Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 26 de octubre de 2020

Perdonando para sanar



Perdonando para sanar

El perdón se define como la acción de vivir con un recuerdo, disculpando a otro que te haya ofendido y renunciando a vengarse o a reclamar un justo castigo o compensación.


La verdad eso suena muy bonito, pero con toda honestidad, ¿sientes capacidad para llevarlo a la práctica?


Yo creo que todos hemos experimentado el dolor causado por otros.


Este dolor no necesariamente ha sido producto de algo planeado.


Pero cuando alguien intencionalmente lo hace, qué difícil es perdonarlo.


¿Pero crees en verdad que el perdón sirva para algo?


Mediante estos años de investigaciones, laboratorios y observatorios acerca de este tema, me he podido dar cuenta que el perdón no se debe forzar.


Con esto me refiero que no todo el mundo nace con esta capacidad de perdonar.


Por ejemplo, en mi caso, se me hace bastante complejo perdonar una ofensa.


Durante toda mi vida he escuchado que las personas bajo el signo zodiacal de Escorpión tienen la tendencia a esto y a ser vengativos.


En otras palabras, no somos tan nobles como el resto de signos, sino que tenemos un sentido innato de justicia, de equilibrar la balanza de todas las situaciones.


La verdad te confieso que acerca de estas cosas no es que yo las crea mucho que digamos.


Pero te puedo confirmar que es como si estuvieran describiendo mis emociones respecto al perdón.


Y hay que agregarle que crecí con la idea de un Dios colérico y vengativo, que castiga hasta la tercera y cuarta generación en el caso de los que no son sus amiguitos.


Es por esto que hago referencia a que el perdón no debe ser algo que sea impuesto, pues de lo contrario se estaría echando más fuego sobre las brasas.


¿Quiere decir que una persona que no pueda perdonar es mala y está condenada al fracaso?


Esto depende de que tan nocivo considere una persona sus emociones.


Por ejemplo, desde mi lado, me llegué a sentir mal por esto en el pasado.


Pero en cierta ocasión entendí que a pesar de mis “fallas y pecados” la Vida me sigue amando tal como ama a los que no son vengativos.


Mira, no importa quien seas tú, ni que haces, pero si observas la vida a todos nos da por igual las mismas condiciones para desarrollarnos en nuestro entorno.


¡Nadie amanece con 25 o más horas para hacer sus tareas en el día!


Todos tenemos las mismas 24 horas, el mismo aire, la misma sensación de hambre, el mismo cansancio, etc.


Ya de nosotros y lo que pensemos interiormente es lo que determina que vamos a hacer en ese tiempo.


Quizás consideres que no tienes el dinero, tiempo, salud, etc., suficiente para hacer tu vida como quieres.


Lamentablemente el camino que muchos hemos escogido para “solucionar” esto es la queja.


Quejarse no sirve de nada, salvo para producir malestar y rechazo sobre las personas que nos rodean.


En cambio, analizar qué es lo que estoy haciendo para obtener los resultados que no me gustan, es algo totalmente diferente.


Y más importante, sería responder, cuál será el plan para cambiar eso que no me gusta.


Respecto a esto, hace unas semanas estaba reunido con un grupo de amigos.


La conversación se basaba en el tema del perdón y cómo esto podía sanar cualquier cosa.


Uno de estos amigos mencionó que para poder sanar una enfermedad tuvo que perdonar esta.


Y allí se me ocurrió preguntarles si era válido esto para una persona que estuviera en la bancarrota, perdonar la escasez.


Me respondieron que si y que para cualquier situación era válido el perdón.


Una persona que estaba allí se puso de ejemplo respecto al tema económico.


Decía que desde que perdonó la falta de dinero en su vida, siente que nada le hace falta y todo lo tiene.


En ese momento entendí que el perdón no debe ser para las personas que te han hecho daño.


En realidad, la importancia del perdón es para sanarnos a nosotros mismos y reparar cualquier situación que consideramos desagradable.


Allí fue cuando pensé: “vea pues, que interesante!” y hasta ganas de perdonar me comenzaron a dar XD.


Y antes de que me preguntes, en cuanto tiempo se tarda una situación que se ha perdonado en cambiar, recuerda que eso es bastante relativo.


Estamos hablando del factor humano y con esta variable, cualquier cosa puede pasar.


El hecho es que ahora que sabes esta información comienza a repetir en tu mente y de forma constante, perdono esta situación X o Y que me molesta.


Te aseguro que cuando menos lo esperes, tu vida se volverá un milagro, pues estarás colocando paz entre la guerra que siempre has llevado en tu interior.


Así que te animo mediante esta información a cambiar lo que no te gusta, usando el perdón de esa situación.


Ten presente que la vida no viene hacia ti, sino que proviene de tu interior.


Si este está en paz, tu vida estará llena de bienestar.

Comparte:

lunes, 19 de octubre de 2020

El problema de los consejos de terceros



El problema de los consejos de terceros

Todos hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas consejos de terceras personas y nos ha ido bien.


Sin embargo, no hay nada más triste que recibir un consejo y posteriormente te vaya mal, cuando lo acertado era lo que tu corazón te estaba diciendo.


En realidad, el problema de los consejos no es su fuente, sino la duda que nos ocasiona entre un tercero y la propia voz interior.


Desde niños nos enseñaron a dudar de nuestra propia sabiduría.


Los que ya no somos tan jóvenes, podemos recordar cuántas veces no nos mandaron a callar por meter la “cucharada” en las conversaciones de adultos.


Poco a poco fuimos comprendiendo que los adultos sabían más, así estuvieran diciendo burradas.


Y que nuestra voz interior o nuestra intuición tenían menos peso que la voz de estos expertos.


Por supuesto, no creo que eso ocurra con los niños de hoy en día.


Y tal vez por eso los jovencitos en la actualidad se atreven a más y realizan cosas que para nosotros a esa edad, eran imposibles.


Claro está que hoy en día también se ve de todo y muchas personas a pesar de lo avanzados que estamos no están teniendo una comunicación intrapersonal buena.


Esta situación hace que muchas personas por malas decisiones hayan arruinado sus vidas.


Y no conformes con esto, he visto cómo han colaborado a la ruina de otros, por medio de sus consejos malintencionados.


Vamos a ser totalmente sinceros, pero el ser humano por la naturaleza de su ego, no quiere que otros estén mejor que él.


A lo mucho que a sus amigos les vaya bien, pero no tanto que opaquen sus triunfos.


Es por eso que de cierta forma se puede ver guerras en redes sociales, batallando por quien tiene más o viaja más o se puede comprar más.


Personalmente he visto como entre amigas se dan “buenos consejos” y esto ha afectado posteriormente su relación de pareja.


Y esto no solo se ve entre mujeres.


Conocí el caso de dos amigos que se querían mucho.


Secretamente uno de ellos le gustaba mucho la chica del otro.


Cada vez que ella lo llamaba o le preguntaba cómo estaba, el otro amigo le decía que no se dejara manipular, que no fuera bobo, etc.


En todo caso su “amigo” buscaba que entraran en conflicto para que esta relación se fuera al tarro de la basura.


Posteriormente aprovechar la soledad de la chica y allí caerle con toda en su conquista.


Si tomamos en cuenta esta pequeña historia, ¿puedes ver la magnitud del riesgo que puedes estar corriendo al seguir consejos de terceros?


En realidad, por muy bueno amigo(a) que te parezca una persona, no tienes como comprobar sus intenciones al darte un consejo.


Y no te estoy diciendo que vivas tu vida en desconfianza con todo y todos en el planeta.


Pero tampoco debes ser tan crédulo y servirte en bandeja de plata a los deseos de terceros.


Yo creo que el punto de equilibrio de todo está en evaluar tanta información como te sea posible.


Con esto quiero decir que primero debes escuchar tu voz interior.


Posteriormente evaluar los consejos que te están dando terceros.


Finalmente comparar si tu voz interior concuerda con lo que te pueda estar aconsejando alguna persona.


La mayoría pensamos que la voz interior es similar a como me estuvieras escuchando en este momento.


Ojalá fuera de esa forma tan clara, pero esto es algo más sutil.


Se le dice voz interior, comunicación intrapersonal, pero en realidad se trata de las emociones que te produce algo en lo que estás centrando tu atención.


Todo produce emociones. El problema es que estamos tan acostumbrados a ignorar nuestras emociones porque eso nos enseñaron.


¿A cuántos de nosotros nos enseñaron a no llorar?


¿O también a ocultar nuestro llanto por miedo a que nos vean como débiles?


¿Sientes vergüenza cuando tus lágrimas salen viendo una película que ha tocado tu corazón y prefieres que nadie te vea haciéndolo?

Esto prueba el condicionamiento al que has estado sometido por parte de las personas que te rodean.


Y no te estoy diciendo que las personas que te enseñaron esto sean malas.


Al contrario, son personas bien intencionadas, pero mal informadas que intentan “protegerte” y que no te veas débil mentalmente.


¿Quieres escuchar tu voz interior?


Aprende a aceptar todas tus emociones siempre que interactúes con cualquier persona o cosa.


Quizás me digas en este momento que no sientes nada.


En realidad, eso que llamas nada, es paz mental.


Aprende a disfrutar eso y buscar que cosas te producen esa paz mental para que puedas repetirlo constantemente en tu vida.


Si algo te produce enojo, aprende a reconocer también.


Reconocer emociones como el enojo, la envidia, los celos, la venganza, así te hayan enseñado que es incorrecto, en realidad en muy beneficioso.


Entre más niegues o intentes ocultar algo, más disfuncional te vuelves pues esas emociones que no te gustan van agarrando mucha fuerza en ti.


Por ejemplo, en mi caso, habrás notado que en videos anteriores he dicho que soy egoísta, envidioso, celoso, vengativo, etc.


Entre más negara esto, más fuerza puede llegar a tener en mi interior y perjudicarme.


De hecho, en cierta oportunidad una persona me llegó a decir que yo no era egoísta porque compartía esta información que le estaba ayudando.


Si yo negara esto constantemente, de seguro no estarías viéndome hablar aquí.


Así que quiero animarte mediante esta información a encontrar el equilibro entre los consejos de terceros y tu comunicación intrapersonal.


Solo de esta forma puedes seguir tu verdadero camino que es el bienestar y la felicidad.


Con el tiempo, te darás cuenta que ya no necesitarás los consejos externos, sino que toda la sabiduría se encuentra en tu interior.

Comparte:

lunes, 12 de octubre de 2020

El atractivo de lo prohibido



El atractivo de lo prohibido

Hace muchos años, cuando aún era un jovencito tuve la oportunidad de hablar con 3 personas adultas sobre temas de disciplina y comportamiento.


Ellos, a pesar de ser unas personas maduras, no tomaban sus decisiones por la experiencia, sino basada en la información de terceros.


Supongo que esto se debía a que seguían fielmente sus creencias religiosas y pensaban que era incorrecto basarse en su propio raciocinio.


Estos amigos proponían que era muy importante seguir normas.


A lo cual me citaron la historia del origen del hombre en la tierra que por desobedecer un mandato cayó en desgracia.


Yo les decía que, desde mi punto de vista, no me parecía correcto “prohibir” cosas a las personas, pues era un hecho que para el ser humano lo prohibido era deseable.


De hecho, si tú le dices a un niño que no toque X cosa o NO haga tal otra, de seguro saldrá corriendo a hacer eso cuando no lo veas.


Incluso algunos de estos niños, que no son tan “angelicales” como somos algunos pocos en este planeta, no esperan a que te vayas para correr de inmediato a violentar tus prohibiciones.


Respecto al origen del hombre que narra uno de los textos sagrados de la humanidad, no es nuestra competencia juzgar su veracidad o mitología.


Yo pienso firmemente que en todas las historias, leyendas o mitos no es importante la realidad, sino la enseñanza que puedes sacar para incrementar tu sabiduría.


Cuenta esta historia que había una serpiente muy astuta.


Tan astuta que atacó a sus víctimas por sus vulnerabilidades.


Por ejemplo, dice que su primera víctima no fue el hombre, sino la mujer.


Y esto no porque la mujer tenga mas o menos inteligencia que el hombre.


Sino porque la mujer es más ambiciosa que el hombre respecto a la vida.


La mujer se preocupa más por salir adelante y es más organizada que este.


En cambio, el hombre fue atacado después por el propio atractivo de la mujer.


Los hombres somos mas visuales, nos atrae más el físico, que los métodos.


Así pues, podemos ver que esta “serpiente” supo dónde atacar a cada uno.


Como dato curioso, y saliendo un poco de este tema, aquí fue donde me di cuenta que el ser humano a nivel general es “mongólico”.


A esta pareja le dijeron que podía comer de todos los árboles, menos de uno.


Entre la mayoría que podían comer se encontraba el árbol de la vida eterna.


Y pues como sabemos esta parejita como que poca comunicación y organización tenían porque salieron corriendo a comerse el que les habían “prohibido”.


Así pues, vemos que, según esta historia, leyenda, mitología o como prefieras llamarla, nos deja en claro que nos seduce lo prohibido.


Es por eso que nos atrae más la mujer casada, la prohibida.


De hecho, en una oportunidad que iba en un taxi, el conductor que estaba que se hablaba, me contó que el salía con una mujer casada.


Afirmaba que le encantaban las mujeres en esa situación porque de cierta forma sentía placer del sufrimiento del marido.


En el ámbito político también se ha visto este fenómeno.


Si recuerdas, el caso de Nelson Mandela cuando salió de la cárcel, se hicieron las primeras votaciones en muchos años.


A estas acudieron millones de personas y ¿adivina por qué?


En cambio, en mi país, que no existen prohibiciones en la actualidad para hacerlo, muchos de nosotros somos apáticos ante esto.


Prácticamente se le ruega a la mayoría que salgan a hacer uso de su derecho a elegir representante.


Y estoy seguro que el día que se prohíba, allí si va a salir todo el mundo a querer hacerlo, cuando ya no se puede.


Y quizás digas en este momento, “¡ese Gabrielito si es exagerado!”.


Si no me crees mira lo que pasó en la cuarentena.


La gente le prohibieron salir y se pasaron por el “forro” las restricciones.


Personalmente vi a gente que nunca hacía deporte o hablaban que esto era una pérdida de tiempo, salir felices a practicarlo.


Incluso algunos se sometieron a pagar multas por salir en horas “prohibidas”.


Aquí es donde nos salta la pregunta, ¿por qué es tan atractivo lo prohibido?


Básicamente es por el desafío y los químicos que se generan en nuestro cuerpo en ese momento.


La adrenalina que se produce en nuestro cuerpo puede ser muy adictiva.


Mira el caso de las personas que practican deportes o actividades de alto riesgo.


Uno puede pensar que no aman la vida, pero si le preguntas a uno de ellos te dirán que lo hacen para sentirse vivos.


Sabías que exactamente esto mismo debemos hacer cuando "la vida" o una persona en concreto nos "impide" alcanzar alguna meta importante para nosotros.


Por ejemplo, ¿qué deberías hacer ante las limitaciones económicas?


¿O cualquier otra limitación que sientas que te han impuesto?


Exactamente tomarla como algo prohibido, como un desafío que tienes enfrente.


Y así como muchas veces te has saltado restricciones por lo atractivo de desafiar la limitación, así mismo debes cumplir tus sueños.


De esta forma, quiero animarte a mirar tus sueños y objetivos en la vida.


Como una prohibición que algo o alguien te impone para seducirte a que la alcances.

Comparte:

lunes, 5 de octubre de 2020

En búsqueda de la felicidad



En búsqueda de la felicidad

Todo el mundo afirma que su objetivo es la felicidad.


Pero también hay que reconocer que somos unos auto saboteadores profesionales.


Muchas veces tenemos la felicidad allí en frente de nosotros y hacemos cosas para alejar esta felicidad.


Luego estamos recordando los buenos tiempos cuando éramos felices y no lo sabíamos.


A pesar de esto, buscamos por diferentes medios llegar a ser felices.


Algunos lo hacemos mediante posesiones materiales, como el dinero, un auto, una casa, una empresa, etc.


Otros buscan la felicidad en el amor, al procurar tener la pareja ideal que los “llene” con mucho cariño.


Quizás para otros la felicidad sea estar sanos y/o ver a las personas que aman, disfrutar de una excelente salud.


El RAE por ejemplo define la felicidad como un estado de grata satisfacción espiritual y física.


Y aquí podemos ir comprendiendo porque buscamos la felicidad al tener salud, dinero y amor, pues estos tres, llenarían estos aspectos espirituales y físicos.


Pero el RAE también define la felicidad como ausencia de inconvenientes o tropiezos.


Irónicamente y en muchos casos, la búsqueda de la felicidad mediante la salud, el dinero y/o el amor, nos puede llevar a conflictos y a encontrar su contrario que es la infelicidad.


Como vimos anteriormente, mediante nuestro sistema nervioso podemos experimentar tanto el placer, como el dolor.


Por muy extraño que parezca la mayoría de personas eligen el dolor.


Y tú te puedes estar preguntando en este momento, ¿por qué alguien haría esto? ¡Seguramente debe estar loco!


Inconscientemente estamos haciendo esto, pues hemos aprendido que sólo lo que conlleva esfuerzo, trabajo y sacrificio, incluido el dolor es digno de valorarse.


Es decir que a mayor esfuerzo y dolor que hayamos tenido que pasar, más orgullosos nos sentiremos de haberlo logrado.


O sino mira por ejemplo el caso que ocurre con los deportes.


Supongamos que eres amante del fútbol y tu equipo favorito está participando en un torneo importante.


Si este llega a ser campeón, pasando por encima de todos los rivales con derrotas humillantes, te sentirás bien, orgullo de tu buen equipo.


Pero no será la misma felicidad o satisfacción, si el triunfo fue ante rivales que dejaron su alma en la cancha y se la pusieron casi que imposible a tu equipo para ganar.


Otro caso es el de las relaciones platónicas o también los amores prohibidos.


Yo he visto como personas que se anhelaban, cuando era prohibido, en el momento en que tienen libertad para elegir, automáticamente se acaba la pasión.


En fin, estos ejemplos de lucha nos encantan porque nos hacen ver posible que nosotros, a pesar de las dificultades, también podemos lograrlo.


A través de estos años de investigaciones y laboratorios sobre las emociones y el pensamiento humano, he podido concluir que los epicúreos fueron los que “dieron en el clavo” en este aspecto.


Los epicúreos probablemente han sido las personas mas inteligentes que han pisado este planeta.


Seguían las enseñanzas de Epicuro de Samos, un filósofo griego del siglo IV a.C.


Este proponía la búsqueda de la felicidad, mediante la búsqueda de placeres inteligentes, la ataraxia (que es vivir totalmente tranquilo), y las buenas relaciones con todos sus semejantes.


¿O acaso no te parece inteligente vivir de esa forma, en bienestar total donde disfrutas de todo lo que te rodea?


Lamentablemente nosotros no solo vemos el placer como pecado, sino que también lo asociamos a este.


Y no nos basta con esto, sino que buscamos “placeres” que nos perjudican.


¿O dime de qué manera un “placer” como fumar puede ayudar a una persona alcanzar la felicidad?


Tomar en exceso, fumar, comer en extremo, ejercitarnos hasta sufrir lesiones, por más que nos guste, no son placeres.


Si le preguntas al alguien, por ejemplo, por qué fuma, apuesta su dinero o extralimita sus actividades, si eso lo perjudica, no te sabrá responder.


Las diversiones y/o placeres no son malos. El problema está en los extremos.


Por eso existe un viejo dicho que reza: “Ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”.


Y aquí debemos hacer una aclaración respecto al bienestar.


Existe una gran diferencia entre buscar la comodidad y buscar el facilismo.


El facilismo es obtener las cosas a razón de nada, porque si, solo por cuota, sin tener talento o trabajo previo.


Siendote sincero, nada en esta vida te va a llegar frotando una lámpara.


Ni tampoco va a llegar un angelito vestido de traje y con la maleta del millón de dólares a decirte, “toma y se feliz”.


Para vivir en bienestar requieres trabajo y es un trabajo inteligente, como la búsqueda de placeres inteligentes que propone el epicureísmo.


Pero a los seres humanos nos encanta complicarnos la vida. Esto al parecer lo llevamos en nuestro ADN.


Por eso quizás me gusta tanto el postulado científico conocido como la Navaja de Ockham.


Este fue un concepto metodológico y filosófico que se le atribuye al fraile Guillermo de Ockham.


Este dice palabras simples: “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”.


Para entenderlo mejor, imagina que tienes un problema a resolver.


Pero también existen múltiples soluciones, entonces la solución más acertada será la más simple de todas.


En condiciones normales, nosotros vamos de un lado a otro, damos explicaciones, justificaciones y al final optamos por lo difícil.


Así que quiero animarte mediante esta información a buscar la felicidad que ya tienes en frente tuyo.


¿Qué estás esperando para ser feliz? ¿Sacarte la lotería, ir al cielo o un milagro?


La vida es aquí y ahora. Ser feliz es tu obligación pues para eso el mundo te está dando todos los días, agua, alimento, caricias, besos y amistad.

Comparte:

lunes, 28 de septiembre de 2020

Cómo se validan las creencias



Cómo se validan las creencias

A inicios del siglo 21 escuché por primera vez que todo lo que pensamos y mantenemos en nuestra mente tiene la tendencia a volverse real.


Sin embargo, cuando investigamos estos temas, a partir de los años 60 se comenzó a hablar que la mente puede crear y alterar la materia.


Mi hermano mayor aún recuerda que a la edad de 5 años mi señor padre nos decía frases tales como “la mente puede controlar todo”, o también “cerebro vs músculo”, haciendo referencia a que la mente era más fuerte que el cuerpo.


De hecho, cuando era niño, pude experimentar lo cierto de esta afirmación con un juguete “prohibido”.


Con esto me refiero que, por aquellos años, cualquier juguete bélico no estaba permitido en mi hogar.


Sin embargo, existía un juguete de este tipo que se lo había visto a otros niños.


A pesar de que era “imposible” para mi llegar a tenerlo, soñaba con este, me imaginaba que lo tenía y hasta ideaba formas de usar otros objetos para emularlo.


La sorpresa que me llevé por ver a mi señor padre llegar con este juguete estuvo alucinante.


Años más tarde, ya cuando estaba en la pubertad, llegó a ocurrir algo similar con otro objeto, pero esto ya no era algo bélico.


Sin embargo, antes de tenerlo buscaba recortes de este objeto en la prensa, imaginaba que lo tenía y cómo me sentiría cuando lo tuviera en mis manos.


Estoy seguro que tú mismo habrás experimentado este tipo de cosas en tu vida, tanto con cosas que consideras pequeñas, como con cosas más “grandes” y extraordinarias.


Esto no es magia. Todo esto tiene su lógica, y como puedes observar se trata de unir pensamientos con emociones y si le agregas imaginación, en este caso la “magia” de la vida te puede sorprender.


Sin embargo, a través de estos años de observaciones y laboratorios he podido notar que esto tiene un trasfondo más oscuro.


Con esto quiero decir que aquí interviene mucho nuestro ego para “ayudarnos” a cumplir nuestros deseos.


Si eres seguidor de este blog hace un buen tiempo, habrás aprendido que el ego no solo cumple la función de ayudarnos a encontrar nuestra valía en el mundo, sino también el derecho al triunfo en todo.


Es por eso que tienes la sensación siempre de ganar una discusión, competir con los demás y de ser posible ganarles con sus propias herramientas.


Esta es la razón por la cual, con tal que nuestro ego triunfe o tenga la razón, inconscientemente podemos hacer uso de nuestro poder interior y cumplir nuestros deseos.


¿Quiere decir que esto es malo? Si lo miramos desde el punto de vista que el fin justifica los medios no es necesariamente malo.


Al fin y al cabo, si una meta te lleva a la felicidad, esto será muy bueno, pues ese es el objetivo de la Vida.


El problema está es que en ese proceso pasemos por encima de otros provocándoles dolor.


Al final, como vimos en el tema anterior, VIVIENDO CON JUSTICIA, la Vida, tarde o temprano te borrará la sonrisa por el triunfo que has obtenido.


Así pues, nuestras creencias pueden llegar a cumplirse para validar nuestro ego.


Esto es un arma de doble filo pues si una persona es negativa, también se dará el caso que sus “sueños” de sufrimiento se hagan realidad.


Por ejemplo, hace años conocí una persona muy exitosa en las finanzas.


Yo la veía como una persona muy feliz y segura de sí misma.


Pero en una oportunidad hablando con ella, me dijo que no era tan feliz como aparentaba.


Afirmaba que sentía que las personas se le acercaban únicamente por su éxito financiero y que solo buscaban sacar provecho de su dinero.


Este era su mayor temor, su creencia y, por lo tanto, adivina ¿con qué clase de personas mantenía?


Exactamente la mayoría de personas que conocía buscaba sacar un provecho económico de ella.


A medida que fue pasando el tiempo, esta persona fue cambiando de expectativas, ¡cuando me conoció claro está! 😁 Y sus relaciones mejoraron notablemente.


Se dio cuenta que cada quien es responsable por lo que piensa y se dedicó a pensar mejor de las personas que conocía.


Como te podrás dar cuenta, buscamos validar nuestras creencias para decir de forma inconsciente “yo siempre tengo la razón”, así estas sean positivas o negativas.


Ya que sabes todo esto, ¿puedes ver la importancia de tener ideas, pensamientos y metas siempre en positivo?


¿Ves la importancia de creer en ti mismo(a), así te hayan enseñado y lleves mucho tiempo creyendo lo contrario?


Así que quiero animarte, mediante esta información a cambiar con todas tus fuerzas creencias que están haciéndote daño.


Lo que vivimos se siente muy real, gracias a nuestro sistema nervioso y a las emociones.


Por eso la pregunta si es más real estar sano o enfermo, vivir o no con abundancia, estar feliz o deprimido, depende de la perspectiva de la persona que responda.

Comparte:

lunes, 21 de septiembre de 2020

Viviendo con justicia



Viviendo con justicia

Con cada generación llegan nuevas cosas y se pierden otras.


Esto puede ser una ventaja para las nuevas generaciones o también puede llegar a ser su caída en el futuro.


Por ejemplo, hoy en día se presta más atención al bullying cuando en décadas anteriores cada persona se debía defender de esto como pudiera.


Otro caso es el de las palabras de cortesía y las buenas costumbres.


Tristemente esto, que nunca debió perderse, hoy en día está totalmente olvidado.


Los jovencitos de hoy en día no saludan, no piden el favor y el que llegue a decir gracias es un ser humano en vía de extinción.


La verdad es que no solo se le ha perdido la autoridad y respeto a los padres, sino también a los agentes de la ley que tiene que recurrir a la violencia para hacer respetar la institución.


Por ejemplo, llegué a escuchar a mis padres hablar de una tal “urbanidad de Carreño”.


Este era un documento escrito por el venezolano Manuel Antonio Carreño por allá en el año 1853.


Contenía consejos e instrucciones sobre cómo comportarse en lugares públicos y en el hogar.


Sin embargo, para la época en que yo estudié la educación básica primaria, ya no se enseñaba esto.


Lo que aprendí de buenas costumbres, comportamiento y respeto por los demás fue gracias a mis padres.


Lamentablemente como vimos en el tema sobre LA PERMISIVIDAD EN LA EDUCACIÓN, muy pocos de los que están comenzando a ser padres hoy en día conocen que esta información existe.


Así pues, te imaginaras la clase de hijos que están educando para enfrentar la sociedad.


Es así como los futuros hombres y mujeres que se estaría potencialmente formando lo van a querer todo de inmediato, fácil y sin ninguna clase de esfuerzo.


De hecho, los valores actuales del respeto que le debemos a los demás está basado en su poder adquisitivo.


Muchas personas hoy en día le agachan la cabeza a otro simplemente por los números que tiene en su cuenta bancaria.


En cambio, si consideran que la persona que tienen al frente es humilde y debe trabajar para medio comer, simplemente la tratan con desprecio y hasta la humillan.


A título personal yo a todo el mundo le doy el mismo trato.


Para mi no interesa si está en una posición social altísima o si ese día no ha podido comer, siempre será digno de respeto.


Yo no le agacho la cabeza a nadie, pero tampoco me siento por encima de los demás.


Todo esto tiene que ver con una frase que escuché hace varios años de una persona que admiré mucho cuando la conocí.


Lamentablemente perdí contacto con esa persona y a la fecha no se en realidad como se encuentra.


Pero una vez dialogando con este señor, le pregunté si su riqueza provenía de cuna, o si se la había ganado con su propio esfuerzo.


Él me dijo que, al ser hijo de inmigrantes italianos, su abuelo le toco pasar bastante necesidades al llegar a mi país.


Su padre que en ese momento era un bebé lógicamente también pasó por esto, así que él decidió darle un rumbo diferente a su vida.


Se volvió empresario y trabajo muy duro.


Cuando menos pensó su vida había cambiado y ahora era una persona bastante poderosa.


Sin embargo, recuerdo que su secreto no fue tanto su dedicación al trabajo sino algo más simple.


Este señor me dijo “Gabo, si usted quiere que le vaya bien, intente ser lo más justo posible con la vida.”


A partir de ese momento y cada día intento no solo recordar esas palabras sino llevarlas a la práctica.


Es por eso que para mi no existe diferencia en el trato hacia ningún ser humano y todo lo hago equitativamente.


Y puede que en este momento te surja la pregunta, si para ser “justo”, ¿debe uno tolerar el daño o el mal que te hagan otras personas?


Mira, las personas a veces pueden dañarte no solo física sino emocionalmente.


Esto lo pueden hacer deliberadamente o de forma inconsciente.


Personalmente lo que hago en estos casos si considero que la persona persiste en ello aun después de hablar con ella es apartarme.


Sin embargo, existen personas que por diferentes motivos esto les puede arder y se dedican a hablar mal de ti o a expresar indirectas.


Esto ya lo vimos en el tema COMO MANEJAR LAS CRITICAS EN EL CAMINO AL ÉXITO PERSONAL.


A manera de resumen, prestar atención a esto es desgastarte.


Intentar convencer a otra persona de lo que tú eres es perder el tiempo.


Estas personas ya tienen una idea sobre ti y no la van a cambiar así les muestres tu mejor versión.


A veces la intención es simplemente polemizar contigo.


Y por lo general cuando una persona hace esto, es porque se siente sola y requiere de tu atención.


A parte, si tú no aceptas ese “regalo”, que las personas mal intencionadas te están haciendo, esa energía regresa a quién pertenece.


Simplemente es ignorar todo lo que consideres nocivo para tu vida y esto irá desapareciendo pues no tendrá tu atención.


Muchas veces pensamos que vivir con justicia es hacer obras sociales y ayudar a otros.


En realidad, eso no es justicia sino caridad.


Yo pienso que esto se resume en el título de unos de los libros mas reconocidos del Doctor Luis Fernando Hoyos Aristizábal, Vive tu vida y déjasela vivir a los demás.


La mayor muestra de respeto que puedes tener por alguien es su libertad.


Se que a veces te puedes afanar por ayudarlo a tus personas más cercanas.


Sin embargo, tu ejemplo de una vida llena de bienestar les puede ayudar más que intentar cambiar sus pensamientos y emociones.


Como puedes ver, ser justo con las personas y tratarlas bien es en realidad un pacto que estás haciendo con la vida para que te vaya bien.


Siempre actúa de esta manera, cotidianamente para que el bien te alcance todos los días de tu vida.

Comparte:

lunes, 14 de septiembre de 2020

El ideal de las relaciones románticas



El ideal de las relaciones románticas Todos tenemos en nuestro inconsciente el casarnos y vivir felices para siempre.


Estoy ha sido posible gracias a la magia de Disney y sus historias románticas que vimos desde niños, e incluso hasta la actualidad.


Y es que en realidad estas historias son muy bonitas y nos tocan el corazón.


Pues ¿a quién no le gustaría tener ese gran amor que con solo intercambiar miradas puedan decirse los más dulces secretos?


También es un hecho que así denigremos del amor por malas experiencias en el pasado, este es lo único que le da sentido a la existencia.


Así pues, no es tan fácil decir, “voy a vivir sin amor”.


Aunque a nivel personal, he conocido mucha gente que por voluntad propia han optado por permanecer solos.


Y esto es válido, pues siempre que hablemos del factor humano, este nos sorprenderá con sus excepciones.


Sin embargo, a nivel general, es ser humano buscar estar en pareja.


Desea compartir su vida, sus miedos, anhelos y tristezas con otra persona.


Todo esto hace que muchos nos preguntemos, ¿cuál debe ser entonces el ideal en las relaciones románticas?


A nivel social y también emocional, los seres humanos escogemos hacer nuestra vida sentimental apartarnos de todo, con nuestra pareja.


Con esto me refiero que las parejas se van a vivir juntas, ya sea por un acuerdo ante la ley (matrimonio) o por acuerdo tácito (“rito del trasteo” o que se van a vivir juntos).


Y antes de seguir con el tema hay que aclarar que aquí no nos compete juzgar si está bien casarse o no para compartir una vida.


Eso es algo muy personal que depende mucho de las creencias y cultura de cada quien.


Lo mismo va por el tema que hablo de parejas heterosexuales.


En realidad, lo hablo en estos términos ya que esta es mi condición, pero aquí nunca discriminamos a nadie.


Volviendo al tema del ideal romántico, el doctor Luis Fernando Hoyos Aristizábal, decía que el matrimonio, y también la unión libre, era como un vehículo del transporte público.


Los que estaban afuera, esperando que pasara, no veían la hora de subirse.


En cambio, los que estaban dentro de este, no veían la hora de bajarse.


Este profesional de la salud mental afirmaba que el estado ideal de una pareja era el noviazgo.


De hecho, gran parte de las relaciones duraderas que he conocido han tenido este “secreto”.


Por ejemplo, conozco un periodista que fue muy famoso en mi país vivir hasta la fecha de esta forma su relación.


El afirmaba en una oportunidad que viven cada uno en su apartamento y se veían como cualquier pareja de novios cada fin de semana.


Y aquí por lo general viene la pregunta si ¿es correcto que una pareja viva de esta forma “sin” compromiso real?


Si analizas lo que te ocurre emocionalmente cuando te preguntas eso, notarás una especie de sentimiento de angustia.


Y este sentimiento es una de las razones más poderosas para exigir la convivencia con otros.


De forma inconsciente uno se casa es para controlar al otro(a).


Que no engañe, o que no se le vaya a ir con amigos(as) sin tu "permiso".


O sino mira las reclamaciones que se hacen de esto.


Siempre vienen acompañadas de "usted no se manda solo(a)".


Usted es un hombre casado/una mujer casada, etc.


Es más, has notado que, de forma general, ¿una persona que duda de la fidelidad de otra, también tiene la tendencia a ser infiel?


Respecto a esto, hace años le escuche decir a una señora la frase “el que las usa, se las imagina”, haciendo referencia a los celos.


Durante la investigación que hacía sobre este tema, pude dialogar con varias personas y una pregunta muy común que me hacían era ¿por qué los hombres se casan si van a mirar luego a otras y a decirles cosas en la calle?


Aquí nos podemos dar cuenta que pudo casarse para cumplir un requisito social.


Quizás al principio querían. Luego se dieron cuenta que el matrimonio no era como pensaban, o no cumplió sus expectativas.


Ya sea que se trate de hombre o de mujer, el problema es que luego nos da miedo decir me equivoqué. Debemos cortar.


Lamentablemente para llegar a esa honestidad primero debemos ser honestos con nosotros mismos.


Y para lograr esto hay que tener “vísceras”.


Ya sea que estés casado o conviviendo con tu pareja, la relación ideal que proponía el doctor Hoyos, era el noviazgo.


Es un estado donde no sientes la pertenencia sobre alguien y tienes la necesidad de ganar constantemente su corazón.


Si lo analizas a fondo, ¿por qué te entusiasmas tanto cuando comienzas una relación con alguien?


Es precisamente esa sensación que tienes de conquistar a alguien y también que la otra persona debe ganarse tu corazón.


Y puede que tú me estés diciendo en este momento, “pero Gabrielito lindo, tú eres multimillonario, ¡así que puedes vivir donde quieras y hacer lo que desees!”.


Mira, yo he visto personas tan creativas que así sean pareja por muchos años, con su ingenio y creatividad pueden vivir lo que ellos quieran.


Muchas veces pensamos que para hacer las cosas necesitamos dinero, pero existen cosas que se pueden resolver solo con tu creatividad y recursividad.


No te imaginas cómo las creencias pueden limitar o ayudar a avanzar a una persona, pero eso es un tema que veremos en uno de los próximos vídeos.


Recuerda que todo lo que sea desafío para nuestro cerebro, es una motivación que hace de la vida algo interesante.

Comparte:

lunes, 7 de septiembre de 2020

Cómo usar las crisis para tomar mejores decisiones



Cómo usar las crisis para tomar mejores decisiones Sin excepción, toda crisis tiene básicamente las siguientes tres características.


La primera es que tienen un tiempo de caducidad. Es decir que estas no van durar indefinidamente.


La segunda es que estas no llegan de improvisto, pues en realidad las crisis siempre avisan.


El problema es que en medio de nuestras expectativas nos negamos a ver la realidad de lo que nos puede ocurrir.


Tristemente el ser humano al parecer trae escrito en su ADN la frase “eso no me va pasar a mí”.


Vemos los peligros y asumimos que eso puede tocar a otros, pero a nosotros nunca.


Mira por ejemplo la situación actual con la pandemia.


En realidad, todo el mundo sabía que esto iba a pasar.


Lo vimos hace años con la influenza porcina o virus H1N1, el VIH, etc. y nosotros miramos para otro lado pensando que todo estaba bajo control.


Es decir, echamos mano de nuestro ADN y sacamos la frase “ESO NO ME VA PASAR A MÍ”.


La tercera característica de las crisis es que traen una enseñanza para madurar.


Lamentablemente cuando estamos en medio de esta, nunca podemos ver la enseñanza o provecho que le podemos sacar, debido al dolor o desesperación que sentimos en el momento.


Pensamos que somos los únicos en el planeta que estamos pasando por eso y percibimos la vida como injusta y que se nos está castigando por algo malo que hicimos en el pasado.


Es precisamente este sentimiento de auto castigo, sumando a la ilusión que traemos de separación con la vida, lo que nos puede llegar bloquear respecto a las soluciones que tengamos a la mano para dar final a esta crisis.


Si por un instante pudiéramos separarnos de nuestras emociones existenciales, te aseguro que encontraríamos soluciones a nuestros problemas.


Es más, te darías cuenta que la solución a tus problemas actuales es tan simple, pero el terror emocional que sientes al vivir una crisis no te deja ver la simplicidad de las cosas.


A parte de todo, parece que el ser humano le encanta complicarse la vida.


Le fascina el drama y le gustan los triunfos de último minuto, donde dejó su alma en el terreno de batalla, pero al final lo consiguió.


Creo que esa frase tan popular que reza, “sin dolor no hay ganancia”, podría definir todos los actos que el ser humano realiza para buscar el bienestar.


Entiendo perfectamente esto porque yo también llegué a vivir bajo estas condiciones.


El problema es que nuestra percepción y creencias siempre van a afectar nuestra realidad.


Así que, si piensas que debes sufrir para merecer, efectivamente la Vida, Dios, el Universo o como prefieras llamarlo se encargará de darte dolor antes de entregarte el bienestar.


Si repasas la segunda característica de las crisis, estas no aparecen en nuestra vida como por arte de magia.


Yo pienso que la mejor analogía de esto, es la de un vehículo.


Esté jamás te falla de improviso, a no ser que apenas lo acabes de comprar y ya venía en mal estado.


Por lo general estos comienzan a escuchárseles ruidos que no son comunes en el día a día.


Fugas de fluidos en el piso o situaciones que son extraordinarias.


Sin embargo, puede continuar con su movilidad, hasta que llega el día en que ocurre lo impensable, y es dejarte varado en medio de la nada y al medio día, en pleno calor.


Exactamente esto ocurre con nuestras crisis.


Por ejemplo, las de dinero percibes que este comienza a disminuir su flujo.


Sin embargo, ¿qué hacemos nosotros?


Decimos que es algo temporal, que cualquiera pasa por eso y mas bien tomo el crédito que me ofrecen porque estoy completamente seguro que en unas semanas todo será como antes.


Seguimos derrochando porque “eso no me va a pasar a mí”.


Hasta el momento en que nos ocurre y miramos al cielo preguntando “¿por qué a mí?”.


Como puedes intuir en este momento el primer paso para sacar provecho de una crisis es hacer conciencia de esta.


Así que, si puede existir un peligro potencial sobre nuestras finanzas, lo primero que debemos hacer es cortar con gastos que no sean prioritarios.


Con prioritarios me refiero a las cosas que tienen que ver con tu casa.


Es decir, alimentación, salud, servicios públicos, arriendo, entre otros.


El resto de cosas pueden esperar.


Si quieres conocer más información sobre este tema te invito a ver el tema PLANEACIÓN ESTRATÉGICA DURANTE LAS CRISIS FINANCIERAS.


Una vez que ya tienes definido tu estado financiero actual, el último paso es definir qué es lo que vas a hacer.


Para donde vas. A donde quieres llegar.


Y eso sí, cada decisión que llegue a tus manos, en cada instante, pregúntate si te llevará hacia ese destino que acabas de elegir.


De lo contrario estarás como hoja en el viento dejándose llevar de nuevo por las circunstancias y preguntándote ¿qué habrás hecho en el pasado que ahora nada te sale bien?


Incluso muchas de las crisis si las aceptáramos, nos ayudarían a mejorar nuestro destino.


Por ejemplo, una persona muy cercana a mí, padeció un cambio de vida tan grande que hasta se enfermó.


Sin embargo, esta crisis que surgía y por la cual no podía hacer nada, salvo observarla, lo llevó hoy en día a una mejor condición de vida.


A veces nos aferramos con uñas y dientes a un estilo de vida obsoleto, cuando en realidad las situaciones críticas nos están ayudando a soltar lo que siempre nos ha estado frenando.


Así que te animo mediante esta información a aprovechar realmente toda situación que traigas por las malas decisiones de tu pasado.


Las crisis se pueden aprovechar para mejorar, pero debes hacerlo con estrategia, no por suerte o casualidad.

Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones WhatsApp

WhatsApp
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu WhatsApp:

1. Ingresa el número +573024480553 en tu lista de contactos.
2. Envía un mensaje indicando que deseas suscribirte.

También puedes dar CLIC AQUÍ para hacer el proceso automáticamente.

Recuerda AGREGAR EL NÚMERO A TU LISTA DE CONTACTOS para recibir las notificaciones de nuevos vídeos cada lunes.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2020. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner