Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta expectativas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta expectativas. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de noviembre de 2020

El problema de las exceptivas y los apegos



El problema de las exceptivas y los apegos

Una de las cosas más importantes que tiene el ser humano es la voluntad.


La voluntad humana ha sido capaz de mover el mundo, descubrir nuevas cosas y hasta mejorar la propia vida.


Una de las tantas definiciones que el RAE tiene sobre esta es la intención, ánimo o resolución de hacer algo.


Pero nota que se está hablando sobre el ánimo o resolución de hacer algo.


Aquí nos puede surgir la pregunta, ¿entonces dónde nace la voluntad para hacer las cosas?


Detrás de toda esa fuerza que nos impulsa a realizar algo está la esperanza.


Curiosamente la esperanza está asociada a las expectativas.


Algunas personas definen la esperanza como algo positivo en lo cual, estarías confiando en el proceso.


En cambio, la expectativa la perciben como algo negativo que solo se basa en resultados.


Un ejemplo de estas definiciones lo podríamos ver como la esperanza que tienes de que algo bueno suceda en el futuro.


Contrario, la expectativa sería intentar predecir ese futuro como bueno o malo para ti.


Podríamos decir que de aquí se desprende el concepto de esperanza como positiva y expectativa como negativa.


Pero si vamos a la definición de expectativa que tiene el RAE, la define como “esperanza de realizar o conseguir algo”.


En otras palabras, el RAE estaría conectando intrínsicamente estas dos palabras.


En este punto podría surgir una nueva pregunta, ¿qué son entonces los apegos y si de alguna forma están relacionados con las expectativas y esperanzas?


El apego se define como un vínculo afectivo intenso, duradero y singular.


Es decir que va específicamente a una persona y no a todas.


Se podría dar el caso, pero hasta la fecha no he visto el primer ser humano que tenga apegos por TODA la humanidad.


Siempre tenemos personas favoritas y por lo general el resto del mundo nos cae mal o es indiferente para nosotros.


Podríamos decir que las expectativas son una esperanza hacia algo, mientras que el apego vendría siendo la afirmación de que algo o alguien me pertenece o es mío.


Los apegos nacen en nuestra infancia.


Para que un ser vivo pueda tener un desarrollo medianamente normal necesita por lo menos de un cuidador.


Con este cuidador debe tener una relación o una conexión para poder llegar a tener una seguridad en el entorno que lo rodea.


De hecho, en los años 60, el doctor Harry Harlow realizó una serie de experimentos de dudosa ética que muchos profesionales llegaron a considerar crueles.


Por aquella época se discutía si los apegos nacían por el alimento o simplemente por la calidez de las relaciones.


Y también se pensaba que el contacto físico era una forma de malcriar a los hijos.


Este experimento consistía en separar crías de monos de su madre y ponerlos frente a dos muñecos.


Uno de estos muñecos era de felpa y el otro de alambre.


El de alambre tenía un biberón y los pequeños monos se apegaban más al muñeco recubierto de felpa y solo se acercaban al de alambre cuando necesitaban comer.


A partir de estos estudios, las cosas cambiaron bastante y vemos que se le dio más protagonismo a la relación padres e hijos.


Estos estudios reflejaron básicamente tres clases de apegos.


Si el cuidador de mostraba sensible, accesible y atento la persona desarrollaría un apego seguro.


Si la atención del cuidador era errática el individuo pasaría a ser una persona ansiosa.


Y por último si el cuidador era distante, rígido y desapegado, el adulto sería una persona evasiva.


A título personal yo pienso que con esta situación ocurre lo mismo que con los complejos de Edipo y Electra.


Son cosas que nos sirven en determinado momento, pero que, al nunca resolverse, cuando somos adultos pueden aflorar y perjudicarnos.


Para poder entenderlo mejor, intenta recordar las parejas que has tenido.


Si eres mujer, recuerda cómo las personalidades y hasta el físico de las personas que han compartido la vida contigo hasta la fecha se parecen.


Lo mismo si eres hombre, vas a notar que ocurre lo mismo con las personas con las cuales han compartido.


Y si eres bastante detallista, notarás que estás personas a la final son bastante parecidas a tu figura materna o paterna según tu caso.


Notarás que has estado buscando a tu madre o padre en tu pareja por el complejo de Edipo o Electra según tu caso.


Si eres mujer y tuviste un padre maltratador, ¿adivina con qué tipo de personas has estado compartiendo?


Hace algún tiempo compartí la experiencia de una gran amiga que tuvo un padre estricto.


Ella conoció a un hombre maravilloso, pero por extrañas razones lo abandonó.


¿Puedes ver porque haría algo como esto?


Simplemente su figura paterna estricta no coincidía con la de una persona flexible.


Lo mismo ocurre con nuestros apegos y expectativas.


El apego a un cuidador o cuidadores nos sirvió en su momento para sentir seguridad de nuestro entorno.


Pero son situaciones que quedaron allí en el olvido, en nuestro sistema nervioso.


Y es por eso que ahora que somos adultos sentimos la necesidad de apegarnos a esa figura que consideramos importante.


Si esa otra persona es tan “necesitada” de ti, podríamos decir que tienes buena suerte.


¿Pero qué pasa cuando esa otra persona toma decisiones diferentes y prefiere estar con otras personas?


Es por eso que los apegos nos representan un problema.


Cuando iniciamos una relación siempre llegan nuestras expectativas.


A medida que vamos conociendo a una persona le podemos ver errores y problemas potenciales a futuro.


Pero nuestras expectativas nos hacen creer que con “nuestro amor” las podemos llegar a cambiar.


Y no solo eso, nos imaginamos un ideal del amor, es decir, tenemos la expectativa de que sea romántico(a), detallista, de buen humor y que comparta con nosotros todo momento.


Cuando esto no se cumple, sufrimos y le reclamamos a la otra persona de que no nos ama.


Lógicamente la otra persona con sus propios problemas se va a sentir aburrido(a) por esto, pues ve que sus esfuerzos de amor no son suficientes.


Comienzan los resentimientos porque creo que la otra persona no me está dando lo que merezco.


Los que han podido traspasar sus apegos, rápidamente dejan esa relación y consiguen una nueva, repitiendo este ciclo casi infinitamente.


Los que no pueden con sus apegos prefieren seguir adelante, así su “amorcito” no les esté complaciendo lo que ellos esperan.


Ahora bien, siendo conscientes de todo esto, nos puede surgir la pregunta, ¿cómo puedo dejar los apegos y las expectativas?


La respuesta es tan simple como vivir tu vida y dejársela vivir a los demás.


Con esto me refiero a que tú mismo te tienes que convertir en la persona más importante de tu vida.


Puede que suene a egoísmo, pero ¿si tú estás enfermo, crees que puedes ayudar a los que también están enfermos?


Cuando las personas abordan un avión, una persona de la tripulación les da instrucciones sobre estados de emergencia.


Por ejemplo, que ocurre si tienes que evacuar y las salidas de emergencia.


Dónde están los chalecos salvavidas y las mascarillas en caso de despresurización de la cabina.


Hay un hecho curioso sobre esto último y es que, si caen las mascarillas arriba de tu asiento, y ves que tienes niños a tu lado, nunca debes ponerles la mascarilla a ellos primero.


Primero debes ponértela tú y luego si auxiliar a los pequeños.


Esto puede sonar egoísta, pero si tu pierdes el conocimiento, ambos van a morir.


Así que quiero animarte mediante esta información a que te conviertas en el ser más importante de tu universo.


La única manera que puedes ayudar a los que amas es cambiando tu propio destino.


Automáticamente notarás que sus vidas cambiarán sin que se los digas.

Comparte:

lunes, 26 de noviembre de 2018

El problema de las expectativas en las relaciones de pareja



El problema de las expectativas en las relaciones de pareja Una de las quejas más comunes que se pueden observar entre parejas es que no todo es color de rosa en una relación.

Sin embargo cuando iniciamos esta o al menos en los primeros meses todo parecía muy bien.

Con el paso de los años al parecer las cosas se deterioran y los que no logran sobrevivir terminan separando sus caminos.

Es tan común esto, que cuando conocemos una pareja que pueda llevar muchos años juntos y los vemos felices, comenzamos a decir que son falsos, que en la casa se trataran de una forma y en público de otra, etc.

Personalmente he conocido parejas que sin ser perfectas, todo el tiempo se comportan como si aún estuvieran en sus inicios de la relación.

Es decir con el romanticismo y la cursilería que denominamos en estos casos los que no experimentamos este tipo de relaciones.

La mayoría nos comportamos, después de un tiempo, con nuestra pareja como si fuera un enemigo al cual hay que ganarle en alguna competencia.

La pregunta importante aquí es “por qué si al inicio todo era armonía, se termina esta especie de magia?”.

Gran parte de eso tiene que ver con lo que vimos anteriormente en el tema del propósito de las relaciones y el amor en los seres humanos.

Para hacerte un resumen, biológicamente cuando nuestro cerebro, observa a una persona apta para reproducirnos con ella, genera químicos en nuestro cuerpo con el fin de estimularnos y estimular a la otra persona y juntarnos.

Estos químicos no van a estar toda la vida en nuestro cuerpo, y son los responsables de esa sensación de enamoramiento que hemos sentido todos.

Así que cuando nuestro cerebro deja de producirlos, ese “enamoramiento” termina y es posible sentirlo con una nueva persona que podamos conocer en el futuro.

De aquí es que se ve mucho el abandono de hogares, las infidelidades y otro tipo de conflictos en las parejas que llevan un tiempo considerable.

Sin embargo entonces porque algunos a pesar de su largo tiempo juntos se comportan como en su etapa de “enamoramiento”?

Aquí es cuando comienzan a entrar en juego las expectativas.

Si observamos cuidadosamente, todos al inicio de una relación intentamos dar la mejor imagen que podamos sobre esa persona de nuestro interés.

Queremos dar la apariencia del hombre o la mujer perfectos con el fin de atraerlo(a) más hacia nosotros.

Cuando la etapa de enamoramiento, que podríamos llamar la etapa química, termina; comenzamos a formar una imagen, una expectativa de lo esperamos obtener de dicha relación.

Con esto me refiero a que yo espero que mi mujer sea cariñosa, dócil y obediente, por decir algo.

Si resulta que ella no cumple con esas expectativas y hace todo lo contrario, comienzo a sufrir y digo que ella hace cosas para molestarme y bla bla bla.

Conociendo todo esto, quizás te venga en estos momentos la pregunta, como dejar de sufrir por las expectativas si yo siempre espero algo de una relación?

Quizás tú me puedas decir “Gabrielito, es que tú desde el 2006 estás investigando estos procesos y por eso los manejas!”.

Y yo te puedo responder, sabías que tú realmente puedes vivir sin expectativas y de hecho lo estás haciendo en este momento?

Para poderlo entender mejor, hagamos el siguiente laboratorio mental. Piensa en una persona, no pariente, a la cual quieras mucho.

Puede ser un cuñado(a), amigo(a), etc. pero que no tengas parentesco con dicha persona.

Verdad que tienes una buena relación con esa persona, independiente que tenga mal genio, no sea sumiso(a), obediente y dócil?

Y esto es posible porque no tienes expectativas sobre esa persona. La aceptas tal y como ella es y no intentas cambiarla.

Ahora intenta pensar que pasaría si de la misma forma interactuaras con tu pareja? Crees que habría tensiones o problemas con esta persona?

Lamentablemente cuando hacemos este ejercicio nos invade un sentimiento de derrota o perdida pues creemos inconscientemente que vamos a perder el control sobre la relación, aunque en realidad es control sobre la persona.

Esto ocurre básicamente por 2 razones. La primera tiene que ver con lo que nos confirma el psicoanálisis sobre la búsqueda de pareja basada en nuestros padres.

Es decir que si somos hombres, inconscientemente buscamos en nuestra mujer la figura materna. Y en el caso de las mujeres, buscan en su hombre la figura paterna.

Si quieres conocer una información más detallada te invito a leer la entrada EL ORIGEN DE LOS CELOS, publicada en el 2012.

Así pues, de la relación Padres/Hijos, es que hemos aprendido ese deseo de querer controlar y sobre todo el tener expectativas sobre otros.

La segunda razón es la retroalimentación que recibimos de nuestro entorno, incluyendo los medios de comunicación.

Al observar que otros hacen lo mismo, entonces inconscientemente lo aceptamos como una verdad que tiene que ocurrir.

Alguna vez te has preguntado por qué tu pareja está contigo?

Crees que haces algo para que esto ocurra o simplemente está contigo porque es su voluntad?

Así como tú estas al lado de esa persona por tu voluntad y en cualquier momento puedes dejarla, eso mismo puede hacer la otra parte.

No puedes, ni te pueden obligar a entrar en una relación.

De hecho cuando intentas someter a una persona o absorberla, vas a generar el efecto contrario de lo que deseas, es decir de retenerla.

Así que el truco de mantener la armonía en una relación es aceptar las personas como son.

No intentes cambiar a nadie, pues imagina que si no has podido cambiar cosas tuyas que no te gustan, crees que podrás lograrlo con alguien que no tienes acceso a sus pensamientos?

Así que te hago la invitación a través de esta información para que comiences a trabajar en tu libertad emocional.

Acéptate tal como eres y comenzarás a aceptar a los demás como son.

Si en realidad no te gusta lo que ves en otras personas pues simplemente no sigas torturándote y desgastándote en cuidar o controlar la vida de terceros.
Comparte:

jueves, 4 de agosto de 2011

Viviendo la vida sin expectativas

Autopoder.com
Casi todos, desde niños, hemos aprendido que en la vida no se puede vivir sin expectativas, pues esto crearía una vida sin propósito. Sin embargo, en estos años que he dedicado a la investigación del pensamiento humano, me he podido dar cuenta de algo muy contradictorio a esta enseñanza.

Si tú quieres vivir "felizmente jodido", ten expectativas en tu vida. Con esto no quiero decir que no se puedan tener expectativas sobre mis proyectos, sueños y anhelos. Me refiero a las expectativas que tenemos sobre la vida y los demás. Es decir sobre cosas, personas y situaciones sobre las cuales no podemos hacer absolutamente nada.

Por ejemplo, en la luna europea, casi el 100% de sus habitantes, tienen expectativas cuando se casan. Esperan que otro u otra guey los haga felices “por siempre jamás amen”. Y con el tiempo estos europeos se desilusionan tanto que terminan separándose o divorciándose porque el otro o la otra guey no cumplió sus expectativas de lo que debería darle para ser feliz. (europa o luna europea es un término acuñado en este blog, que hace referencia a unos supuestos habitantes de una de las lunas del planeta Júpiter llamada Europa. Esto se hace con el fin de no “descobijar” a ningún lector o que se sienta aludido u ofendido por los temas aquí tratados)

Todas las definiciones que da el RAE, apuntan a que las expectativas son positivas, con esto me refiero a que se espera algo, pero no negativo sino positivo. Bueno, esto presenta un problema para esta entrada del Blog AUTOPODER Recupera tu Poder Interior, pues hemos aprendido desde el año 2006 cuando salió el DVD The Secret o El Secreto que uno debe ser positivo y esperar siempre resultados positivos para que esto se presente en nuestras vidas.

Autopoder.com
Es precisamente este concepto el que ha hecho que millones se desilusionen con la Ley de la Atracción y consideren que esto de crear con el pensamiento fue un engaño. Muchos somos positivos en cuanto al Dinero, o a los negocios y a veces parece que funcionan, pero a la final volvemos a lo conocido.

Entonces ¿qué podemos hacer para controlar esta situación en nuestras vidas? Voy a serte muy sincero. No podemos hacer absolutamente nada y como dije al principio, si tú quieres vivir infeliz, ten expectativas externas. No puedes por ejemplo obligar a una persona a que se quede en tu vida si esa persona ya encontró otras situaciones que le agradan. No puedes controlar que te ganes la lotería o que tus clientes te compren más, simplemente trabajando duro para ello.

Todo eso lo determina nuestro inconsciente. Nuestro cerebro automático que controla todas nuestras emociones y lenguaje no verbal. Esto se resume a que si quiero vivenciar un gran amor o mejorar mi condición económica lo que debo hacer es cambiar lo que pienso respecto a las cosas inconscientemente o en otras palabras, cambiar nuestras memorias sobre las cosas. No obligando las situaciones.

Autopoder.com
En cierta ocasión un lector del Blog AUTOPODER me abordó para consultarme un tema sobre la competencia que tenía su negocio con respecto a otros. El tenía el sentimiento que se debe trabajar muy duro para atraer a los clientes. Yo le pregunté que si él había tenido que ponerle un arma en la cabeza a esas personas para que ingresaran a sus negocios. Entonces el me respondió que no. Al final llegamos a la conclusión que ellos llegaron por su propia iniciativa y que algo les llamó la atención, razón por la cual no ingresaron al negocio de al lado.

Ese algo que buscó ese sitio y guió a estas personas a un negocio, es lo que se conoce como el incremento de la vida. Lo mismo que hace que un árbol crezca, es lo mismo que hace que tú desees vivir bien. Eso es la Vida buscando un incremento y la manera de “atraer la atención” sobre la vida es dando lo mejor de nosotros mismos en cada momento, pues todos buscamos un incremento en nuestras vidas.

Por eso no basta con visualizar mi vida perfecta, usar material de cambio personal en libros, conferencias, audios, videos o asistir a seminarios. Esto son ayudas para cambiar nuestras actitudes ante la vida.

Una de las cosas que personalmente te recomiendo para liberarte de las expectativas y ser muy, pero muy feliz y libre de las presiones que traen las expectativas es preguntarte “¿y si no lo logro?”. Esta pregunta hará consciencia en tu ser si vas a vivir una vida que valga la pena. Si eso que estas persiguiendo es lo que realmente te hará feliz o si lo que te hace feliz ya lo tienes y no te has dado cuenta por estar pensando en lograr metas.

Autopoder.com
Mira, cualquier meta que tú te coloques es honorable. Son tus sueños y gustos y te aseguro que el Universo o Dios o la Vida están dispuestos a ayudarte a cumplirlas. Pero hazlo sin esfuerzo. Si observas la naturaleza, ella no se esfuerza en hacer cosas y todo lo consigue. Los mejores deportistas, cantantes o artistas hacen las cosas de una forma divertida y sin esfuerzo. Eso lo puedes observar en algún líder. Observa sus ademanes, su lenguaje corporal, su forma de caminar, etc.

Por eso siempre, cualquier meta que tengas no la fuerces. Hazla con amor y naturalidad. Deja que el Universo se encargue del resto y desde ahora aprende a apreciar las cosas que tienes, pues solo así podrás disfrutar de aquello que te espera dentro de poco tiempo.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones Telegram

Telegram
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu Telegram:

Ingresa a:
t.me/autopoder1

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2021. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner