Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Neurosis. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Neurosis. Mostrar todas las entradas

sábado, 27 de noviembre de 2010

Recuperando mi felicidad

Autopoder.com
Todos en algún momento de nuestras vidas hemos experimentado una maravillosa sensación de amor, libertad, ganas de vivir, de expresarnos y gritar, que lo hemos denominado como sentimiento de felicidad y todo lo experimentamos como más fácil y fluimos con la vida en estos momentos. Pero en otros momentos sentimos totalmente lo contrario.

Una de las preguntas más comunes que tenemos es ¿cómo puedo recuperar mi felicidad? Bueno, a través de mis investigaciones sobre el pensamiento y comportamiento humanos, finalmente encontré algo que nos roba o no nos permite tener felicidad. Me refiero a los juicios o etiquetas que vamos cargando en la vida. Estos juicios o etiquetas que vamos cargando son parte de nuestra enfermedad general llamada Neurosis.

Autopoder.com
Uno de los juicios más comunes que realizamos a diario son el “YO CREO” o “YO PIENSO”. Por ejemplo alguien me dice o leo esta información donde me dicen “usa tu inteligencia emocional” y “YO PIENSO” que me está tratando de decir que soy un bruto y que se cree mejor que yo y ¡más bruta será su madre!

Eso es un juicio enfermo en el cual mi cerebro me dicta amenaza y que debo defenderme de alguien que me está diciendo que use mi inteligencia emocional para que viva en bienestar, pero “YO CREO” que lo que él me quiere decir es que yo estoy mal y él sabe más. Y te pierdes la oportunidad de avanzar más en la vida por no seguir aprendiendo sobre conceptos para crecimiento y control emocional. ¿Has tenido este tipo de juicios?

Autopoder.com
El año pasado alguien me sugirió usar técnicas de escritura de párrafos en mis investigaciones y tratados que publico en este blog. En otras palabras “no estoy interesado en usar esta información para cambiar, sino que estoy interesado en que escribas mejor“. Dejo pasar la oportunidad de crecer leyendo esto para enfocarme como escribe y formar un juicio de este es un “boludo” (como dicen mis hermanos Argentinos) que no sabe escribir entonces no leo esto porque no es científico, porque no está bien escrito.

Hace muchos años, un bueno amigo de nuestra familia, llegó con unos 7 o 10 compañeros de trabajo a la casa de mi madre. Ellos compraron y prepararon un desayuno muy común en mi ciudad, que le llaman hígado encebollado. Yo estaba en ese momento en la calle y cuando entre a casa, aparentemente sin ninguna razón, me enojé tanto que salude con rabia “BUENOS DIAS!!!”. Incluso a mi buen amigo no le quise ni dar la mano sino que seguí. Pensaba que ellos estaban mal pues estaban invadiendo mi espacio.

Autopoder.com
Hoy en día, después de ir sanando muchas situaciones en mi corazón, me doy cuenta que realmente yo estaba muy mal. Y pensaba que vivía bien, que yo estaba bien, entonces el mundo debía cambiar para que yo fuera feliz. Hoy en día analizo y me pregunto por qué no me detengo un momento y entro en contacto con mis emociones y analizo o racionalizo por qué me siento de esta manera. No hay amenazas y no están tomando nada mío. La rabia la sentí yo sin razón aparente, entonces yo tengo un problema, ¿qué puedo hacer para cambiar esto? Por qué mi cerebro toma control de mis emociones y yo como un borrego obediente actúo por reacción y tomo la actitud de irme.

Y ¿sabes qué? Quizás perdí la oportunidad de conocer nuevas personas que me hicieran crecer como ser humano y ser feliz. ¿Te das cuenta cómo un juicio enfermo te puede robar tú felicidad?

Autopoder.com
Otro tipo de juicios que hacemos y que tanto daño nos hacen es “CREERLE”  a los “EXPERTOS”. Pensamos simplemente que alguien que escribió algo ya es un hecho y debemos creerle porque lo dice un “EXPERTO”. Mira todo lo que leas, incluyendo las entradas de este Blog, debes evaluarlas, ponerles un filtro mental y compararlo con otra información y finalmente con tu experiencia (lo que hayas vivido). Tu trabajo en la vida no es creer. Tú verdadero trabajo y responsabilidad es investigar. El ser humano por naturaleza es un ser científico. Por eso somos curiosos. Pero para que algo sea ciencia debe existir un método. ¿Recuerdas el método científico que nos enseñaron en la escuela? Este método tiene unas características principales. Para que algo sea ciencia debe ser Repetible y Medible.

En otras palabras para comprobar la veracidad de las cosas debes poder cuantificarlo, cualificarlo y poder repetirlo en un laboratorio ya sea mental o físico. Por ejemplo la Historia no es ciencia. No se puede repetir el evento ni tampoco se puede medir, en conclusión toca tener fe de que lo que nos contaron efectivamente fue así, aunque no tengamos pruebas.

Autopoder.com
Si viene alguno de mis padres y me cuenta que de niño sufrió mucho y que un profesor lo maltrataba o ridiculizaba delante de los compañeros, yo por medio de mis juicios comienzo a sentir rabia por algo que no puedo comprobar o no sé realmente como ocurrió. Y me lleno de rabia con un profesor o profesora que quizás esta ya muerto. ¿Crees que es normal sentir rabia por algo que no viste cómo pasó? Pero un solo juicio en tu cerebro produce una gran cantidad de malestar en tu vida, lo cual te hace ser infeliz.

Mira, yo sentía rabia y dolor contra los nazis cuando me contaron la historia de la segunda guerra. Ahora pienso, ¿hace cuánto ocurrió eso? ¿Puedo hacer algo ahora para remediar el dolor de mis hermanos judíos que murieron en esa época en la cual ni yo había nacido? ¿Puedes observar cómo tú cerebro enfermo de Neurosis puede usar la información para joderte y llevarte al malestar o infelicidad?

Autopoder.com
Los más grandes descubrimientos científicos han ocurrido porque las personas inquietas se han cuestionado si realmente x o y cosa es cierta. Por ejemplo el teléfono móvil era algo “imposible” cuando los medios de transmisión eran físicos. Pero si alguien no se pregunta o cuestiona esa “verdad” no podrías hablar con tu familia que están lejos cómodamente en cualquier lugar donde se encuentren y sin cables. Nuestra vida avanza gracias a la ciencia.

Recientemente leí un artículo “científico” sobre los mitos del cerebro, allí decían entre otras cosas que el cerebro no funcionaba como una computadora porque lo decía x “experto” sin presentar más argumentos. ¿Te cuento un secreto? Miles de personas creen eso porque allí lo dice. Muchos ni siquiera se toman el trabajo de ver otras fuentes y más importante, que dice mi propia experiencia sobre el tema. Un juicio enfermo sobre lo que dicen los “expertos” vale más que lo que digo yo, te lleva a creer por ejemplo que no tienes control de tu vida y que tienes que vivir infeliz porque así lo determinó un destino caprichoso.


Autopoder.com
El concepto de un computador es Entrada -> Proceso -> Salida. ¿Y qué hace el cerebro humano? Recibe información por medio de los sentidos -> Procesa la información -> Produce unos conceptos y percepción de la realidad permitiendo actuar de acuerdo a la información.

En otras palabras, si le metemos basura a nuestro cerebro, ¿adivina que obtendremos en nuestra vida? Y si le ingresamos bienestar, ¿Qué crees que podemos llegar a obtener de la vida?

¿Vas comprendiendo como nuestros juicios nos llevan a la infelicidad? Podemos citar muchos ejemplos de juicios tales como “se cree mucho la desgraciada” (si es una mujer bonita). “que se mueran los feos” (si no es una persona atractiva). “tan pendejo” (si se ha tropezado con algo). “que estúpidos” (si se han chocado en sus autos).

Autopoder.com
Hace pocos días vi a una vecina corriendo detrás de un gato. Cuando el gato pasó cerca de mi lo agarré y se lo entregué. La señora se puso a insultar al gato y a decirle que si se volvía a salir lo iba a dejar fuera, a lo cual pensé “¿si lo va a dejar fuera, por qué no lo deja de una vez?”. Le pregunté por qué estaba tan alterada y me respondió “es que el gato está muy viejo y enfermo (¿un gato viejo y enfermo saltando como un conejo? ¿Entonces como sería cuando estaba joven y saludable?). La gente en la calle es muy #$%&! (no lo puedo escribir en este blog) pues maltratan a los animales y pueden lastimar o pegarle al gato”. Yo le pregunté qué persona le había pegado al gato. Y me respondió que nadie le ha pegado.

¿Ves como el cerebro de la señora forma un juicio que “piensa” que otro está “pensando” en pegarle a su gato? Y eso la tenía alterada, con los nervios de punta. Pero como cuesta mucho decir yo estoy enfermo de Neurosis, la señora prefiere desfogar toda esa emoción con su gato regañándolo y amenazándolo si se vuelve a “escapar”. Es asombroso ver como un ser humano en la cúspide del conocimiento humano, permite que un animal, supuestamente inconsciente  de su existencia, controle sus estados de ánimo.

Es interesante y divertido ver este tipo de situaciones. Pero lamentablemente cuando uno las vive no son tan divertidas. Controlar las emociones no es algo fácil. Nuestro cerebro hace lo que le da la gana con nosotros, y pensamos que somos dueños de nuestra vida. Y como es tan doloroso intentar arreglar nuestra vida, porque eso implica reconocer nuestros propios errores, aceptar equivocaciones, dejar relaciones nocivas, dejar vicios y hábitos a los cuales estamos tan acostumbrados, tomar decisiones, pensar en vez de reaccionar, entonces preferimos arreglarle la vida a otros, metiéndonos en lo que no nos importa.

Autopoder.com
Somos resolutores de vidas ajenas, pero no nos atrevemos a arreglar la nuestra. Después de tantos años comprendí la frase sabia “mira la viga en tu ojo y no la paja en el ojo de tu hermano”. Si realmente quieres ser feliz, has una lista de tus juicios. Enfréntalos. Racionalízalos, es decir cuestiónalos para que te des cuenta de las pendejadas que crees a diario y que no te dejan vivir en bienestar y disfrutar de la vida.

El mundo no necesita cambiar para que tú seas feliz. Cambia tus juicios y etiquetas y comenzarás a vivir la felicidad que tenías cuando eras niño. Un ser libre, lleno de amor, felicidad, bondad, bienestar, poder, salud y éxito.
Comparte:

martes, 12 de octubre de 2010

Enfrentando el Enojo

Según el RAE el enojo es un movimiento del estado de ánimo que suscita ira contra un semejante. Normalmente dicho semejante es ajeno a la causa del enojo. ¿Por qué sentimos enojo? ¿Es normal sentir enojo? ¿Se puede eliminar o controlar el enojo de nuestras vidas? ¿Es algo grave o es algo con lo que puedo vivir a diario?

Para llegar a las respuestas de estas preguntas, analicemos lo que ocurre en nuestra llegada a este mundo. Ningún ser humano llega con enojo, pues todos somos como una hoja en blanco, dispuestos a recibir información que nos permite adaptarnos a un medio y sentirnos parte de un grupo. El secreto está en la aprobación. Buscamos aprobación y por eso imitamos emociones, pues la emoción es el lenguaje de comunicación de nuestra alma, nuestra esencia con el mundo físico.

Si tienes la oportunidad de observar niños pequeños, notarás que estos no hacen lo que se les dice, sino lo que ven a los adultos hacer. Siempre les estamos inculcando cuando vemos destellos de independencia palabras tales como “tú no puedes hacer eso”, “deja que un adulto lo haga”, etc., y ellos pronto se dan cuenta que los adultos son el modelo a seguir. ¿Recuerdas cuando eras un niño o niña y deseabas crecer para hacer todo lo que no podías por ser niña o niño?

Ese sentimiento fue una creencia en su momento en ti, en la cual anhelabas ser “grande” para salir y disfrutar el mundo. Y ahora que eres grande ¿disfrutas el mundo? Ahora comienzas a mirar el pasado y recuerdas que de niño todo era más simple y te divertías más. Alguien te dijo que debías ser responsable, dejar de jugar, dejar de divertirte y poner cara larga y también preocuparte muchísimo pues eso era “ser responsable”.

Todo eso que has estado evitando enfrentar ha ido acumulando una serie de emociones conocida como Enojo. Esta emoción hace parte de nuestra neurosis. El Enojo llega a tal grado que nos irritamos por cosas que aparentemente no tienen importancia. Por ejemplo si realizamos una tarea en un computador y esta toma más tiempo del que estamos acostumbrados, toda nuestra frustración cargada de años, nos invade con emociones destructivas que disparan el Enojo. Entonces nuestra reacción es maldecir un aparato electrónico que ni siquiera es consciente de su existencia.

Mira he visto personas pelear con los semáforos, con el calor, con la lluvia, con el gobierno, con los políticos, con sus hijos, con sus parejas, con sus padres y hermanos, con la Biblia, con el Corán, con el Diablo, con Dios (como me pasaba a mí anteriormente).

Una vez iba en un taxi entre norte a sur de la ciudad. Subiéndome al taxi, una persona se atravesó al iniciar la marcha el conductor y este frenó de inmediato. Se levantó de su asiento y comenzó a amenazar al peatón. Espere 1 minuto, pues también sentí Enojo, pues pensaba “como dos estúpidos que nada les pasó se ponen a discutir y hacerme perder el tiempo” pero también disfrutaba el “chisme” y me quedé hasta que le hable al conductor “¿señor, cuánto tiempo más espero? ¿O elijo otro medio?”

Como era obvio el taxista no quería perder su carrera, se subió al vehículo nuevamente y TODO el trayecto se fue hablando del evento diciendo que la gente era muy desgraciada, que eran dormidos, que tenían la culpa y bla bla bla.

Otro caso similar me lo contó una buena amiga mía. Ella tiene varias hermanas y vino una de las menores diciéndole que jamás le perdonaría a la mayor que la hubiera dejado en la calle, pues le cerró con seguro la puerta de su casa ¡hace 24 años!

Los grados de Enojo son tan altos que no permiten a las personas ver la ridiculez de sus acciones. Si racionalizamos las situaciones comenzaremos a despertar nuestra inteligencia emocional. En el caso de la mujer que no le iba a perdonar a su hermana un evento de hace más de 20 años, podemos llegar a las siguientes conclusiones:

Cuanto tiempo duro la señora en la calle. Supongamos que 6 horas. Digamos que 10 para ser “bondadosos”. ¿Cuánto tiempo ha durado la señora re-sentida por el evento? 20 años o más. Entonces ¿qué le ha hecho más daño a la señora algo que ocurrió 10 horas o lo que ha estado ocurriendo hace más de 20 años?

Es evidente que los más de 20 años que lleva dicha persona resentida hacen que su vida sea una desgracia. ¿Pero quien tiene la culpa? Mira, todos en este planeta hemos vivido situaciones lamentables, pero seguimos yendo al baño, seguimos comiendo, seguimos jugando, etc. es decir que nuestras funciones vitales y corporales no se han interrumpido por estos eventos.

Después de aprender a racionalizar los eventos con los que estaba resentido en el pasado, llegué a una conclusión muy importante que quizás te va a ayudar a ser muy feliz. De niño si uno sufre, no es culpa de uno, no tenemos poder de elección sino de sometimiento. Pero un adulto sufre por P__DEJO.

Lamentablemente nosotros no conocemos la gravedad de nuestra neurosis. Como lo mencioné en entradas anteriores, el odio, el enojo y el resentimiento, son disparadores de enfermedades terminales. Están no ocurren por casualidad sino que es el resultado de nuestro bombardeo emocional a nuestra células.

¿Por qué sufres? ¿Qué intentas demostrar con él sufrimiento? ¿Por qué sigues castigándote y castigando a los demás?

Mira, cuando yo estaba tan metido en mi neurosis crónica, y me enojaba por ejemplo con algún amigo o compañero, dejaba de almorzar ¿Te imaginas? ¿Qué culpa tiene mi estómago por un evento que no cumplía mis expectativas sobre la realidad? ¿Te ha pasado alguna vez que te enojes con una persona que para “castigarla” dejas de comer?

Eso se observa en las mentes infantiles de niños de 2 a 8 años donde “castigan” a sus padres con pucheros o tirándose en el suelo haciendo pataletas. Y así seguimos actuando después de adultos, como niños atrapados en un cuerpo grande.

Incluso mi neurosis llegó a “matarme”. Me enviaban a hacer algo en la tienda. Salía enojado y pensaba en cómo me atropellaba un vehículo y los que me enviaron les dolería por haberme enviado a hacer la diligencia. ¿Te ha pasado lo mismo o algo similar en que tu mente te suicide por enojo? ¿O eso solo ocurre en Europa, una de las lunas que tiene el planeta Júpiter? ¿Supongo que a ti no te pasa, cierto?

Como podemos ver, el Enojo es una enfermedad progresiva y degenerativa a nivel celular. Si tú quieres vivir una vida optima, tendrás que aprender a dominar tus emociones destructivas. Te sugiero que repases una entrada en la cual propongo un ejercicio de control para este padecimiento en la entrada ¿PENSAMOS O REACCIONAMOS?

No te pases la vida alimentando el Enojo. En realidad según el Investigador del Pensamiento Humano Víctor Giordani, el Enojo es el viejo miedo de siempre disfrazado. Es algo que si no enfrentas te perseguirá por el resto de tu vida. Dirás, puedo vivir con miedo o enojo y seguir normal. Eso es tu problema, pero en la próxima entrada trataré el tema sobre la conciencia de la existencia y espero puedas conocer lo importante que es tomar acción aquí y ahora.
Comparte:

lunes, 2 de agosto de 2010

La consciencia propia o auto consciencia

Una de las cosas a tener en cuenta en el proceso de liberación emocional es la auto consciencia o consciencia propia. Es simplemente estar enfocado en uno mismo. Normalmente cuando hablamos de enfocarnos en nosotros mismos, nos sentimos juzgados o generamos un sentimiento de juicio externo que nos acusa de egoístas por solo pensar en nosotros.

Pero aclaremos este tema de una vez. Si tú no estás bien, no puedes actuar bien con los demás. Entonces si no actúas bien con los demás eres una persona que no es parte de la solución sino que es el problema en sí. Comprendes? Solo vas a dar lo que tienes. Si no sabes que es el amor a ti mismo, como puedes decir que sientes amor hacia tus hijos, pareja, familia, amigos, trabajo, etc.?

Ya sé que me dirás que sientes amor porque tienes un sentimiento muy lindo hacia tu pareja o hijos. Pero aclaremos algo, el amor no es un sentimiento. Es una elección. Si el amor fuera un sentimiento y sintieras amor por ti mismo, incluso te excitarías viéndote en el espejo, “sentirías” ese algo que dices también por ti. Pero si observas, te miras y dices “no me gusta esto”, “tengo esto que me molesta”, “si tuviera el dinero en este momento me operaria esto o lo otro.”

Crees que eso es sentir amor por uno mismo? Sé que es duro aceptar muchas cosas, pero si no hacemos conciencia propia, estaremos “aprendiendo” al leer este tipo de información pero no viviendo la información. Qué es más provechoso, conocer o experimentar?

De eso precisamente va a tratar esta entrada. Cuantas veces no leemos esto y decimos “que buena información! Sería muy provechoso para x o y persona! Se lo voy a enviar a ver si cambia!”

Te sientes identificada o identificado con esas expresiones? Si así es, simplemente es que tienes consciencia de los demás pero no de ti mismo o misma. Y te aseguro que por más que tú quieras cambiar una persona no podrás hacerlo. A la única persona que tienes que cambiar es a ti mismo o a ti misma. Eres la única persona que puede hacer algo por ti misma.

La inconsciencia propia es tan grave que muchas veces vamos a comer algo y no tienen la bebida que nos gusta o que siempre tomamos. Nos quedamos un rato pensando en la lista que nos dan y al final pedimos lo mismo que nuestro acompañante. Crees que una persona que no puede tomar una decisión tan simple como elegir una bebida necesita ayuda?

Al parecer eso no es grave por sí mismo, pero en realidad eso es un reflejo de cómo manejas tu vida. Es una pequeña muestra de cómo tu cerebro está “acostumbrado” a no elegir y no elegir también es una elección que puede llevar consecuencias  negativas o positivas. En otras palabras, dejamos que nuestra vida pase y siga un curso aleatorio. De allí que hablamos que no tenemos control y que nuestra vida se mueve sobre la buena o la mala suerte. Hablamos de destino, de Dios y terminamos culpado a otros por nuestra incapacidad de elección.

Pero entonces como podemos llegar a tener consciencia propia?

El primer paso es aceptar nuestra incapacidad. Nuestra mente la hemos dejado tanto a la reacción que parece como si tuviera vida propia e hiciera lo que quiere con nosotros. Para darte un ejemplo. Si vas viajando en un autobús a otra ciudad, cuantas veces no “ayudas” a frenar el vehículo con tu cuerpo tensionándolo para que no se ruede en un abismo? Cuantas veces no te has “matado”, porque la puerta del vehículo en el que vas se abre y te sales del auto, sufriendo un accidente? Cuantas veces en el día no mantenemos “peleando” con el tráfico? O “peleando” con los semáforos? Crees que una persona que “pelea” con una señal de transito es normal y no necesita ayuda? Cuantas veces no peleas con un computador porque no hace lo que tu requieres o con el tiempo que necesitas? Crees que el computador se siente bien o mal por lo que le dices? Cuantas veces no te has ganado la lotería y la has compartido con tus seres queridos?

Asumamos que un ser querido no hace lo que tú quieres y te visualizas muriéndote o que te pasa algo para que esa persona se preocupe y sienta dolor a ver si se da cuenta de cuanta falta le harás? Has notado cuantas veces tu mente te ha suicidado? También cuando un automóvil te adelanta, lo primero que dices es “este ya se va a matar!” y sientes enojo porque otro fue más rápido que tú. Observa como tu mente ha “matado” a otros.

O cuando vas caminando y lo haces rápidamente adelantando personas, “compitiendo” con ellas y te sientes ganador porque caminas más rápido que ellas y ganaste! Pero esas personas no saben que estás compitiendo contra ellas. Te ha pasado ese tipo de situaciones? O eso solo ocurre bien lejos de tu ciudad muy lejos de la tuya o quizás en otro planeta pero no te pasa a ti? ;)

Y donde ocurre todo esto? En tu mente. Cuantificando el sufrimiento, el 90% ocurre en nuestra mente y el 10% son pequeñas cosas que han pasado, pero nuestra mente nos hace creer que siguen allí. Es por eso que algo que consideraste dañino para ti, ocurrió hace más de un mes y tu mente sigue haciéndote sentir las emociones destructivas de venganza, rabia, odio, celos, envidia, etc., pues las emociones se producen por los pensamientos y esas emociones te llevan a actuar y ya conoces los resultados de tu vida.

Bueno, todo eso que ocurre se le conoce con el nombre de Neurosis que no es otra cosa que un trastorno mental que distorsiona el pensamiento racional y el funcionamiento a nivel social, familiar y laboral. Todos estamos enfermos de Neurosis. Algunos la tenemos crónica. Otros la tenemos más leve. Pero para “curarnos” de esta enfermedad, el primer paso es reconocerla. Si persistimos en la negación de ella no podemos hacer nada por nosotros mismos y seguiremos quejándonos y culpando a otros por lo que nos sucede.

Te has dado cuenta que mientras miras los errores de otros, los tuyos siguen allí cómodamente, perjudicándote y alimentando emociones más destructivas?

Por eso la auto consciencia es de suprema importancia para tu sanación en todos los aspectos de tu vida.  Para que puedas retomar el control de tus emociones y de tu vida. Si ya estás cansado de vivir a medias, en sufrimiento, en angustia, en desesperanza, desconfiando de todo y de todos, creyendo que la humanidad conspira contra ti y que todo te hace daño.

Si has estado leyendo este blog, te has dado cuenta que la vida conspira pero a tu favor. Todo está hecho para que disfrutes y celebres la vida, pero mientras sigas pensando que tu estas bien y que el mundo está mal, no vas a poder liberarte de la prisión mental de malestar en la que te encuentras.

En la próxima entrada estaremos viendo otra herramienta que nos ayudara en el proceso de retomar nuestra Poder Interior o Autopoder.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner