Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta mental. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta mental. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de febrero de 2018

Cómo cambiar creencias limitantes que afectan nuestro bienestar


Cómo cambiar creencias limitantes que afectan nuestro bienestar

Muchas veces nos sentimos apáticos, sin ganas de realizar nuestras tareas o incluso, sin ganas de realizar las cosas que sabemos que nos convienen y nos ayudarán a mejorar cada día. Este fenómeno no es exclusivo de pocos, sino del ser humano en general.

En algunas personas es más intenso que en otras. Quizás te hayas preguntado alguna vez, de donde proviene todo esto? Cada ser humano sin excepciones tiene un sistema de creencias. Con creencias no me refiero exclusivamente a ideas mitológicas, religiosas o similares.

Todo lo que haces a diario está basado en tu sistema de creencias. Allí está almacenado cuánto dinero debes tener, cuanto recibir, cuanto gastar. Como deben ser tus relaciones con los demás, con tu pareja, hijos, etc. E incluso como debe ser tu estado de salud en general.

Este sistema de creencias se ha formado durante los años de vida que llevas. Según los expertos en el tema, tu personalidad se forma entre los 5 a 8 primeros años de vida, es decir que a esa edad se estableció lo que más o menos tú serás de adulto y a dicha personalidad se irán sumando una serie de creencias que reforzarán lo aprendido o complementarán tu información dándole forma a tu universo personal.

Si en este punto has llegado a la conclusión que si no tuviste la mejor información durante dichos años estarás en problemas el resto de tu vida, te tengo 2 noticias. La mala noticia es que estás en lo correcto respecto a la conclusión que llegaste. La buena noticia es que el ser humano es programable. En otras palabras puede re-aprender aquello que está buscando para cambiar.

Sin embargo re-aprender, re-programar o cambiar tu información no es una tarea simple. Es algo que puede ser complejo tanto en tiempo, como en procedimiento. Por ejemplo en mi caso, yo me he tardado más que el promedio de las personas que pueden obtener cambios en pocas semanas. Pero lo único cierto es que al final todos podemos cambiar lo que queremos.

Las creencias en algunas personas pueden ser tan fuertes, que al momento de cambiarlas, les puede generar mucho malestar. Y quizás preguntes, esto por qué ocurre? Nuestro cerebro siempre va a buscar nuestra supervivencia. Todo lo demás no importa, esa es su programación primaria, es decir con la que venimos todos. Por eso es que en este blog, hemos denominado o más bien nombrado 2 estructuras mentales que traemos desde la concepción como Ego y Noble. Para mayor referencia de este tema te invito a leer la entrada DEFECTOS QUE NO ME PERMITEN RECIBIR LA ABUNDANCIA DEL UNIVERSO.

Respecto a esto, en mi caso, durante mi infancia el concepto religioso que tuve fue diferente al resto de mis amigos y compañeros de estudio. Esto a parte de formar un conflicto en esa edad (pues deseaba hacer lo mismo que mis amigos), posteriormente lo formó cuando decidí cambiarlo. En este cambio, incluyó culpa, depresión y hasta angustia.

Como vemos la programación al intentar protegerse, nuestro cerebro dispara emociones para que no salgamos de la zona de protección o supervivencia en que nos encontramos. Vas comprendiendo por qué a veces sentimos emociones de desgano, apatía, pereza o descontento sin aparente razón?

Quizás en este punto me digas, pero si yo no estoy intentando cambiar nada, porque siento estas emociones? Posiblemente tu vida cambió a partir de una perdida, ya sea de una persona, mascota, objetos, etc.

Una vez que “superamos” este tipo de emociones o más bien “pasamos” estos procesos, puede venir un sentimiento de rabia por la simple razón de haber aceptado estas ideas o creencias nocivas en nuestra vida. Esto también me ocurrió a mí, y aquí fue cuando me di cuenta del verdadero conflicto que tenía.

De casualidad me enteré de una autora que conocía y escribió sobre estos temas de la infancia que fue la doctora Louise Hay. De ella aprendí un sabio consejo y fue “hacer las paces con el Dios de mamá”. Esto quiere decir el Dios que te enseñaron en tu hogar cuando eras infante.

Y esto por qué es importante si ya somos adultos y podemos elegir nuestras creencias de éxito ahora? Mira, nuestras creencias aprendidas durante la formación de nuestra personalidad nos están acompañando y acompañarán mientras vivamos. De hecho nuestra personalidad y lo que somos actualmente proviene de dicha información.

Así que bajo ningún motivo podemos pelear con estas creencias pues nos vamos a generar mucho malestar o nos vamos a volver más disfuncionales. El truco en esto es hacer las paces con nuestro pasado. Negociar con nuestras creencias y adaptarlas a las nuevas. De lo contrario, al no resolver esto, nos va a generar mucho estrés, radicales libres y otra serie de químicos en nuestro cuerpo que pueden llevarnos no solo al malestar emocional, sino al físico produciendo dolencias y en algunos casos enfermedades.

Ahora vas comprendiendo por qué para algunas personas es tan complicado dejar de hacer algo a pesar de que esto le pueda estar haciendo daño o perjudicarlo? La conclusión es que examinemos que creencias nos están llevando al malestar y comencemos a reconciliarlas, adaptarlas a nuestros nuevos propósitos. Que por dónde comenzar? Te recomiendo lo que he probado y me ha funcionado. Date una visita por la página web de doctor Giordani. Allí vas a encontrar diferente material que te ayudará a cambiar tu vida.

Recuerda que si deseamos hacer ajustes en nuestra vida, debemos realizar el mismo proceso que nos llevó a creer lo que firmemente creemos ahora y es mediante información constante. Tú no puedes pretender leer un libro y con eso ya cambio tu vida. O comprar un video, audio, meditación, usarlo una o dos veces y esperar a que las cosas cambien por si solas. En realidad hay que hacer un trabajo serio y comprometido con uno mismo.

Recuerda que puedes tardar mucho tiempo, como en mi caso, pero si no comienzas hoy mismo, en unos años te quejarás de no haber comenzado este dia. En realidad el tiempo no debe preocuparte. Es algo bastante relativo y sin importancia. De hecho el tiempo es una fantasía en nuestra mente, pues en este momento de grabar el vídeo este es mi presente, pero al mismo tiempo es tu futuro. Cuando lo ves va a ser tu presento, pero para mí será mi pasado.

Lo único que importa es que al final lo estás viendo en este momento y este día puede ser el instante en que cambió todo para ti si tú así lo decides.
Comparte:

lunes, 11 de diciembre de 2017

Aprendiendo a escapar de las conspiraciones


Aprendiendo a escapar de las conspiraciones

Todos los seres humanos en algún momento hemos escuchado de teorías de conspiración, manipulación mental o control mental de parte de terceros hacia nosotros, etc. Debido a la naturaleza curiosa de los seres humanos, estos temas pueden llegar a ser muy populares y tener mucha aceptación.

Toda esta información va desde que nos visitan seres de otros mundos ocultos por nuestros gobiernos, hasta gobernantes y dirigentes que se transforman en reptiles y que tienen una agenda que intenta controlar al ser humano.

Mira seamos honestos, independiente de si esto es verdad o ficción, tú crees que el ser humano actual es libre? Crees que un ser con dependencia emocional y tecnológica que no es capaz de vivir sin teléfono móvil, necesita ser conquistado o que lo manipulen?

Respecto a esto, años atrás en los últimos semestre de la Universidad, conocí a personas muy talentosas. Incluso hablando una vez con uno de ellos le expresé que a mi parecer, notaba que sabía más de lo que aparentaba, a lo cual mostro una sonrisa y me dijo simplemente las palabras “aprende a ser discreto”.

Otro personaje de estos me llegó a compartir un documento bastante inquietante que mostraba información sobre diferentes metodologías para el control de las masas. Como era de esperarse, esto causó gran impacto en mí, a tal grado que me obsesioné con la información y pasaba muchas horas investigando estos temas y atando cabos de todo lo que veía y cómo funcionaba el mundo actualmente.

Al final llegué a la conclusión que la tercera guerra mundial no iba a ser mediante armas de destrucción masiva, sino que ya se estaba llevando a cabo y era por el control mental de las masas. Posteriormente me di cuenta que me había vuelto tan obsesivo que toda persona que veía con determinadas características estaba detrás de mi mente y su control.

A pesar de toda esta información “coherente”, se prendió la alerta en mí de que algo andaba mal conmigo. Así que decidí sentarme y mirar toda esta información. De inmediato me di cuenta de todo el daño que esto me hacía pues para mis objetivos no estaba ayudando mucho, ya que esta información produce temor. El temor es el freno más grande que tenemos hacia nuestro camino al éxito. Así que decidí eliminar toda esta información de mi vida y enfocarme solo en lo que quería.

Pasado un tiempo, me pude dar cuenta que mi vida se encaminó nuevamente hacia el bienestar. Nuevamente me sentía sereno y con los pensamientos enfocados en lo que realmente deseaba. Mira toda esta información puede ser muy interesante y divertida en un principio. Pero al final puede ocasionarte mucho dolor y sobre todo temor.

Para ser honestos, no hay que ser un sabio o un iluminado para ver que en el mundo hay algo que está mal. Es evidente que hay unos pocos que controlan a muchos y la principal herramienta es la información del caos para producir miedo.

Como dice el libro el camino a la felicidad, capítulo 21: por alguna extraña razón algunas personas pueden sentirse amenazadas por tu éxito y por eso tratan de minimizar tus esfuerzos. La única manera de vencer esta situación es enfocarte en tus propósitos para florecer y prosperar.

En estos casos se pueden dar 2 opciones. Una es que se vuelvan contra ti con más fuerza para intentar disminuirte. Pero si aplicas la estrategia de la hormiga, que consiste en construir de nuevo su nido a pesar de ser destruido una y otra vez, estas personas se desanimarán de hacer su esfuerzo por verte caer.

Así que te animo mediante esta información a que aprendas a escapar de cualquier situación adversa, solo enfocándote en tus propósitos y proyectos, no en los proyectos y propósitos de los demás, pues si lo haces, inconscientemente estarás ayudando al éxito de los planes ajenos y no a los tuyos.

Florece y prospera: https://www.youtube.com/watch?v=ao3O4IDVCTk
Comparte:

lunes, 16 de octubre de 2017

Aprendiendo a escuchar los mensajes de la Vida

Aprendiendo a escuchar los mensajes de la Vida


Normalmente cuando alcanzamos una meta o un objetivo, pronto nos acostumbramos a esta y casi que instantáneamente llegamos a olvidar nuestros éxitos personales. Por ejemplo, cuando una persona decide realizar un cambio corporal en su estética, los primeros meses comienza rápidamente a ver resultados. Incluso las personas que lo rodean comienzan a felicitarlo o a notar sus nuevos logros.

La persona inicialmente los acepta, pero con el paso de los días se presenta este fenómeno, en el cual se observa en un espejo y nota que cada día, por más que se esfuerce, le falta mucho para llegar a su nueva meta, aunque los demás se asombren de lo que ha logrado hasta el momento.

Este fenómeno en parte nos puede perjudicar, como también nos puede ayudar. Todo depende del punto de vista que tengamos. Esto no sólo ocurre en un área como el ejemplo anterior. También ocurre en todos los ámbitos de nuestra vida.

De acuerdo a mis investigaciones, observaciones y laboratorios sobre el tema, esto tiene que ver con el incremento que constantemente busca la Vida en nosotros. De lo contrario el ser humano jamás avanzaría o se quedaría simplemente donde está y nunca veríamos los avances que tenemos actualmente.

Si observas este u otros ejemplos, la gente que te rodea puede ver constantemente tus avances aunque tú no puedas hacerlo. Pero qué pasa cuando tocamos el tema de nuestras fallas o errores? Esto representa un problema en nosotros. Con esto me refiero que cuando tenemos una falla o una falencia en nosotros, por lo general no la vamos a ver porque constantemente estamos mirando hacia afuera y no hacia adentro de nosotros.

Respecto a esto, años atrás cuando conocía a algunas personas de inmediato sentía mucho rechazo hacia ellos sin aparente razón. Honestamente yo había tomado la postura general que traducido en palabras más simples puede ser “es que la energía que emana esa persona es mala. O es que esa persona te envidia” o cosas similares.

Especialmente conocí a una persona que me molestaba incluso verla comer, verla conversar, etc. Por aquella época ya me había dedicado al hobby de investigar el pensamiento humano y la conexión que este tiene con las emociones, así que decidí salirme de la opinión popular e indagar sobre este tema.

Me comencé a preguntar por qué esa persona me produce dicha emoción de rechazo? Será que le tengo envidia? pero de qué? Odio? Pero no tengo razones para ello! Celos? Tampoco tengo razones para ello. Así que me vino una idea sobre esto que me pareció bastante lógica y que tiene que ver mucho con estar mirando constantemente hacia afuera de nosotros.

Me di cuenta que esa persona era un espejo mío. Que las cosas que hacía y que me molestaban eran exactamente cosas que yo mismo hacía y que no me gustaban de mí, pero por estar mirando hacia mi exterior, no las podía ver claramente. En otras palabras por estar buscando problemas y soluciones en la vida de los demás, no solucionaba mi vida.

Tristemente esta es la situación de casi el 99% de la población mundial (para ser optimistas). Somos expertos ayudando a otros pero jamás nos ayudamos a nosotros mismos. Te confieso que darme cuenta de esto me entristeció mucho al principio, porque no sabía lo mal que estaba, pero con los días me ayudo a caminar por otro sendero emocional.

Decidí tomar acción respecto a estas emociones que me producían las personas y comencé a corregir en mi lo que me fastidiaba de otros. Incluso hasta el día de hoy sigo practicando este “deporte”, que te recomiendo tu comiences a realizar desde este mismo instante.

Así que te animo a través de esta información a que la próxima vez que veas alguien que te “cae mal” o te produce emociones de rechazo, desdén, celos, odio o cualquier emoción que te pueda robar tu paz mental lo veas como algo a mejorar y no como alguien a quien rechazar. Recuerda que debemos ser sabios y escuchar los mensajes que la Vida nos está entregando para nuestra constante evolución y progreso.
Comparte:

domingo, 11 de septiembre de 2016

Aportando tu grano de arena por la paz

paz
La paz en mi concepto es un estado abstracto. Con abstracto me refiero a que es intangible. No es un objeto, no se puede medir y tocar. Es muy similar al concepto de la música y de los números. En conclusión requerimos de nuestra mente para poder “sentirlo”.

Sin embargo, la paz a pesar de no ser algo que podamos sentir como algo real, es un estado que todos deseamos. Tanto es así que es un tema tendencia en las noticia mundiales desde que tengo uso de razón.

Incluso en las redes sociales se escucha mucho esto y en el momento noto que hay una gran discusión en mi país por este tema y una especie de participación comunitaria mediante un voto. Te soy sincero, yo desde el año 2006 corte con todo tipo de noticia e información oficial de los medios de comunicación de mi país o cualquier otro, pero en lo poco que he visto y que alcanzo a ver en redes sociales, veo con asombro como unos se atacan contra otros que no opinan lo mismo que ellos.

Yo la verdad no entiendo qué clase de paz esperan conseguir si no hay tolerancia y respeto por las ideas de otros.
pelea


Viendo todo esto, me llegó a mi mente una situación en mi vida que me hizo comprender como es que nosotros desde donde quiera que estemos podemos comenzar a vivir la verdadera paz que todos buscamos y me refiero a la paz mental. Pues la paz no es que tu vecino haga lo que tú quieres. La paz es algo mucho más profundo y tiene que ver con el interior de cada uno.

Hace algunos años, como lo llegué a comentar en entradas anteriores, yo viví una situación económica limitante. Todos los que han pasado por esto sabrán de lo que les estoy hablando cuando me refiero a que no solo la economía se ve afectada, sino todas las relaciones a tu alrededor.

La situación siempre se pone tensa en las relaciones de pareja cuando hay problemas económicos. En otras palabras ese amor que se manifiestan las parejas en la abundancia no necesariamente se ve en los casos de carencias de dinero.

En mi caso la situación llegó a tal punto que llegué a sentir miedo de mi pareja (aunque soy mucho más grande que ella) y posteriormente odio. Digo odio porque en realidad la palabra correcta es resentimiento. Ya que no puedes odiar y no decidirte dejar a esa persona.

problema de pareja
Bueno el caso es que me acostumbré tanto a esta situación que duro varios años, que cuando salimos de ella, yo seguía maltratando disimuladamente a mi esposa y por lógica consecuencia recibía la misma agresividad de parte de ella. No recuerdo el motivo de esa última pelea que tuvimos. Sin embargo si logro recordar que fue la última y los eventos que ocurrieron y que cambiaron mi vida para siempre.

La situación para que me comprendas es que estoy de pie diciéndole algo y ella me responde con rabia. Así que me paré firme como desafiándola a un enfrentamiento de fuerza, a lo cual ella acepto e intentó moverme de donde estaba con su cuerpo. Como es lógico ella chocó contra mí y al ser más pesado que ella, rebotó hacia atrás y nuestra pequeña niña quedó aplastada por mi esposa y un mueble.

La verdad yo sentí risa por la situación. De hecho en este momento aún me da risa recordarlo porque mi hija después de eso nos dijo “dejen de pelear que casi me aplastan”, con un tono de voz muy enojada. Mi esposa me culpó que yo la empuje de maldad contra la niña y yo solo me reía diciendo que ella se había chocado conmigo.

risa
Pero la risa no duro mucho tiempo. Unos minutos después comencé a ver la clase de padre que me había convertido. Y sobre todo lo que más terror me dio era imaginar a mi hija ya adulta con un hombre igual que yo, pues ese es el ejemplo que le estaba dando en esos días. Para no profundizar mucho en esto de la influencia que uno tiene sobre los hijos en sus futuras relaciones, te recomiendo leer la entrada EL ORIGEN DE LOS CELOS.

De inmediato recordé las palabras de mi compañero de tesis que siempre decía que él nunca trataba mal a su ex esposa para no hacerle daño a su hijo. Y esa misma noche con mucha vergüenza me disculpé con mi esposa y le dije que no se lo prometía a ella, sino que me lo iba prometer a mí mismo JAMAS volverla a agredir o enojarme con ella. Que desde ese instante en adelante la trataría como espero que el esposo de mi hija la trate cuando llegue el momento.

Como es lógico mi esposa no me creyó, sin embargo yo le volví a recordar que la promesa no era hacia ella, sino hacia mí mismo. La verdad con los días yo noté que ella no dejaba de responderme agresivamente a pesar de mi esfuerzo por ser “dulce”. Pero como todo en la vida es un proceso, y toma tiempo, esto no fue la excepción.

reconciliación
Con las semanas noté que ella fue bajando la guardia y comenzó a tratarme diferente a como lo venía haciendo. Noté que ahora podía hablar con ella y que ya no peleábamos sino que dialogábamos. Hoy en día es la mejor esposa del mundo. La más cariñosa, y sobre todo en momentos de tensión noto que resalta su buen humor y eso hace que las cosas las podamos manejar y solucionar de una forma más amorosa.

Después de todos estos eventos y tiempo que ha pasado llegué a dos conclusiones importantes de palabras que he escuchado y leído sobre este tema. El primero es que escuche decir por mi formación religiosa que el hombre es cabeza de familia. Tristemente esto se toma como que el hombre es un rey y la mujer es la esclava del señor. En otras palabras debe ser la pendeja que tiene que agachar la cabeza a todo lo que diga el varón.

Pero con mi experiencia noto que esto no es lo que quiso decir el autor de esa frase. Más bien lo que quiso decir se resume en “el hombre hace a la mujer”. Me doy cuenta que el hombre es el cabeza de un hogar porque es el que da el ejemplo de cómo quiere que lo traten. Si tu tratas bien a tu pareja, indefectiblemente te tratará bien. Y por el contrario si tú tratas de esclava a tu mujer, ella con el tiempo, (no ahora pero con el tiempo) se rebelará contra la tiranía, pues nadie en este planeta vino a obedecer a otros. Sino pregúntate por qué el ser humano siempre ha vivido y vivirá en guerra? He aquí un gran problema de la terminación de los matrimonios hoy en día. Lo más horrible es que pensamos que en la próxima pareja encontraremos la pendeja que se deje y al final terminamos solos.

ayuda
La segunda conclusión a la que llego tiene que ver con el inicio de esta entrada y es que la paz que tanto anhelamos y buscamos no es la que nos están ofreciendo a través de los “miedos de comunicación”. Eso solo son sofismas de distracción. La verdadera paz se construye desde tu casa, amando a tu esposa y tus hijos. Amando a tus padres y abuelos. Amando a tus hermanos. Amando a tus vecinos y a tus compañeros de trabajo. En general la paz se construye desde cualquier sitio o situación en la que te encuentres, porque cuando tu das paz, todo tu entorno automáticamente te regresa esa paz con el tiempo.


Esto te traerá paz mental que es la verdadera paz que todos buscamos. Y esa paz que te “venden” para distraerte ya no significará nada cuando tú mismo(a) la vives y la das a otros. Así que a partir de este día pregúntate que clase de legado le estás dejando a los que te rodean. Como quieres que te recuerden y de inmediato pon tu contribución para que puedas generar bienestar en ellos y la Vida como siempre busca un equilibrio te retornará aquello que estás dando a tus hermanos.
Comparte:

domingo, 12 de agosto de 2012

Las enfermedades comienzan y terminan en la mente


salud
Durante toda mi niñez, la salud fue algo carente en mi vida. Incluso en la adolescencia sufría de terribles inflamaciones de las amígdalas, a tal grado que mi garganta se deformaba por la inflamación.

Recuerdo que acababa de llegar del médico alópata y sentado en mi cama, todavía sobándome el dolor por la aguja de la inyección que me aplicaron del antibiótico, le escuché a mi padre decir “¿todavía te dan esas enfermedades?”. En ese momento me quedé pensando “¿cómo es posible que él me diga eso? ¿acaso uno puede controlar el estado de salud?” y me puse a pensar que mi padre jamás está enfermo y siempre escuché decirle “mi salud es perfecta, partiendo de que tengo un cuerpo perfecto”.

En ese momento hice un compromiso conmigo mismo de comenzar a repetir esas mismas palabras que decía mi padre. Eso ya fue hace casi 20 años. Al principio cuando repetía cosas positivas sobre mi salud no me lo creía mucho. Era como si estuviera engañando a alguien importante en mi vida. Incluso me sentía mal. Pero con el tiempo y sin darme cuenta, cada vez que lo repetía me lo creía y noté que no me enfermaba ni sufría los terribles ataques de amigdalitis que me acompañaron durante mi adolescencia.

Cinco años después, tenía que realizar un viaje de trabajo. Este viaje me tenía un poco estresado. En realidad no recuerdo la razón por la cual me sentía así. El caso es que en el momento de viajar, repentinamente  me enfermé de una gastroenteritis. Toda la madrugada padecí de vómito y diarrea.

Mis padres en ese momento que vivía con ellos se asustaron tanto que me llevaron de urgencias a la clínica. Cuando el médico alópata me dijo que mostrara mi lengua, de inmediato se dio cuenta que yo estaba deshidratado, a lo cual me mandó de inmediato suero intravenoso. Lamentablemente desde niño sufrí varios episodios con las agujas que provocaron en mí una fobia.

Las fobias son similares a las anclas emocionales que hemos tratado en este blog. Algunos de estos anclajes emocionales son más intensos que otros.

belonefobia-hemofobia
La fobia a las agujas es conocida como Belonefobia que también está asociada a la Hemofobia  o miedo a la sangre y en mi caso es una reacción muy intensa que provoca incluso desvanecimiento, que es una reacción de mi cerebro para protegerse del temor a esta fobia. En el momento en que la enfermera me estaba preparando para el procedimiento, yo le intentaba explicar mi temor mórbido a las agujas.

Y cuando chuzó mi vena para colocarme el suero, en ese momento me desvanecí. Varias veces sufrí este tipo de reacciones a lo largo de mi vida, y es extraño pero no puedo evitar compararlo con un computador cuando se reinicia o se acaba de prender. Para describírtelo, es como si al principio, cuando ocurre, siento electricidad que recorre mi cuerpo, un cuerpo que no puedo sentir ni conozco sus dimensiones. Más bien en ese momento soy pura consciencia y mi lógica se integra a esa consciencia pura.

Entonces ocurre lo que yo llamo reconocimiento de Hardware, es decir comienzo a realizar consciencia de mis manos, pies, corazón, pulmones, células, etc. Y siento que muchas manos me acarician y tocan mi cuerpo. Aquí es donde mi lógica me ha dicho en estos casos “ah… estoy desvanecido… debo relajarme y ayudar a los demás a despertarme…”

Y comienzo a respirar profundo y lento, a lo cual cada vez me acerco a lo que percibimos como realidad. Y noto que estoy muy tenso y comienzo a relajar mis músculos y a respirar más despacio pues estoy respirando muy agitado. En eso siento que las manos de alguien están sujetando las mías y comienzo a abrir mis ojos. En ese momento me produce risa, pues veo las caras de todos observándome y preguntándose que paso. Y con mucha debilidad, me reincorporo y les explico mi fobia.

desmayo
Cuando me recuperé, me llevaron a una camilla junto a otros pacientes. En eso vino una enfermera y me preguntó que me había ocurrido. Yo le expliqué y me dijo algo que cambiaría mi salud para siempre. Cuando terminé de contarle sobre mi fobia ella dijo “pues joven, tiene que hacerse a la idea de las agujas, pues a medida que pasen los años, tendrán que hacerle exámenes y bla bla bla”.

Mira, automáticamente eso formo un ancla, un acuerdo tácito entre mi salud y la vida. Inconscientemente use el miedo o la fobia para activar mi excelente salud. Esa fue la última vez que visité un lugar de esos. Ya han sido un poco más de 15 años y jamás me volví a enfermar ni siquiera de un resfriado común.

La mecánica de la mente en estos procesos es explicada en el libro LAS ENFERMEDADES COMIENZAN Y TERMINAN EN LA MENTE de los doctores Víctor Giordani y Carlos Ruíz (hermano de Don Miguel Ruíz, autor del Best Seller Los Cuatro Acuerdos)

Cuando comencé a practicar mi pasión por la investigación del pensamiento humano a finales del año 2006, hice un análisis de todo esto y comprendí como trabaja la Programación Neurolingüística en nosotros. Decir frases de poder no te traerá bienestar instantáneo. Pero si con los años, irás formando un ancla para que tu sistema límbico que es el encargado de traducir palabras en emociones, te permitan vivir aquello que has estado reprogramando en tu mente un día tras otro.

hija dormida
Por ejemplo, desde el día que supe de la concepción de mi hija, siempre le hablé desde el vientre de su mami hasta el día de hoy. Le he dicho que tiene un cuerpo bello, atractivo y perfecto. Se lo digo estando despierta, cuando está dormida y hasta por teléfono. Y adivina ¿cómo es la salud de mi hija? Me atrevo a decir que incluso es mejor que la mía.

La mayoría de personas usan su lenguaje para “chingarse”. Hablan siempre de palabras tales como “pobreza”, “pobrecito”, “que pesar”, “que lástima”, etc. y se ha vuelto tan habitual en ellas esto que no se dan cuenta cuando lo hacen. Pero su cerebro automático o mente subconsciente no le importa si esto lo afecta para bien o para mal. Simplemente lo guarda y lo procesa junto con todo el sistema nervioso para vivenciar aquello que se han programado.

Lo triste de esto es que nadie acepta su responsabilidad por lo que vive. Siempre le hecha la culpa al Papá/Mamá Gobierno, a los corruptos, a la edad, al clima, al dinero, al sistema de salud público, a sus padres, a hermanos, amigos, deportes, etc. Pero no se dan cuenta que solitos se están chingando la vida y no hacen nada para cambiarla, sino que esperan que venga un “mesías” o “salvador” a cambiarles la vida con una maleta llena de dinero o con un frasco de medicina que les quitará los males o con aquella persona maravillosa que están esperando que llegue a cambiarles sus vidas y a llenarlos de amor.

saludable
Mira, la vida te da lo que tu le pidas con tus aptitudes diarias. Si estás planeando fracasar ya sea consciente o inconscientemente, pues eso serás, un fracasado. Y por el contrario si tu propósito vehemente es triunfar pase lo que pase, pues eso serás, un ganador en todo lo que hagas. En esto no puede ayudarte nadie, ni un salvador o mesías. Lo único que puede ayudarte son tus emociones, pero si estas son dirigidas por palabras de dolor, fracaso, pobreza, vejez, muerte, angustia, culpa, escasez y desesperación pues irás directo al fracaso, así desees mucho tus objetivos.

Analiza tus palabras diarias y has un análisis de tus resultados y emociones actuales. Verás como han sido un guion que tu vida está siguiendo al pie de la letra. Has algo por tu vida, es tuya y nadie la va a vivir por ti. Tú no eres lo que estás viviendo. Tú puedes y viniste al mundo a ser grandioso. Eres un hijo del Universo y el Universo no es pequeño, ni triste, viejo, miedoso, pobre o enfermo. Siempre está en expansión y siempre está creando cosas nuevas. Siempre se atreve a más. Vive tu vida con valor y el Universo te abrirá puertas donde antes no existían.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner