Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta humanos. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta humanos. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de octubre de 2018

La envidia y sus orígenes emocionales



La envidia y sus orígenes emocionales Aunque quizás tengamos la tendencia a confundir la envidia con los celos, estos son sentimientos que suelen producir, por decir algo, diferentes “síntomas” emocionales.

Los celos son la respuesta emocional ante la pérdida de lo que consideramos nos pertenece.

La envidia es la respuesta emocional ante el logro de alguna persona y que nosotros no hemos podido alcanzar.

Aunque podemos ver que los detonantes son diferentes, ambas emociones tiene un origen en común y es lo que conocemos con el nombre de Ego.

Si quieres saber más detalle sobre este tema, te invito a leer la entrada escrita en el 2011 y titulada DEFECTOS QUE NO ME PERMITEN RECIBIR LA ABUNDANCIA DEL UNIVERSO.

En resumen, el Ego es una estructura mental que nos indica “Aquí estoy”, “Yo existo”, “Yo importo”, etc.

En otras palabras este es el que origina las emociones de pérdida o amenaza con el objetivo de conservar nuestra identidad.

En mis observatorios he podido comprobar que los celos afectan tanto a humanos como animales.

Puedes observarlo cuando mimas a tu mascota y tiempo después lo haces con un animal diferente o hasta un niño.

De inmediato se observa la incomodidad que siente tu mascota porque está “perdiendo” el cariño que siempre le das.

Sin embargo nunca he podido observar el sentimiento de envidia en los animales. Aparentemente este es exclusivo de los seres humanos.

A lo máximo que hemos podido aspirar los seres humanos esta resumido con la frase “la envidia es mejor despertarla que sentirla”.

Las buenas intenciones que tiene esta frase es de explicar la horrorosa sensación de sentirla versus la de despertarla.

Tristemente y como siempre, malinterpretamos estas explicaciones e intentamos resolver nuestro conflicto emocional desviando nuestra atención a otros con lo que supuestamente tenemos o hemos logrado.

Así pues, hoy en día y debido al avance de las comunicaciones sociales vemos una guerra entre la envidia versus la ostentación.

Pero como podemos entonces resolver nuestros conflictos internos?

Debemos tener en cuenta que la envidia es el resultado de estar enfocándote en los logros de los demás.

Esto no te va a permitir tener tu mente en tus propias oportunidades y logros, así que no solo los vas a omitir, sino que vas a perpetuar más tu condición de envidioso(a).

Como puedes ver, TODOS, absolutamente todos los seres humanos padecemos del sentimiento de envidia. Así que no existe eso de “envidia de la buena”.

A la final es el mismo sentimiento “disfrazado” de “buenos” deseos a la persona que le dices eso.

Cuando una persona dice que no siente o no tiene envidia, en realidad está negando su condición, lo cual hace de esta persona un ser más disfuncional.

Recuerda que el generador de la envidia es el Ego y este es una de las estructuras que nos permite avanzar o evolucionar hacia nuevos caminos.

Una persona “sin envidia” sería como hablar de una persona estancada, un ser inerte sin metas o sueños.

Desde mi punto de vista, la “cura” contra la envidia es la gratitud. Con “cura” me refiero a desviar la atención de esta.

Cuando agradeces lo que tienes y todo lo que has vivido y que te ha traído donde estás, es cuando comienzas a enfocar tu mente y emociones en ti mismo(a).

Si ves un logro de alguien a tu alrededor y tu deseas eso, simplemente agradece a la Vida, Dios, Universo o como tu prefieras llamarlo, porque lo tuyo ya viene en camino.

Esto es una forma muy sana de cambiar tu energía y utilizarla hacia ti mismo, no solo por lo emocional, sino porque tu mente se colocará receptiva y de inmediato a buscar las oportunidades para conseguirlo.

No pienses que al hacer esto de inmediato van a cambiar las cosas en tu vida. Recuerda que el éxito es un estilo de vida que debes practicar diariamente.

No envidies el éxito de nadie, pues tú no sabes lo que significa éxito para esa persona.

Posiblemente este maldiciendo su destino, mientras tú envidias sus condiciones. Y de hecho esa misma persona quizás este admirando tu vida en secreto.

Así que te hago la invitación a valorar tus propias oportunidades y logros en vez de estar admirando logros de terceros.
Comparte:

lunes, 3 de septiembre de 2018

El miedo y sus orígenes



El miedo y sus orígenes El miedo es una emoción que nos puede servir para protección. Como vimos en anteriores temas, al igual que los animales, este nos sirve para cuidarnos de peligros.

Sin el miedo la vida no sería posible, pero también hemos visto como el descontrol de esta emoción en nuestras vidas puede llevarnos a estados de depresión, ataques de pánico e incluso a la muerte.

A diferencia de los animales, el ser humano puede llevar el miedo más allá de lo natural, es decir del origen inicial que es protegernos.

Con esto me refiero a que el ser humano puede abusar de esta emoción en su vida, pasando de ser una emoción útil a una emoción destructiva.

Sentimos miedo por todo. Incluso hasta del amor, pues sentimos miedo de decir te amo a una persona pues qué tal que no sienta lo mismo por nosotros?

Y una vez que escuchamos ese tan anhelado te amo de respuesta, inmediatamente sentimos la preocupación de cuánto va a durar ese amor y que debemos protegerlo de que nos lo “quiten”.

O si nos lo “quitaron” llegamos a sentir miedo de expresarlo a futuras parejas para que no nos “hagan de nuevo daño”.

Sentimos miedo de decir te amo a nuestros padres y parientes más cercanos. Por ejemplo en mi caso, y anteriormente lo hablé en una entrada de hace varios años, cuando decidí decir te amo a todos mis parientes, el más difícil fue mi señor padre.

Por alguna razón sentía terror de decírselo. Recuerdo que sentía que se iba a enojar conmigo y tanto fue el terror que pasaron casi 25 minutos para que al final el con una dulce voz me dijera “lo se hijo y también te amo”.

Como puedes ver sentimos miedo a cosas que aparentemente no tienen lógica.

Respecto a esto, hace unos días realicé una encuesta a mis allegados haciéndoles 2 preguntas sobre algo que podría ejemplificar y mostrar que el miedo natural, ese que nos protege, lo extendemos más allá de los límites imaginarios.

Las dos preguntas de la encuesta fueron: Crees en el diablo? Y segundo, en caso afirmativo, posees alguna evidencia de él?

La verdad me divertí mucho haciendo esto pues algunos se asustaron tanto con la primera pregunta que me contestaban de inmediato. NO yo creo en Dios! Te pasa algo? Estás bien?

Otros evadían tanto que nunca respondieron la pregunta, a pesar que les indicaba que era una encuesta para estudiar un tema sobre el miedo de este canal.

Otros me comentaron que no le tenían miedo pues ahora tenían otro concepto del diablo. Por decir algo, era una imagen más amigable.

Personalmente, yo fui enseñado desde muy niño con terror hacia el diablo. Con los años ese concepto cambió y ahora la emoción que genera esa figura en mí, es más bien como  uno de los dioses más de este universo.

En otras palabras es como si pensara en Zeuz, Ala, que para mí son personajes muy respetables los cuales no intervienen conmigo, pero tampoco forman parte de mi cotidianidad.

Esta encuesta me confirmó la frase que se le atribuye al alemán Joseph Goebbels que reza “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.

Las personas que afirmaban una creencia en el diablo, en realidad nunca lo habían visto, y por lo tanto no tenían evidencia de su existencia.

Me decían que lo habían leído, o se los habían dicho, pero personalmente nunca lo había visto, ni siquiera de lejos.

Cada día millones de personas alrededor del mundo escuchan noticias repetidas a diario, una y otra vez sobre la carencia, enfermedades, vejez y muerte.

Irónicamente esperan tener una mejor vida introduciendo esta información en sus cabezas cada día.

Así pues, se levantan cada día con la creencia de que van a perder su trabajo, el amor o la salud e inconscientemente por su creencia, comienza a hacer cosas para que esto ocurra pues sus pensamientos y sentimientos de miedo lo hacen posible.

Luego cuando ocurre el desastre se convencen de que tenían razón y que su “sexto sentido” jamás se equivoca.

Y esto vendría explicando la famosa Ley de Murphy, la cual postula que si algo malo puede pasar, pasará.

No hay nada más efectivo que pensar o hablar una cosa con miedo. Es la forma más rápida de grabar algo en tu mente subconsciente.

Si esta en tu subconsciente, por más que quieras hacer algo no lo lograrás. Es por eso que muchas veces tratamos de tener más dinero y este parece que nos huye.

O buscamos ser felices con una pareja y siempre damos con el mismo “pato” o “pata” (léase indeseable).

O por más deporte o alimentación sana que llevemos nunca obtenemos la salud y el cuerpo que deseamos.

Si estamos programados para el fracaso, es muy complicado que triunfes. Y si lo logras va a ser por poquito tiempo.

Puede que te estés preguntando cómo hacer para controlar el miedo? Bueno eso será el tema que trataremos en el siguiente vídeo.

Así que quiero animarte mediante esta información a que comiences a ocuparte más de tus emociones. No permitas que algo natural y que fue diseñado para protegerte se vuelva tu peor enemigo. Ese que no te permite llegar donde quieres estar.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner