Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Armonía. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Armonía. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de junio de 2010

La llegada

"Quizás fue como el sueño más hermoso que he tenido.

Fue un sentimiento de paz entre todos mis hermanos que dejaron sus armas y entregaron el odio que sentían mutuamente. Cuando su nave se posó sobre nosotros, dejamos de sentir envidia, odio, venganza y cualquier sentimiento que durante años en este planeta hemos estado entregándonos. No sentíamos miedo. No sentíamos angustia, sino al contrario, sentíamos felicidad de su llegada. No sentíamos vergüenza de habernos odiado, porque justo en ese momento olvidamos todo nuestro dolor.

Entonces bajo Él y nos miró como un padre a sus hijos sin verlos mucho tiempo. Nos miró con el desespero de no habernos abrazado durante mucho tiempo. Su ropa fue como la dibujaron en los libros sobre su vida. Su cara, diferente a la mayoría que lo describieron. Y aunque estaba parado en la entrada de su nave sentíamos que nos estaba tocando a todos. Como una especie de abrazo de alguien que sabe no lo volveremos a ver. No pronunciábamos palabras, pero es como si habláramos todos mentalmente.

Nos dejó entrar a su nave y todos estaban hablando con Él. Pidiendo explicación de toda la situación vivida durante tantos años. Otros nos quedamos pasmados con la tecnología dentro de la nave. Algo que jamás vimos.

Sentí que volaba dentro de ella y que escuchaba a lo lejos los sonidos que comúnmente se hacen en una casa en la mañana. Cerré mis ojos y los abrí nuevamente. Sentí la tristeza de que todo fue un hermoso sueño. Sentí nuevamente el odio de mis hermanos, su envidia, su venganza, su rencor hacia los demás. Desperté y esta vez lloré de dolor por ser solamente un sueño hermoso.

Me pregunto, ¿qué pasaría si todos mis hermanos soñaran al mismo tiempo esto que tuve la oportunidad de sentir?

¿Podrían amarse aunque fuera en ese otro universo?

Al despertarse, ¿tendrían el valor de volverse a matar entre sí?


Solo me queda la esperanza que algún día los hijos de nuestros hijos, o quizá muchas generaciones comprendan que solo dependemos de nosotros. Que si no somos capaces de cuidarnos mutuamente, entonces no somos dignos de habitar un planeta que puede amar a sus criaturas a pesar de los pensamientos que puedan tener..."


Gabriel Salazar Sepúlveda (1-Diciembre-2001)



Este ensayo que les estoy compartiendo lo escribí hace más de nueve años después de un sueño muy interesante. En el sueño estaba mirando por una ventana como si estuviera en un segundo piso y veía como todas las personas se estaban matando unos a otros. En ese momento llegó, de acuerdo a mis creencias el personaje que llamamos Jesucristo, en una nave espacial a lo cual sigue el ensayo arriba publicado.

Lo que pensé en ese momento fue ¿qué pasaría si todos soñamos al mismo tiempo esa historia? Pero ahora lo que viene a mi mente es ¿qué pasaría si todas las personas leyeran este ensayo al mismo tiempo?

Por eso decidí publicarlo anoche. Tenía otro tema en mi mente pero sentí la sensación que era correcto hacerlo. Así como me ha ocurrido con las otras entradas de este Blog. Quiero que pienses sobre este ensayo. Analízalo y si crees que pueda ayudar a cambiar en algo la situación de tu entorno, compártelo con otras personas que aprecies.

Te deseo un excelente día lleno de amor, paz, prosperidad, salud. Si tienes preguntas, por favor escríbeme.
Comparte:

jueves, 20 de mayo de 2010

El Monstruo del Castigo

Año tras año, desde que llegamos a esta existencia, vamos alimentando una “Mascota”, o Monstruo que lo podríamos denominar como Monstruo del Castigo. Esta criatura que habita en nuestra imaginación, aunque seamos muy adultos, nació desde el mismo momento en que nos dijeron frases como “no tocar”, “no puedes”, “no hagas”, “no saltes”, “no hagas ruido”, “no juegues” e incluso “no pienses”.

Como hemos estado analizando, La Vida (que es Dios en acción), nos ha entregado todo para disfrutar y vivir en armonía con todo y todos. Esto lo podemos experimentar a través de los sentidos, pues no es necesario ver en colores para vivir y ¿por qué nos fue dado ese don de esa manera? No es necesario disfrutar de la música y otros sonidos para vivir, pero nos fue dado de esa forma. Entonces ese simple hecho nos demuestra que el Poder que nos ha colocado aquí desea nuestro bien y nuestro bienestar.

No entraremos en detalles filosóficos o teosóficos sobre qué pasa en nuestras vidas que no están en armonía con esas evidencias pues ya sabemos que nuestro descontrol emocional nos ha traído hasta donde estamos. Lo que vamos a analizar en esta entrada es por qué nos castigamos y castigamos a otros.

Desde niños hemos sido condicionados a desear cosas y luego nos enseñan que no podemos tenerlas. Esto, sumado a experiencias similares mientras vamos creciendo, va creando frustración, ira, venganza, odio y se ha estado acumulando vez tras vez pues no hemos sabido cómo enfrentarlo.

Es por eso que cuando todo nos está saliendo bien, nos llega una extraña sensación de temor y nos preguntamos internamente ¿por cuánto tiempo vamos a estar bien? Y nos llegan pensamientos pesimistas tales como “no me puedo sentir muy feliz, pues quizás el mundo se de cuenta y me traiga catástrofes o enfermedades a mi o a mis parientes”, entonces decido vivir a medias, medio feliz, medio sano, con más o menos dinero suficiente para vivir “tranquilo”.

Mira, nuestro cerebro es como un niño que se va conduciendo obedientemente con lo que le digas si tú muestras autoridad. Nuestros pensamientos producen emociones que finalmente nos llevan a acciones.

Por eso si constantemente le sigues enseñando a tu cerebro que lo que te ocurre es un castigo por x o y motivo, que si alguien no hizo lo que tú crees que debería hacer entonces lo castigas con palabras o ideas, estarás conduciendo tu cerebro a seguir alimentando ese Monstruo que te atormenta día y noche y que no solo recibirás castigo en esta vida, NO. También te espera un infierno o un lago de fuego, etc. ¿Te parece que a eso viniste aquí? ¿Es ese el objetivo de un Creador “justo” que te puso todo para disfrutar pero que si no haces lo que dicen sus “puentes” serás castigado en esta y la otra vida?

No estoy criticando tus creencias o diciendo que las mías son mejores y que tengo la verdad. Eso es asunto tuyo seguir las ideas que quieras. Pero si de verdad deseas cambiar a una mejor vida, tu concepto de Dios debe apoyarte. No animo a nadie a pasarse o cambiarse a otra religión, pero si sería bueno que viviéramos como Buda o como vivió Jesucristo u otros tantos maestros espirituales que han pasado por este planeta, es decir viviendo con pasión, alegría, amor, paz, abundancia, bienestar, aunque fueran criticados por vivir de esa forma maravillosa.

Tampoco te exhorto a que no te responsabilices de la educación de tus hijos si los tienes y permitas que ellos hagan lo que quieran hasta el punto de hacerse daño. Recuerda que los extremos son nocivos. Una cosa es castigar y otra cosa muy diferente y positiva es educar.

Recuerda, lo que te sirvió en tu educación de niño fue perfecto mientras vivías esos momentos. Te ayudo a vivir y ahora estás aquí, pero muchas de esas situaciones y personas ya no están, y si seguimos enfrentando la vida como lo hacíamos en el pasado no va a funcionar, pues ahora hay otra información, personas y nuevas situaciones.

Lo ideal con los hijos es explicarles que uno le enseña normas para su protección ahora y en el futuro, pero que ellos mismos en el futuro vivirán nuevas situaciones que deberán enfrentar con inteligencia. Y para enseñarles a ser inteligentes primero debes volverte tu inteligente de forma emocional, pues ya lo eres intelectualmente y así ellos podrán copiar tu ejemplo.

¿Alguna vez te ha pasado que escuchas una frase de alguien y te gustó tanto que la comienzas a decir a otros y la haces parte tuya? Eso que te acabo de describir es lo que hemos estado haciendo siempre con otros. Buscamos aceptación en otros, tener un punto de referencia nuestro en otros. Es decir ser aceptados, por eso imitamos y hemos venido imitando no muy bueno ejemplos de carencia, enfermedad, odio, venganza, dolor, tristeza y sufrimiento.

Es hora de comenzar a imitar a Dios que es abundancia, luz, paz, amor, creatividad, pasión, dulzura, alegría, verdad, bienestar, fuerza, pureza, belleza, armonía, bendición, poder, salud, amistad, entrega, libertad y una gran larga lista de buenas cualidades. Tú ya eres uno con el Creador, ya estás protegido, todo lo que existe es para ti y tu bienestar y para que compartas con otros tu Poder Interior.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner