Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta negocios. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta negocios. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de junio de 2018

La mejor educación para nuestros hijos



La mejor educación para nuestros hijos Como hemos visto anteriormente, uno de los mejores regalos que les podemos hacer a nuestros hijos y en general a los niños que nos rodean, es el ejemplo.

El ser humano no procesa tan rápido las palabras como las acciones cuando se trata de educar. Por ejemplo si le decimos a un niño que no fume y nosotros lo hacemos, el niño cuando crezca va a realizar por lo general el mismo acto que observó, sobre todo si este viene de una figura importante en su núcleo parental.

Sin embargo respecto a la educación académica, solemos preguntarnos cuál sería la mejor opción para nuestros pequeños.

Algunos padres optan por ingresar a sus hijos a los colegios más exclusivos de la ciudad. Otros no le prestan mucha atención a esto y optan por dejar que su entorno social contribuya a la educación académica del infante.

Y por último algunos que ni siquiera saben que son padres y se olvidan totalmente de sus hijos sin importarles que va a ser de ellos en el futuro.

Si observamos el proceso de la vida, todos nos preparamos desde la infancia para enfrentarnos a la sociedad. Esta preparación está dedicada de forma explícita sobre cómo vamos a manejar nuestra economía.

Con esto me refiero a que el sistema educativo nos prepara para ganar dinero y valernos por nosotros mismos.

En algunos casos o más bien instituciones educativas se le enseña a nuestros hijos a optimizar las finanzas.

Si el objetivo de la educación al final es aprender a trabajar y a generar ganancias sobre nuestro trabajo, entonces cual es el mejor modelo educativo que les podemos dar a nuestros hijos?

Respecto a esto, cuando era niño, en algunas oportunidades hablaba con mi padre sobre la importancia de la educación. Recuerdo que él me llegó a mencionar que mi trabajo por ahora era el de ser estudiante.

Yo le preguntaba por qué siendo mi trabajo, no estaba ganando dinero como él, pues al fin y al cabo ambos estábamos “trabajando”. No recuerdo mucho las respuestas que me daba sobre esto, pero decidí aplicarlo con mi hija.

Honestamente desde que era una bebé he intentado darle gusto a mi hija en todo. Incluso mi esposa me dijo muchas veces que hacer eso no estaba bien. Y en varias oportunidades le escuché decir a ella que los hijos deben ganarse las cosas.

La verdad esta expresión hacía que algo en mí se removiera pues en esos momentos pensaba que al darle todo a mi hija le estaría creando una consciencia de prosperidad.

Se puede decir que una característica buena que tengo es que a pesar del rechazo que tenga sobre alguna idea o creencia, tiempo después, tengo la costumbre de analizarla con cabeza fría en sus pros y contras que pueda representar para mí.

Así pues, pude racionalizar de nuevo la expresión que escuché de mi esposa sobre ganarse las cosas y me di cuenta del gran error que estaba cometiendo con la educación de mi hija.

Afortunadamente me di cuenta a tiempo, y decidí hacer un trato con ella.

En el colegio donde ella ha estudiado desde transición siempre se ha premiado los 5 primeros lugares, respecto al rendimiento académico general, así que le propuse que el 5to puesto le haría a ella ganar un juguete, el 4to puesto dos juguetes, y así hasta llegar al 1er puesto con cinco juguetes.

Esto la motivó tanto, que a partir de allí comenzó a mantenerse entre los 2 primeros puestos.

Sin embargo la niña fue creciendo y como es lógico los juguetes ya van siendo algo normal en su vida. Así que decidí hacer algo más avanzado con ella y fue cambiarle el plan de premios y a su vez subirle la dificultad a los premios.

Para este caso le dije que los juguetes ya no iban más, sino que le iba a dar dinero, a lo cual ella aceptó con más entusiasmo.

Sólo le iba a dar el premio siempre y cuando mínimo estuviera en el segundo puesto (unos $20 USD aproximadamente) y pues le doblaría el valor en el primer puesto.

Bueno a partir de allí ha sido tanto su entusiasmo que su nivel académico no ha bajado y siempre se gana el dinero. Y aproveché la oportunidad para enseñarle 2 importantes cosas básicas para su vida.

La primera es que su cerebro, junto con su esfuerzo y disciplina son los que le dan el dinero. Y segundo que siempre que reciba dinero ahorre una parte de él. Que no se lo gaste todo sino que aprenda a programarse para comprar lo que desea.

Posteriormente mi hija me confesó que en el colegió ganaba dinero extra haciendo dibujos y vendiéndole a compañeros, hasta que esta práctica se prohibió en su colegio.

Sin embargo lo que más me admira es que a pesar de ser aún una niña cercana a la pubertad, es que se reúne con una compañera a planear negocios sobre las plataformas tecnológicas que hay en la actualidad.

Quizás en este momento te estés preguntando si es buena idea hacer esto del dinero con nuestros hijos?

Para responderte a esto te hago una pregunta que tiene que ver con lo que mencionamos al inicio sobre el objetivo de la educación académica en nuestra infancia.

A que se enfrentarán tus hijos en el futuro? No es acaso con el dinero y las decisiones de gastarlo, ahorrarlo e invertirlo?

Estando en edades muy tiernas es lógico que ellos no comprendan mucho el tema del dinero, pero a partir de los 8 o 9 años en adelante ellos ya se encuentran en capacidad de hacer transacciones con el dinero, tales como recibir vueltas, pagar, prestar y cobrar.

Así que te animo mediante esta información a que comiences a planear el futuro de tus hijos y de los pequeños en tu entorno, pues recuerda que dando es como recibes.
Comparte:

lunes, 13 de noviembre de 2017

Alcanzando tus metas y objetivos rápidamente


Alcanzando tus metas y objetivos rápidamente

Como hemos visto en temas anteriores, el camino que se está buscando constantemente la Vida a través de nosotros puede jugar un papel a favor porque nos está impulsando a mejorar o en contra porque podemos caer en las obsesiones o extremos por lograr objetivos.

Hace algunos años esto me ocurrió a mí. En medio de mis metas me obsesioné por ser “el hombre más rico del planeta”, o al menos estarle pisando los talones al primero. Para esto me fije un plazo, que según lo que había leído en libros sobre riqueza sería de unos 5 años.

Comencé a indagar, crear oportunidades, buscar negocios, pues definitivamente trabajando para alguien más o “alquilándote” como se conoce comúnmente, dicha información decía que era casi imposible lograrlo.

Fue pasando el tiempo y las oportunidades fueron llegando. Noté que el proceso no se hizo esperar, pero llegó un punto donde me di cuenta que las cosas se estancaron, es decir no ocurría lo que esperaba. Finalmente unos meses antes del plazo pactado conmigo mismo, comencé a preocuparme.

Recuerdo una madrugada caminando hacia el sitio donde suelo hacer deporte, volvió este pensamiento de preocupación a mi mente, con su respectiva tristeza. Sin embargo pude notar algo que estaba pasando y era que yo no necesitaba ser el hombre más rico de este planeta, definitivamente lo era!

Pude observar que tiempo atrás ya me encontraba viviendo esa vida que tanto deseaba, es decir, tenía una salud excelente, compraba lo que deseaba, en mis posibilidades, podía hacer lo que más me apasionaba, trabajaba en lo que más amaba y definitivamente estaba rodeado del amor de todas las personas con las que tenía contacto.

Puedo resumirlo que vivía en plena tranquilidad. Observé la vida de muchos amigos bastante adinerados que conozco y no pueden sentarse tranquilamente a tomar un café por la inseguridad o porque no tienen tiempo porque están demasiado ocupados, etc.

Y quizás en este momento te preguntes “pero bueno, eso no es una forma disimulada de renunciar a tus sueños o sacar una excusa por el miedo de no cumplir tus sueños?”. Efectivamente esa misma pregunta me la hice, pues dudaba en cierta forma de mi descubrimiento.

Respecto a esto, si observas, porque buscamos cosas? Es decir cualquiera que sea tu meta, ya sea sanarte de algo, obtener riquezas o encontrar esa pareja ideal que te haga feliz, el objetivo final es vivir en bienestar.

Como referencia de esto conozco a una persona que ha sido muy bueno comerciante. Es muy hábil con el dinero, pero lamentablemente con el bienestar no lo es tanto. Quizás tiene tanto dinero que podría gastarlo en 2 vidas. Tristemente sus hijos no conocen un avión, una isla y prefiere hospedarse cuando viaja donde conocidos y familiares porque tiene miedo de que se le acabe su dinero.

Otro caso que conocí hace algún tiempo fue de un señor que gana demasiado dinero pero mantiene en deudas tan grandes que muchas veces sus hijos pasan necesidades.

Teniendo en cuenta esto, podemos ver que las cosas que buscamos no nos van a hacer felices en la gran mayoría de casos, pues también conozco gente que sabe vivir muy bien en abundancia total. Por eso, como te mencioné anteriormente, que hay detrás de todo eso que buscas? Definitivamente el bienestar.

Así que mediante esta información te animo a que observes si tus sueños ya están frente a ti y aun no los ves. Comienza a valorar todos los pequeños que la Vida te está dando y paradójicamente el resto te llegará por añadidura, pues la fortuna favorece a aquellos que viven felices y agradecidos con la Vida.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner