Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Trabajo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Trabajo. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de octubre de 2018

La importancia de la honestidad personal



La importancia de la honestidad personal Todos anhelamos tener una vida de éxito. Pero muchas veces vemos con asombro como algunas personas cercanas alcanzan dicho éxito con aparente facilidad.

Como hemos mencionado anteriormente, el éxito no es algo que sea un estándar para todos.

El éxito es algo personal. Pero en este caso estamos hablando del éxito laboral y por consiguiente el financiero también.

Quizás llegamos a preguntarnos, que hacen otros para que las cosas se les den fácilmente?

Pues nosotros, por más que nos esforcemos, simplemente nos limitamos a observar como los demás se suben al podio.

El éxito laboral y podemos decir que el éxito en general, tiene un secreto y es la honestidad al actuar.

Con esto me refiero al actuar de la forma correcta siempre. Esto nos garantizará que las personas que tienen que ver con nuestro trabajo comiencen a confiar en nosotros.

Tristemente el ser humano tiene un problema bastante grave y es la pereza.

Todos quisiéramos tener un cuerpo atlético y sano o todos queremos tener mucho dinero, pero por qué la mayoría no lo consigue?

Pues porque no están dispuestos a trabajar por alcanzar su sueño.

La pereza en el ser humano, le permite al facilismo hacer nido en su mente.

Y esta combinación entre pereza y facilismo, es la fórmula perfecta para fracasar en cualquier área de nuestra vida.

Por ejemplo en Latino américa la gran parte de las personas sufren el flagelo del desempleo.

Asombrosamente uno puede observar que cada día se contratan nuevas personas para hacer el trabajo que alguien dejó vacante.

Cuando te das a la tarea de indagar por qué una persona fue reemplazada por otra en una empresa, siempre llegas a concluir que fue por el rendimiento laboral.

Y esto se debe a que las personas no están haciendo su trabajo con honestidad y no están actuando con honor.

El ser humano al parecer le encanta tener el policía al lado que le esté indicando como actuar.

Por eso hoy en día las empresas ponen GPS a sus vehículos oficiales para estar seguros que sus empleados cumplen con la ruta asignada.

También a algunos vendedores les proveen teléfonos y les piden activar el GPS para saber si realmente están cumpliendo o no con su trabajo.

Así pues, he podido observar cualquier cantidad de métodos para garantizar que la gente sea honesta con lo que hace.

Asombrosamente las personas logran engañar estos sistemas para evitar hacer un trabajo por el cual les están dando una retribución económica.

Otro caso que pude conocer de primera mano, fue una vendedora, la cual guardaba el dinero de las ventas para luego “cuadrarlo” con su pago al finalizar el mes.

De hecho, he podido observar personas que se sienten audaces de hacer esto y engañar al “sistema”.

Y no sólo eso, algunos a su alrededor los consideran héroes por su “audacia”.

Luego cuando los descubren, los llaman a descargos laborales y al no tener una excusa real por el incumplimiento de su trabajo, terminan perdiéndolo.

Y atención, con esto no quiero decir que debes actuar como una especie de robot-esclavo que trabaja su jornada laboral concentrado totalmente en sus objetivos.

Es imposible realizar esto, ya que durante tu jornada puedes y debes hacer pausas activas, no solo para ayudar a tu rendimiento, sino para tu salud en general.

Lo importante es nunca procrastinar en tus labores o dejarlas de hacer por pereza y facilismo. Eso es ser mediocre.

Si las personas con las que trabajas ven que haces tus labores con responsabilidad y amor, ten por seguro que nunca vas a tener mal ambiente de trabajo, ni mucho menos la pérdida de este.

A veces nos podemos sentir tentados en pensar “pero si nadie me está viendo, que malo puede pasar?”

La mala noticia de esto es que te está viendo el ser más importante en tu universo y ese eres tú mismo(a).

Recuerda que tus acciones son una retroalimentación para tu mente.

Así pues, te estarás enseñando a ti mismo a vivir improvisando o a robar a otros (pues hacer esto es robar tiempo y dinero de otros).

Con la mano en el corazón, crees que una persona con ese tipo de creencias, pueda prosperar y conseguir algo en la vida?

Entonces en este punto quizás te preguntes, cómo se puede cambiar la actitud hacia un trabajo que no me gusta?

Aunque esto ya lo tratamos en la entrada USANDO TU TALENTO PARA SERVIR Y NO PARA MENDIGAR, lo más recomendable es ver la importancia de lo que estás haciendo.

No debes ver tu trabajo solo como un medio para recibir una compensación económica, o un medio para subsistir. Esto antes te mantendrá en estrés y temor.

Debes verlo como una expresión del amor y ayuda hacia los demás, pues recuerda que lo que tú haces, por muy pequeño que lo consideres, va a ser utilizado por otros.

Te gustaría que un mediocre te atienda o te venda un producto que a ti te interesa? Entonces no seas mediocre en tu trabajo.

No importa si consideras que otros tienen más conocimiento que tú. Hay gente que sabe mucho más pero no tienen pasión por lo que hacen.

No lo disfrutan y esa va a ser la gran diferencia entre los que saben y la pasión que tú coloques en tus labores.

Así que te animo mediante esta información a abandonar la ley del mínimo esfuerzo, pues la vida siempre retorna lo que tú le estás dando.
Comparte:

lunes, 13 de agosto de 2018

Usando tu talento para servir y no para mendigar



Usando tu talento para servir y no para mendigar Hace un par de años, estaba con un pariente viajando en un vehículo. Y en medio del tráfico vehicular, se nos acercó una mujer que se sostenía mediante ventas ambulantes de dulces.

La señora se dirigió a mí rogándome que le colaborara mediante la compra de una caja de su surtido.

La verdad sentí mucha lástima por la señora, pero a la vez me di cuenta del error que muchos cometemos cuando realizamos nuestro trabajo.

Le dije a la señora “me permite darle un consejo sobre sus ventas?”, a lo cual ella aceptó encantada.

Le expliqué que lo que estaba haciendo, no era para pedir o mendigar dinero, sino para prestar un servicio o reparar una necesidad.

Primero debía hacer consciencia de eso y posteriormente cambiar la actitud de auto-lástima por el servicio o reparación de una necesidad del prójimo.

Por ejemplo en su caso, debía ofrecer su “servicio” o productos comestibles como una opción a refrescar la boca después de almuerzo, ya que no se tiene en el tráfico acceso al aseo dental.

Todo esto me hizo pensar en la forma como millones de personas cada día al rededor del mundo enfrentan sus tareas diarias.

La gran mayoría de nosotros, y me incluyo porque años atrás lo hacía, nos quejamos de nuestras labores.

Peleamos con nuestros jefes y al final hablamos mal de todo y todos los que nos rodean en el diario vivir.

Pero el día de pago ocurre un milagro y somos los primeros en verificar si ya nos han consignado el dinero por nuestra “ardua labor” y “esfuerzo” realizado.

Algunos pasan toda su vida viviendo de esta forma y otros se la pasan cambiando de trabajo esperando encontrar en el siguiente la paz laboral que tanto anhelan.

Teniendo en cuenta esto, nuestro talento o servicio debe ser para eso y no para ir tras el dinero.

Y atención, no estoy diciendo que debemos realizar nuestras labores gratis o a cambio de nada, pues es absurdo. Debemos buscar el equilibrio entre hacer lo que amamos y ganar dinero por ello.

Pero si quieres dinero, el servicio debe ir como prioridad para que este fluya de forma abundante en tu vida.

Entre más amor y entrega pongas en tus labores, estás serán mejor recompensadas.

Existe un dicho que le escuche a un gran amigo hace años y reza: “quien hace más de lo que le piden termina ganando más de lo que espera”.

Y quizás me puedas decir en este momento que no te gusta entregar todo pues en tu trabajo actual no te valoran.

A otro amigo también le escuche decir que uno debe dar todo de sí mismo, si no se te valora, de seguro la Vida te abrirá el camino en otro sitio.

Por ejemplo si tu trabajo es responder llamadas, realízalo con todo el amor y pasión que puedas tener. Quizás donde estés actualmente no veas resultados, pero alguna de esas personas con las que hablas en tus llamadas, puede ver tu pasión, entusiasmo y amor por lo que haces y te puede abrir las puertas a una nueva oportunidad.

Pero cómo podríamos generar entusiasmo y pasión en algo que realmente no deseamos?

Respecto a esto, desde que era un niño siempre le escuche decir a mi señor padre que la mejor forma de hacer una tarea era jugar. Es decir usar la imaginación para hacerla.

Por ejemplo, en mi caso, he sido muy casero. Personalmente no soy bueno viajando, pero años atrás me tocaba viajar mucho.

Recordando el truco que me enseño mi padre, decidí jugar que era un personaje importante el cual tenía que cumplir citas por sus compromisos.

Esto hizo que dejara el malestar, pues recuerda que la mente cree todo lo que visualizas.

Quizás las primeras veces no sientas cambios en tus emociones, pero un evento realizado una y otra vez en tu diario vivir finalmente terminará convenciendo a tu cerebro de una nueva “realidad”.

Alguna vez has estado en una situación donde odias tu trabajo, pero lo pierdes?

Cuando quedas cesante y va pasando el tiempo y no obtienes un nuevo trabajo, comienzas a desesperarte y anhelas aunque sea tener ese trabajo que tanto odias.

Pues esa es la actitud con la que debes enfrentar tus tareas cada día, con entusiasmo, anhelo y deseo de hacer las cosas bien.

Así que te animo mediante esta información a utilizar tu talento para servir y no para mendigar. Nosotros podemos hacer de esta vida un jardín de juego como en nuestra niñez o también podemos volverla un infierno. En ambos casos siempre estamos usando nuestra imaginación.
Comparte:

lunes, 9 de julio de 2018

Viviendo en el lado luminoso de la vida



Viviendo en el lado luminoso de la vida Al igual que la mayor parte de la humanidad, el algún momento de mi vida, también llegué a vivir en el lado oscuro de esta, es decir en problemas, angustias, depresiones y estancamientos. Odiando incluso la Vida y la gente que la compone.

Podía observar como otras personas a mi alrededor parecía que disfrutaban mucho de sus vidas y que todo les acontecía de forma fácil y rápida. En otras palabras sentía celos de que otros estuvieran mejor que yo.

Este tipo de situaciones hacen que uno piense en el destino, la suerte o el karma para poder explicar por qué la vida no está funcionando para nosotros como debería.

Sin embargo el mayor malestar que sentimos constantemente es a la rutina laboral. Lo que hacemos a diario y que muchas personas llaman “ganarse la vida”.

La mayoría hemos aprendido sobre el trabajo que es una carga que debemos llevar hasta que podamos cumplir cierta edad, y así dedicarnos a “descansar”, “disfrutar” de nuestra “familia” y ser “felices”.

Lamentablemente ninguna de esas aspiraciones hoy en día es posible, salvo en contadas excepciones, pues nunca vamos a descansar de las enfermedades de la vejez ganadas por el trabajo, o quizás no vamos a disfrutar nuestra familia porque ya la perdimos y por el contrario nos vamos a volver muy amargados e infelices.

Estas creencias sobre el trabajo las aprendimos en todos los ámbitos de nuestra vida, mediante conversaciones de los adultos en nuestra casa, amigos, inclusive la música, etc.

Respeto a esto, hace algunos años le escuché decir a un amigo sobre este tema que uno debería morirse trabajando. La verdad cuando escuché esto, inicialmente me pareció un concepto terrible y esclavista.

Tiempo después entendí que una persona que pasa toda su vida trabajando y de un momento a otro ingresa a un estado de inactividad, puede sufrir episodios de depresión que acortan notablemente su tiempo y calidad de vida.

Anteriormente en el tema titulado COMO GANAR DINERO SIN TRABAJAR mencionamos que la fórmula era trabajar en lo que más nos apasiona. Pero qué ocurre si por alguna razón no podemos llegar a esto, sino que toca realizar otra actividad la cual no es de nuestro agrado?

Quiero que intentes recordar por unos instantes alguna experiencia desagradable de tener que pasar buen tiempo haciendo fila en alguna entidad, para luego ser mal atendido.

Verdad que no te gustó para nada? Incluso me atrevo a decir que de tu mente han salido los mil insultos para esta persona que no supo hacer bien su trabajo.

Ahora quiero que pienses en tu trabajo actual. Ese por el cual te quejas y que te hace desear los fines de semana para “descansar”. Quieres seguirte pareciendo a ese mediocre que en alguna oportunidad insultaste por su ineptitud?

Es por eso que no concuerdo con la expresión general del trabajo como “ganarse la vida”. Esto más bien representa en nuestra mente una constante de lucha y sacrificio para vivir. La vida ya te la ganaste. Estás aquí cada día para hacer de ella algo maravilloso o terrible. Tú tienes la última palabra con tus decisiones.

Así que mediante esta información quiero animarte a cambiar tu aptitud hacia la vida, pues eso que estás haciendo es más importante de lo que crees, ya que ayuda a la Vida misma a avanzar en el objetivo general que es el bienestar.

Recuerda siempre que lo que haces no es insignificante, sino que es un bloque importante en la construcción de algo mejor. Sin tu aporte no solo se atrasan los objetivos de otros, sino los tuyos, ya que todos somos uno aunque nos veamos separados.
Comparte:

lunes, 30 de octubre de 2017

Encontrando tu verdadero propósito en la vida


Encontrando tu verdadero propósito en la vida

Todos hemos conocido personas que disfrutan lo que hacen, mientras nosotros los observamos y con amargura deseamos vivir sus vidas. Con esto me refiero a la profesión que realizan. Y la realizan tan bien que parece que fuera algo fácil.

Respecto a esto hace algunos años me di a la tarea de realizar una investigación con algunas personas que me encontraba en el trabajo, en el trayecto hacia algún lado o en lugares donde hacia deporte.

A este gran grupo de personas cuando les pregunté porque estaban trabajando en eso que realizaban, me decían “porque no tengo dinero para dedicarme a otra cosa” o “porque pensé que eso me daría una mejor opción económica”.

Pero la pregunta más importante que les hice fue “¿eres feliz con lo que haces?”, fue respondida con un unánime “definitivamente soy infeliz en mi trabajo”. La respuesta a la siguiente pregunta “¿por qué no haces algo diferente?”, obtuvo más resultados como por ejemplo “tengo miedo”, “ya estoy muy viejo para cambiar”, “no puedo perder el tiempo y dinero invertidos anteriormente”, por mencionar algunas.

Años atrás en mi caso ocurría algo similar. No estaba contento con lo que hacía y sentía amargura porque no era lo que me esperaba de la vida. Esto hizo que no solo sintiera malestar por mi trabajo, sino por la gente con la que trabajaba. Tiempo después, cuando estaba en el último semestre de ingeniería conocí a una persona bastante inteligente, que al igual que a mí nos apasionaban dos cosas, la ingeniería de sistemas y la influencia de las emociones humanas en las decisiones que tomamos cada segundo.

Este compañero de clases vivía una vida de aparente calma y felicidad. Trabajaba pocas horas en el día y disfrutaba tanto su trabajo que se veía fácil. Debido a esto me sentí animado a contarle mi caso y expresarle como me sentía. La verdad pensé que me diría algo como ve a tal sitio y di que vas recomendado por mí que allí te espera un nuevo trabajo feliz.

Simplemente me dijo “Gabriel, ¿usted está aburrido con su situación, quiere cambiar de trabajo? Entonces tome la decisión y póngase en acción!”. Honestamente yo pensé “este man cree que mi vida es fácil. Claro como él ya la tiene resuelta es muy fácil decir eso”.

Me fui a casa triste pero pensando mucho en eso. Durante días lo pensé, hasta que finalmente lo comprendí. Realmente tenía que tomar la decisión de dejar de hacer mi trabajo y cambiar por uno que sí me gustara. Entonces me pregunté eso, “quiero cambiar?” cuando finalmente, cosa que duro varios días, decidí que ya no quería trabajar haciendo eso que “me tocaba”, entonces comencé a buscar empleo en otras partes.

Fueron pasando los días y no conseguí ningún empleo nuevo y feliz, pero en vez de desesperarme decidí esta vez hacer algo diferente y era que mientras llegaba esa nueva oportunidad el trabajo que estaba haciendo lo iba a realizar con mucho amor y dedicación.

Entonces me comencé a levantar más temprano, a hacer las tareas del día con amor y pasión como si ya estuviera en mi nuevo trabajo feliz. En otras palabras, tomé la actitud de realizar un entrenamiento para lo que sería mi nueva vida laboral.

Fue tal el impacto que en pocas semanas mis compañeros notaron el cambio y me decían en broma que ahora caminaba y podía ver los colores y escuchar los pájaros, pues sabían de mi amargura e infelicidad anterior. Y no solo fue eso, sino que las cosas mejoraron tanto que a todos nos hicieron un incremento salarial.

Algunos meses después, si llegó la nueva oportunidad, pero para ser fiel a mi decisión de irme, finalmente la tomé. Con el tiempo me di cuenta que uno vive las cosas porque no se quiere desprender de ellas, es decir prefiere seguir sufriendo y como puedes observar en las respuesta iniciales a la pregunta, “¿por qué no cambias, si eso te hace daño o no te gusta?” simplemente vamos sacando excusas como el miedo, me tocó, no hay más, etc. pero en realidad no tomamos acción porque no hemos decidido si realmente queremos cambiar.

Pero voy a hacerte muy honesto, tampoco tomamos la decisión porque constantemente metemos mala información en nuestra cabeza, o información que nos apoya poco o nada tales como noticias, chimes, entretenimiento de baja calidad, etc.

A nuestro conocidísimo amigo el doctor Albert Einstein, se le atribuye la frase: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. Si realmente deseas cambiar toma la decisión y ponte en acción, pero para tener la suficiente fuerzas de tomar la decisión cambia primero la información que ingresas a diario a tu vida. Apóyate en información diferente, así que te animo a que visites la página del doctor Giordani en Auto Poder para que comiences a cambiar tu vida hoy mismo. De lo contrario no te quejes de la vida que tienes o que no puedes cambiarla.

Tienes en tus manos el control de tu vida, pero las cosas no van a cambiar por si solas. Lamentablemente hemos sido influenciados desde niños que después de sufrir vendrá el Hada madrina con su varita a solucionarnos todos los problemas, o el angelito con traje y la maleta con el millón de dólares, o peor aún, si sufres ahora, “en la otra vida” recibirás una recompensa por dicho sufrimiento.

Así que te animo a cambiar tu información diaria para que vivas una vida de bienestar y no una vida de amargura y soledad, frustración y desilusión.
Comparte:

lunes, 26 de diciembre de 2016

El éxito personal al alcance de tu mano



El éxito personal al alcance de tu mano
La mayor parte de la humanidad tiene un pensamiento que para salir adelante uno debe tener un empujón en la vida o estar en la rosca. Es decir tener amiguitos influyentes o familiares que nos ayuden a ubicarnos en puestos de trabajo importantes.

Otros, los que estamos buscando despertar nuestros recursos internos a menudo nos hemos topado con información de personajes que salieron adelante a pesar de las dificultades que enfrentaron. Tal es el caso del actor Silvester Stallone, el Coronel Sanders de pollos KFC, el señor Carlos Slim, y una larga lista.

Pero muy pocos tenemos el privilegio de conocer personas cercanas que hacen cosas asombrosas. En esta oportunidad les voy a hablar de un personaje el cual admiro por su determinación para avanzar en la vida a pesar de las dificultades. Específicamente estoy hablando de OMAR LOZADA, que es un joven que cada vez que analizo su forma de actuar durante estos años no deja de asombrarme.

Cuando yo conocí a OMAR, aproximadamente tenía unos 17 años de edad. Creo que recientemente acababa de terminar la educación básica secundaria o como decimos aquí en Colombia, el bachillerato.

OMAR lo conocí porque ha vivido al lado de la casa de mi abuela y por aquella época me enteré que él tenía una máquina para cortar cabello y pues yo acudí a sus servicios. Bueno fue hace tantos años cuando yo tenía cabello.

Según recuerdo, OMAR ha estado con su madre solamente. La verdad nunca le he preguntado por su padre. Pero lo que recuerdo es que OMAR al finalizar su educación básica secundaria, el decidió comprar esa máquina de cortar cabello para generar sus propios ingresos.

Pasó buen tiempo y yo perdí contacto con él. En el 2010 me lo encontré nuevamente y me enteré que había cambiado su negocio de peluquería por venta de accesorios para teléfonos móviles.

Hasta aquí todo parecer normal, de una persona que quiere salir adelante y creo que estos ejemplos los vemos a menudo en nuestras vidas. Sin embargo omití un detalle y es que OMAR al tener esa edad tan corta se lanzó a alquilar un local para montar sus cortes de cabello.

Yo me pregunto, que tantos huevos tiene, o mejor que tanta tenacidad tiene un joven a esa edad para lanzarse a iniciar un negocio en un local alquilado? Mira, te soy sincero, yo hasta el día de hoy, con las cosas que se, siento temor de realizar una cosa de esas con tan pocos recursos. Y me imagino que tú que me escuchas también sientes lo mismo que yo. Nos frena el temor.

Posteriormente en el año 2012 o 2013 fui a buscar a OMAR porque le compré un celular por esos días y me enteré que se había cambiado de local. Y para sorpresa mía, este nuevo local ya es suyo WOW!

Francamente no me logro explicar la tenacidad de algunas personas para salir adelante. En el próximo vídeo entrevistaré a OMAR y le realizaré algunas preguntas sobre este tema para que pueda darnos a entender de donde salió ese valor para atreverse siempre a ganar.
Comparte:

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Avanzando a pesar de las dificultades

Casi toda mi vida tuve un sentimiento de poder. Con esto me refiero a poder realizar las cosas, poder cambiarlas, aunque tenía que enfrentar dificultades, y a pesar de no conocer exactamente este sentimiento ni saberlo manejar a mi favor. En cierta ocasión sostenía un dialogo con mi madre sobre este tema y ella me decía que uno no puede sentir cosas que aun no ha vivido.

Me preguntó que pasaría si yo algún día me quedara sin trabajo. Yo por supuesto con mi pensamiento de poder le decía que yo buscaría lo que fuera, e incluso, llegué a decir lo que muchos se nos ha ocurrido o hemos pensado: “aunque sea barrer”.

Efectivamente llegó el momento en que me enfrenté a dicha situación. Y como era de esperarse, busqué todas las formas, todos los medios y más puertas se cerraron en frente de mi cara. Este patrón lo he visto repetirse mucho en las vidas de algunos amigos y conocidos. Hasta que finalmente y por cosas de la Vida, conocí a una persona que cambiaría, no solo mi punto de vista, sino mi sentir y respeto por aquellos que viven este tipo de situaciones.

El señor R me dijo la siguiente frase: “uno no piensa lo mismo con un millón de pesos en el bolsillo y recién almorzado, que aguantando hambre y buscando como ganar para comer”. Durante varios días analicé esta frase pues me llamó mucho la atención.

Comencé a recordar toda mi situación anterior y también las palabras de mi madre. Allí fue cuando entendí que era exactamente lo que ella quería decirme. Para nosotros es muy fácil atrevernos a criticar las situaciones de las personas y es allí, como no hemos vivido situaciones críticas o tenemos el apoyo de terceros que decimos categóricamente: “si a mi me pasara eso, yo haría esto otro” o “que tonto tan bobo, dejarse morir de hambre”.

Hoy en día en mi país hay un problema de robo de recursos. A esto se le suma el “salario mínimo obligatorio”. Lo digo entre comillas porque también hay personas que ganan menos que eso. Es triste pero suben los impuestos y a nivel general el costo de la vida, pero este salario sube muy poco.

Aquí uno se pregunta, cómo hacen familias de varios integrantes para sobrevivir con este valor y estas condiciones? Es increíble pero ocurre cada mes y durante años esta situación. Y vemos personas con mi sentimiento de poder que describía anteriormente haciendo propuestas que si fueran ellos, haría esto o lo otro y que tontos tan mediocres dejarse morir de hambre.

Como en una ocasión le comenté a un compañero de trabajo, que tocaba este tema, ojalá y la Vida no te vaya a poner un desafío de ese tipo, pues uno es muy valiente con el millón de pesos en el bolsillo y recién almorzado. Es muy fácil decir yo hago, pero entre el dicho y la acción hay un largo camino que recorrer. Así que mi propuesta no es criticar a las personas que tienen el “millón de pesos en el bolsillo”, mas bien es crear consciencia del amor y compasión que debemos tener por nuestros hermanos y hermanas menos afortunados.

Nosotros hemos tenido oportunidades que nos han permitido educarnos y eso nos ayuda a generar ingresos. Pero hay muchas personas que no cuentan o no han contado con estas ventajas. Es cierto que todos podemos cambiar y llegar a generar grandes ingresos. Solo es cuestión de cambiar nuestra mentalidad. Pero decirle a una persona: piensa así o de determinada forma, cuando esta deprimida por su situación, eso no le va a ayudar o a cambiar ni los pensamientos o su situación.

Podemos ayudarles a cambiar pero con amor. Y el primer paso para ayudar a otros es el ejemplo. Si quieres que la gente viva en bienestar, ponte tú también a vivir en bienestar. Si quieres que la gente sea feliz, sé tú feliz. O si quieres que la gente gane mucho dinero, tú también gánalo. El ejemplo es el primer paso para poder ayudar a alguien que lo necesita. El segundo ya es darle tu orientación con amor y paciencia.

Incluyo la paciendo porque muchas veces cambiar de mentalidad no es instantáneo. Quizás los que hemos pasado por estos procesos ya, lo vemos fácil y hasta divertido. Pero recuerda cuando estabas iniciando. No era tan divertido y no se veían cambios en tu vida por más esfuerzo que hicieras.


Así pues, entrega lo mejor de ti con tu ejemplo de amor y paciencia hacia tus hermanos menos favorecidos que tanto lo necesitan en este momento. Te dedico estás palabras con mucho amor y respeto y en nombre de todo el Equipo de Ritmo Positivo deseo que este año nuevo tu intención y tu voluntad hablen un mismo lenguaje para que tus nuevas metas se cumplan como las anteriores.
Comparte:

jueves, 18 de agosto de 2011

Apegos emocionales

En la última entrada conocimos que las expectativas son la manera de pasar malos ratos en la vida. Este tema va muy de la mano con los apegos emocionales y es una de las causas de mayor sufrimiento en el ser humano.

Autopoder.com
Hace algún tiempo, iba de camino a un supermercado o tienda de comestibles. Durante el camino encontré a una mujer y a su niño de aproximadamente 3 a 4 años de edad. El niño cargaba un pequeño muñeco en sus manitos y le decía a su mamita que no deseaba llevarlo más. Esto hizo que la mujer estallara en cólera y le expresara que él mismo había querido traer eso y que debería hacerse responsable por las cosas que uno carga.

Hasta allí todo iba bien. Sin embargo, la madre le dijo a su niño que si no quería cargar el muñeco lo dejara allí tirado. A lo cual el niño le pareció la mejor manera de no cargar el objeto. Cuando en niño lo dejo en el sueño, la mamá inmediatamente se lo recogió y lo puso en su bolso.

Esta pequeña experiencia me enseñó la forma en que vamos aprendiendo los apegos en la vida y sobre todo por qué se van originando. Podemos ver que uno de niño es muy desprendido. No se carga de cosas en la vida. Las usa un momento y cuando le pierde el interés las deja por otras nuevas.

Autopoder.com
Lo que la madre de este pequeño niño le enseñó en esta ocasión fue “carga cosas en la vida aunque ya no quieras tenerlas”. Me atrevo a expresarlo de esa manera, pues como hemos visto en entradas anteriores, nuestros padres son los dioses de nuestro universo mental. Nuestro carácter se forma a partir de las acciones que vemos en ellos. No tanto lo que nos dicen sino lo que observamos que ellos hacen.

Este tipo de acciones van ayudando a crear ciertas actitudes hacia la vida pues van de la mano con lo que veremos más adelante en esta entrada y son los apegos hacia las personas, situaciones y cosas.

Cuando somos adultos sufrimos mucho de la enfermedad de los apegos. Por ejemplo así estemos infinitamente jodidos en nuestro trabajo, no nos atrevemos a cambiar pues sentimos que allí hay algo que nos requiere, aparte del sentimiento de que esa es la única chamba como dicen en México o el único camello como decimos aquí en Colombia. Vamos creando un apego hacia nuestra situación, que el día que no la sufrimos nos asustamos y por consiguiente nos da miedo cambiar.

Autopoder.com
Otro ejemplo similar lo podemos ver cuando tenemos que cambiar de ciudad, y también cuando tenemos que realizar un viaje y dejaremos de ver a nuestros parientes aunque sea sólo por unos pocos días. Hace varios años, este era mi principal tormento. Viajar por negocios a otras ciudades y desprenderme unos pocos días de mi esposa. Creo que pasaba más tiempo pensando en el regreso que en la negociación.

Bueno, ya hemos visto que las actitudes que aprendimos de nuestros padres, fueron formando nuestra percepción limitada sobre la vida. Y que esta percepción contribuyó a formar nuestros apegos. ¿Pero en realidad cuándo se origina esta necesidad de retener una situación, persona o cosa?

Esto se inicia con la falta de comunicación intrapersonal. Recuerda que cuando somos pequeños y hacemos el famoso “berrinche” o “pataleta” por algo que no nos complace, inmediatamente somos reprendidos, sancionados o castigados para que lloremos por un motivo “que si valga la pena”.

En otras palabras nuestras emociones no sirven y nuestros padres nos van dando motivos para “emocionarnos de verdad”. En realidad esta situación nos enseña de forma muy sutil pero poderosa que debemos ocultar, guardar o retener lo que verdaderamente sentimos.

Autopoder.com
A medida que aprendemos a reprimir nuestras emociones, vamos creando un muro en nuestro interior el cual impide que contactemos y confiemos en nosotros mismos. Es por eso que nos da pánico total la soledad o nos aburre tremendamente estar solos, pues nos da terror enfrentarnos a nosotros mismos, pues eso precisamente hemos estado evitando durante toda la vida.

Debido a esto es que se presentan las adicciones. Y con adicciones no solo estoy hablando del cigarrillo, alcohol, tabaco, marihuana, bazuco, cocaína, etc. Existen otras adicciones mucho más sutiles y dañinas que las anteriores, pues contribuyen más a nuestra neurosis.

Me estoy refiriendo a la adicción al trabajo, al sexo, a la comida, a los juegos de azar, a los vídeo juegos, a Internet, a las redes sociales, al celular, a chat, a la televisión, al baile, etc.

Tal vez en este momento estarás pensando, pero bailar no es malo, tampoco hablar por celular o tener sexo. Bueno tienes toda la razón, estas actividades no son perjudiciales, es el tiempo que invertimos en ellas lo perjudicial. Los abuelos decían antiguamente: “ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”.

Según el RAE una adicción es una asignación, entrega o adhesión a algún hábito. En otras palabras es una especie de ritual constante que de no realizarse, no me permite vivir “normal”.

Autopoder.com
Según la OMS, algunas adicciones como el alcoholismo son calificadas como enfermedades. Para serte sincero, y según mis investigaciones, no estoy de acuerdo con esta creencia. Si el vicio del alcohol es una enfermedad, por qué no califican de enfermos a los adictos a la cocaína, bazuco, marihuana, sexo, trabajo, comida, etc. La enfermedad real es la baja autoestima, la falta de comunicación interior y el contacto consigo mismo. En este caso por ejemplo el alcohol es la excusa para escapar de mí mismo, al igual que la comida, sexo y el resto de acciones que nos inventamos.

Durante los últimos 5 años he estado investigando el fenómeno de las redes sociales y las publicaciones que allí se hacen sobre pensamientos y estados de ánimo que colocamos todos en los muros. Un investigador del pensamiento humano, el cual mencioné sus estudios sobre las estructuras del Ego y el Noble en la entrada Defectos que no me permiten recibir la abundancia del Universo, mi amigo AP me explicó en una ocasión que todo, absolutamente todo lo que proviene de la mente humana es perfecto, pues proviene de una estructura perfecta. Si por ejemplo una persona viene y expresa algo, y yo no lo comprendo, el problema es mío. Pero el contenido que acaba de ser lanzado ya sea por medio escrito o hablado tiene una razón muy poderosa de ser y esto indica el verdadero ser de la persona.

Algunas de las frases que he encontrado estos años son expresiones de estar aburrido(a), de necesidad, de apego, de aplastar enemigos. Esto último me parece sumamente extraño pues se supone que en tu red social no tienes enemigos sino a todos tus amigos.

Pero la pregunta que deberíamos hacernos es ¿Por qué me aburro conmigo mismo? ¿Me odio? ¿Me caigo mal? ¿No soy suficiente o no hago suficiente?

Autopoder.com
¿Quieres ser feliz? Deja los apegos. Despréndete de todo y todos. Déjalos ser como son. No controles a nada ni a nadie. Y cada vez que estés solo pregúntate ¿Qué es lo que ocurre conmigo, por qué siento esto? Escúchate tú mismo(a). Permítete sentir esas emociones a las cuales les estás huyendo hace muchos años.

Recuerda que tu sistema nervioso está diseñado para ayudarte. Si esas emociones se presentan en tu vida es porque te quieren entregar algo. Si no les prestas atención, estarás pasando toda tu vida escapando de algo que te perseguirá hasta el último aliento, pues son parte de ti. Averigua que ocurre y convierte en tu propio Detective Mental.
Comparte:

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Mi lugar en el Mundo

Autopoder.com
Año tras año, por esta época de fin de año, he podido observar a las personas que me rodean realizar diferentes rituales para que este año si les vaya bien o mejoren sus finanzas, o mejore su salud, o puedan encontrar con quien compartir el amor que tienen para dar.

Año tras año, veo como esas metas no se cumplen y las que más avanzan se quedan a mitad de camino. Al final del 2011 veremos que muchos seguirán ganando poquito o seguirán en su mismo y aburrido trabajo, o quizás sean despedidos de este. Otros seguirán más enfermos y otros darán con alguna persona que les traiga más infelicidad y conflicto en sus relaciones.

Pero ¿por qué pasa esto? Y sobre todo ¿por qué lo permitimos? Como vimos en la entrada anterior, nuestro cerebro ante estas preguntas genera emociones de impotencia y desesperanza junto con voces similares a “es que es el karma” o “es que la mala suerte” o “esperemos a ver si más adelante o el próximo año o en la otra vida”, etc.

Autopoder.com
De acuerdo a mis investigaciones, nuestra vida no se desarrolla por nuestros deseos y sueños o anhelos. Si así fuera ya tendrías todo lo que deseas o anhelas. Nuestra vida se desarrolla de acuerdo a nuestras intenciones que tengamos sobre ella. ¿Cómo puede una persona tener el deseo que mejore su economía, esperando que las cosas cambien por si solas, sólo con un ritual que simboliza algo?

En realidad esto ocurre y lo permitimos porque no hacemos consciencia de nuestro lugar en el Mundo. No sentimos amor por lo que hacemos y no buscamos con amor lo que deseamos. Estamos más pendientes de criticar la vida que de alabar sus “pequeños” detalles que nos permiten estar en el eterno presente.

Por favor realiza un sincero análisis de emociones que corren en tu cuerpo ante estas preguntas:

Autopoder.com
¿Recuerdas qué desayunaste ayer?
Vamos a suponer que desayunaste pan, huevos, café o chocolate en leche.
¿Te has detenido a pensar todo lo que ocurrió para que tú pudieras tomar tú desayuno?
Por ejemplo, ¿Quién preparó el pan, recogió el café o los granos de cacao u ordeñó la vaca?
¿Quién se tomó el trabajo de transportarlo hasta el supermercado?
¿Quién lo llevó hasta tu casa?
¿Quién lo preparó?
Y más importante ¿por qué lo preparo?

Las preguntas de este sencillo procedimiento cotidiano hacen que te detengas un momento y cuestiones muchos milagros que están ocurriendo día a día pero que tu apatía, derrotismo, dolor y angustia que estás extrayendo de la vida no te permiten ver como muchas personas están trabajando para llevarte el bienestar a tu vida.

Autopoder.com
Si vas a tu trabajo en auto propio, te has preguntado ¿qué estaba pensando en ese momento la persona que lo fabricó? He aquí un pequeño detalle para que te des cuenta de tu consciencia de tu lugar en el Mundo. Si sentiste emociones tales como “lo hizo para cumplir y ganar sólo dinero con la compra de esto”, pues adivina ¿qué es lo que tienes en tu corazón para realizar ese juicio?

Vamos a suponer que el fabricante o persona que participó en el ensamble de tu automóvil hizo su trabajo como lo haces tú (asumiendo que estás descontento con tu trabajo), al “allí se va”, “gastemos que esto es de un rico”, “sólo por cumplir porque tengo que ir a casa a ver el fútbol”, “para cumplirle al HP de mi jefe”, etc.

¿Te imaginas conduciendo a 80 Km/hora tu vehículo fabricado por un mediocre? Esto pone en riesgo tu integridad física e incluso la vida misma. Y no solo la tuya sino la de otras personas en carretera.

Voy a realizar un juicio de los que vimos en la entrada anterior y voy a suponer que estás pensando que ese vehículo no lo construyó un mediocre trabajador descontento con su labor sino que lo hace un robot que nunca se equivoca. Y realicemos una nueva suposición ¿Y si el robot lo construyo otro mediocre qué solo lo hacía por cumplir y cobrar su cheque mensual o deseaba salir temprano para ver el fútbol?

Autopoder.com
¿Cómo haces tu trabajo día a día? ¿Te das cuenta de la importancia de ser perfecto como la Vida? Tú me puedes decir: ¡“es que” yo no hago trabajos tan importantes que pongan en riesgo la vida de personas! Pero pregúntate por un momento si tu trabajo no es importante, ¿por qué crees que recibes ingresos mensuales por él? ¿Si tú renuncias, esa labor se acaba? No, alguien viene y te reemplaza porque esa labor es muy necesaria.

¿Te vas dando cuenta de tu lugar en el mundo? ¿Ves lo importante que eres para el Mundo?

Es esta la razón por la cual los libros que hablan sobre generar riqueza dicen de la importancia de hacer lo que a uno le gusta. Cuando tú amas lo que haces, dejarás de trabajar. Te sentirás feliz, lleno de vida, lleno de amor por lo que haces y sobre todo sentirás mucho valor propio porque comenzarás a ser consciente del gran beneficio que estás trayendo a otros. Y otros, como compensación de la felicidad que les estás trayendo, te entregarán un certificado que llamamos Dinero.

Autopoder.com
En otras palabras, entre más sirvas a tu prójimo con tu trabajo, más Dinero o certificados recibirás por tu labor. Entonces, según este análisis, ¿aun crees que los millonarios son malos? ¿Todavía sigues pensando que tener mucho dinero es malo? En honor a la verdad, ¿Quién sirve más a la humanidad, un millonario o una persona sin nada de Dinero? ¿En caso de necesitarse ayuda para realizar cualquier tarea (pues cualquier tarea requiere de Dinero), quien puede ayudar es este aspecto?

Debo realizar una aclaración para evitar malos entendidos. No me refiero a que el trabajo duro traiga riqueza. Si así fuera todos los empleados de fábricas y empresas de mi país serían millonarios. El trabajo duro trae sólo más trabajo duro. Me refiero al trabajo inteligente o lo que llaman los libros sobre riqueza, los ingresos pasivos. Y un ingreso pasivo no es otra cosa que un ingreso que no depende de tu presencia, tal como un arriendo, regalías por música, etc. Cuando aumentan este tipo de ingresos, es cuando tú comienzas a generar riqueza.

Autopoder.com
Si el trabajo que realizas en este momento no te está dando los resultados que deseas, no debes abandonarlo y lanzarte a buscar tu sueño, pues esto te traería mucho más malestar. Esto es un proceso que va poco a poco hasta que te vas tomando la confianza para realizarlo. Lo que te recomiendo es que tu labor actual la realices con amor. Realízala con responsabilidad. Piensa que la estás haciendo para tu familia. Con esto me refiero que tus clientes serán tu familia, y con clientes me refiero a tu jefe, compañeros y compradores.

Autopoder.com
La mayoría de nosotros, cuando nos hablan de ventas, sentimos una emoción de rechazo y negación. Pero en realidad todos estamos vendiendo algo todo el tiempo. Por ejemplo el analista programador de una empresa, está vendiendo sus conocimientos sobre ingeniería del software a la empresa que trabaja. La empresa le compra sus conocimientos cada mes.

La persona que realiza el aseo en una empresa o una casa, está vendiendo sus habilidades y tiempo a dicha compañía y esta, compra dichos servicios o actividades mes tras mes.

Y esto mismo ocurre con una empresa o negocio que venda dulces, zapatos, autos, o cualquier bien y servicios. Las personas en compensación por lo que les entrega la empresa o negocio dan un certificado que llamamos Dinero.

El trabajo que realices en la actualidad debes bendecirlo, y estar agradecido por él, pues normalmente cuando tenemos una consciencia de dolor, amargura y derrotismo, pensamos en tener mucho dinero para no tener que trabajar más y hasta maldecimos ese trabajo.

Entonces cuando finalmente nos quedamos sin ese trabajo que maldecimos, los primeros días son de felicidad y fiesta. Pero con el paso del tiempo comenzamos a sentirnos culpables, llenos de rabia por la injusticia de papá o mamá Gobierno que no hacen nada por arreglar nuestra situación. En otras palabras terminamos culpando a Dios, a la Vida, al Gobierno, a los vecinos, a las malas energías, a la mala suerte, a las pocas oportunidades, etc.

Autopoder.com
Seamos honestos, en realidad con su actitud hacia el trabajo, ¿quién fue el culpable de perderlo? Es hora de enfrentar nuestras acciones con responsabilidad. Es hora de hacernos cargo de nosotros mismos y dejar de culpar a otros por nuestras fallas. Las fallas solo ocurren por nuestros pensamientos pesimistas de dolor, rabia, enojo, tristeza, derrotismo. Esto cambiará si y solo sí comenzamos a ingresar pensamientos de éxito, abundancia, amor, bienestar, prosperidad, pertenencia, fuerza, creatividad, poder, salud, juventud, vitalidad y Autopoder.

Debemos provocar la vida. No esperar a que las cosas nos lleguen sin hacer nada. Pero para tener las fuerzas para hacer, debemos estar apoyados por nuestras emociones. Alimentar nuestro cerebro con emociones positivas y evitar todo tipo de información ya sea escrita, visual o auditiva, que promueva la auto compasión, auto lástima y enfermedad.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner