Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta problema. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta problema. Mostrar todas las entradas

lunes, 7 de diciembre de 2020

El problema de las emociones e ideas preconcebidas



El problema de las emociones e ideas preconcebidas

Yo creo que todos en este planeta nos ha ocurrido que tenemos que hacer algo y de inmediato sentimos malestar.


Trátese de comer algo, ir a algún sitio o realizar alguna actividad, sentimos predisposición, malestar y pereza de actuar.


Finalmente, cuando nos tocó hacer o probar la tarea correspondiente, nos damos cuenta que era algo espectacular y que nos estábamos perdiendo de algo.


Esto suele pasar mucho en los niños cuando se les da a probar algo por vez primera.


Ellos se niegan y una vez que lo saborean, quedan fascinados por el alimento y no quieren dejar de comerlo.


Nuestro rechazo es prácticamente un instinto natural de protección.


Esto ocurre en cada situación nueva para nosotros.


Los seres humanos siempre buscamos lo conocido, pues de cierta forma nos está dando seguridad.


Es por esta razón que has visto muchas personas a tu alrededor quejarse de sus vidas, pero no se atreven ni por nada del mundo a dejar eso que los atormenta.


Esto implicaría salir de su zona de “confort”, es decir la parte que ya conocen y experimentar nuevas rutas.


Esto explicaría porque, así estemos sufriendo en una relación o un trabajo “cruel” seguimos allí, cual masoquista que disfruta de sus castigos.


A título personal llegué a conocer hace muchos años alguien que se podría decir que siempre tenía buena suerte.


Tenía la capacidad de cambiar de trabajo, de ciudad, incluso de estilo de vida a su antojo.


A la mayoría nos cuesta hasta decidir sobre donde vamos a comprar el pan para el desayuno.


Pero esta persona se notaba que, con solo pensarlo, las cosas le salían como por arte de magia a su favor.


Lamentablemente tenía un problema y era la predisposición hacia las cosas.


Donde quiera que iba, tenía la idea preconcebida que sus futuros jefes eran unos explotadores.


Y que solo se aprovecharían de sus capacidades para ellos seguir subiendo en la escala de la riqueza.


Esta persona padecía de otra curiosidad y era la falta de diálogo hacia sus “castigadores”.


Podría imaginarse los peores escenarios, pero jamás se atrevía a decirle a sus jefes que era lo que le gustaba y que era lo que no le gustaba realizar.


Finalmente, por esta falta de diálogo terminaba haciendo labores que no le correspondían y odiando no solo su trabajo sino a las personas con las que interactuaba en este.


Debido a su “buena suerte” se proponía a cambiar de ambiente laboral en otro trabajo y pues como sabemos lo conseguía casi de inmediato.


¿Y adivina qué situación conocida volvía a vivir esta persona?


En conclusión, terminaba haciendo las cosas de mala gana y siempre buscaba la primera oportunidad para renunciar y cambiar de trabajo para repetir de nuevo este ciclo.


Esto no solo se ve en lo laboral.


También he conocido casos donde personas salen escapando de la falta de oportunidades en su ciudad o país para llegar a hacer lo mismo que pudieron hacer en su localidad.


La diferencia está en que gastaron más dinero para desplazarse, pero igual les tocó vivir en otra localidad lo que no quisieron hacer en la propia.


¿Quiere decir esto que es malo irme de donde estoy para buscar nuevas oportunidades?


Para nada, el problema está en que no necesariamente vas a vivenciar nuevas cosas si te van con la misma mentalidad.


Por ejemplo, ¿por qué una persona sale de un trabajo en el cual sintió bullying o maltrato laboral para seguir en otro bajo las mismas condiciones?


Es bastante “curioso” pero en el nuevo trabajo siempre se va a encontrar con nuevos abusadores labores.


Esto se debe a que ocurrió un cambio de lugar, pero faltó cambiar lo más importante que fueron nuestras emociones e ideas preconcebidas.


Inconscientemente comenzamos a realizar acciones orientadas a lograr acciones de terceros.


Recuerda lo que vimos anteriormente sobre las creencias.


Nuestro ego, con tal de tener la razón, de estar en lo cierto, hace uso de nuestro poder interior para cumplir con nuestra “verdad”.


Así que quiero animarte, mediante esta información, a cambiar no solo de estilo de vida, sino de emociones e ideas.


Nunca permitas cambios en tu vida a medias, pues tu cerebro siempre regresará a lo conocido con el fin de protegerte.

Comparte:

lunes, 23 de noviembre de 2020

El problema de las exceptivas y los apegos



El problema de las exceptivas y los apegos

Una de las cosas más importantes que tiene el ser humano es la voluntad.


La voluntad humana ha sido capaz de mover el mundo, descubrir nuevas cosas y hasta mejorar la propia vida.


Una de las tantas definiciones que el RAE tiene sobre esta es la intención, ánimo o resolución de hacer algo.


Pero nota que se está hablando sobre el ánimo o resolución de hacer algo.


Aquí nos puede surgir la pregunta, ¿entonces dónde nace la voluntad para hacer las cosas?


Detrás de toda esa fuerza que nos impulsa a realizar algo está la esperanza.


Curiosamente la esperanza está asociada a las expectativas.


Algunas personas definen la esperanza como algo positivo en lo cual, estarías confiando en el proceso.


En cambio, la expectativa la perciben como algo negativo que solo se basa en resultados.


Un ejemplo de estas definiciones lo podríamos ver como la esperanza que tienes de que algo bueno suceda en el futuro.


Contrario, la expectativa sería intentar predecir ese futuro como bueno o malo para ti.


Podríamos decir que de aquí se desprende el concepto de esperanza como positiva y expectativa como negativa.


Pero si vamos a la definición de expectativa que tiene el RAE, la define como “esperanza de realizar o conseguir algo”.


En otras palabras, el RAE estaría conectando intrínsicamente estas dos palabras.


En este punto podría surgir una nueva pregunta, ¿qué son entonces los apegos y si de alguna forma están relacionados con las expectativas y esperanzas?


El apego se define como un vínculo afectivo intenso, duradero y singular.


Es decir que va específicamente a una persona y no a todas.


Se podría dar el caso, pero hasta la fecha no he visto el primer ser humano que tenga apegos por TODA la humanidad.


Siempre tenemos personas favoritas y por lo general el resto del mundo nos cae mal o es indiferente para nosotros.


Podríamos decir que las expectativas son una esperanza hacia algo, mientras que el apego vendría siendo la afirmación de que algo o alguien me pertenece o es mío.


Los apegos nacen en nuestra infancia.


Para que un ser vivo pueda tener un desarrollo medianamente normal necesita por lo menos de un cuidador.


Con este cuidador debe tener una relación o una conexión para poder llegar a tener una seguridad en el entorno que lo rodea.


De hecho, en los años 60, el doctor Harry Harlow realizó una serie de experimentos de dudosa ética que muchos profesionales llegaron a considerar crueles.


Por aquella época se discutía si los apegos nacían por el alimento o simplemente por la calidez de las relaciones.


Y también se pensaba que el contacto físico era una forma de malcriar a los hijos.


Este experimento consistía en separar crías de monos de su madre y ponerlos frente a dos muñecos.


Uno de estos muñecos era de felpa y el otro de alambre.


El de alambre tenía un biberón y los pequeños monos se apegaban más al muñeco recubierto de felpa y solo se acercaban al de alambre cuando necesitaban comer.


A partir de estos estudios, las cosas cambiaron bastante y vemos que se le dio más protagonismo a la relación padres e hijos.


Estos estudios reflejaron básicamente tres clases de apegos.


Si el cuidador de mostraba sensible, accesible y atento la persona desarrollaría un apego seguro.


Si la atención del cuidador era errática el individuo pasaría a ser una persona ansiosa.


Y por último si el cuidador era distante, rígido y desapegado, el adulto sería una persona evasiva.


A título personal yo pienso que con esta situación ocurre lo mismo que con los complejos de Edipo y Electra.


Son cosas que nos sirven en determinado momento, pero que, al nunca resolverse, cuando somos adultos pueden aflorar y perjudicarnos.


Para poder entenderlo mejor, intenta recordar las parejas que has tenido.


Si eres mujer, recuerda cómo las personalidades y hasta el físico de las personas que han compartido la vida contigo hasta la fecha se parecen.


Lo mismo si eres hombre, vas a notar que ocurre lo mismo con las personas con las cuales han compartido.


Y si eres bastante detallista, notarás que estás personas a la final son bastante parecidas a tu figura materna o paterna según tu caso.


Notarás que has estado buscando a tu madre o padre en tu pareja por el complejo de Edipo o Electra según tu caso.


Si eres mujer y tuviste un padre maltratador, ¿adivina con qué tipo de personas has estado compartiendo?


Hace algún tiempo compartí la experiencia de una gran amiga que tuvo un padre estricto.


Ella conoció a un hombre maravilloso, pero por extrañas razones lo abandonó.


¿Puedes ver porque haría algo como esto?


Simplemente su figura paterna estricta no coincidía con la de una persona flexible.


Lo mismo ocurre con nuestros apegos y expectativas.


El apego a un cuidador o cuidadores nos sirvió en su momento para sentir seguridad de nuestro entorno.


Pero son situaciones que quedaron allí en el olvido, en nuestro sistema nervioso.


Y es por eso que ahora que somos adultos sentimos la necesidad de apegarnos a esa figura que consideramos importante.


Si esa otra persona es tan “necesitada” de ti, podríamos decir que tienes buena suerte.


¿Pero qué pasa cuando esa otra persona toma decisiones diferentes y prefiere estar con otras personas?


Es por eso que los apegos nos representan un problema.


Cuando iniciamos una relación siempre llegan nuestras expectativas.


A medida que vamos conociendo a una persona le podemos ver errores y problemas potenciales a futuro.


Pero nuestras expectativas nos hacen creer que con “nuestro amor” las podemos llegar a cambiar.


Y no solo eso, nos imaginamos un ideal del amor, es decir, tenemos la expectativa de que sea romántico(a), detallista, de buen humor y que comparta con nosotros todo momento.


Cuando esto no se cumple, sufrimos y le reclamamos a la otra persona de que no nos ama.


Lógicamente la otra persona con sus propios problemas se va a sentir aburrido(a) por esto, pues ve que sus esfuerzos de amor no son suficientes.


Comienzan los resentimientos porque creo que la otra persona no me está dando lo que merezco.


Los que han podido traspasar sus apegos, rápidamente dejan esa relación y consiguen una nueva, repitiendo este ciclo casi infinitamente.


Los que no pueden con sus apegos prefieren seguir adelante, así su “amorcito” no les esté complaciendo lo que ellos esperan.


Ahora bien, siendo conscientes de todo esto, nos puede surgir la pregunta, ¿cómo puedo dejar los apegos y las expectativas?


La respuesta es tan simple como vivir tu vida y dejársela vivir a los demás.


Con esto me refiero a que tú mismo te tienes que convertir en la persona más importante de tu vida.


Puede que suene a egoísmo, pero ¿si tú estás enfermo, crees que puedes ayudar a los que también están enfermos?


Cuando las personas abordan un avión, una persona de la tripulación les da instrucciones sobre estados de emergencia.


Por ejemplo, que ocurre si tienes que evacuar y las salidas de emergencia.


Dónde están los chalecos salvavidas y las mascarillas en caso de despresurización de la cabina.


Hay un hecho curioso sobre esto último y es que, si caen las mascarillas arriba de tu asiento, y ves que tienes niños a tu lado, nunca debes ponerles la mascarilla a ellos primero.


Primero debes ponértela tú y luego si auxiliar a los pequeños.


Esto puede sonar egoísta, pero si tu pierdes el conocimiento, ambos van a morir.


Así que quiero animarte mediante esta información a que te conviertas en el ser más importante de tu universo.


La única manera que puedes ayudar a los que amas es cambiando tu propio destino.


Automáticamente notarás que sus vidas cambiarán sin que se los digas.

Comparte:

lunes, 19 de octubre de 2020

El problema de los consejos de terceros



El problema de los consejos de terceros

Todos hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas consejos de terceras personas y nos ha ido bien.


Sin embargo, no hay nada más triste que recibir un consejo y posteriormente te vaya mal, cuando lo acertado era lo que tu corazón te estaba diciendo.


En realidad, el problema de los consejos no es su fuente, sino la duda que nos ocasiona entre un tercero y la propia voz interior.


Desde niños nos enseñaron a dudar de nuestra propia sabiduría.


Los que ya no somos tan jóvenes, podemos recordar cuántas veces no nos mandaron a callar por meter la “cucharada” en las conversaciones de adultos.


Poco a poco fuimos comprendiendo que los adultos sabían más, así estuvieran diciendo burradas.


Y que nuestra voz interior o nuestra intuición tenían menos peso que la voz de estos expertos.


Por supuesto, no creo que eso ocurra con los niños de hoy en día.


Y tal vez por eso los jovencitos en la actualidad se atreven a más y realizan cosas que para nosotros a esa edad, eran imposibles.


Claro está que hoy en día también se ve de todo y muchas personas a pesar de lo avanzados que estamos no están teniendo una comunicación intrapersonal buena.


Esta situación hace que muchas personas por malas decisiones hayan arruinado sus vidas.


Y no conformes con esto, he visto cómo han colaborado a la ruina de otros, por medio de sus consejos malintencionados.


Vamos a ser totalmente sinceros, pero el ser humano por la naturaleza de su ego, no quiere que otros estén mejor que él.


A lo mucho que a sus amigos les vaya bien, pero no tanto que opaquen sus triunfos.


Es por eso que de cierta forma se puede ver guerras en redes sociales, batallando por quien tiene más o viaja más o se puede comprar más.


Personalmente he visto como entre amigas se dan “buenos consejos” y esto ha afectado posteriormente su relación de pareja.


Y esto no solo se ve entre mujeres.


Conocí el caso de dos amigos que se querían mucho.


Secretamente uno de ellos le gustaba mucho la chica del otro.


Cada vez que ella lo llamaba o le preguntaba cómo estaba, el otro amigo le decía que no se dejara manipular, que no fuera bobo, etc.


En todo caso su “amigo” buscaba que entraran en conflicto para que esta relación se fuera al tarro de la basura.


Posteriormente aprovechar la soledad de la chica y allí caerle con toda en su conquista.


Si tomamos en cuenta esta pequeña historia, ¿puedes ver la magnitud del riesgo que puedes estar corriendo al seguir consejos de terceros?


En realidad, por muy bueno amigo(a) que te parezca una persona, no tienes como comprobar sus intenciones al darte un consejo.


Y no te estoy diciendo que vivas tu vida en desconfianza con todo y todos en el planeta.


Pero tampoco debes ser tan crédulo y servirte en bandeja de plata a los deseos de terceros.


Yo creo que el punto de equilibrio de todo está en evaluar tanta información como te sea posible.


Con esto quiero decir que primero debes escuchar tu voz interior.


Posteriormente evaluar los consejos que te están dando terceros.


Finalmente comparar si tu voz interior concuerda con lo que te pueda estar aconsejando alguna persona.


La mayoría pensamos que la voz interior es similar a como me estuvieras escuchando en este momento.


Ojalá fuera de esa forma tan clara, pero esto es algo más sutil.


Se le dice voz interior, comunicación intrapersonal, pero en realidad se trata de las emociones que te produce algo en lo que estás centrando tu atención.


Todo produce emociones. El problema es que estamos tan acostumbrados a ignorar nuestras emociones porque eso nos enseñaron.


¿A cuántos de nosotros nos enseñaron a no llorar?


¿O también a ocultar nuestro llanto por miedo a que nos vean como débiles?


¿Sientes vergüenza cuando tus lágrimas salen viendo una película que ha tocado tu corazón y prefieres que nadie te vea haciéndolo?

Esto prueba el condicionamiento al que has estado sometido por parte de las personas que te rodean.


Y no te estoy diciendo que las personas que te enseñaron esto sean malas.


Al contrario, son personas bien intencionadas, pero mal informadas que intentan “protegerte” y que no te veas débil mentalmente.


¿Quieres escuchar tu voz interior?


Aprende a aceptar todas tus emociones siempre que interactúes con cualquier persona o cosa.


Quizás me digas en este momento que no sientes nada.


En realidad, eso que llamas nada, es paz mental.


Aprende a disfrutar eso y buscar que cosas te producen esa paz mental para que puedas repetirlo constantemente en tu vida.


Si algo te produce enojo, aprende a reconocer también.


Reconocer emociones como el enojo, la envidia, los celos, la venganza, así te hayan enseñado que es incorrecto, en realidad en muy beneficioso.


Entre más niegues o intentes ocultar algo, más disfuncional te vuelves pues esas emociones que no te gustan van agarrando mucha fuerza en ti.


Por ejemplo, en mi caso, habrás notado que en videos anteriores he dicho que soy egoísta, envidioso, celoso, vengativo, etc.


Entre más negara esto, más fuerza puede llegar a tener en mi interior y perjudicarme.


De hecho, en cierta oportunidad una persona me llegó a decir que yo no era egoísta porque compartía esta información que le estaba ayudando.


Si yo negara esto constantemente, de seguro no estarías viéndome hablar aquí.


Así que quiero animarte mediante esta información a encontrar el equilibro entre los consejos de terceros y tu comunicación intrapersonal.


Solo de esta forma puedes seguir tu verdadero camino que es el bienestar y la felicidad.


Con el tiempo, te darás cuenta que ya no necesitarás los consejos externos, sino que toda la sabiduría se encuentra en tu interior.

Comparte:

lunes, 31 de agosto de 2020

El problema de la permisividad en la educación



El problema de la permisividad en la educación Debido a que pertenezco a la generación de 1971, mi educación y respeto por las demás personas es bastante considerable.


En aquella época no se toleraba ni siquiera que uno mirara mal a los padres.


Y hay de aquel que les respondiera de forma agresiva.


De hecho, con una sola mirada que nos diera nuestra madre, de inmediato obedecíamos porque cada uno sabía lo que le esperaba en la casa.


Como quien dice, si naciste en aquellos años y no tienes cicatrices de castigos, no tuviste infancia.


Con los años, aproximadamente en la década de los 90, los modelos de disciplina en casa fueron cuestionados por los psicólogos y expertos en la educación.


Se decía que, por culpa de los castigos de nuestros padres, a muchos se les vio truncado su éxito personal.


Quizás porque con tanto castigo los niños crecían tímidos, temerosos o retraídos.


Esto obviamente iba a afectar su desempeño en todas las áreas de su vida.


Y aquí hay que hacer una aclaración respecto a los castigos.


Es evidente que los seres humanos al ser víctimas de otras víctimas, se puede presentar abuso de autoridad.


Es decir que en el caso de nuestros abuelos ellos fueron muy maltratados por sus padres, que, a su vez, fueron de forma más cruel maltratados.


Personalmente llegué a conocer a alguien que estando muy niño le pegaban con lo que encontraran a mano, debido a sus travesuras.


Pero indagando la violencia del padre de este niño pude saber que esta persona también fue maltratada de forma más cruel.


Así que podemos decir que, en medio de todo el salvajismo humano, ha existido una evolución donde la nueva generación es más permisiva que la anterior.


Esto ocurre porque si yo sufrí castigos que considero fuertes, existen altas probabilidades que al experimentar esto, los castigos a mis hijos sean menos fuertes, gracias a la empatía.


En mi caso, mi madre me llegó a decir que yo era bastante travieso y que llevé mucho garrote de parte de ella.


La verdad yo no puedo recordar mucho esto, pero me parece cuestionable por mi naturaleza angelical.


Los padres de hoy en día somos bastante permisivos, a tal grado que parece que nosotros fuéramos los hijos.


He visto en la calle como papá o mamá llegan a hacer la voluntad de un pequeño solo para evitar que este haga berrinche.


También he visto muchos de los niños que fueron creciendo bajo estos parámetros de permisividad, como le faltan al respeto a sus padres, ahora que son adolescentes.


Lo más increíble es que los padres se quejan por qué el niño les “salió” así.


En otras palabras, los humanos siempre nos vamos a los extremos y esta no ha sido la excepción.


La pregunta importante que nos viene en este momento es, ¿cuál debería ser el punto de equilibrio en la disciplina de nuestros hijos?


Primero que todo, cuando se le pregunta a uno de los padres de hoy en día por qué no disciplina a su angelito, de inmediato contesta que lo ama y que por eso NUNCA le hará daño.


Debemos aclarar que el amor no significa que nuestros hijos hagan lo que ellos quieran.


Al contrario, esto es abandonar a un hijo a la suerte del destino.


No hay nada de amor en dejar que tu hijo(a) haga su voluntad, pues no vas a estar todo el tiempo allí para protegerlo.


En algún momento vas a faltar y solo les quedará las cosas, buenas y malas, que aprendieron de ti.


Existe un dicho que vengo escuchando desde que era un niño sobre esto.


Literalmente reza, “el que no tiene padres en la casa, pronto los conseguirá en la calle”.


Tristemente la gente en la calle no es tolerante como tu “amor de padre” permisivo.


Ten por seguro que si acostumbras a tu hijo(a) a pasar por encima de ti, alguien en la calle le romperá la boca.


Y puede que digas “es que yo a mi hijo(a) le voy a enseñar a defenderse”.


Recuerda que, para un fuerte, siempre hay otro más fuerte.


Yo creo firmemente que el punto de equilibrio en la disciplina está en darle conocimientos a tus hijos.


Con esto me refiero que en vez de darle las cosas simplemente porque sí, ¿por qué no le enseñas a ganárselas?


Automáticamente estarás enseñándole el valor de las cosas, que con su inteligencia puede ganar y también le estará enseñando a trabajar.


Al fin y al cabo, eso va a tener que hacer en algún momento futuro.


Si quieres conocer más información sobre estos métodos te invito a ver LA MEJOR EDUCACIÓN PARA NUESTROS HIJOS.


Nuestros hijos son bastante listos y no hay necesidad de maltratarlos para que entiendan.


Pero hay que ser firme y aprender a decir la palabra NO con ellos.


Enseñarles que hay una autoridad, pues cuando crezcan se van a enfrentar a que deben seguir una autoridad y unas leyes o de lo contrario tendrán que ser delincuentes y prófugos de la Ley.


Otra cosa que les estás quitando a tus hijos si eres permisivo es la fortaleza mental.


Normalmente cuando un niño crece sin reglas básicas o autoridad, se convierte en un adulto frágil mentalmente.


Es decir que nunca aprendió a resolver, a enfrentar las cosas y por lo tanto tendrá la tendencia a ser derrotista.


Hoy en día vemos como nuevas generaciones les ofende todo, se quejan por todo y quieren obtener de la vida bienestar sin esfuerzo.


Debemos ser conscientes que el mundo de cierta forma es un lugar implacable.


Y cuando nos creemos víctimas, siempre vamos a encontrar un abusador.


Al doctor Guillermo Villa Ríos, le aprendí la siguiente frase: “Se duro con la vida, para que la vida sea blanda contigo”.


Pues cuando uno “es blando con la vida, esta es dura con uno.”


Esto quiere decir que cuando tú te esfuerzas por ejemplo estudiando, eso va a ser bastante duro para ti.


Pero con el tiempo, debido a esta dureza, la vida se volverá blanda contigo, pues tus conocimientos te abrirán puertas.


En cambio, si eres blando con tu vida, es decir eres indiferente al esfuerzo o solo te importa divertirte, la vida será bastante dura contigo en el futuro.


Así pues, quiero animarte mediante esta información a darle verdadero amor a tus hijos interesándote por su avance diario.


No hagas como la mayoría que debido a su fracaso disciplinario entregan a sus hijos al sistema educativo que no necesariamente le puede estar enseñando a triunfar.

Comparte:

lunes, 26 de noviembre de 2018

El problema de las expectativas en las relaciones de pareja



El problema de las expectativas en las relaciones de pareja Una de las quejas más comunes que se pueden observar entre parejas es que no todo es color de rosa en una relación.

Sin embargo cuando iniciamos esta o al menos en los primeros meses todo parecía muy bien.

Con el paso de los años al parecer las cosas se deterioran y los que no logran sobrevivir terminan separando sus caminos.

Es tan común esto, que cuando conocemos una pareja que pueda llevar muchos años juntos y los vemos felices, comenzamos a decir que son falsos, que en la casa se trataran de una forma y en público de otra, etc.

Personalmente he conocido parejas que sin ser perfectas, todo el tiempo se comportan como si aún estuvieran en sus inicios de la relación.

Es decir con el romanticismo y la cursilería que denominamos en estos casos los que no experimentamos este tipo de relaciones.

La mayoría nos comportamos, después de un tiempo, con nuestra pareja como si fuera un enemigo al cual hay que ganarle en alguna competencia.

La pregunta importante aquí es “por qué si al inicio todo era armonía, se termina esta especie de magia?”.

Gran parte de eso tiene que ver con lo que vimos anteriormente en el tema del propósito de las relaciones y el amor en los seres humanos.

Para hacerte un resumen, biológicamente cuando nuestro cerebro, observa a una persona apta para reproducirnos con ella, genera químicos en nuestro cuerpo con el fin de estimularnos y estimular a la otra persona y juntarnos.

Estos químicos no van a estar toda la vida en nuestro cuerpo, y son los responsables de esa sensación de enamoramiento que hemos sentido todos.

Así que cuando nuestro cerebro deja de producirlos, ese “enamoramiento” termina y es posible sentirlo con una nueva persona que podamos conocer en el futuro.

De aquí es que se ve mucho el abandono de hogares, las infidelidades y otro tipo de conflictos en las parejas que llevan un tiempo considerable.

Sin embargo entonces porque algunos a pesar de su largo tiempo juntos se comportan como en su etapa de “enamoramiento”?

Aquí es cuando comienzan a entrar en juego las expectativas.

Si observamos cuidadosamente, todos al inicio de una relación intentamos dar la mejor imagen que podamos sobre esa persona de nuestro interés.

Queremos dar la apariencia del hombre o la mujer perfectos con el fin de atraerlo(a) más hacia nosotros.

Cuando la etapa de enamoramiento, que podríamos llamar la etapa química, termina; comenzamos a formar una imagen, una expectativa de lo esperamos obtener de dicha relación.

Con esto me refiero a que yo espero que mi mujer sea cariñosa, dócil y obediente, por decir algo.

Si resulta que ella no cumple con esas expectativas y hace todo lo contrario, comienzo a sufrir y digo que ella hace cosas para molestarme y bla bla bla.

Conociendo todo esto, quizás te venga en estos momentos la pregunta, como dejar de sufrir por las expectativas si yo siempre espero algo de una relación?

Quizás tú me puedas decir “Gabrielito, es que tú desde el 2006 estás investigando estos procesos y por eso los manejas!”.

Y yo te puedo responder, sabías que tú realmente puedes vivir sin expectativas y de hecho lo estás haciendo en este momento?

Para poderlo entender mejor, hagamos el siguiente laboratorio mental. Piensa en una persona, no pariente, a la cual quieras mucho.

Puede ser un cuñado(a), amigo(a), etc. pero que no tengas parentesco con dicha persona.

Verdad que tienes una buena relación con esa persona, independiente que tenga mal genio, no sea sumiso(a), obediente y dócil?

Y esto es posible porque no tienes expectativas sobre esa persona. La aceptas tal y como ella es y no intentas cambiarla.

Ahora intenta pensar que pasaría si de la misma forma interactuaras con tu pareja? Crees que habría tensiones o problemas con esta persona?

Lamentablemente cuando hacemos este ejercicio nos invade un sentimiento de derrota o perdida pues creemos inconscientemente que vamos a perder el control sobre la relación, aunque en realidad es control sobre la persona.

Esto ocurre básicamente por 2 razones. La primera tiene que ver con lo que nos confirma el psicoanálisis sobre la búsqueda de pareja basada en nuestros padres.

Es decir que si somos hombres, inconscientemente buscamos en nuestra mujer la figura materna. Y en el caso de las mujeres, buscan en su hombre la figura paterna.

Si quieres conocer una información más detallada te invito a leer la entrada EL ORIGEN DE LOS CELOS, publicada en el 2012.

Así pues, de la relación Padres/Hijos, es que hemos aprendido ese deseo de querer controlar y sobre todo el tener expectativas sobre otros.

La segunda razón es la retroalimentación que recibimos de nuestro entorno, incluyendo los medios de comunicación.

Al observar que otros hacen lo mismo, entonces inconscientemente lo aceptamos como una verdad que tiene que ocurrir.

Alguna vez te has preguntado por qué tu pareja está contigo?

Crees que haces algo para que esto ocurra o simplemente está contigo porque es su voluntad?

Así como tú estas al lado de esa persona por tu voluntad y en cualquier momento puedes dejarla, eso mismo puede hacer la otra parte.

No puedes, ni te pueden obligar a entrar en una relación.

De hecho cuando intentas someter a una persona o absorberla, vas a generar el efecto contrario de lo que deseas, es decir de retenerla.

Así que el truco de mantener la armonía en una relación es aceptar las personas como son.

No intentes cambiar a nadie, pues imagina que si no has podido cambiar cosas tuyas que no te gustan, crees que podrás lograrlo con alguien que no tienes acceso a sus pensamientos?

Así que te hago la invitación a través de esta información para que comiences a trabajar en tu libertad emocional.

Acéptate tal como eres y comenzarás a aceptar a los demás como son.

Si en realidad no te gusta lo que ves en otras personas pues simplemente no sigas torturándote y desgastándote en cuidar o controlar la vida de terceros.
Comparte:

lunes, 16 de octubre de 2017

Aprendiendo a escuchar los mensajes de la Vida

Aprendiendo a escuchar los mensajes de la Vida


Normalmente cuando alcanzamos una meta o un objetivo, pronto nos acostumbramos a esta y casi que instantáneamente llegamos a olvidar nuestros éxitos personales. Por ejemplo, cuando una persona decide realizar un cambio corporal en su estética, los primeros meses comienza rápidamente a ver resultados. Incluso las personas que lo rodean comienzan a felicitarlo o a notar sus nuevos logros.

La persona inicialmente los acepta, pero con el paso de los días se presenta este fenómeno, en el cual se observa en un espejo y nota que cada día, por más que se esfuerce, le falta mucho para llegar a su nueva meta, aunque los demás se asombren de lo que ha logrado hasta el momento.

Este fenómeno en parte nos puede perjudicar, como también nos puede ayudar. Todo depende del punto de vista que tengamos. Esto no sólo ocurre en un área como el ejemplo anterior. También ocurre en todos los ámbitos de nuestra vida.

De acuerdo a mis investigaciones, observaciones y laboratorios sobre el tema, esto tiene que ver con el incremento que constantemente busca la Vida en nosotros. De lo contrario el ser humano jamás avanzaría o se quedaría simplemente donde está y nunca veríamos los avances que tenemos actualmente.

Si observas este u otros ejemplos, la gente que te rodea puede ver constantemente tus avances aunque tú no puedas hacerlo. Pero qué pasa cuando tocamos el tema de nuestras fallas o errores? Esto representa un problema en nosotros. Con esto me refiero que cuando tenemos una falla o una falencia en nosotros, por lo general no la vamos a ver porque constantemente estamos mirando hacia afuera y no hacia adentro de nosotros.

Respecto a esto, años atrás cuando conocía a algunas personas de inmediato sentía mucho rechazo hacia ellos sin aparente razón. Honestamente yo había tomado la postura general que traducido en palabras más simples puede ser “es que la energía que emana esa persona es mala. O es que esa persona te envidia” o cosas similares.

Especialmente conocí a una persona que me molestaba incluso verla comer, verla conversar, etc. Por aquella época ya me había dedicado al hobby de investigar el pensamiento humano y la conexión que este tiene con las emociones, así que decidí salirme de la opinión popular e indagar sobre este tema.

Me comencé a preguntar por qué esa persona me produce dicha emoción de rechazo? Será que le tengo envidia? pero de qué? Odio? Pero no tengo razones para ello! Celos? Tampoco tengo razones para ello. Así que me vino una idea sobre esto que me pareció bastante lógica y que tiene que ver mucho con estar mirando constantemente hacia afuera de nosotros.

Me di cuenta que esa persona era un espejo mío. Que las cosas que hacía y que me molestaban eran exactamente cosas que yo mismo hacía y que no me gustaban de mí, pero por estar mirando hacia mi exterior, no las podía ver claramente. En otras palabras por estar buscando problemas y soluciones en la vida de los demás, no solucionaba mi vida.

Tristemente esta es la situación de casi el 99% de la población mundial (para ser optimistas). Somos expertos ayudando a otros pero jamás nos ayudamos a nosotros mismos. Te confieso que darme cuenta de esto me entristeció mucho al principio, porque no sabía lo mal que estaba, pero con los días me ayudo a caminar por otro sendero emocional.

Decidí tomar acción respecto a estas emociones que me producían las personas y comencé a corregir en mi lo que me fastidiaba de otros. Incluso hasta el día de hoy sigo practicando este “deporte”, que te recomiendo tu comiences a realizar desde este mismo instante.

Así que te animo a través de esta información a que la próxima vez que veas alguien que te “cae mal” o te produce emociones de rechazo, desdén, celos, odio o cualquier emoción que te pueda robar tu paz mental lo veas como algo a mejorar y no como alguien a quien rechazar. Recuerda que debemos ser sabios y escuchar los mensajes que la Vida nos está entregando para nuestra constante evolución y progreso.
Comparte:

lunes, 21 de agosto de 2017

La hipnosis como herramienta terapéutica


La hipnosis como herramienta terapéutica

Victor Giordani especialista en Hipnosis Clínica nos responde las siguientes preguntas:

Qué es la hipnosis?
Quién se puede hipnotizar?
Para qué tipo de personas es recomendable emplearla?
Qué problemas se pueden tratar con la hipnosis?
Cuáles son los mitos más comunes sobre la hipnosis?
Que tan cierto es que los medios de comunicación masiva pueden realizar este proceso con las masas?
Comparte:

lunes, 29 de mayo de 2017

Como cumplir nuestras metas de forma inmediata


Como cumplir nuestras metas de forma inmediata

Cuando nos proponemos a realizar cambios casi siempre llegamos hasta la declaración inicial. Respecto a esto, he visto constantemente varias imágenes graciosas aludiendo este tema en las redes sociales, con la frase final “por qué eres así” o también “por qué soy así”. Irónicamente la respuesta está en nosotros mismos y es que a diario, cada segundo, constantemente estamos haciendo un entrenamiento para no hacer nada respecto a nuestras metas.

Este entrenamiento es tan sutil que a diario culpamos a terceros u objetos por nuestros desaciertos al no perseguir con constancia nuestros sueños. Para ejemplificarlo, te voy a poner un ejemplo muy común que hacemos constantemente. Intenta recordar que haces con las facturas de tus servicios en tu hogar. Con este me refiero a servicios básicos como energía y acueducto.

Siendo honestos y te lo digo porque lo hacía en el pasado, miramos la fecha de vencimiento de la factura y así tengamos el dinero en nuestras manos, esperamos hasta el último segundo, cuando van a cerrar la entidad bancaria y en carreras lo pagamos. Otro ejemplo, nos dan ganas de realizar nuestras necesidades biológicas y si no son urgentes, que hacemos? Exacto, esperamos hasta que nuestro cuerpo no pueda más para ir al baño.

Si solo observamos estos pequeños ejemplos, nosotros estamos realizando un entrenamiento a diario para no actuar de inmediato y dejar que la vida nos resuelva las cosas aleatoriamente y en la gran mayoría de caso en contra nuestra.

Mira la mayor parte de situaciones problemáticas que tenemos es porque no tomamos acción a tiempo. No tenemos control de nuestra vida precisamente debido a este entrenamiento. Que podemos hacer para mejorar esto? Efectivamente hacer lo contrario a nuestra acción actual y es actuar con rapidez.

ATENCIÓN! Con rapidez no me refiero a tomar decisiones precipitadas ni al azar. Como te he estado recomendando se siempre sabio y tomate tu tiempo, pero este tiempo no son meses, ni largos periodos. Se trata de analizar muy bien las oportunidades y amenazas de tu decisión sistemáticamente. En mi caso yo comencé a realizar acciones de cosas simples como las necesidades fisiológicas, como comer e ir al baño. Normalmente en la madrugada cuando uno se levanta al baño, la pereza no lo deja. Así que comencé a actuar de inmediato al levantarme al baño a estas horas.

Simultáneamente comencé a hacer lo mismo con las facturas. Al principio tenía la sensación absurda que si dejaba pasar el tiempo el dinero iba a rendir, pero luego me di cuenta que sea el momento en que lo haga igual, la factura va a costar el mismo valor, claro está a no ser que la dejes llegar a su fecha límite de vencimiento.

En estos casos la diferencia no es económica, sino más bien de tranquilidad. Así que mi invitación en esta oportunidad es que realices tus tareas con tiempo suficiente. Nunca puedes prever si llegará una situación que te impida realizar tu tarea con tiempo o que lleguen más tareas que te alarguen el cumplimiento de esta, y aquí es cuando se nos complica la vida, se nos escapan las situaciones y sentimos que no tenemos controla sobre la vida.
Comparte:

lunes, 13 de mayo de 2013

Tomando mejores decisiones


problema
Creo que todas las personas, sin excepción, en este planeta hemos pasado una o varias situaciones que nos complicaron y amargaron la vida. Quizás muchos prefiramos no recordar estos eventos, pero como afirma un dicho muy conocido “aquel que no conoce la historia, está condenado a repetirla”.

Cuando nos sentamos a analizar nuestros eventos desagradables, de una forma imparcial, llegamos a la conclusión que pudimos haber evitado eso. Incluso llegamos a culparnos por no haber hecho nada, ocasionándonos mayor infelicidad.

Como hemos visto en entradas anteriores, las decisiones que tomamos, ya sean importantes o triviales, provienen de lo que sentimos sobre las cosas. Por ejemplo cuando compramos, si nos vamos a cambiar de lugar de vivienda, la película que veremos, con quien la veremos, etc. proviene de las emociones que sentimos actualmente.

Lamentablemente no existen instituciones educativas donde hagamos un entrenamiento sobre nuestras emociones. Y para tristeza nuestra, la poca información sobre este tema, la hemos recibido o recibimos actualmente de Novelones en Televisión donde solo vemos gente llorando, envidiando, careciendo de algo o todo y hasta maquinando el mal contra su prójimo.

comercial
En cierta ocasión salió un comercial de televisión en mi país donde se engrandecía este tipo de información argumentando que todo lo que se producía allí era de “nuestra realidad”, cuando en realidad las cosas ocurren al contrario. Y asumiendo que fuera cierto, la información del comercial, ¿por qué seguir viendo cosas que nos chingarán más la vida?

Esto presenta un reto, pues la pregunta de muchos es ¿entonces qué me sirve, que puedo ver que me beneficie? Para empezar, creo que tu televisor traía un control remoto, ¿correcto? Entonces cambia de canal y observa otro tipo de información. Si definitivamente no encuentras nada, recuerda que tienes a tus pies una herramienta muy poderosa donde seleccionas lo que quieres meter en tu mente llamada Internet. Y si definitivamente no puedes con eso, hay algo que se llaman libros donde puedes expandir tu conocimiento en el área que deseas.

¿Qué necesitas estar informado? ¿De qué? ¿Vas a ayudar a alguien con esa información? ¿Te está ayudando a ti?

Mira mucha gente se queja en sus vidas de la infelicidad y los problemas. A veces se levantan aburridos, odiando y maldiciendo a todo, incluso a la Vida como si la Vida tuviera la culpa de que fuéramos tan pendejos. Otras veces se levantan con miedo e incluso van a realizar sus actividades o trabajo con este tipo de información, desmejorando el servicio que le prestarán a otros o exponiéndose a quedar desempleados por bajo rendimiento.

Lo curioso de esto es que veo siempre a estas personas invocando a Dios y su ayuda para poder tener un poco de paz y felicidad en sus vidas. Por ejemplo conozco varias personas que actualmente pasan por varias dificultades en el plano económico. Recuerdo que esta situación también la viví yo en el pasado. Yo le pedía a Dios, un Dios que ni siquiera saludaba o le daba las gracias por la vida, que me sacara de mis problemas económicos.

respuesta
Para sorpresa mía la respuesta llegaba a través de las personas que estaban a mí alrededor. Increíblemente la solución estaba allí pero yo no la podía ver por dos razones fundamentales. La primera era que yo espera que “papito Dios” mandara un ángel vestido de traje con una maletita llena de dinero. Y lo segundo, era tanta mi desesperación en ese momento porque no ocurría lo primero, que no podía ver las soluciones al frente de mi cara.

Recuerdo que mi mejor amigo desde hace muchos años me sugirió que si uno disminuye sus ingresos, lo lógico era disminuir sus gastos. En teoría hacer esto es lo más obvio y lógico. Solo una mente pendeja no lo haría, pero intenta decirle eso al Ego.

Con esto quiero decir que cuando te has acostumbrado a un determinado nivel de vida y comodidades, es muy complicado bajarse de allí, pues vienen a tus sistema nervioso diferentes emociones que te indican que cómo te vas a devolver o retroceder en tu avance, lo que hace que el problema con el tiempo se agrave más.

Efectivamente esto pasa, hasta que la vida resuelve las cosas por nosotros y ocurre lo inevitable. Tienes que abandonar tus “lujos” (léase caprichos) y hasta hacer cosas que pensaste que nunca te pasarían a ti. Porque te aseguro que cuando uno está bien o no han pasado dificultades grandes, uno siempre piensa, “eso no me pasará a mi jamás porque cuento con la protección de Dios y bla bla bla”.

Si en el pasado has enfrentado situaciones complicadas, intenta recordar cómo empezó todo. Las cosas no ocurrieron por si solas de un momento a otro. Fueron tus decisiones que poco a poco llevaron tu vida por ese camino tormentoso. Y aquí volvemos al principio de esta entrada. ¿Por qué tomaste esas decisiones? Correcto, por la información previamente instalada en tu mente.

tomar accion
Lo más importante este día es ¿qué harás desde este momento? Recuerda que si sigues haciendo lo mismo que haces en este momento, tendrás la vida que tienes actualmente. Si esperas un cambio debes hacer cosas diferentes y eso solo es posible mediante la expansión de tu conocimiento mediante la información que ingresas en tu mente.

Si quieres ser un experto en computación, pues no lo vas a lograr viendo películas de acción. Solo es posible si ingresas información del tema. ¿Quieres iniciar un negocio? ¿Quieres más dinero? ¿Quieres amarte y que te amen? ¿Quieres mejorar tu salud y condición físicas? Pues entonces tienes que comenzar a dejar de meter basura en tu mente y dedicarte a ingresar la información que necesitas para mejorar en tu vida.

Una de las dos razones por las cuales yo quité la información de los medios de comunicación tradicionales en mi vida fue esta. Me di cuenta que la basura mediática solo sirve para que consumas cosas y aprendas a obedecer agachando la cabeza antes las adversidades reales o imaginarias.

Es por eso que como buen consejo que un amigo un día me dio te lo entrego ahora. Aprende a controla tus emociones, pues de lo contrario otra persona te controlará.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones Telegram

Telegram
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu Telegram:

Ingresa a:
t.me/autopoder1

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2021. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner