreven a saludar a las personas para que no los “dejen en visto”. 


Esta misma situación ocurre dentro de las parejas. 


Anteriormente nuestras abuelas daban todo por sostener un hogar estable para sus hijos. 


Pero el resentimiento con que vivieron fue un precio demasiado alto con el que pagaron. 


Podemos decir que hoy en día los matrimonios son más “frágiles” porque nadie quiere aguantarse nada ni ceder, y esto está bien. 


Soy partidario no de no llevarle los caprichos a nadie. 


Aunque las parejas se separan, se nota que mantienen un resentimiento terrible. 


Te has puesto a pensar si una persona “dejó” de importarte, ¿por qué te “amarga” las emociones, cada vez que te la encuentras? 


Es porque esa persona aún sigue siendo demasiado importante para ti. 


Digamos que vas por la calle y un desconocido te tropieza. 


La persona se disculpa y sigue adelante y lo mismo haces tú. 


¿Quedas pensando en esa persona o te olvidas de ella? 


Es obvio que te vas a olvidar de ella porque no significa nada para ti. 


¿Por qué un ateo le arde que le hablen de Dios? 


Porque sigue siendo una figura importante para él. 


Y tal vez en este punto me estés preguntando, “¿pero Gabrielito lindo, es posible soltar ese resentimiento y cómo?” 


Si claro, es posible con el perdón. 


Pero no que te perdone el otro(a) sino el perdón a ti mismo por permitir ese odio en tu corazón. 


Mira, hay que aceptar que las otras personas no son perfectas. 


También se equivocan al igual que tú. 


¿Crees que el otro(a) no tiene que lidiar con la culpa de lo que ha hecho? 


Cuando comienzas a ver que todos recibimos una factura por las cosas que hacemos, dejas de tener ese bendito sentido de justicia. 


En el cual tienes la sensación de querer equilibrar la balanza por el daño que te hicieron. 


Muchas personas aconsejan en estos casos y sobre todo en las relaciones románticas, aplicar el famoso contacto cero. 


Desde mi punto de vista, el contacto cero con esa persona es una especie de “castigo” que le estarías aplicando. 


¿Es tan imprescindible esa persona en tu vida que tienes que darle una lección? 


Mira, cuando alguien ha cometido un error contigo, y te ofendes, esto tiene que ver más con tu interpretación personal de los hechos. 


¿Acaso la meta de todos nosotros no es vivir en paz y armonía con nuestro entorno? 


Por más conflictiva que sea una persona, su deseo es vivir bajo estas condiciones. 


El que busque “problemas” tiene que ver más con la atención que necesita que otros le presten. 


Pero en el momento en que pudiera sentir que ya tiene esa atención y dedicación, esta persona buscaría la armonía y paz con sus semejantes. 


Así que quiero animarte, mediante esta información, a abandonar ese dolor moral y destructivo del resentimiento. 


Esta vida es demasiado corta y agradable como para perder años pensando en lo que pudo ser y nunca fue.

Comparte:

Donaciones

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones Telegram

Telegram
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu Telegram:

Ingresa a:
t.me/autopoder1
t.me/IngenieroGabrielSalazar

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2021. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook