Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 14 de junio de 2021

La importancia de la empatía



La importancia de la empatía

El RAE define la empatía como sentimiento o identificación con algo o alguien. 


También como la capacidad de identificarse con alguien, a partir de sus sentimientos. 


Y por lo general tenemos la creencia que la empatía es algo positivo. 


Es decir que cuando viene a nuestra mente la palabra empatía, nos visualizamos sintiendo solo amor en nuestros corazones. 


También podemos llegar a sentir empatía o identificación con aquellos que atentan contra la vida de otras personas. 


Esto puede ocurrir pues existen varias clases de empatía. 


Está la empatía afectiva, que es la descrita anteriormente. 


La empatía cognitiva y la empatía motora que consiste en duplicar las expresiones faciales y corporales de otra persona. 


Esto fenómenos se presenta mucho en los niños cuando sincronizan las expresiones de sus padres. 


La empatía cognitiva es la tendencia a adoptar los puntos de vista de terceros y hasta la identificación de con personajes imaginarios. 


Este último es muy común entre los fans de determinada franquicia del cine. 


La falta de empatía se define como Psicopatía. 


Este tipo de personas suelen estar marcadas por comportamientos antisociales. 


Por consiguiente, tendrían poca empatía y remordimientos reducidos. 


Un psicópata tiene la tendencia a crear su propio código de comportamiento. 


Puede llegar a sentir culpa si viola sus propios códigos y no los códigos sociales aceptados por el resto de gente “normal”. 


Recuerda que en este planeta no existe nadie sano emocionalmente. 


Si estás interesado en indagar más sobre este tema, te recomiendo la entrada anterior titulada ESTRUCTURAS DE LA PERSONALIDAD


Un psicópata no ignora los códigos sociales del resto de la humanidad. 


De hecho, los conoce a la perfección y es por eso que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para el resto. 


De aquí es que nace una palabra de moda en la actualidad que son los narcisistas. 


Incluso, he escuchado a varias personas cercanas acusar a sus exparejas de narcisistas. 


Yo me atrevería a decir que un narcisista es un depredador emocional. 


Su daño emocional es tan grande que la víctima de un narcisista puede llegar a dudar de las intenciones de cualquier persona que se le acerque. 


Siempre va a dudar si su siguiente pareja no es un narcisista bajo otra piel que viene a hacerle daño nuevamente. 


Pero la empatía, al igual que todo en la vida, debe tener un equilibrio. 


Sin ella somos psicópatas, pero el abuso de esta nos puede perjudicar. 


Si la empatía se vuelve nuestro modo predeterminado de interactuar con los demás, podemos llegar a renunciar hasta a nuestra propia individualidad. 


Y muchos, aunque no sean psicópatas, pueden llegar a aprovecharse de esta situación y controlarnos. 


Quizás es por esto que yo no le creo mucho a las lágrimas, ni al drama que hacen las personas. 


Yo puedo ver llorar o quejarse al que sea y mi primer pensamiento es que está actuando. 


Y no es que yo sea psicópata, al contrario, y debido a mis malas experiencias del pasado, hoy en día tengo mucha empatía por los demás. 


Pero nunca por los dramas exagerados. 


Antes de sufrir todos mis fracasos y terminar en el fondo, me importaba muy poco lo que ocurrirá con los demás. 


Después de esto, cuando experimenté en carne propia lo que era la desesperanza, entendí que por lo que pasan muchas personas en la actualidad. 


Hace ya más de una década, un personaje me enseñó que una persona no piensa lo mismo recién almorzado y con un millón de dólares en el bolsillo, o tener hambre y no saber que hacer para poder comer. 


Aunque no lo creas, en este momento hay personas que están comiendo una sola vez en el día. 


Otros cada dos días comen una sola vez. 


Muchos psicópatas, piensan que la gente está así porque quiere. 


Pero honestamente, ¿quién en su sano juicio le gustaría vivir una situación como esta? 


Yo personalmente y aunque intentaba hacer todo lo que sabía y podía, llegue a una situación similar a esta en el pasado. 


Y no estaba solo pues Isabellita que estaba recién nacida, hacía que la responsabilidad que tenía con ella fuera más grande. 


El miedo me paralizó y si no fuera por la Vida y todos aquellos que me ayudaron en ese momento, la historia hubiera sido otra. 


Recuerdo mucho las palabras de un deportista de mi país en una entrevista, cuando estaba vivo. 


Él decía que el mayor consejo que le dio su director técnico era que siempre ayudara a todos, pues la vida podría darse la vuelta y ser el que necesite la ayuda. 


Así que quiero animarte, mediante esta información a hacer buen uso de tu empatía con las personas menos favorecidas. 


La Vida puede llegar a ser muy irónica y el hecho de estar en la cima, no quiere decir que eso va a ser así para siempre.

Comparte:

lunes, 7 de junio de 2021

Donde se originan nuestras creencias y como afectan nuestra vida



Donde se originan nuestras creencias y como afectan nuestra vida

Hace algunos días, Isabellita me estuvo contando un punto de vista que aprendió en su materia de filosofía. 


Específicamente me habló del filósofo griego Empédocles, conocido por su teoría de los cuatro elementos. 


Esta teoría propone que los elementos son básicamente son tierra, aire, fuego, agua y cada uno de ellos estaba relacionado con un dios. 


Y sobre todo que el amor y el odio jugaban un papel muy importante en el equilibrio de estos elementos. 


También consideraba que el hombre estaba formado a partir de estos cuatro elementos. 


Y que la salud de una persona estaba relacionada con el equilibrio de estos elementos. 


Al proponer una relación entre estos elementos y los dioses, Empédocles estaría confirmando que cada ser humano es una divinidad. 


Sin embargo, el odio no lo dejaba acercarse a todo su potencial. 


Por lo tanto, esta experiencia física en la cual vivimos era considerada por él como un castigo. 


De inmediato le pregunté a Isabellita que era lo que acabada de desayunar y si le había gustado el sabor. 


Ella me respondió que si entonces le comencé a enumerar toda la serie de situaciones que los seres humanos damos por sentadas. 


Tales como el disfrute de los olores, sabores, colores, e incluso el disfrute que sentimos cuando hacemos nuestras necesidades fisiológicas. 


Y que decir cuando sentimos una atracción por alguien y nos enteramos que somos correspondidos. 


Esto no sólo nos llena de entusiasmo, sino que le da sentido a la vida en ese momento. 


Después de esto le pregunte a mi hija si consideraba que la vida era un castigo o en realidad era un divertido paseo el cual debemos aprovechar y disfrutar. 


Bueno, ella me dijo que existían las dos caras de la moneda al mismo tiempo. 


Esto me hizo recordar unas palabras que mi señor padre me dijo hace mucho tiempo, cuando me encontraba en un momento de crisis existencial. 


Textualmente me dijo “Gabrielito lindo, cada uno decide hacer de su vida, un cielo o un infierno”. 


Respecto a esto, en los momentos de crisis que vive mi país la mayoría de personas estás totalmente desesperanzadas, tristes y sin motivación alguna. 


Lógicamente otros están aprovechando la situación para hacer de las suyas y desfogar toda esa frustración acumulada. 


Todo esto ha hecho que servicios tan básicos como la recolección de basuras se vean interrumpidos. 


Sin embargo, este personal hace todo lo posible y en medio del caos hace poco pasaron recolectado las basuras de la calle. 


Uno de mis vecinos salió bastante contento a sacar su basura y me dijo “se alegra uno por cosas tan pequeñas”. 


Allí comenzamos a dialogar y le dije que lamentablemente los seres humanos nos acostumbramos al bienestar y la comodidad. 


Tenemos tantos privilegios que damos por sentados y solo el día que nos faltan, es cuando hacemos conciencia de ellos. 


Por ejemplo, el agua, la energía, el internet, o el hecho que tengas un dispositivo para ver esta información. 


Si observas cuidadosamente, esté donde estés, bajo la situación que sea, y si te fijas, los pájaros cantan cada mañana. 


Aun en medio de cualquier caos, siempre se ve la armonía. 


Y cuando te enfocas solo en dicha armonía esta poco a poco se va expandiendo alrededor tuyo. 


O acaso crees que lo que uno vive es producto de la casualidad. 


Mira nosotros llevamos años alimentando nuestra mente subconsciente con carencias, delitos, violencia que vemos cada día en los noticieros. 


Esta fue la razón por la cual desde el año 2006 decidí cortar con todo medio de comunicación. 


Inicialmente me sentía con esa extraña sensación de esta “desinformado”. 


Pero esa información lo único que hace es transmitirte mensajes de desesperanza, caos y más rencor. 


Nunca ves un mensaje de esperanza o positivo y ni hablemos de los comerciales que siempre te muestran que debes “sanarte” de algo. 


Si realmente quieres una mejor vida, así tu entorno este en caos, aprende a cortar con toda información que vaya en contra de ese propósito. 


En este universo físico tenemos todo lo necesario para crear cualquier experiencia. 


En cada uno está que es lo que realmente desea vivir.

Comparte:

lunes, 31 de mayo de 2021

El problema del factor emocional en nuestras decisiones



El problema del factor emocional en nuestras decisiones

La mayoría de seres humanos pensamos que las cosas nos ocurren por pura y física suerte. 


Por ejemplo, mucha gente, trabaja duro toda la semana, para ir al club de billar y gastarse el dinero en licor, juegos o diversiones. 


Finalmente, cuando llega el momento de comprar los víveres o pagar las facturas obligatorias, se dan cuenta que el dinero ya no está. 


Personalmente puedo dar fe plena que esta desorganización me llevaba a sentir que no ganaba lo suficiente y que estaba explotado laboralmente. 


Cada noche salía a comer en la calle, cosa que no es muy económica que digamos. 


Y no solo terminé con sobrepeso, sino que no podía llegar a fin de mes si no era prestando dinero a mis amigos. 


Pasaron muchos años de sufrimiento y carencias innecesarias, si tan solo me hubiera enterado de la mecánica que existe entre nuestros pensamientos y emociones. 


Y como estas nos llevan a tomar decisiones estúpidas o acertadas para vivir mejor. 


Y aquí tenemos 2 opciones, culpar a otros por nuestros fallos diciendo que nadie me informó. 


O tomar la responsabilidad de educarme emocionalmente para mejorar mis decisiones y resultados. 


Yo creo que en pleno siglo 21, con la tecnología que tenemos, nos queda muy inmaduro excusarnos en culpar a otros que no nos dijeron nada. 


Sin embargo, esas mismas personas que alegan falta de oportunidades son las que uno ve viendo novelas, escuchando la misma música disfuncional de siempre, etc. 


Hacen uso de la tecnología para ver lo que otros hacen y estarlos criticando por esto o lo otro. 


Lamentablemente los seres humanos esperamos a que las cosas se salgan de control para actuar y buscar mejoras. 


Por ejemplo, en estos momentos en mi país hay un paro nacional donde ha ocurrido de todo. 


No sé cómo estará la situación cuando veas este vídeo, que será el próximo 31 de mayo, pues yo siempre grabo con 3 semanas de anticipación. 


Y hoy es viernes 7 de mayo en horas de la noche, y al parecer mi camarógrafa también entró en paro pues no quiere grabar mañana temprano. 


El caso es que antes de toda esta situación, varios personajes en YouTube que sigo, desde el año pasado recomendaban ir comprando alimentos no perecederos. 


Si tú en este momento sales en mi localidad a los supermercados o tiendas, las cosas han comenzado a escasear debido al paro nacional. 


Muchas personas están desesperadas y no saben qué hacer. 


Pero yo he visto esta advertencia desde el año pasado y la mayoría se la pasaron por el forro. 


Pasó lo mismo con la palabra ahorro. 


¿A cuántas personas la cuarentena pasada las tomo con algo ahorrado para pasar la pandemia? 


En realidad, yo vi a muy pocas personas que estaban tranquilas y el resto, comiéndonos las uñas. 


Y puede que me estés preguntando en este momento, pero Gabrielito lindo, ¿cómo voy a ahorrar si no me alcanza para hacerlo? 


Mira, si uno espera hasta lo último para hacer las cosas, pues claro que no va a poder. 


No se trata de comprar por montones en un solo día, sino poco a poco. 


Y así mismo pasa con el ahorro. 


¿Recuerdas el tema titulado el Plan B de las cosas? 


A manera de resumen, los países que son potencia mundial tienen planes para cualquier situación. 


Hasta las más inimaginables y fantasiosas, como un ataque zombi, extraterrestre, etc. 


Y normalmente nosotros decimos, bueno ¿esta gente no está como exagerando mucho? 


La pregunta es, ¿y si esto pasa, no estas preparado y no tienes un plan B en ese caso? 


Es por eso que la mayoría de gente sufre. 


Toman decisiones con las emociones que tienen en el momento. 


Me siento “seguro y tranquilo”, entonces para ¿qué alarmarme y tomar acción? 


Estar en peligro y no haberte preparado es la fórmula perfecta para cometer más errores y complicar más las situaciones. 


Mira cuando las situaciones se complican los seres humanos entramos en modo supervivencia. 


El valor cambia del dinero al alimento. 


Si esto ocurre, la gente se vuelve más agresiva. 


Con tal de sobrevivir hace lo que sea para cuidarse a sí mismo a los de su propio núcleo. 


Y aquí la pregunta importante que surge es, ¿qué podemos hacer en este caso? 


La respuesta a esto siempre será, JAMAS PIERDAD TU HUMANIDAD. 


Pases la situación que pases, que el amor siempre sea la respuesta a cualquier situación dura que tengas en frente. 


En el libro Conversaciones con Dios, se dice siempre que tengas un problema, pregúntate ¿Qué haría el amor? 


Y allí estará Dios en todas sus manifestaciones posibles. 


Nunca caigas en el error de subestimar el amor como solución a tus problemas. 


Hemos sido condicionados a pensar que “tiempos desesperados, requieren medidas desesperadas”. 


Actuar bajo este concepto activará la estupidez humana y terminaremos haciendo cosas por las cuales sentiremos vergüenza. 


La historia humana ha estado plagada de este tipo de enseñanzas, simplemente por no escuchar el amor que hay en nuestro interior. 


Así que quiero animarte, mediante esta información a no dejarte llevar por el instinto programado de odio hacia tus semejantes. 


De una mente en calma, pueden venir las soluciones más geniales a los problemas que consideres más grandes.

Comparte:

lunes, 24 de mayo de 2021

El problema de las inseguridades en las relaciones



El problema de las inseguridades en las relaciones

El ser humano definitivamente no fue diseñado para estar solo. 


Esto lo podemos ver en los textos sagrados de la humanidad cuando mencionan que al hombre se le creó una compañera para que no estuviera solito. 


Y tal vez me estés diciendo en este momento, pero Gabrielito lindo, eso son tonterías y yo decidí estar sin pareja porque la gente jode mucho. 


Bueno, debes ser consciente que esa decisión que tomaste de estar solo o sola se basó en una mala experiencia con ex parejas. 


O peor aún, de escuchar la voz de otros que les fue mal y que las personas son malas y bla bla bla... 


El caso es que no puedes prescindir de otros seres humanos o de lo contrario tu existencia estaría en juego. 


Todos necesitamos de todos para poder tener la vida cómoda que experimentamos en la actualidad. 


La gente es la que hace posible tu bienestar así te haya ido mal en la vida con los hombres o las mujeres, según tu caso. 


Sin embargo, los seres humanos somos famosos por hacer el papel de víctima cuando se trata de las relaciones de pareja. 


Desde tu punto de vista, todos son malos, menos tú. 


Eres perfecto y jamás te vas a equivocar y si lo haces es por culpa de terceros que “te hicieron” equivocar. 


Y aunque suene ridículo esto es como culpar a otros de que yo me coma las uñas. 


O peor, decir que otros se me las comieron. 


Pero cuando logramos finalmente tener una relación es cuando vienen los verdaderos problemas. 


Lo curioso de esto es que cuando estamos solos, anhelamos una pareja. 


Pero cuando ya tenemos tiempo con ella extrañamos nuestra “soledad”. 


Estos problemas se derivan básicamente de las inseguridades que traemos desde nuestro hogar. 


Por ejemplo, a los niños se les dijo que llorar era de nenitas y así aprendimos a reprimir nuestras emociones. 


Las niñas observaron como la madre se la pasaba dando cantaleta y aprendieron que este patrón servía para “dialogar” y “arreglar” problemas de pareja. 


Así pues, cuando somos adultos, la mujer cuando no le gusta algo de su hombre se dedica a secarlo a punta de discusiones. 


Y el hombre, como aprendió a reprimir sus emociones, permanece callado pues no es capaz de procesar ni lo que está pasando, ni mucho menos lo que está sintiendo. 


Debido a esto, es que pensamos que las mujeres joden mucho y que nadie las entiende. 


Pero en realidad lo que aquí está pasando, es que ninguno de los dos tiene el conocimiento suficiente como para entender que ocurre en su relación. 


Y lo peor, como hemos visto toda la vida estos ejemplos en nuestro entorno, los aceptamos como si fueran “normales”. 


Por lo tanto, no hacemos absolutamente nada por cambiar esto, mejorarlo. 


Y aquí es donde debes estarme preguntado, pero Gabrielito lindo, ¿cómo se puede mejorar una relación si esta es un total conflicto? 


El problema es que pensamos que el otro u otra debe cambiar. 


Hay que dejar de estarle echando la culpa a otros por nuestras desdichas. 


Si yo me metí con una mujer que me golpea, me trata mal y hasta me ridiculiza enfrente de mis amigos, ¿de quién es la culpa? 


¿Quién la escogió como pareja? 


Y esta misma pregunta va para las mujeres. 


Por lo general los hombres seleccionamos pareja por su físico. 


Yo diría que el 1% de hombres escogen su pareja por un motivo diferente a este. 


Por eso es que cuando llegamos a una edad madura, consideramos a las jovencitas más interesantes, pues nos atrae su físico. 


Respecto a esto, no sé cómo le hacen las mujeres para soportar tanto hostigamiento, y cada día de parte de los hombres. 


Yo no me imagino cuanta barbaridad le deben decir a una mujer bonita en la calle. 


Y quizás me estés diciendo en este momento, pero Gabrielito lindo y ¿es que tú nunca dices nada en la calle a una mujer que te parezca atractiva? 


La verdad no. Nunca me he sentido cómodo haciendo esto, ni nadie puede decir que yo soy hostigoso con las personas. 


Pienso que esto tiene que ver más con lo que observé siempre en mi señor padre, pues jamás y hasta la fecha lo he visto hacer algo como esto. 


La mujer en cambio se identifica más con el hombre que la pueda proteger en todo sentido. 


Sin embargo, algunas mujeres se van al extremo de la hipergamia. 


Y estos “gustos”, tanto de hombre como de mujeres, no son malos, sino que tienen que ver más con nuestra biología. 


Pero esto es un tema muy vasto como para tratarlo en este video. 


Cuando ya convivimos con esa pareja, tristemente nuestra inseguridad nos lleva a sentirla como una propiedad más. 


Nos enojamos si tiene amigos o amigas con los cuales conversa. 


Y que decir cuando intenta salir con ellos. 


Honestamente yo he conocido de mujeres que le piden permiso a su hombre para cortarse el cabello. 


Increíblemente la mayoría de hombres percibimos esto como algo normal. 


El hombre viene a reemplazar, literalmente la figura paterna de la mujer. 


Y lo mismo para el caso contrario. 


Pero entonces ¿es posible cortar con todo esto y tener relaciones más sanas para ser feliz? 


La respuesta a esto es totalmente afirmativa. 


Pero si y solo si haces un trabajo emocional contigo mismo y no esperar que el otro u otra cambie sus emociones para que satisfagan las tuyas. 


Entiendo que hay casos donde definitivamente no se puede convivir más con esa pareja. 


Pero si vas a una nueva relación por lo menos preocúpate por crecer emocionalmente para que no cometas los mismos errores. 


Lee, investiga y documéntate sobre cómo manejar tus emociones. 


Si consideras que tienes un problema grande entonces acude a un profesional en psicología, pero has algo para mejorar. 


Te aseguro que cuando tú cambias, todo a tu alrededor cambiará. 


Posiblemente ese cambio no te guste, pero quizás sea el principio de algo mucho mejor.

Comparte:

lunes, 17 de mayo de 2021

El problema de nuestro mínimo esfuerzo



El problema de nuestro esfuerzo

Hace algunos días, mi hija Isabellita, me contó que tuvieron elecciones del personero en su colegio. 


En estas elecciones solo existían 2 candidatos y la mayoría que vendría siendo el 98% votaron por el candidato que les regalo dulces a los electores. 


El otro candidato se presentó solo con sus buenas intenciones y propuestas. 


Esto muestra que, desde muy pequeños, los seres humanos acudimos a la ley del mínimo esfuerzo y la recompensa inmediata. 


Y cuando somos adultos, sobre todo en Latinoamérica nos quejamos de nuestros gobernantes. 


Nos da rabia lo ladrones, codiciosos y hasta mentirosos que son. 


Pero sabías que ellos nos están representando fielmente en nuestra personalidad. 


Y puede que me digas en este momento “Gabrielito lindo, ¿cómo se te ocurre compararme con esos individuos si yo soy una persona impoluta?”. 


De hecho, al sabio rey Salomón se le atribuye la famosa frase “Cada pueblo tiene el gobierno que se merece”. 


En realidad, si nos ponemos la mano en el corazón nosotros somos exactamente igual a nuestros gobernantes. 


Mentimos, robamos y no necesariamente dinero. 


En realidad, nosotros somos muy dados a victimizarnos, tirar la piedra y esconder la mano para pasar como honorables inocentes. 


Por ejemplo ¿qué hay del tiempo que robas a los demás o el tiempo que pierdes en tu trabajo? 


Nos complace el dolor ajeno y si vemos caer económicamente a un vecino nos alegramos porque estaremos mejor que él. 


Y lo más interesante es que decimos “pobrecito” y sentimos que esto nunca nos va a afectar a nosotros. 


Lamentablemente o afortunadamente todos estas interconectados con los demás, sobre todo por el dinero. 


Para que me entiendas mejor, imagina que tienes un negocio. 


Entonces la mitad de tus clientes pierden sus ingresos y ¿qué piensas que va a pasar? 


Exactamente tu economía también se verá afectada. 


Y si tu flujo de dinero se interrumpe, tú vas a interrumpir la economía de tus acreedores. 


Esto es similar a lo que publiqué hace algunos años en la entrada, LA HISTORIA DEL RATON


A manera de resumen, la historia muestra como un ratón está preocupado porque los dueños de la granja adquirieron una trampa para ratones. 


Este comenzó a alertar al resto de los animales en la granja y cada uno le decía “eso no es problema mío, finalmente la trampa no es para mí”. 


Hasta que una noche la trampa se activó y fue una serpiente la víctima. 


Cuando la esposa del granjero fue a ver el ratón capturado, fue mordida por la serpiente. 


Como la señora no mejoraba mataron a la gallina para hacer una sopa. 


Luego, al llegar parientes a visitarla, le tocó el turno al cordero. 


Y finalmente la señora falleció y el granjero vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral. 


Este efecto de dominó también te afectará si no abandonas el egoísmo que nos está consumiendo actualmente. 


Y quizás en este momento me estés preguntado, “pero Gabrielito lindo, ¿cómo puedo cambiar este mundo si todos son egoístas?” 


Lamentablemente todos estamos pensando de la misma forma y nadie se atreve a dar el paso inicial. 


Pero si quieres darlo simplemente ayuda a las personas en tu entorno. 


No se trata de darles dinero porque eso calmará el hambre o sus necesidades solo un corto periodo de tiempo. 


Muchas veces con solo escuchar a alguien le permite liberar su mente y tener mejores ideas. 


Ser amable en la calle con las personas les puede ayudar a sobrellevar los problemas y tener mejores ideas gracias a una simple sonrisa. 


Los seres humanos somos muy dados a complicarnos la vida pensando en elaborados planes para ayudar al mundo. 


Nos imaginamos creando una máquina para limpiar el planeta de desperdicios, o que sane personas, etc. 


Pero las herramientas que tenemos son tan simples que hasta pasan desapercibidas. 


Recuerdo que hace muchos años, cuando me cambie de trabajo, una de mis compañeras se acercó a darme las gracias por mi sonrisa. 


Yo pensé que estaba bromeando porque era una mujer que se reía mucho todo el tiempo. 


Pero me confesó que padecía una profunda depresión y como siempre he tenido la costumbre de sonreír en todo momento, eso le daba esperanza para ver que ella también podía vivir bien. 


La verdad a partir de esas palabras entendí lo importante que es ayudar a los demás simplemente siendo amable con ellos. 


Cuantas veces no imaginamos tener mucho dinero para ayudar con sus problemas de los demás y esta solución ya está en nuestro interior. 


Así pues, quiero animarte mediante esta información a dejar de culpar a terceros de tus desdichas. 


Si quieres encontrar a esa persona que es capaz de hacerte feliz y darte todo, te estará esperando frente al espejo.

Comparte:

lunes, 10 de mayo de 2021

La importancia de la preparación ante lo inevitable



La importancia de la preparación ante lo inevitable

Como mencioné unas semanas atrás, las consecuencias de enfocarse en algo, es que lo seguiremos viviendo una y otra vez, nos guste o no. 


 


Sin embargo, ¿qué pasa con situaciones o eventos que se nos escapan de las manos? 


 


Con esto me refiero a cosas que por más que quieras controlar es imposible hacerlo. 


 


Por ejemplo, la lluvia, el calor, los cambios, la estatura que te tocó, la crítica e incluso la muerte. 


 


En especial, esta última por más que queramos evitarla es una realidad para todos nosotros. 


 


Imagínate que, hasta nuestro Sol, en algún momento va a desaparecer y si en dicho momento el ser humano aún se encuentra en este planeta pues ya te imaginarás. 


 


Respecto a esto, ya hace algunas semanas vivencie la lamentable pérdida de una gran amiga. 


 


A pesar de tener 74 años cumplidos y haber sufrido 3 infartos, esta señorita aparentaba unos 20 años menos. 


 


Y es por eso que aquellos quienes la conocieron, no podían creer que esta persona tan jovial no pudiera resistir su cuarto infarto. 


 


De hecho, hace poco estaba hablando con una chica que tiene un negocio en el barrio y conocía a esta amiga. 


 


Todos los días temprano en la mañana conversaban y me preguntó qué opinaba yo de esa lamentable perdida. 


 


Le respondí que era el proceso normal por el cual pasaríamos todos y de inmediato me dijo que no me expresara de esa manera. 


 


Le dije que a pesar que la vida nadie la tiene comprada en este planeta, la mayoría nos negamos a aceptar la realidad que nos espera. 


 


En eso me confesó que su señor padre ha estado últimamente delicado de salud y sus hermanos se niegan rotundamente a aceptar el hecho que fallezca. 


 


Me contó que, si ella se niega a aceptar estas cosas, sus hermanos creen que es “imposible” que esto vaya a ocurrir. 


 


Y a nivel biológico, intentamos “escapar” de esto con la negación, pues nuestro cerebro está diseñado para evitar el dolor. 


 


Aquí es donde nosotros SI debemos echar mano a la preparación estoica. 


 


En resumen, los estoicos eran personas que se anticipaban a las emociones que no les gustaban y las aceptaban. 


 


Esto les permitía o más bien permite a la persona que practique esta filosofía permanecer casi que impávido ante cualquier situación. 


 


Y no te estoy diciendo que te “martirices” o te complazcas en visualizar la pérdida de un ser querido. 


 


Lo que te quiero decir es que es muy importante aceptar esto o hacer conciencia de la muerte. 


 


Esto nos permitirá poner los pies sobre la tierra, cuidarnos más, alimentarnos mejor y disfrutar cada momento que tenemos. 


 


En realidad, el mensaje que nos está dando la Vida, mediante la muerte es vivir feliz y disfrutar lo que tenemos, mientras podemos. 


 


Estoy completamente seguro que cualquier persona que acabamos de perder, nos pudiera hablar, lo primero y único que nos diría es que seamos felices y hagamos lo que está en nuestro corazón. 


 


Para vivir feliz lo único que debemos hacer es escuchar nuestra voz interior. 


 


Es por eso que me gusta tanto el primer mandamiento del escritor indio Osho que dice “No escuches ningún mandato, a no ser que sea un mandato desde tu interior”. 


 


Y puede que tú me preguntes en este momento ¿pero Gabrielito lindo, yo muchas veces he hecho lo que siento y antes he cometido más errores? 


 


Aquí es donde entra la sabiduría. 


 


Recuerda que tenemos por decirlo de una manera la voz interior y la voz del ego. 


 


La voz del ego se ha estado alimentado de la voz de terceros y su percepción sobre nosotros. 


 


Por lo general, el promedio de los seres humanos solo escucha la voz del ego. 


 


Esa que nos dice yo valgo, yo merezco, me hizo, me ofendió, etc. 


 


Pero la voz interior es algo bastante sutil, como una especie de emoción muy suave, pero es persistente y te dice el camino a seguir. 


 


El ego es más impulsivo, y por hacerlo más semejante a la definición anterior, es una voz más fuerte e impositiva. 


 


Y como es una voz que te llama al merecimiento siempre vas a sentir miedo a la pérdida. 


 


Esta es precisamente la razón por la cual nos da miedo aceptar la pérdida de nuestros seres amados. 


 


¿Pero qué podemos hacer si eso es inevitable? 


 


¿No sería más sabio aceptar las cosas que no podemos cambiar y así evitarnos sufrimientos absurdos e innecesarios? 


 


Así que quiero animarte, mediante esta información, que comiences a hacer frente a las cosas inevitables de la vida. 


 


Indefectiblemente tendremos cambios que no necesariamente nos van a gustar, pero recuerda que es cuestión de tiempo para que nuestro cerebro se adapte a esta nueva información.

Comparte:

lunes, 3 de mayo de 2021

Cuando insistimos en seguir perdiendo



Cuando insistimos en seguir perdiendo

Nuestro gran amigo el doctor Albert Einstein definió la locura como hacer lo mismo una y otra vez, con la esperanza de tener resultados diferentes.


¿Cuántas veces no nos ha llegado a pasar esto, que insistimos en hacer las cosas de la misma manera esperando que nuestra vida cambie milagrosamente?


Respecto a esto, hace ya bastantes años, conocí a un joven bastante talentoso en el diseño.


Trabajaba para un negocio donde se dedicaban a instalar sonido en los automóviles y también a crear interiores en estos, bastante atractivos.


Y se notaba que este joven era el genio detrás del éxito de este negocio.


Y en cierta oportunidad me pidió que si lo podía acercar a su casa.


Mientras íbamos por el camino, me preguntó a que me dedicaba y que tal me iba en la vida.


Me dijo que era muy afortunado y le dije que el también lo era, pues había nacido con un talento increíble para el diseño.


En eso me contó que tristemente no le pagaban lo suficiente por todo el trabajo que hacía.


Según lo que me describió, este joven prácticamente era un esclavo en dicha empresa.


Y sus “jefecitos” se escudaban en que, al no poder trabajar los fines de semana, por causa de sus convicciones religiosas, le negaban el pago que “merecía”.


Y hasta aquí podemos decir que hay gente muy boba que sufre por gusto.


Y he llegado a escuchar respecto a esto expresiones como “este es mucho bobo tan tonto, como se deja morir de hambre”.


Recuerda que nosotros somos muy “valientes” con la barriguita llena y el millón de dólares en nuestra cuenta bancaria.


Decir que voy a hacer esto o lo otro en estas condiciones en bastante fácil.


Pero cuando una persona creció con carencias y sobre todo aprendió desde su infancia que otros si tenían derecho, esto no es tan fácil que digamos.


Lamentablemente bajo estas condiciones, este joven no se tenía la confianza suficiente para iniciar su propio negocio.


Lamentablemente las creencias juegan un papel bastante crítico en las decisiones que tomamos para vivir bien o mal.


Por ejemplo, cuando aun estaba en la educación básica secundaria, tuve una compañera que fue bastante influenciada por las creencias religiosas.


Esta señorita tenía la creencia que, si se “portaba bien”, su Creador la tendría en un paraíso perfecto, con todo lo necesario para vivir feliz para siempre.


Así pues, ella decidió que no era importante educarse para un futuro, pues finalmente cuando fuera adulta, ya estaría viviendo en un paraíso.


¿Y adivina cómo se ha desarrollado su vida como adulta?


Por una amiga en común, me enteré que se casó con un hombre bastante similar en su pensamiento.


Ambos pasan dificultades y aunque no lo creas, siguen esperando que el paraíso le llegue a su casa con todo lo necesario para vivir felices.


Y puede que tú lo consideres una broma o que estoy exagerando, pero tristemente esta es la realidad de millones de personas en la actualidad.


Ahora no es que salgas corriendo a abandonar tus convicciones religiosas.


No te estoy diciendo que manejar este tipo de información sea malo.


De hecho, cualquier persona vive una mejor vida, si tiene un Poder Superior que lo está apoyando.


Pero como puedes observar, este Poder Superior debe apoyarte, ser una ayuda para ti y no un canasto que debas cargar, lleno de piedras.


No se trata de cambiar de una creencia para irse a otra y quedar en las mismas o peor.


Esto es similar cuando se hacen reparaciones en una casa.


No se destruye la casa y se construye nuevamente.


Se reparan las cosas que ya están dañadas.


Esto mismo debemos hacer con nuestra vida.


Por lo general tenemos la creencia que todo el mundo es feliz y exitoso, menos nosotros.


Por eso intentamos presumir para no pasar como fracasados ante nuestro círculo.


Entonces no debemos cambiar de vida, ni de trabajo o ciudad, sino de los hábitos que nos están perjudicando, si queremos ver cambios.


Te puedo asegurar que la Vida quiere lo mejor para cada uno, pero nosotros vivimos mal interpretando sus intenciones.


La Vida nos da mensajes que no sigamos determinado camino y nosotros de tercos, porque en algún punto nos funcionó, insistimos.


Mira por ejemplo lo que ocurrió desde el año 2020.


Muchos negocios tradicionales se fueron al tarro de la basura.


Pero también surgieron nuevas oportunidades y los que aprovecharon se hicieron ricos.


De hecho, fue algo que mencioné en la entrada CÓMO ACTUAR ANTE LAS CRISIS EMOCIONALES, que escribí a principios de la cuarentena el año pasado.


Donde expresaba que esta situación se verán nuevas oportunidades para unos y también nuevos fracasos para otros.


Y eso que ese tema fue grabado 3 semanas antes que lo vieras, pues yo prefiero grabar anticipadamente, así que tengo dotes de profeta 😁 


Y puede que en este momento me preguntes, “pero Gabrielito lindo, ¿cómo puedo cambiar de camino, si no se me ocurren ideas?”


Entonces debes cambiar de fuentes de información.


Mira, nosotros somos el resultado de las compañías que tenemos así lo neguemos rotundamente.


Si yo mantengo con borrachos, ¿pues como voy a sentir, pensar y actuar?


Si estas rodeado de personas con grandes metas, enérgicas y llenas de amor, ¿cómo supones que será tu vida en un tiempo?


Así que quiero animarte, mediante esta información, a no insistir en lo que estás haciendo, si quieres obtener resultados diferentes.


Si ya te aburriste del rol que has cumplido hasta ahora, entonces comienza a crearte una nueva vida de bienestar.

Comparte:

lunes, 26 de abril de 2021

Cómo nos manipula el comercio



Cómo nos manipula el comercio

Para comenzar este tema debo aclarar que todo el mundo tiene derecho a ganar dinero.


Pero de ninguna manera esta ganancia debe costar el malestar de las demás personas.


Con esto me refiero a que muchas veces, las entidades bancarias con las cuales nos hemos relacionado, venden nuestros datos a terceros.


¿Cuántas veces no has recibido de forma inoportuna llamadas que no estabas pidiendo tener?


Por ejemplo, anteriormente llegué a recibir llamadas diciéndome ¡Gabrielito lindo! Lo felicitamos por su excelente experiencia y manejo de su cuenta y bla bla…


Aquí por supuesto nos estaría trabajando el ego y como negarnos si nos acaban de sugerir que somos acaudalados por nuestro “excelente” manejo.


Así pues, estamos predispuestos a no utilizar esa dulce melodía que significa la palabra NO.


Y nos sentiríamos muy avergonzados de utilizarla con una persona que ha sido “amable” con nosotros.


En mi caso me han llegado a vender desde lámparas hasta seguros contra robo.


No falta, sino que me vendieran gasolina para aviones.


Y como lo aclaré en un principio, no estoy queriendo decir que las personas o empresas no tenga el derecho a ganar dinero mediante artículos.


Lo que se trata es de vender cosas que realmente la persona SI necesita.


¿O te parece que alguien debe comprar unas llantas para automóvil, sin tener vehículo, simplemente porque dan la facilidad de pago o están económicas? 


Esto es de un pensamiento depredador.


Quien hace esto no le importa llevar un bienestar o una ganancia hacia la persona, sino obtener su dinero, aunque esté comprometiendo la economía de dicha persona.


Recuerdo que en cierta oportunidad una señora intentó venderme un seguro contra robo en cajeros automáticos.


Le dije que no me interesaba porque no lo necesitaba.


La señora asombrada me dijo que en medio de la situación de inseguridad esto era casi que obligatorio y bla bla..


Le comenté que NO gracias porque vivía en una ciudad muy segura.


Esto fue como blasfemar contra su Dios personal.


De inmediato se enojo y comenzó a hablar de las bondades del miedo.


A la final no perdí más mi tiempo y colgué.


El seguro en realidad costaba alrededor de unos 5 dólares.


Cosa que no es mucho, pero súmalo cada mes y por un año solamente.


Esto crearía una gran fuga de capital año tras año, y sumándole los demás gastos pues te imaginarás que vamos derechito al degüello económico.


A veces uno se pregunta por qué el dinero no me rinde y aquí podemos ver que lo gastamos en cosas innecesarias.


Al cabo del tiempo me llamó otro señor a venderme algo que no recuerdo.


Antes de dejarlo proseguir con su Gabrielito lindo y felicitaciones por mi excelente manejo, le dije que si me quería vender algo.


Me dijo que si, y le dije que no estaba interesado en comprar nada de lo que me pensaba ofrecer porque no necesitaba nada en ese momento.


Este señor si comprendió y se despidió.


Pero podemos ver en todos estos ejemplos que se adula al usuario para capturarlo emocionalmente y que siga tras la conversación.


A la final solucioné esto instalando una aplicación en el teléfono que bloquea este tipo de llamadas, que otros usuarios reportan como no deseadas.


Pero en la calle, si no hay aplicaciones para bloquear ventas no deseadas.


Simplemente lo que hago es decir NO GRACIAS, a todo lo que me estén ofreciendo.


Por lo general la gente se detiene para que tú detengas y así envolverte en una charla.


Acuden a tu “buena educación” para no dejarlos con la palabra.


La verdad con pena y todo, nunca me detengo a hablar con desconocidos pues no conozco sus verdaderas intenciones.


Tú decides si quieres aceptar cuanta conversación te coloquen en la calle.


Pero mi consejo es que debes ser manso como paloma, pero astuto como serpiente.


Así que quiero animarte, mediante esta información, a no permitir que terceros afecten tu economía simplemente porque te da pena decirles que no.


Finalmente es tu decisión, pero si quieres tener una mejor economía, compra realmente lo que necesitas.

Comparte:

Donaciones

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones Telegram

Telegram
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu Telegram:

Ingresa a:
t.me/autopoder1
t.me/IngenieroGabrielSalazar

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2021. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook