Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta educacion. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta educacion. Mostrar todas las entradas

lunes, 21 de septiembre de 2020

Viviendo con justicia



Viviendo con justicia

Con cada generación llegan nuevas cosas y se pierden otras.


Esto puede ser una ventaja para las nuevas generaciones o también puede llegar a ser su caída en el futuro.


Por ejemplo, hoy en día se presta más atención al bullying cuando en décadas anteriores cada persona se debía defender de esto como pudiera.


Otro caso es el de las palabras de cortesía y las buenas costumbres.


Tristemente esto, que nunca debió perderse, hoy en día está totalmente olvidado.


Los jovencitos de hoy en día no saludan, no piden el favor y el que llegue a decir gracias es un ser humano en vía de extinción.


La verdad es que no solo se le ha perdido la autoridad y respeto a los padres, sino también a los agentes de la ley que tiene que recurrir a la violencia para hacer respetar la institución.


Por ejemplo, llegué a escuchar a mis padres hablar de una tal “urbanidad de Carreño”.


Este era un documento escrito por el venezolano Manuel Antonio Carreño por allá en el año 1853.


Contenía consejos e instrucciones sobre cómo comportarse en lugares públicos y en el hogar.


Sin embargo, para la época en que yo estudié la educación básica primaria, ya no se enseñaba esto.


Lo que aprendí de buenas costumbres, comportamiento y respeto por los demás fue gracias a mis padres.


Lamentablemente como vimos en el tema sobre LA PERMISIVIDAD EN LA EDUCACIÓN, muy pocos de los que están comenzando a ser padres hoy en día conocen que esta información existe.


Así pues, te imaginaras la clase de hijos que están educando para enfrentar la sociedad.


Es así como los futuros hombres y mujeres que se estaría potencialmente formando lo van a querer todo de inmediato, fácil y sin ninguna clase de esfuerzo.


De hecho, los valores actuales del respeto que le debemos a los demás está basado en su poder adquisitivo.


Muchas personas hoy en día le agachan la cabeza a otro simplemente por los números que tiene en su cuenta bancaria.


En cambio, si consideran que la persona que tienen al frente es humilde y debe trabajar para medio comer, simplemente la tratan con desprecio y hasta la humillan.


A título personal yo a todo el mundo le doy el mismo trato.


Para mi no interesa si está en una posición social altísima o si ese día no ha podido comer, siempre será digno de respeto.


Yo no le agacho la cabeza a nadie, pero tampoco me siento por encima de los demás.


Todo esto tiene que ver con una frase que escuché hace varios años de una persona que admiré mucho cuando la conocí.


Lamentablemente perdí contacto con esa persona y a la fecha no se en realidad como se encuentra.


Pero una vez dialogando con este señor, le pregunté si su riqueza provenía de cuna, o si se la había ganado con su propio esfuerzo.


Él me dijo que, al ser hijo de inmigrantes italianos, su abuelo le toco pasar bastante necesidades al llegar a mi país.


Su padre que en ese momento era un bebé lógicamente también pasó por esto, así que él decidió darle un rumbo diferente a su vida.


Se volvió empresario y trabajo muy duro.


Cuando menos pensó su vida había cambiado y ahora era una persona bastante poderosa.


Sin embargo, recuerdo que su secreto no fue tanto su dedicación al trabajo sino algo más simple.


Este señor me dijo “Gabo, si usted quiere que le vaya bien, intente ser lo más justo posible con la vida.”


A partir de ese momento y cada día intento no solo recordar esas palabras sino llevarlas a la práctica.


Es por eso que para mi no existe diferencia en el trato hacia ningún ser humano y todo lo hago equitativamente.


Y puede que en este momento te surja la pregunta, si para ser “justo”, ¿debe uno tolerar el daño o el mal que te hagan otras personas?


Mira, las personas a veces pueden dañarte no solo física sino emocionalmente.


Esto lo pueden hacer deliberadamente o de forma inconsciente.


Personalmente lo que hago en estos casos si considero que la persona persiste en ello aun después de hablar con ella es apartarme.


Sin embargo, existen personas que por diferentes motivos esto les puede arder y se dedican a hablar mal de ti o a expresar indirectas.


Esto ya lo vimos en el tema COMO MANEJAR LAS CRITICAS EN EL CAMINO AL ÉXITO PERSONAL.


A manera de resumen, prestar atención a esto es desgastarte.


Intentar convencer a otra persona de lo que tú eres es perder el tiempo.


Estas personas ya tienen una idea sobre ti y no la van a cambiar así les muestres tu mejor versión.


A veces la intención es simplemente polemizar contigo.


Y por lo general cuando una persona hace esto, es porque se siente sola y requiere de tu atención.


A parte, si tú no aceptas ese “regalo”, que las personas mal intencionadas te están haciendo, esa energía regresa a quién pertenece.


Simplemente es ignorar todo lo que consideres nocivo para tu vida y esto irá desapareciendo pues no tendrá tu atención.


Muchas veces pensamos que vivir con justicia es hacer obras sociales y ayudar a otros.


En realidad, eso no es justicia sino caridad.


Yo pienso que esto se resume en el título de unos de los libros mas reconocidos del Doctor Luis Fernando Hoyos Aristizábal, Vive tu vida y déjasela vivir a los demás.


La mayor muestra de respeto que puedes tener por alguien es su libertad.


Se que a veces te puedes afanar por ayudarlo a tus personas más cercanas.


Sin embargo, tu ejemplo de una vida llena de bienestar les puede ayudar más que intentar cambiar sus pensamientos y emociones.


Como puedes ver, ser justo con las personas y tratarlas bien es en realidad un pacto que estás haciendo con la vida para que te vaya bien.


Siempre actúa de esta manera, cotidianamente para que el bien te alcance todos los días de tu vida.

Comparte:

lunes, 31 de agosto de 2020

El problema de la permisividad en la educación



El problema de la permisividad en la educación Debido a que pertenezco a la generación de 1971, mi educación y respeto por las demás personas es bastante considerable.


En aquella época no se toleraba ni siquiera que uno mirara mal a los padres.


Y hay de aquel que les respondiera de forma agresiva.


De hecho, con una sola mirada que nos diera nuestra madre, de inmediato obedecíamos porque cada uno sabía lo que le esperaba en la casa.


Como quien dice, si naciste en aquellos años y no tienes cicatrices de castigos, no tuviste infancia.


Con los años, aproximadamente en la década de los 90, los modelos de disciplina en casa fueron cuestionados por los psicólogos y expertos en la educación.


Se decía que, por culpa de los castigos de nuestros padres, a muchos se les vio truncado su éxito personal.


Quizás porque con tanto castigo los niños crecían tímidos, temerosos o retraídos.


Esto obviamente iba a afectar su desempeño en todas las áreas de su vida.


Y aquí hay que hacer una aclaración respecto a los castigos.


Es evidente que los seres humanos al ser víctimas de otras víctimas, se puede presentar abuso de autoridad.


Es decir que en el caso de nuestros abuelos ellos fueron muy maltratados por sus padres, que, a su vez, fueron de forma más cruel maltratados.


Personalmente llegué a conocer a alguien que estando muy niño le pegaban con lo que encontraran a mano, debido a sus travesuras.


Pero indagando la violencia del padre de este niño pude saber que esta persona también fue maltratada de forma más cruel.


Así que podemos decir que, en medio de todo el salvajismo humano, ha existido una evolución donde la nueva generación es más permisiva que la anterior.


Esto ocurre porque si yo sufrí castigos que considero fuertes, existen altas probabilidades que al experimentar esto, los castigos a mis hijos sean menos fuertes, gracias a la empatía.


En mi caso, mi madre me llegó a decir que yo era bastante travieso y que llevé mucho garrote de parte de ella.


La verdad yo no puedo recordar mucho esto, pero me parece cuestionable por mi naturaleza angelical.


Los padres de hoy en día somos bastante permisivos, a tal grado que parece que nosotros fuéramos los hijos.


He visto en la calle como papá o mamá llegan a hacer la voluntad de un pequeño solo para evitar que este haga berrinche.


También he visto muchos de los niños que fueron creciendo bajo estos parámetros de permisividad, como le faltan al respeto a sus padres, ahora que son adolescentes.


Lo más increíble es que los padres se quejan por qué el niño les “salió” así.


En otras palabras, los humanos siempre nos vamos a los extremos y esta no ha sido la excepción.


La pregunta importante que nos viene en este momento es, ¿cuál debería ser el punto de equilibrio en la disciplina de nuestros hijos?


Primero que todo, cuando se le pregunta a uno de los padres de hoy en día por qué no disciplina a su angelito, de inmediato contesta que lo ama y que por eso NUNCA le hará daño.


Debemos aclarar que el amor no significa que nuestros hijos hagan lo que ellos quieran.


Al contrario, esto es abandonar a un hijo a la suerte del destino.


No hay nada de amor en dejar que tu hijo(a) haga su voluntad, pues no vas a estar todo el tiempo allí para protegerlo.


En algún momento vas a faltar y solo les quedará las cosas, buenas y malas, que aprendieron de ti.


Existe un dicho que vengo escuchando desde que era un niño sobre esto.


Literalmente reza, “el que no tiene padres en la casa, pronto los conseguirá en la calle”.


Tristemente la gente en la calle no es tolerante como tu “amor de padre” permisivo.


Ten por seguro que si acostumbras a tu hijo(a) a pasar por encima de ti, alguien en la calle le romperá la boca.


Y puede que digas “es que yo a mi hijo(a) le voy a enseñar a defenderse”.


Recuerda que, para un fuerte, siempre hay otro más fuerte.


Yo creo firmemente que el punto de equilibrio en la disciplina está en darle conocimientos a tus hijos.


Con esto me refiero que en vez de darle las cosas simplemente porque sí, ¿por qué no le enseñas a ganárselas?


Automáticamente estarás enseñándole el valor de las cosas, que con su inteligencia puede ganar y también le estará enseñando a trabajar.


Al fin y al cabo, eso va a tener que hacer en algún momento futuro.


Si quieres conocer más información sobre estos métodos te invito a ver LA MEJOR EDUCACIÓN PARA NUESTROS HIJOS.


Nuestros hijos son bastante listos y no hay necesidad de maltratarlos para que entiendan.


Pero hay que ser firme y aprender a decir la palabra NO con ellos.


Enseñarles que hay una autoridad, pues cuando crezcan se van a enfrentar a que deben seguir una autoridad y unas leyes o de lo contrario tendrán que ser delincuentes y prófugos de la Ley.


Otra cosa que les estás quitando a tus hijos si eres permisivo es la fortaleza mental.


Normalmente cuando un niño crece sin reglas básicas o autoridad, se convierte en un adulto frágil mentalmente.


Es decir que nunca aprendió a resolver, a enfrentar las cosas y por lo tanto tendrá la tendencia a ser derrotista.


Hoy en día vemos como nuevas generaciones les ofende todo, se quejan por todo y quieren obtener de la vida bienestar sin esfuerzo.


Debemos ser conscientes que el mundo de cierta forma es un lugar implacable.


Y cuando nos creemos víctimas, siempre vamos a encontrar un abusador.


Al doctor Guillermo Villa Ríos, le aprendí la siguiente frase: “Se duro con la vida, para que la vida sea blanda contigo”.


Pues cuando uno “es blando con la vida, esta es dura con uno.”


Esto quiere decir que cuando tú te esfuerzas por ejemplo estudiando, eso va a ser bastante duro para ti.


Pero con el tiempo, debido a esta dureza, la vida se volverá blanda contigo, pues tus conocimientos te abrirán puertas.


En cambio, si eres blando con tu vida, es decir eres indiferente al esfuerzo o solo te importa divertirte, la vida será bastante dura contigo en el futuro.


Así pues, quiero animarte mediante esta información a darle verdadero amor a tus hijos interesándote por su avance diario.


No hagas como la mayoría que debido a su fracaso disciplinario entregan a sus hijos al sistema educativo que no necesariamente le puede estar enseñando a triunfar.

Comparte:

lunes, 18 de junio de 2018

La importancia de prestar atención a los niños



La importancia de prestar atención a los niños La educación ha estado cambiando en los últimos años de forma exponencial.

Por ejemplo en mi niñez, los que se consideraban inteligentes, eran las personas capaces de memorizar datos y repetirlos ya fuera de forma oral o escrita.

En el siglo 21, ese concepto cambió pues los encargados de memorizar y guardar la información eran los computadores.

Así pues, la persona inteligente se definió como la que era capaz de analizar en vez de memorizar.

Se puede decir que ese concepto en la actualidad se replanteó, pues la persona inteligente no solo debe analizar información, sino que debe saber qué hacer con ella.

En otras palabras la información almacenada en los dispositivos debe permitirnos tomar mejores decisiones.

De hecho, la educación que reciben los niños en los colegios desde la educación básica primaria, está orientada a reconocer patrones de información, análisis de estos patrones y se les enfoca a tomar decisiones con esos resultados, para luego compararlos con sus compañeros y así elegir mejores caminos.

Podemos darnos cuenta hoy en día que un pequeño de 3 años o hasta menos, es capaz de manipular una Tablet o nuestro teléfono sin previa instrucción ya que ellos son expertos en copiar todo lo que hacemos.

Incluso mediante esta metodología de observar y copiar es que aprenden el idioma y costumbres de una región.

Gracias al auge de las aplicaciones de nuestros dispositivos e Internet podemos decir que estos avances en la mentalidad nuestra y de los pequeños que nos rodean han sido posibles.

Sin embargo no todo es color de rosa. En otras palabras, así como un martillo es capaz de ser una herramienta para construir un mueble o hasta una casa, también puede ser capaz de lastimar una persona o hasta quitarle la vida.

Todo depende de la persona que lo use y con el objetivo que se plantea. Así mismo ocurre con la tecnología.

Como mencionamos anteriormente en el tema de las estructuras de la personalidad, en la humanidad podemos ver gente que actúa correctamente, como también podemos ver personas perturbadas que no actúan de la mejor manera.

Hace algunas semanas pude observar un vídeo que trata un ejemplo sobre este tema. Para hacerte un resumen, una madre escuchó al lado de su habitación una voz algo siniestra hablando a su hija.

La madre corrió y vio que se trataba de una aplicación infantil, cuya voz estaría amenazando a su pequeña.

Te dejo el vídeo para que puedas apreciarlo en detalle: LA INQUIETANTE APP DE LA PLAY STORE (GRABACIÓN REAL)

En teoría las aplicaciones que se suben constantemente son revisadas por personal responsable. Personalmente aún tengo fe en la humanidad. Pero entiendo que no todo el mundo tienen los mismos objetivos en la vida.

Como mencionó la doctora Louise Hay, en el mundo hay víctimas de víctimas. Si un niño fue abusado o fue maltratado, adivina en que clase de adulto se convirtió?

Teniendo en cuenta esto, no podemos pensar que si un niño no es nuestro hijo, no hay ninguna responsabilidad sobre él. Al contrario, somos responsables por omisión sino hacemos algo para ayudar a nuestros pequeños.

Hoy en día nos quejamos de la maldad, la corrupción, o cualquier otro mal, pero que clase de infancia sufrieron esos niños que hoy día consideramos malos? Alguno de nosotros hicimos algo por ellos?

En algún momento se debe parar el mal y eso lo podemos hacer nosotros estando alerta sobre la información que reciben los niños que nos rodean. Por ejemplo, los dejas ver noticias de los medios oficiales de comunicación donde se habla de pobreza, enfermedad y todo tipo de cosas que desaniman el futuro?

Y qué hay del entretenimiento? No se trata de instar a los pequeños a excluirse de la información, pues como vimos inicialmente la información debe analizarse muy bien para que nos permita tomar mejores decisiones.

Imagina que si un adulto a veces siente temor de tomar las riendas de su vida para vivir con calidad, qué será de las emociones de un infante que no tiene la fortaleza mental para determinar aun lo que quiere de su vida?

Así que te animo mediante esta información a que estés más pendiente de los datos que llegan a las personas de tu entorno pues si buscas el bienestar de ellos, indefectiblemente llegará el tuyo.
Comparte:

lunes, 4 de junio de 2018

La mejor educación para nuestros hijos



La mejor educación para nuestros hijos Como hemos visto anteriormente, uno de los mejores regalos que les podemos hacer a nuestros hijos y en general a los niños que nos rodean, es el ejemplo.

El ser humano no procesa tan rápido las palabras como las acciones cuando se trata de educar. Por ejemplo si le decimos a un niño que no fume y nosotros lo hacemos, el niño cuando crezca va a realizar por lo general el mismo acto que observó, sobre todo si este viene de una figura importante en su núcleo parental.

Sin embargo respecto a la educación académica, solemos preguntarnos cuál sería la mejor opción para nuestros pequeños.

Algunos padres optan por ingresar a sus hijos a los colegios más exclusivos de la ciudad. Otros no le prestan mucha atención a esto y optan por dejar que su entorno social contribuya a la educación académica del infante.

Y por último algunos que ni siquiera saben que son padres y se olvidan totalmente de sus hijos sin importarles que va a ser de ellos en el futuro.

Si observamos el proceso de la vida, todos nos preparamos desde la infancia para enfrentarnos a la sociedad. Esta preparación está dedicada de forma explícita sobre cómo vamos a manejar nuestra economía.

Con esto me refiero a que el sistema educativo nos prepara para ganar dinero y valernos por nosotros mismos.

En algunos casos o más bien instituciones educativas se le enseña a nuestros hijos a optimizar las finanzas.

Si el objetivo de la educación al final es aprender a trabajar y a generar ganancias sobre nuestro trabajo, entonces cual es el mejor modelo educativo que les podemos dar a nuestros hijos?

Respecto a esto, cuando era niño, en algunas oportunidades hablaba con mi padre sobre la importancia de la educación. Recuerdo que él me llegó a mencionar que mi trabajo por ahora era el de ser estudiante.

Yo le preguntaba por qué siendo mi trabajo, no estaba ganando dinero como él, pues al fin y al cabo ambos estábamos “trabajando”. No recuerdo mucho las respuestas que me daba sobre esto, pero decidí aplicarlo con mi hija.

Honestamente desde que era una bebé he intentado darle gusto a mi hija en todo. Incluso mi esposa me dijo muchas veces que hacer eso no estaba bien. Y en varias oportunidades le escuché decir a ella que los hijos deben ganarse las cosas.

La verdad esta expresión hacía que algo en mí se removiera pues en esos momentos pensaba que al darle todo a mi hija le estaría creando una consciencia de prosperidad.

Se puede decir que una característica buena que tengo es que a pesar del rechazo que tenga sobre alguna idea o creencia, tiempo después, tengo la costumbre de analizarla con cabeza fría en sus pros y contras que pueda representar para mí.

Así pues, pude racionalizar de nuevo la expresión que escuché de mi esposa sobre ganarse las cosas y me di cuenta del gran error que estaba cometiendo con la educación de mi hija.

Afortunadamente me di cuenta a tiempo, y decidí hacer un trato con ella.

En el colegio donde ella ha estudiado desde transición siempre se ha premiado los 5 primeros lugares, respecto al rendimiento académico general, así que le propuse que el 5to puesto le haría a ella ganar un juguete, el 4to puesto dos juguetes, y así hasta llegar al 1er puesto con cinco juguetes.

Esto la motivó tanto, que a partir de allí comenzó a mantenerse entre los 2 primeros puestos.

Sin embargo la niña fue creciendo y como es lógico los juguetes ya van siendo algo normal en su vida. Así que decidí hacer algo más avanzado con ella y fue cambiarle el plan de premios y a su vez subirle la dificultad a los premios.

Para este caso le dije que los juguetes ya no iban más, sino que le iba a dar dinero, a lo cual ella aceptó con más entusiasmo.

Sólo le iba a dar el premio siempre y cuando mínimo estuviera en el segundo puesto (unos $20 USD aproximadamente) y pues le doblaría el valor en el primer puesto.

Bueno a partir de allí ha sido tanto su entusiasmo que su nivel académico no ha bajado y siempre se gana el dinero. Y aproveché la oportunidad para enseñarle 2 importantes cosas básicas para su vida.

La primera es que su cerebro, junto con su esfuerzo y disciplina son los que le dan el dinero. Y segundo que siempre que reciba dinero ahorre una parte de él. Que no se lo gaste todo sino que aprenda a programarse para comprar lo que desea.

Posteriormente mi hija me confesó que en el colegió ganaba dinero extra haciendo dibujos y vendiéndole a compañeros, hasta que esta práctica se prohibió en su colegio.

Sin embargo lo que más me admira es que a pesar de ser aún una niña cercana a la pubertad, es que se reúne con una compañera a planear negocios sobre las plataformas tecnológicas que hay en la actualidad.

Quizás en este momento te estés preguntando si es buena idea hacer esto del dinero con nuestros hijos?

Para responderte a esto te hago una pregunta que tiene que ver con lo que mencionamos al inicio sobre el objetivo de la educación académica en nuestra infancia.

A que se enfrentarán tus hijos en el futuro? No es acaso con el dinero y las decisiones de gastarlo, ahorrarlo e invertirlo?

Estando en edades muy tiernas es lógico que ellos no comprendan mucho el tema del dinero, pero a partir de los 8 o 9 años en adelante ellos ya se encuentran en capacidad de hacer transacciones con el dinero, tales como recibir vueltas, pagar, prestar y cobrar.

Así que te animo mediante esta información a que comiences a planear el futuro de tus hijos y de los pequeños en tu entorno, pues recuerda que dando es como recibes.
Comparte:

lunes, 2 de abril de 2018

La importancia de la educación académica




La importancia de la educación académica Hace unos 5 años escribí en el blog una entrada titulada LA INTELIGENCIA EMOCIONAL VS LA INTELIGENCIA ACADEMICA, en la cual resaltaba la importancia de las emociones y como muchas veces la lógica impide que logremos conseguir lo que deseamos en la vida.

Sin embargo con esto no quiero decir que la inteligencia académica no se deba incrementar. Al contrario, entre más datos tengas y con más información cuentes a tu favor, esto te puede ayudar a tomar mejores decisiones.

Por ejemplo, el año pasado tuve la oportunidad de conocer un jovencito universitario y me comenzó a contar parte de su vida. El afirmaba ser gay y le pregunte que desde cuando lo era. Él me dijo que era reciente.

La verdad yo tenía el concepto que una persona era homosexual debido a condiciones hormonales, es decir que había nacido con esta inclinación y que era algo que la naturaleza expresaba en estas personas. Sin embargo cuando le pregunté si había nacido Heterosexual, me miró como confundido y noté que no conocía dicho término.

Honestamente me sorprendió que un universitario no conociera el significado de la palabra Heterosexual y entonces le pregunté si no sabía de lo que le estaba hablando. Ante esto me respondió que no y le expliqué.

Días después de este evento, di con un vídeo. Una especie de pequeño documental, en el cual entrevistaban personas de todas las edades preguntándoles sobre lo que pensaban de una persona Heterosexual.

A algunas personas un poco mayores les preguntaban qué harían si tuvieran un hijo Heterosexual. Pude ver cómo la ignorancia de las personas confundía los prefijos Hetero con Homo simplemente por el sufijo sexual. En general las personas pensaban que se trataba de otra “desviación sexual”.

Respecto a esto, quise indagar más en por qué la falta de información no solo en este tema sino cualquier otro. Descubrí que las personas hoy en día, a pesar que tienen todo a la mano para investigar, no están leyendo o usando los recursos que tienen a la mano.

Recuerdo que cuando era niño, los libros eran muy escasos. Por ejemplo para hacer una tarea de investigación debíamos ir a la biblioteca del colegio para poder cumplir con esta actividad. Hoy en día existen pocas bibliotecas ya que todo se puede consultar en línea mediante Google. Esta es una herramienta maravillosa que nos puede ahorra mucho tiempo y esfuerzo en nuestra adquisición de nuevos conocimientos.

Sin embargo por qué, teniendo todo a la mano, el común de las personas carecen de la suficiente información cuando les preguntan algo como en los ejemplos citados anteriormente?

Bueno me di a la tarea el año pasado de realizar un experimento en una comunidad social de Internet que en su mayoría es usada por gente muy joven. Mi experimento consistía en publicar información con un título que no tuviera nada que ver con el tema o que diera una idea contraría a lo que informa el artículo.

Tristemente las personas de este sitio cuyo lema es “Inteligencia colectiva”, comenzaron a comprobar mis sospechas de la falta de lectura y análisis crítico de la información.

Uno de ellos me escribió diciendo que no estaba de acuerdo con la información. Lo contacte y le pregunté porque no daba argumentos a su respuesta y la verdad me confesó que no leyó el artículo sino simplemente el título.

Esto sucedió siempre con las personas que opinaban. Al final pude entender que el sitio al parecer le daba ciertos puntos o reconocimiento por los comentarios que hicieran sobre los artículos escritos por otros usuarios.

Este experimento social puede dejarnos ver que las generaciones actuales no les importan en realidad la información o los actos que realicen, sino más bien las recompensas que pueden obtener de algo. Esto para mi es bastante preocupante pues cualquiera con mediana inteligencia fácilmente los puede manipular para cualquier beneficio personal.

Si observamos, claramente aquí se está comenzando a formar la brecha de la riqueza. Es decir las personas que se están educando a consciencia actualmente, claramente van a obtener ventajas sobre las que no les está importando este punto.

Aquí es donde se comienza a dividir el mundo entre quienes van a disfrutar de él y los que estarán trabajando duro para poder medio comer.

Así que si eres un estudiante quiero animarte mediante esta información a que nunca abandones tus estudios y que lo sigas haciendo de forma consciente, ya que sabes ahora los resultados que produce una buena educación.

Educación no necesariamente la da un colegio costoso. No importa el lugar donde estudies. Lo importante es que NUNCA te quedes sólo con la información que te están dando. Siempre investiga y comprueba si lo que te están diciendo es correcto o que información hay más allá de un pensum académico.

Si ya has terminado tus estudios también puedes seguir evolucionando y educándote. En internet existen cursos para todo. Por ejemplo unas personas cercanas a mí, pensaban construir una casa, pero los costos de la obra eran muy altos.

Así que ellos ingresaron a YouTube y decidieron aprender cómo hacerlo. Increíblemente ya terminaron su hogar y no solo adquirieron la experiencia, sino que su autoestima y valor propio se incrementaron de forma automática por hacer algo que el común de las personas no haríamos ni tendríamos la iniciativa.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones WhatsApp

WhatsApp
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu WhatsApp:

1. Ingresa el número +573024480553 en tu lista de contactos.
2. Envía un mensaje indicando que deseas suscribirte.

También puedes dar CLIC AQUÍ para hacer el proceso automáticamente.

Recuerda AGREGAR EL NÚMERO A TU LISTA DE CONTACTOS para recibir las notificaciones de nuevos vídeos cada lunes.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2020. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner