Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta origen. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta origen. Mostrar todas las entradas

lunes, 27 de julio de 2020

Cómo lidiar con la depresión



Cómo lidiar con la depresión Para todos es común asociar la depresión con la tristeza en nuestro entorno.

Así pues, a ver sonreír o recochar como decimos en mi país, a una persona, jamás nos pasa por la cabeza si esta está o no deprimida.

Y este es un asunto tan delicado que a muchas personas las ha conducido al suicidio.

Por lo general, los que no padecemos de depresión, tenemos la tendencia a ver esto como un juego.

O que quizás la persona que manifiesta ciertos síntomas depresivos, esta tratando de llamar nuestra atención solamente.

Y aquí nos puede surgir una pregunta importante sobre ¿qué es en realidad la depresión y que la causa?

Sobre esto existen muchas definiciones.

Pero desde mi punto de vista la definición general sería como una especie de transtorno que provoca pérdida de interés en las actividades que la persona realiza.

Esto puede afectar bastante su desempeño laboral e incluso sus interacciones con los demás.

¿Te imaginas por un momento que una persona deprimida pueda perder su trabajo o sus relaciones con las personas que le importan?

Como puedes ver es lógico que esto le sirva como retroalimentación para su depresión provocando problemas más severos que pueden llevar a atentar contra su vida.

Si nunca has padecido de este transtorno, ¿puedes ir comprendiendo porque es tan serio y tan importante que le prestemos atención a una persona con depresión?

Es importante resaltar que la depresión puede tener factores genéticos, cambios hormonales, ciertas enfermedades, un duelo por perdida o alguna situación vital estresante.

A titulo personal, la depresión se puede adquirir por copia de comportamientos con otras personas.

Con esto me refiero a que, así como una persona alegre, nos puede contagiar con su emoción, una persona deprimida también puede tener el mismo efecto.

¿Nunca que ha pasado que ves a alguien reír tanto que finalmente terminas como esa persona y a su vez ella se retroalimenta de tu risa y pueden terminar en un ciclo sin fin?

Respecto a esto, hace muchos años padecí de este de este transtorno por algunos meses.

Recuerdo que todo comenzó cuando decidí abandonar muchas creencias en mi vida, sobre todo las religiosas, por considerar que no cumplían mis expectativas sobre el mensaje que intentaban dar.

Simultáneamente, la chicha que me interesaba de forma romántica no me prestó más atención y esto contribuyó a que callera en un estado profundo de depresión.

Adicionalmente perdí mi empleo en ese momento.

Como quien dice me saqué el premio mayor en la lotería del infortunio.

Recuerdo que esto hacia que no solamente me odiara a mi por lo que estaba pasando, sino que odiaba a otros.

Es como si, de cierta forma, los culpara por lo que me estaba pasando en ese momento.

El caso es que terminé tan deprimido que había perdido todo interés en cualquier actividad.

En lo único que me refugie fue en un juego que me prestó un amigo que por casualidad fue a visitar a mi hermano y tenía ese día a la mano.

Me encerré durante una semana en mi habitación y dedicaba todo el tiempo a terminar este juego, pues me parecía que tenía una historia muy interesante.

Ni siquiera sentía ganas de bañarme y solo salía a tomar alimentos que creo eran pocos y al baño.

Creo recordar que dormía muy poco pues interiormente estaba batallando con la depresión y sólo me entusiasmaba saber en que terminaría el juego.

Mi señora madre se asustó bastante con mi comportamiento y decidió llamar a mi padre.

Recuerdo que ni siquiera quería hablar con él, pero para no ganarme un regaño posterior decidí contestarle.

Hablamos mucho ese día, de muchos temas.

Solo recuerdo que me sentía mejor hablando con él y entre la charla me dijo algo que estoy seguro, cambio el rumbo de mi vida para siempre.

Él decía que cada uno, puede hacer de esta tierra un cielo o un infierno.

Cada persona es libre de escoger lo que quiere vivir.

Y a pesar que en ese momento no comprendía esas palabras tan bien como lo hago ahora, recuerdo que una vez que colgamos el teléfono, lo primero que hice fue bañarme.

Es como si después de ese baño, se despejó mi mente, mis emociones y hubiera retomado el rumbo que siempre quise tener.

Por primera vez en mi vida sentía que tenia el poder de elegir lo que quería vivir, ya fuera sufrimiento o felicidad.

Estaba en mis manos y obviamente no iba a ser tan bobo de escoger el sufrimiento.

Analizando todo esto, me di cuenta que la mayor falla que tiene una persona con depresión es la falta de conciencia de sus emociones.

Es por eso que vemos muchas personas deprimidas, tratando de disimular su transtorno con lo contrario y se dedican a manifestar “alegría”.

Durante casi toda mi vida he visto personas que comentan sobre esto de forma disimulada con expresiones tales como “rio por no llorar”, “la procesión se lleva por dentro”, etc.

De hecho, una vez tuve la oportunidad de conocer una persona que se jactaba de la cantidad de licor que había consumido la noche anterior.

Durante ese día se dedico a beber como si no hubiera mañana, y en la noche entró en un estado tan profundo de depresión que me daba lástima la angustia que reflejaba.

La persona que no conoce sus emociones intenta escapar por todos los medios a esta, tal como el caso de esta persona o como en mi caso mediante el juego.

Así que te animo mediante esta información a prestar más cuidado en las emociones que no te hacen sentir bienestar.

Recuerda que está en tus manos hacer de tu vida una experiencia agradable o también desastrosa.
Comparte:

lunes, 22 de junio de 2020

El origen de la felicidad



El origen de la felicidad Yo creo que no solamente los seres humanos buscamos la felicidad, sino que estamos diseñada para ella.

Esto lo podemos comprobar mediante nuestro sistema nervioso que nos permite experimentar sensaciones, olores, sabores, colores, etc, de forma placentera.

Nuestro sistema nervioso también nos permite experimentar el dolor y cosas desagradables.

Sin embargo, ya sea que se trate de experimentar placer o dolor, depende mucho de nuestro enfoque y el sistema de creencias que tengamos formado desde nuestra infancia.

Como vimos anteriormente en la entrada LA GRATITUD COMO HERRAMIENTA DE ABUNDANCIA Y BIENESTAR EN TU VIDA, aun en medio del desespero por la situación que estaba pasando, pude darme cuenta del bienestar que constantemente la vida nos está entregando.

Lamentablemente no sé de donde sacamos la idea que la felicidad proviene de tener u obtener cosas.

Por ejemplo, muchos se sienten “felices” con el amor de sus sueños acompañándolos.

Y cuando por alguna razón llegan a perderlo, entonces viene la desilusión, el desamor y por supuesto el sufrimiento y dolor emocional que nos amarga la vida.

Lo mismo ocurre con los objetos materiales que tanto deseamos y nos costó mucho conseguir.

También cuando tenemos el trabajo de nuestros sueños, y nos aferramos con uñas y dientes a este porque nos trae la “paz y la felicidad”.

O lo que es peor, cuando encontramos a un amigo(a) y lo hacemos el centro de nuestras vidas.

Posteriormente si este(a) se ausenta por alguna razón nos sentimos traicionados e infelices por el resto de nuestras vidas.

Debido a esta asociación es que, por regla general, la humanidad piensa que la felicidad viene hacia nosotros.

En realidad, la felicidad es una aceptación, un proceso interno con el cual se viene desde el útero materno.

O sino mira cuan felices son los niños antes de los 5 a 8 primeros años de vida, antes que su estructura personal se vaya formando por su entorno.

Para ellos cualquier cosa los hace felices.

Recuerdo que cuando mi hija comenzó a caminar, lo que más llamaba la atención de ella era el brillo de sus ojitos.

Y sobre todo la alegría que sentía andando por las calles con sus manos sueltas casi que bailando al ritmo de sus pasos.

La mayoría de niños cuando llegan a la preadolescencia “abandonan” esta felicidad y modo de ver la vida, pues comienzan a ver los límites sociales.

Los gritos, peleas, celos, envidias y todo tipo de conductas copiadas de su entorno les han “lavado” el cerebro con los “no puedo”.

Aquí ya se han formado parte de sus creencias limitantes que van compartiendo con su círculo social.

Y comienzan a reforzar las creencias que poco a poco los volverán adultos fríos, serios, “responsables” y amargados que esperan que algo externo los lleve a la felicidad.

La felicidad no es cosa exclusiva de algunos.

Es algo que tú ya tienes y el truco para sentirlo es apreciar los “pequeños” detalles que te está dando la vida.

En realidad, no son pequeños los detalles que recibes, sino que te ha acostumbrado tanto a verlos cada día que tu cerebro prácticamente los está ignorando.

Es por eso que los niños pequeños son tan felices pues para ellos todo es nuevo y por eso lo disfrutan.

Así pues, quiero animarte mediante esta información a enfocarte en todo el bien que el Universo quiere darte en cada instante.

La Vida esta llena de cosas que según tu interpretación pueden ser buena o malas.

De tu enfoque en el bienestar o malestar dependerá la calidad de vida que tengas pues aquello que le das importancia es lo que más obtendrás.
Comparte:

lunes, 25 de febrero de 2019

Los orígenes del estrés y la depresión



Los orígenes del estrés y la depresión Según el RAE, el estrés se define como un conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos repetitivos.

Estos pueden ser frío, miedo, calor, alegría, etc.

La depresión es algo más serio, pues es considerada una enfermedad severa.

Normalmente asociamos la depresión con sentirnos tristes por algunos días.

En realidad cuando existe la depresión estos sentimientos no desaparecen y pueden afectar nuestras actividades diarias.

Como puedes ver si nos tocara elegir uno de estos dos, es menos nocivo el estrés.

De hecho la medicina general recomienda que un poco de estrés en nuestra vida es saludable.

Pero como todos los extremos son malignos, demasiado estrés puede afectar nuestra salud en general.

De acuerdo a mis observatorios sobre este tema, el estrés es el principio de la depresión.

Recuerda que todo lo que hacemos cada día es un entrenamiento para fortalecer nuestras “habilidades”.

Así que si nos acostumbramos a vivir diariamente en estrés, con el tiempo nos volveremos expertos en este, a tal grado que lo llevaremos a un estado crónico.

De alguna forma nuestro cerebro se debe liberar de las cargas emocionales y es en estos casos cuando podemos desarrollar en el futuro, una depresión.

Aquí es cuando nos puede surgir la pregunta: qué es, o qué origina el estrés y al final la depresión?

La respuesta a esto está en la información.

Te has puesto a analizar la clase de información que recibes constantemente a través de los medios oficiales de información, redes sociales y personas cercanas?

Seamos sinceros y aceptemos que el 99% de dicha información es para ponernos los nervios de punta.

Todo es malo, es peligroso, enferma, no conviene, etc. Mejor dicho, parece que este planeta no fuera nuestro y todo nos envenena.

La información negativa genera preocupación, o en otras palabras comenzamos a realizar cálculos sobre situaciones futuras que muchas de ellas ni pasarán.

A la final esto se convierte en miedo. Y si recuerdas la definición inicial, el miedo repetitivo es un estímulo para generar estrés.

Podríamos decir que la información negativa no afecta directamente a los niños y adolescentes.

Más bien nos comienza a afectar cuando ya somos totalmente independientes y tenemos que responder por nosotros mismos o incluso por terceras personas.

Respecto a esto, el estrés me llevó casi a la depresión.

Recuerdo que cada mañana que me levantaba sentía como si en pecho tuviera una especie de efervescencia.

Para nada era algo agradable sino que a partir de abrir mis ojos y durante el resto de la mañana sentía mucho malestar.

Tanto era el malestar que deseaba no despertarme y seguir durmiendo.

Esto siempre iba acompañado de una tristeza sin ningún motivo, pues tenía todo para vivir bien.

Cuando me di cuenta que la información que había recibido durante años, era la causante de esto, me di a la tarea de solo ver, escuchar y hablar cosas que me engrandecieran.

Honestamente pensé que esa sensación desparecería de forma inmediata pero la verdad me tocó trabajar varios años para poder dejar de sentir el malestar.

Según recuerdo, la última vez que llegué a sentir malestar fue en el año 2010 y por unos cuantos minutos.

Pero todos estos años no descuido la clase de información que ingreso a mi cerebro.

Pongo especial cuidado en la música pues esta tiene la particularidad de abrir partes importantes emocionales en nosotros.

Así que te animo mediante esta información a no permitir que la información que recibes y tu imaginación comiencen a llenarte de terror.

Comienza a vigilar la clase de música, entretenimiento, conversaciones y en general la información que estas recibiendo todos los días.

Cada segundo que pasa es una oportunidad para tener un destino nuevo. No lo desperdicies en cosas que pueden arruinarte la vida.
Comparte:

lunes, 15 de octubre de 2018

La envidia y sus orígenes emocionales



La envidia y sus orígenes emocionales Aunque quizás tengamos la tendencia a confundir la envidia con los celos, estos son sentimientos que suelen producir, por decir algo, diferentes “síntomas” emocionales.

Los celos son la respuesta emocional ante la pérdida de lo que consideramos nos pertenece.

La envidia es la respuesta emocional ante el logro de alguna persona y que nosotros no hemos podido alcanzar.

Aunque podemos ver que los detonantes son diferentes, ambas emociones tiene un origen en común y es lo que conocemos con el nombre de Ego.

Si quieres saber más detalle sobre este tema, te invito a leer la entrada escrita en el 2011 y titulada DEFECTOS QUE NO ME PERMITEN RECIBIR LA ABUNDANCIA DEL UNIVERSO.

En resumen, el Ego es una estructura mental que nos indica “Aquí estoy”, “Yo existo”, “Yo importo”, etc.

En otras palabras este es el que origina las emociones de pérdida o amenaza con el objetivo de conservar nuestra identidad.

En mis observatorios he podido comprobar que los celos afectan tanto a humanos como animales.

Puedes observarlo cuando mimas a tu mascota y tiempo después lo haces con un animal diferente o hasta un niño.

De inmediato se observa la incomodidad que siente tu mascota porque está “perdiendo” el cariño que siempre le das.

Sin embargo nunca he podido observar el sentimiento de envidia en los animales. Aparentemente este es exclusivo de los seres humanos.

A lo máximo que hemos podido aspirar los seres humanos esta resumido con la frase “la envidia es mejor despertarla que sentirla”.

Las buenas intenciones que tiene esta frase es de explicar la horrorosa sensación de sentirla versus la de despertarla.

Tristemente y como siempre, malinterpretamos estas explicaciones e intentamos resolver nuestro conflicto emocional desviando nuestra atención a otros con lo que supuestamente tenemos o hemos logrado.

Así pues, hoy en día y debido al avance de las comunicaciones sociales vemos una guerra entre la envidia versus la ostentación.

Pero como podemos entonces resolver nuestros conflictos internos?

Debemos tener en cuenta que la envidia es el resultado de estar enfocándote en los logros de los demás.

Esto no te va a permitir tener tu mente en tus propias oportunidades y logros, así que no solo los vas a omitir, sino que vas a perpetuar más tu condición de envidioso(a).

Como puedes ver, TODOS, absolutamente todos los seres humanos padecemos del sentimiento de envidia. Así que no existe eso de “envidia de la buena”.

A la final es el mismo sentimiento “disfrazado” de “buenos” deseos a la persona que le dices eso.

Cuando una persona dice que no siente o no tiene envidia, en realidad está negando su condición, lo cual hace de esta persona un ser más disfuncional.

Recuerda que el generador de la envidia es el Ego y este es una de las estructuras que nos permite avanzar o evolucionar hacia nuevos caminos.

Una persona “sin envidia” sería como hablar de una persona estancada, un ser inerte sin metas o sueños.

Desde mi punto de vista, la “cura” contra la envidia es la gratitud. Con “cura” me refiero a desviar la atención de esta.

Cuando agradeces lo que tienes y todo lo que has vivido y que te ha traído donde estás, es cuando comienzas a enfocar tu mente y emociones en ti mismo(a).

Si ves un logro de alguien a tu alrededor y tu deseas eso, simplemente agradece a la Vida, Dios, Universo o como tu prefieras llamarlo, porque lo tuyo ya viene en camino.

Esto es una forma muy sana de cambiar tu energía y utilizarla hacia ti mismo, no solo por lo emocional, sino porque tu mente se colocará receptiva y de inmediato a buscar las oportunidades para conseguirlo.

No pienses que al hacer esto de inmediato van a cambiar las cosas en tu vida. Recuerda que el éxito es un estilo de vida que debes practicar diariamente.

No envidies el éxito de nadie, pues tú no sabes lo que significa éxito para esa persona.

Posiblemente este maldiciendo su destino, mientras tú envidias sus condiciones. Y de hecho esa misma persona quizás este admirando tu vida en secreto.

Así que te hago la invitación a valorar tus propias oportunidades y logros en vez de estar admirando logros de terceros.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones WhatsApp

WhatsApp
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu WhatsApp:

1. Ingresa el número +573024480553 en tu lista de contactos.
2. Envía un mensaje indicando que deseas suscribirte.

También puedes dar CLIC AQUÍ para hacer el proceso automáticamente.

Recuerda AGREGAR EL NÚMERO A TU LISTA DE CONTACTOS para recibir las notificaciones de nuevos vídeos cada lunes.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2020. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner