Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Prosperidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Prosperidad. Mostrar todas las entradas

lunes, 21 de mayo de 2018

Cambiando la conciencia de prosperidad



Cambiando la conciencia de prosperidad Hace algunas semanas mirando en YouTube temas sobre vídeo juegos, en la lista de sugerencias me salió un vídeo de temas sobre generar prosperidad. Lo primero que vi fue la duración de 1 hora y 15 minutos a lo cual pensé quien rayos ve un vídeo de ese tiempo.

También pensé que podré yo aprender de ese tema que tanto conozco y he aprendido por mis propias investigaciones.

Sin embargo recordé que hace algunos días había hecho un vídeo precisamente hablando sobre los juicios personales e ideas preconcebidas que tenemos cuando vemos nueva información.

Así que dije, pues para no ser como el cura que predica y no aplica, voy a tomarme mi tiempo y a verlo.

La verdad esta ha sido una de las informaciones que más he aprendido y profundizado sobre los temas del dinero.

Sin embargo de la información que aprendí del señor Jürgen Klaric, lo que más llamó mi atención fue el concepto sobre la ambición. Él afirmaba que las personas que se encuentran en América del Norte, tienen mucha familiaridad con el dinero.

Y si a uno de ellos le llegas a decir que es muy ambicioso, ellos se llenan de orgullo y dan las gracias. En otras palabras esto es una cualidad. Sin embargo en América Latina esto no es el caso.

Como me gustan los datos y hechos concretos, me di a la tarea de realizar mi propia encuesta sobre la ambición, la cual consistía en dos simples preguntas sobre la opinión que te merecía una persona ambiciosa y si eres una persona ambiciosa.

De las 53 personas que pude encuestar NINGUNO respondió de forma positiva y absoluta sobre la ambición. Curiosamente ninguno de los encuestados confiaba en la palabra ambición sino que finalmente la palabra tenía algo negativo.

Otra cosa interesante que aprendí de esta encuesta es que la gran mayoría relaciona la palabra ambición con el dinero. Solo una persona lo enfocó a actividades deportivas. Y como dato curioso, una de ellas me dijo que era ambiciosa pero nunca hacia algo por llevar a cabo dicha ambición.

Otra persona decía que la ambición es buena pero en su debida medida. Esto me hizo recordar conceptos sobre el dinero. Por ejemplo que el dinero es bueno si es bien usado.

Debido a nuestras ideas preconcebidas solemos echarle la culpa incluso a objetos inanimados por nuestras conductas destructivas.

El dinero o la ambición no son malos, simplemente potencializan a quien ya eres. Si tú eres una persona amorosa, la ambición va a potencializar tu amor. Y en caso contrario si eres mala persona, esto también se incrementará en tu vida. Si tus padres no te enseñaron a respetar, pues serán un patán. O si ellos no se amaban a sí mismos y no te lo enseñaron adivina como es tu amor propio.

Esto es equivalente a decir que el tráfico del medio día, más el calor del sol hacen que me enoje.

Sin embargo esto no quiere decir que no puedas reaprender y cambiar condicionamientos aprendidos en el pasado.

Como podemos ver, creencias tales como ambición están tan arraigadas en nuestro interior que por eso no hacemos nada para mejorar nuestras condiciones.

Son precisamente estas creencias las que no nos dejan generar todo el dinero que quisiéramos en nuestras vidas.

Quizás te preguntes, cómo se pueden cambiar estas creencias? Es simple hacerlo. De la misma manera que las aprendimos, es decir con información constante. Pero esto a su vez no es fácil cuando hacemos referencia al tiempo que debemos emplear para cambiar dicha información.

Cuantas veces no intentamos iniciar algo y al final desistimos? Es ser humano ha demostrado que es capaz de hacer cualquier cosa. Sin embargo existe algo que este Universo que el ser humano, al menos en su mayoría le es imposible hacer y es sostener un pensamiento consecutivo sobre una idea nueva.

La pereza nos impide hacerlo y preferimos hacer algo divertido o que casi no cueste esfuerzo. Todos queremos tener la actualización mental o emocional instantánea como si fuéramos un Smartphone.

Y cuando una persona persistente con el paso de los años consigue sus metas, nos sentimos mal y pensamos que la Vida, Dios, el Universo, etc. no nos quieren o que no somos merecedores o que ellos tienen la fórmula para triunfar o que hicieron algo malo para lograrlo etc.

Siempre vemos los resultados finales y queremos también tenerlos como por arte de magia. Así que te animo a partir de este día a que seas una persona realmente ambiciosa que con seriedad y compromiso busca cada día lograr sus metas.
Comparte:

lunes, 27 de noviembre de 2017

Cómo obtener una conciencia de prosperidad


Cómo obtener una conciencia de prosperidad

Hace algunos años, mientras compartía con amigos en una reunión social, una persona que conocí me preguntó: “qué pasaría si tenemos dos personas, el más rico y el más pobre del planeta y los despojamos de todo, los dejamos solos en una selva, quién lograría salir primero?”

Bueno, yo me atrevía a abrir mi gran boca y contesté que el personaje pobre. La persona me preguntó por qué pensaba eso y le respondí que el pobre está acostumbrado a luchar más y en una selva sería más fuerte.

Mi interlocutor me dijo que lo pensara de nuevo y en un futuro le diera una respuesta, no solo considerando un personaje, sino ambos. La verdad quedé muy intrigado y me puse a investigar esto. En eso di con una entrevista de un escritor y psicólogo argentino llamado Horacio Valsecia.

Horacio Valsecia llegó a ser una persona muy próspera a pesar de tener unos inicios muy paupérrimos. Y en aquella entrevista hizo un comentario que tenía que ver mucho con mi ejercicio anterior.

Horacio puso el ejemplo de repartir todas las riquezas del mundo en partes iguales, por decir una cifra, a cada uno le tocan 1000 millones de dólares. Qué pasaría cuando al poco tiempo? La respuesta que dio me hizo pensar en el hombre rico en la selva. Definitivamente al cabo de un tiempo, los mismo que eran ricos y tenían todo volverían a ricos, e incluso más. Y los que inicialmente eran pobres, volverían a su estado ya que seguirían viviendo de la misma forma que siempre lo han hecho.

Con esta información en mente llegué a la conclusión que el hombre rico en la selva saldría primero que el pobre, pues el rico tiene un estilo de vida al que está acostumbrado y para él una selva no es un lujo que su cerebro esté buscando. En cambio el pobre, al sufrir en la ciudad e incluso ver como su alimento se lo provee la selva, quizás ni siquiera intente salir de allí.

Respecto a esto, hace algunos años conocí a una gran amiga. Ella en su niñez pasó muchas dificultades para poder estudiar e incluso iba a estudiar descalza porque sus padres no contaban con los suficientes recursos. Como pudo, al final termino y con mucho esfuerzo consiguió un empleo y a la vez estudió una carrera intermedia como secretaria.

Ella intentaba cambiar su destino y en eso comenzó a interesarse por juegos de azar y loterías. Compraba a diario lo que llamamos en mi país “el chance” o la lotería. Pero nunca ganaba nada. Así que decidió hacer algo diferente y ese dinero que gastaba en dichas apuestas, lo comenzó a ahorrar.

Para sorpresa de ella, al cabo de unos meses ya tenía un buen ahorro y descubrió la frase popular que el dinero llama al dinero. En esto compró algo de bisutería y comenzó a venderle a sus compañeros de oficina.

Con los años su negocio de bisutería lo llevó hasta su hogar y allí comenzó todo, pues le iba tan bien que pudo construir un segundo piso en su casa que posteriormente alquilaba para tener más entradas de dinero.

Finalmente ella se dedicó al negocio de la propiedad raíz, es decir vender y comprar inmuebles. La última vez que hable con ella hace un par de meses me dijo que había dejado de trabajar en su negocio de propiedad raíz y vivía del alquiler de sus propiedades.

De esta historia podemos preguntarnos algo y es “qué hizo mi amiga para cambiar su destino?” o mejor aún “que fue lo que la llevo a cambiar su destino de pobreza?”

Si analizamos los ejercicios iniciales eso que llevo a mi amiga a cambiar es lo mismo que haría que un hombre rico despojado de todo volviera al sitio donde pertenece, que a su vez es lo mismo que ocurriría si toda la riqueza del mundo se repartirá e indefectiblemente las cosas volvieran a estar tal como las vemos en este momento.

Eso es la información. Todos los seres humanos somos iguales, tanto hombres como mujeres, negros, blancos, indios, mestizos, heterosexual, homosexual, etc. Todos tenemos la misma cantidad de minutos en el día para hacer nuestras cosas. Las mismas 24 horas que tú tienes, las tiene el hombre más próspero de este planeta, pero lo que determina como usar esas horas es la información que tenemos.

Mira, la mayoría de la gente quiere ser feliz, ser sano, con el dinero suficiente para que pueda disfrutar la vida, pero no todo el mundo logra eso por la información que almacenan a diario y constantemente en sus cerebros.

Seamos honestos, el entretenimiento que te dan los medios oficiales de comunicación, las noticias, o peor aún, la música disfuncional que escuchamos no está ayudando mucho. Te has puedo a prestar atención a las letras de canciones que sueles escuchar o que están de moda?

La mayoría hablan de sufrimiento, despecho, engaño, resentimiento, desamor, pobreza, enfermedad, vejez, muerte, etc. si eres seguidor de este blog, ya te habrás dado cuenta que la música abre partes emocionales muy poderosas en nosotros, entonces te imaginas tú con algo tan importante recibiendo algo que no deseas.

Si tú metes en tu cerebro esa clase de basura, adivina que “destino” te espera o se está creando para ti? Así que te invito a  través de esta información a que cambies tu información, pues esta es la que nos permite actuar para poder cambiar nuestro destino y tener una conciencia de prosperidad.
Comparte:

martes, 15 de junio de 2010

La llegada

"Quizás fue como el sueño más hermoso que he tenido.

Fue un sentimiento de paz entre todos mis hermanos que dejaron sus armas y entregaron el odio que sentían mutuamente. Cuando su nave se posó sobre nosotros, dejamos de sentir envidia, odio, venganza y cualquier sentimiento que durante años en este planeta hemos estado entregándonos. No sentíamos miedo. No sentíamos angustia, sino al contrario, sentíamos felicidad de su llegada. No sentíamos vergüenza de habernos odiado, porque justo en ese momento olvidamos todo nuestro dolor.

Entonces bajo Él y nos miró como un padre a sus hijos sin verlos mucho tiempo. Nos miró con el desespero de no habernos abrazado durante mucho tiempo. Su ropa fue como la dibujaron en los libros sobre su vida. Su cara, diferente a la mayoría que lo describieron. Y aunque estaba parado en la entrada de su nave sentíamos que nos estaba tocando a todos. Como una especie de abrazo de alguien que sabe no lo volveremos a ver. No pronunciábamos palabras, pero es como si habláramos todos mentalmente.

Nos dejó entrar a su nave y todos estaban hablando con Él. Pidiendo explicación de toda la situación vivida durante tantos años. Otros nos quedamos pasmados con la tecnología dentro de la nave. Algo que jamás vimos.

Sentí que volaba dentro de ella y que escuchaba a lo lejos los sonidos que comúnmente se hacen en una casa en la mañana. Cerré mis ojos y los abrí nuevamente. Sentí la tristeza de que todo fue un hermoso sueño. Sentí nuevamente el odio de mis hermanos, su envidia, su venganza, su rencor hacia los demás. Desperté y esta vez lloré de dolor por ser solamente un sueño hermoso.

Me pregunto, ¿qué pasaría si todos mis hermanos soñaran al mismo tiempo esto que tuve la oportunidad de sentir?

¿Podrían amarse aunque fuera en ese otro universo?

Al despertarse, ¿tendrían el valor de volverse a matar entre sí?


Solo me queda la esperanza que algún día los hijos de nuestros hijos, o quizá muchas generaciones comprendan que solo dependemos de nosotros. Que si no somos capaces de cuidarnos mutuamente, entonces no somos dignos de habitar un planeta que puede amar a sus criaturas a pesar de los pensamientos que puedan tener..."


Gabriel Salazar Sepúlveda (1-Diciembre-2001)



Este ensayo que les estoy compartiendo lo escribí hace más de nueve años después de un sueño muy interesante. En el sueño estaba mirando por una ventana como si estuviera en un segundo piso y veía como todas las personas se estaban matando unos a otros. En ese momento llegó, de acuerdo a mis creencias el personaje que llamamos Jesucristo, en una nave espacial a lo cual sigue el ensayo arriba publicado.

Lo que pensé en ese momento fue ¿qué pasaría si todos soñamos al mismo tiempo esa historia? Pero ahora lo que viene a mi mente es ¿qué pasaría si todas las personas leyeran este ensayo al mismo tiempo?

Por eso decidí publicarlo anoche. Tenía otro tema en mi mente pero sentí la sensación que era correcto hacerlo. Así como me ha ocurrido con las otras entradas de este Blog. Quiero que pienses sobre este ensayo. Analízalo y si crees que pueda ayudar a cambiar en algo la situación de tu entorno, compártelo con otras personas que aprecies.

Te deseo un excelente día lleno de amor, paz, prosperidad, salud. Si tienes preguntas, por favor escríbeme.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner