Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta objetivo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta objetivo. Mostrar todas las entradas

lunes, 3 de febrero de 2020

Logrando los objetivos con trabajo



Logrando los objetivos con trabajo Los seres humanos tenemos la tendencia al facilismo.

Con esto quiero decir que si fuera por nosotros nos sentaríamos debajo de un árbol de manzanas a esperar que estas nos caigan para alimentarnos.

La pereza nos domina, y sobre todo nos da impaciencia esperar procesos por los cuales hemos trabajado con la ley del mínimo esfuerzo.

Existen personas que en el día a día demuestran un talento y astucia especial para actuar, pero que no se sienten capaces de avanzar más allá de donde se encuentran actualmente.

Por ejemplo, desperdician su talento pues se consideran incapaces de hacer un buen trabajo ya sea a nivel escolar como laboral.

Tal era mi caso hace años, pues las personas de mi entorno, o al menos la mayoría decían que yo tenía mucho talento que no explotaba.

Honestamente yo tomaba esto como una especie de broma que me querían hacer.

Sentía que todo lo que sabía cualquiera lo podía hacer pues para mi realizar cosas siempre ha sido fácil.

Esto, sumado a mi baja autoestima era lo que me hacía percibir el mundo como una carga de lucha e inmerecimiento.

Sin embargo, no basta con tener talento en la vida.

Hay que tener algo más que se llama trabajo y disciplina constante.

Al talento o a las metas hay que dedicarles tiempo para desarrollarlos.

La Vida no nos regala nada y por eso todo debemos ganárnoslo con dedicación.

La pereza es la peor enemiga de los proyectos y cuando nos dejamos llevar de esta, por eso fracasamos.

A las metas o propósitos hay que dedicarles tiempo.

Por ejemplo, ¿crees que las estrellas de fútbol mundial han llegado donde están simplemente por el talento?

Muchas personas alrededor de ellos, han confirmado que los deportistas más sobresalientes se quedan practicando solos después de su entrenamiento oficial.

No solo se dedican tiempo extra a mejorar sus habilidades, sino también su físico.

Leen, investigan, se asesoran o en general hacen lo necesario para seguir en la cima.

Cuando analizamos todo esto, honestamente y con la mano en el corazón ¿crees que nosotros dedicamos tiempo y esfuerzo a lo que nos hemos trazado?

¿Cuántas personas a la fecha no iniciaron su objetivo de tener un mejor cuerpo y comenzando el año ya se dejaron vencer por la pereza?

¿Cuántos no se propusieron a ahorrar para fin de año realizar un viaje y no solo han incumplido su propósito, sino que ya deben más dinero del que pueden pagar?

¿Realmente actuando así crees que vas a cambiar tu vida?

Existe un dicho que reza “Con un poco cada día, obtienes mucho con el tiempo”.

Si tu a diario juntas una pequeña cantidad de dinero, ¿puedes visionar lo que tendrías ahora si hubieras comenzando hace un año, cinco o tal vez diez años?

Lo mismo ocurre para cualquier cosa que te propongas en la vida.

El problema es que debemos dejar el facilismo y sobre todo el “rapidismo”.

Todo lo queremos instantáneo. Tristemente esas cosas así no son perdurables.

Por el contrario, todo lo que vale la pena requiere esfuerzo y tiempo.

Por eso la Naturaleza es tan hermosa y perfecta.

Así pues, quiero animarte a través de esta información a esforzarte por lo que deseas.

Esta bien que nada es fácil, pero tampoco nos rindamos ante el primer obstáculo que se nos presente, como la pereza mental.
Comparte:

lunes, 26 de agosto de 2019

El objetivo del dolor



El objetivo del dolor Cuando hablamos del dolor, debemos tener en cuenta que existen dos diferentes tipos.

El primero es el físico, el cual junto con el sistema nervioso lo podemos experimentar en nuestro cuerpo.

Tal es el caso de una fractura, un parto, heridas, etc.

El segundo es dolor emocional que junto con nuestro sistema de creencias e imaginación podemos llegar a experimentarlo en el alma.

Por ejemplo, la pérdida de un ser querido, una desilusión amorosa, miedo al fracaso económico, etc.

Podemos concluir que entre estos dos anteriores el que más podemos controlar sería el primer caso, es decir el dolor físico.

Y esto porque al menos en su gran mayoría los humanos huimos de este.

Aunque no ha de faltar el que le encanta que lo flagelen, pero esto ya es otro tema.

Lamentablemente todos tenemos la sensación, debido a nuestra poca educación emocional que sobre el dolor emocional no tenemos control.

Con esto me refiero a que llega inesperadamente y no podemos hacer nada salvo llorar sobre la “leche derramada”, como afirma el dicho popular.

A pesar de todo y por increíble que parezca, ¿sabías que el dolor emocional también lo podemos evitar?

¿Y cómo?, tal vez te estarás preguntando en este momento.

Hay dos formas de hacerlo. La primera es mediante nuestra experiencia personal.

Con esto me refiero a la experiencia adquirida en pérdidas anteriores.

La segunda forma es mediante la experiencia de terceros.

Tristemente esta última parece que no es de la simpatía de los seres humanos.

En ambos casos, solo es posible evitar el dolor emocional cuando hacemos conciencia de este.

Por ejemplo, la pérdida de un ser amado es difícil.

Aunque esto es inevitable, jamás hacemos conciencia de que llegará su momento.

A pesar de que no hay nada seguro en las relaciones interpersonales, nunca nos concientizamos que la otra persona o puede llegar a faltar o nos puede abandonar por el motivo que sea.

Es como si negáramos toda posibilidad de que esto fuera a ocurrir.

En cambio, ¿logras observar que en el caso del dolor físico definitivamente tomamos medidas para que al máximo esto no nos vuelva a pasar?

Es exactamente esto lo que debemos hacer para evitar el dolor emocional. Tomar medidas.

Por lo general siempre optamos por cometer nuestros propios errores y hasta repetirlos, así veamos los de la gente que nos rodea.

Y peor aún, así nos estén diciendo “vea, tenga cuidado con esto o aquello”, a nosotros al parecer nos encanta demostrar que eso no nos va a pasar a nosotros.

Respecto a esto, este año tuve que observar el lamentable fracaso económico de unos amigos.

A pesar de que ya habían pasado por una situación muy parecida en años anteriores, increíblemente volvieron a caer en lo mismo.

Y lo peor no fue eso. Cuando intentaba sugerirles que vieran la información publicada en este blog que hablaba sobre las medidas a tomar en crisis financieras, simplemente ignoraron esto.

Como decían ellos, eso es basura y Dios, que siempre está con ellos los bendice para que todas sus metas les salgan con Su ayuda.

Bueno, yo hice lo que tenía que hacer y confiar en que todo les saliera bien.

Sin embargo, las cosas se les salieron de control y terminaron en una situación similar a la que yo padecí hace algunos años.

En la ruina total y viviendo de la caridad de personas cercanas.

Y atención, con esto no quiero decir que uno no deba confiar en Dios para la consecución de los objetivos.

Al contrario, y como hemos visto en temas anteriores, siempre es buena idea tener como aliado un Poder Superior que te pueda inspirar en tu camino.

Dios, la Vida, el Universo o como prefieras llamarlo te da la inspiración para hacer las cosas, pero tú debes estar atento y seguir esa voz interior por medio de la cual te habla y seguirla.

A veces nos obsesionamos tanto con nuestra meta que no prestamos atención a las advertencias que otros nos dicen.

En realidad, en dichos momentos cuando solo ves hacia adelante ignorando todo a tu paso, está actuando tu ego.

Es decir, esa parte que te dice que le demuestres a los demás que eres el mejor y bla bla bla.

Aunque el dolor sea inevitable en nuestras vidas, no podemos permitir que el ego nos lleva al sufrimiento.

Podemos omitir este último si y solo si actuamos con sabiduría. La sabiduría es la capacidad para actuar con prudencia.

No actuar de forma precipitada, ni lo primero que se nos ocurra, sino considerar todas las variables posibles.

Así que te animo mediante esta información a usar cualquier debilidad que tengas como fortaleza mediante el aprendizaje.

Jamás permitas que tu dolor sea en vano. O mejor aún se sabio y evítalo aprendiendo del dolor ajeno.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones WhatsApp

WhatsApp
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu WhatsApp:

1. Ingresa el número +573024480553 en tu lista de contactos.
2. Envía un mensaje indicando que deseas suscribirte.

También puedes dar CLIC AQUÍ para hacer el proceso automáticamente.

Recuerda AGREGAR EL NÚMERO A TU LISTA DE CONTACTOS para recibir las notificaciones de nuevos vídeos cada lunes.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2020. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner