Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Niño Interior. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Niño Interior. Mostrar todas las entradas

miércoles, 19 de marzo de 2014

El contagio emocional

empatia
Una de las estructuras emocionales que nos ayudan a sobrevivir durante nuestro camino por la vida se conoce con el nombre de empatía. La empatía según el RAE es la capacidad del ser humano de percibir lo que otro puede sentir. Esta estructura nos permite vivir en “armonía” con los demás pues si todo fuera basado en el Ego, quizás no existiera ningún ser humano en el planeta, o al menos muy pocos.

Lamentablemente, la mayoría de nosotros nos dejamos llevar mucho por nuestras estructuras mentales, es decir, racionalizamos muy poco y somos más emocionales o viscerales. Es por esta razón que sufrimos demasiado por cosas que a otros les ocurre y que muy poco podemos hacer para solucionarles.

Quizás tú me digas, “pero si podemos hacer algo por nuestros seres queridos”. Es correcto, pero no podemos solucionarles la vida. Por más que tú quieras cambiarle la vida a tus seres queridos para bien, no lo vas a lograr si en la mente de esta persona existen voces mentales que le dicen que debe sufrir para merecer o que tiene mala suerte, etc.

Respecto a esto, hace algunos años tuve una conversación con mi señor padre sobre este tema. El me comentaba que en toda parte existen buques de carga y hacia la comparación, diciendo que los seres humanos somos como barcos. Algunos son yates de lujo, otros trasatlánticos y otros buques de carga entre una gran lista.

La característica de los buques de carga es precisamente esa, cargar cosas que le colocan para transportar. Y los seres humanos hacemos exactamente esa labor con las cargas emocionales de los demás.

buque de carga
Recuerdo que mi señor padre me decía que no me volviera buque de carga de nadie, pues las personas llegarían a mi vida contando situaciones y vivencias que los mortifican y que tenía que aprender a escuchar y apartarme del dolor ajeno o de lo contrario no viviría ni tampoco dejaría que los demás vivieran sus vidas.

Mira, personalmente he conocido muchos seres humanos que afirman que desean vivir una mejor vida. Sin embargo sus hechos dicen lo contrario. Me refiero a que si una persona afirma que desea ser feliz, muy poco se enfoca en eso. Más bien dedica su tiempo al deporte, al chisme, a la televisión, películas, etc. Y todas estas cosas no son malas o negativas. El problema es la cantidad de tiempo que se le dedican y nos dispersan o entretienen de lograr lo que realmente estamos buscando de la vida.

La doctora Louise Hay en sus libros menciona muchas veces este tipo de personas. Por ejemplo, cuantas veces le has pagado el arrendo a algún pariente y nuevamente se ve colgado con dicho tema una y otra vez?

vendedora
En cierta ocasión conocí a una señora que tenía un negocio de comidas. Una vez esperando que me atendiera tuve la oportunidad de preguntarle porque siempre la notaba preocupada. La señora me dijo, que tenía un problema muy grave y comenzó a contármelo. Yo me imaginé que la señora estaba en serios problemas, pero no. El problema no tenía nada que ver con ella. Era un pariente de ella que se encontraba en problemas económicos. Debía grandes cantidades de dinero y no sabía cómo pagarlos y por consecuencia, iba a sufrir embargos económicos. Intenté ayudarle a la señora a aclarar sus ideas respecto a lo que ella podía hacer o no.

Le dije: “disculpe, hace cuanto lleva su ser querido en esa situación”. Ella me respondió que casi toda la vida. También le pregunté si alguna vez le había dado dinero para ayudarle y me dijo que ya había perdido la cuenta.

Le dije que lamentablemente nosotros nos dedicamos más a solucionar los problemas de los demás y muy poco a solucionar los nuestros. Ella me dijo que era imposible no pensar en ello e intente razonar con ella sobre cuánto dinero le ha generado la preocupación de ella para ayudarle a su pariente? Por supuesto ella me informó, con una sonrisa, que eso no era posible. “Entonces???” Le contesté.

Y le comenté la referencia de los barcos que me hizo mi señor padre en el pasado. Los seres humanos somos expertos en analizar, sugerir, reparar, insinuar soluciones, etc. a otros y lo hacemos porque no nos atrevemos a reconocer nuestras fallas y solucionarlas.

Es por eso, como lo hemos visto en entradas anteriores, que escuchamos música a alto volumen aunque esto molesta a los demás o dejamos el televisor prendido mientras hacemos otras cosas para que nos “acompañe”, porque nos da físico terror enfrentarnos a nuestro interior a solas.

niño interior
Durante mi búsqueda interior, leí muchos artículos y libros sobre la reconciliación con nuestro interior, niño interior, voces internas, o como quieras llamarle, que deberíamos hacer. Uno de los ejercicios más simples que existen es hablarse a uno mismo, imaginando que hay una personita dentro de uno, o como si nuestro interior fuera un niño o niña que nunca creció y que está allí todavía sufriendo por cosas que nuestro cerebro ha olvidado, pero que nuestro corazón no.

En el ejercicio advertían que inicialmente uno se sentiría como un tonto haciendo esto, pues nuestro interior o esa parte desconectada que nos guía, no confía en nosotros, y por lo tanto sentiríamos que estuviéramos hablando con la pared. Por supuesto yo comencé a hacer este ejercicio hace años. Efectivamente te puedo decir que al principio me sentía absurdo, pero lo seguía haciendo gracias a la advertencia que daban los textos.

En realidad no sé en qué momento o desde que fecha siento que esa parte me escucha e interactúa conmigo. Pero si pude notar que comencé a descubrir cosas que no me gustaban y que a esa parte interior tampoco. Que había cosas que tenía que resolver y comencé a enfrentarlas una a una. Las más fáciles primero. Aunque debo confesar que en estos temas tan personales no hay nada fácil. Todo lo que uno enfrente es concebido como un gigante al cual hay que derrotar.

confianza
Lo que si recuerdo es que al momento de ir enfrentando situaciones por resolver es como si esa parte interior, ese niño interior comenzará a confiar en mí y a amarme por ayudarle a solucionar esas situaciones. Es extraño pero no volví a sentirme solo ni tampoco volví a sentirme con malestar al levantarme en las mañanas que era muy común para mi sentir que era mejor quedarme dormido y no despertarme a enfrentar la realidad.

Así pues, que si quieres tomar el control de tu vida, recuerda que debes determinar qué es lo que quieres de la vida. Posteriormente enfocarte solo en eso, no dejarte dispersar ni entretener por cosas que no tengan nada que ver con lo que deseas, y finalmente hacer las paces con tu ser interior, mediante conectarte con él y solucionar las pequeñas cosas que te tienen atado en el pasado o preocupado por el futuro.


Recuerda, quieres realmente ayudar a tu prójimo? Entonces ponte bien tú mismo. Ya sabes que por años no has podido cambiarle su vida. Pero el ejemplo tuyo si le ayudará. Confía en la Vida que es la que nos provee todo para que estemos vivos y vivamos bien, y no permitas que la contaminación emocional empañe tus ganas de vivir una vida de prosperidad y amor.
Comparte:

miércoles, 14 de julio de 2010

Rescatando tu Niña, Niño Interior

Bueno, asumiendo que hiciste los dos ejercicios pasados, el primero conseguir una foto tuya de niño y recordarte como eras, y segundo recordar la sensación de seguridad con la que llegaste a este mundo y el apoyo de tu creador, vamos a realizar otro ejercicio interesante.

Solamente te advierto que si no hiciste el ejercicio anterior, este no te va a servir para nada en lograr una integración emocional con conflictos que has tenido en el pasado. Entonces por favor vuelve y lee la entrada anterior. Si ese no es tu caso, prosigamos…

La idea es que tengas papel y lápiz a la mano, es un ejercicio muy similar al de la libreta de Kaizen, que vimos en entradas anteriores. Solo que esta vez vamos a dejar fluir los pensamientos que te están manteniendo en temor, duda, incertidumbre, desconfianza hacia tu vida y hacia los demás. Por favor mientras realices este ejercicio que no sobra decir que debes hacerlo a solas y sin que nada ni nadie puedan interrumpirte, no cruces las manos ni las piernas, pues cuando haces eso, es un acto reflejo, algo inconsciente en el cual no estás receptivo a nada nuevo.

Cierra los ojos e imagina que estás en un hermoso paisaje, puede ser el mar, el bosque, una pradera, o cualquiera que se te venga a tu pantalla mental. No dudes sobre lo que estés viendo. Normalmente no damos valor a la visión que tenemos y esperamos que sea como otro lo ha descrito. Cuando cierres los ojos, presta atención a la visión que te llegue pues te aseguro que es tu cerebro generando información y dejando salir todo lo que tienes en tu inconsciente.

Observa en ese paisaje como los pájaros cantan, otros animales vienen y se acercan a ti. Recuerda muy bien las emociones y deja que fluyan, no las juzgues si están bien o mal. Todo lo que ocurre en ese momento es perfecto y eres tú, así que acéptalo y ve escribiendo en el papel que sientes y que ves. Si sientes llanto déjalo fluir y no te preguntes por qué, simplemente permítete llorar y date ese espacio de tiempo y emoción que fluye en ti en este momento.

Observa como la naturaleza va ayudándote a crear una cuna para un bebe, y como los rayos del sol acarician tu piel. ¿Qué sientes? ¿Frio, calor?. ¿Cómo están tus pies? ¿Sientes dolor en alguna parte del cuerpo? Todo eso anótalo en el papel. Luego observa a tu lado izquierdo una cueva oscura o un sitio oscuro. No puedes ver nada. Quizás ese sitio te produzca temor, pero escuchas un llanto de un bebé. No tengas miedo, se valiente y entra en ese lugar oscuro.

Observa como tu Creador aparece en ese instante y te sonríe. Te toma de la mano y te ayuda a entrar en ese sitio. Sigue el llanto. Tu Creador está acompañándote. Llega donde está el bebé que en realidad eres tú misma, tú mismo, y abrázalo con mucha ternura, con mucho amor. Dile cuanto lo amas y perdónate por dejarlo abandonado y no prestarle atención.

Ahora sal de ese sitio oscuro. Sigue caminando con tu hermoso bebé en tus brazos y entrégaselo a tu Creador. Observa como Él sonríe y se siente orgulloso de ti por tu valor al encontrarlo y traerlo de regreso a Él. Mira como Él lo toma en sus brazos y lo besa. Lo acuesta en la cuna que la naturaleza te ayudo a construir con amor. Ahora ya sabes que ese bebé está a salvo para siempre en Su Presencia. Prométele a ese bebé que en realidad eres tú mismo, tú misma, que jamás estará solo, sola. Que siempre regresarás a ese lugar a visitarlo y darle el amor que nadie le había entregado.

¿Cómo te sientes? ¿Cansada, cansado, Feliz, triste?

En realidad lo que acabas de hacer es mover energías acumuladas del pasado, en forma de emociones. Estas energías se formaron por situaciones de carencias de amor que no supieron darte en el pasado, pero que ahora estás aprendiendo a atender. Debido a esto es que estamos en relaciones conflictivas, mendigando un poco de amor y pagando un precio alto de golpes e insultos de parte de otras personas igualmente enfermas en su corazón por carencias de afecto. También este tipo de emociones es la que te mantiene ganando un sueldo miserable porque interiormente piensas que no mereces o no puedes ganar más de allí y que no vales lo suficiente como para buscar algo nuevo y mejor.

Adicionalmente este tipo de emociones sin liberar es lo que con el tiempo produce cáncer o cualquier enfermedad terminal. Por si no lo sabías, todos tenemos en nuestro cuerpo los componentes necesarios para curar cualquier enfermedad o desarrollar cualquier enfermedad. ¿O pensabas que las enfermedades eran como la lotería?

Investiga cómo ha sido la vida de un paciente terminal. ¿Cómo eran sus relaciones familiares, personales, laborales? Te sorprenderás con las coincidencias de patrones emocionales destructivos.

Hasta aquí lo que hemos realizado con este ejercicio es recordar el valor con el que llegamos y sanar las posibles carencias de afecto que por alguna razón pudimos haber sentido o mal interpretado de nuestros tutores en el pasado. Recuerda, lo que te dieron era lo único y mejor que podían darte. Nadie puede dar odio si solo ha experimentado el amor. Y tampoco nadie puede dar amor si en su pasado tuvo una vida llena de dolor y sufrimiento. La única forma de dar amor si alguien ha sido maltratado es interrumpir esos patrones emocionales como lo estás haciendo tú en este momento.

En la próxima entrada seguiremos otro ejercicio que te permitirá un acercamiento mayor contigo mismo y esa parte atrapada en el pasado de dolor y sufrimiento. Envíame tus comentario sobre esta experiencia y si tienes preguntas por favor también escríbeme. Recuerda que para lograr la maestría en algo debes repetirlo hasta hacerlo un hábito. Haz lo mismo con este ejercicio y con todos los que he publicado en el Blog Autopoder.

Te deseo una vida llena de éxito, abundancia, paz, prosperidad, amor, salud y que el amor de tu Creador lo puedas sentir siempre a tu lado.
Comparte:

jueves, 8 de julio de 2010

Borrar el pasado (?)

Debido a los comentarios en los emails recibidos, debo hacer una aclaración importante y es que el pasado no se puede borrar. Es algo que hace parte de ti y te define como la maravillosa persona que eres ahora. Lo que sí es posible hacer con el pasado es la reconciliación con el objetivo de usarlo como trampolín para nuestro éxito personal.

Entonces comencemos al encuentro de nuestra integración emocional. Repasemos lo aprendido sobre nuestra mecánica de pensamiento:


1. Nuestra vida se define por nuestras emociones pues estas son las que nos impulsan a tomar elecciones acertadas o equivocadas para nosotros.

2. Nuestras emociones son constantemente estimuladas por nuestras voces mentales.

3. Las voces mentales nacieron a partir de nuestras experiencias y enseñanzas durante los 0 y los 8 años de edad aproximadamente.

4. Las voces más importantes del pasado son dos estructuras mentales que llamaremos Niña o Niño Interior y Dios o el concepto de la Divinidad.


La clave del proceso de sanación o reconciliación interior son la imagen que proyecto de mi niño o niña interior y el concepto que aprendí de Dios. Que no te engañe la expresión Dios. No te estoy diciendo que te vuelvas religioso, pues tal vez tengas un concepto de rechazo hacia esa parte y con razón, pues casi todos en nuestra infancia escuchamos hablar de un Dios de Amor, pero que castiga, mata, se enoja pues es celoso (¿Dios celoso?... interesante…), vengativo, colérico, violento, y un sinfín de cualidades que podríamos atribuir diabólicas, pero esta entrada no tratará del tema conflictivo sobre religiones y por que no nos hemos puesto de acuerdo en ese tema tan importante. Aquí el asunto es ¿cómo podrías acercarte o sentir amor por un ser de esas características?

Ya hemos aprendido que de niño sufriste muchos castigos psicológicos y físicos por parte de padres, profesores, familiares, amigos, desconocidos, que fueron personas bien intencionadas pero mal informadas, con el ingrediente que ellos también sufrieron el mismo castigo cuando estaban en su respectiva infancia y nadie puede dar de lo que no ha recibido, con la excepción de usar la voluntad para parar el pasado y dejar de fotocopiarlo como lo estás haciendo tú en este momento, al educarte con esta información.

Añádele a estos castigos, la idea de un Dios que te ama, si obedeces a tus mayores, y no importa que ese mayor o adulto sea un idiota, solo obedécelo, y serás un buen niño, una buena niña y así vives en un mundo donde intentas obedecer y complacer a todos por unas moneditas de cariño, unas migajas de amor que te den para así poder suplir las necesidades de un pequeño que todavía vive en ti y por esas carencias de afecto y atención, hay algo que en ti genera emociones destructivas que volvemos al inicio, te llevan a tomar decisiones acertadas o equivocadas, produciendo un mundo de incertidumbre y angustia.

¿Vas comprendiendo porque la vida se torna ingobernable? Ahora ya sabes que no es el destino o algún ser o fuerza invisible que te esté fastidiando la vida. ¿Ahora vas entendiendo que eres tú misma, tú mismo con el mapa mental de tu pasado fotocopiando las situaciones de las cuales siempre estas huyendo?

Bueno, ahora que sabes cuál es la causa, aprendamos que podemos hacer para integrarnos. Vamos a conectarnos con ese niño, esa niña que vive en ti. En realidad eres tú mismo o tú misma, pero para hacer más fácil el proceso, vamos a usar esa figura de niño que tienes de ti misma. Puedes buscar y mirar una foto de cuando eras pequeño.

No tengas miedo si has vivido una infancia muy dura. Te aseguro que al principio sientes temor pues en realidad siempre has estado intentando escapar de lo que te haya ocurrido y causó malestar. Pero si lo enfrentas te garantizo que no solo lo sanarás, sino que lograrás experimentar una integración contigo misma, mismo que sentirás de nuevo ese entusiasmo por la vida con el cual llegaste a este mundo y que has olvidado.

Para enfrentar los miedos, la clave está en la relación que tienes con tu Dios de la infancia. No estoy hablando del concepto que tengas de Dios hoy en día, sino del Dios que te enseñaron. Por eso es muy importante la figura Divina. Pero ¿cómo se puede sentir amor por un ser que era 1% amor y 99% terrorista? Te estarás preguntado… :)

Entonces hay que ir al inicio de tu infancia durante el periodo de gestación. Y me dirás, ¡pero es imposible recordar eso! Tienes razón, lógicamente es imposible, pero emocionalmente si se puede, pues todos los eventos que hayas vivido, por muy pequeños que hayan sido han quedado guardados en tu mente subconsciente por medio de emociones. Te darás cuenta  que recordarás la sensación de amor y protección con la cual llegaste.

Te recomiendo que veas la película MIRA QUIEN HABLA, especialmente el proceso de la concepción que maravillosamente plasmaron en esa cinta. Me atrevo a decir sin temor a equivocarme que cada vez que has escuchado el proceso de concepción y por ejemplo tus padres te hablaron de eso estando adulto o adulta, lo miraste como una simple historia que ocurrió y no te pasó a ti. En realidad esa es tu historia, tiene que ver contigo y si observas detenidamente la película recomendada, y te haces parte de ella, comenzarás a recordar esa maravillosa sensación y fuerza con la que llegaste.

No te preocupes cómo pasó, ni por qué te tocó a ti. Simplemente observa el milagro, piensa en él y recuerda ese amor de tu Creador. Este simple ejercicio te ayudará a sentir de nuevo el amor de la presencia Divina. Es muy importante que practiques con dedicación este ejercicio pues con esa fuerza Suprema que habita en ti, te darás cuenta lo fácil que es enfrentarse a los miedos.

En la próxima entrada, te enseñaré cómo reconciliarte con tu niño interior a partir de este ejercicio simple pero poderoso. Te deseo un excelente día, lleno de amor, abundancia, paz, prosperidad y si tienes preguntas, por favor escríbeme.
Comparte:

martes, 29 de junio de 2010

El dolor del pasado

Continuando con la mecánica del pensamiento, en la entrada anterior aprendimos que nuestro cerebro es ingobernable. A partir de este reconocimiento el siguiente paso es prestar atención a ti mismo y buscar como tomar el control de tus emociones que finalmente te llevarán a acciones que afectarán tu vida en todas las áreas.

Ahora el punto es, ¿cómo me recupero de dicho descontrol emocional? Quizás ya encontraste la clave en la entrada anterior y a lo largo de este blog. Esa clave es tu pasado. No sé si has realizado el ejercicio clásico de filosofía que consiste en preguntarse ¿quién soy? Normalmente comenzamos a decir yo soy Julián, yo soy Angélica o soy “x” o “y”, pero si analizamos eso son simples etiquetas, rótulos, títulos que no dicen realmente quien eres. Además que la pregunta no es cuál es tu nombre o a que te dedicas, sino quien eres.

Al realizar ese ejercicio conscientemente, podrás llegar a una primera conclusión que no sabes quién o que eres y eso te puede causar una sensación de incertidumbre, pero si lo sigues realizando, con el tiempo, comenzarás a darte cuenta que esas etiquetas son solo información recopilada por tu cerebro, procesadas e interpretadas de acuerdo a ciertas creencias aprendidas durante tu infancia. Pues no es lo mismo que tu vivas una experiencia terrible a que la viva por ejemplo tú hermano o hermana. Ambos tienen diferente forma de percibir las cosas aunque vivan bajo el mismo techo. Y lo que a uno le pudo hacer mucho daño, el otro lo considera como algo sin importancia.

Estas experiencias se guardaron en tus células y la información del evento se pasa a las nuevas células que se reproducen. Si a partir de esta afirmación llegas a la conclusión que si es posible recibir información de abuelos, y ancestros, estas en lo correcto y eso efectivamente es lo que ocurre. No me refiero a recordar o percibir los eventos del pasado vividos por ellos, sino que puedes recordar emociones, sensaciones que son familiares para ti y que se disparan ante estímulos informativos.

Aquí podemos sacar otra interesante conclusión sobre quien soy o que es lo que soy. Y podríamos decir que soy información y experiencias pasadas. Y si soy eso, entonces ¿qué pasaría si yo ingresara en mi cerebro la información que quiero vivir? En eso precisamente se basa el método del Investigador Víctor Giordani conocido como PBA o Programación Bio-Hemisférica Acelerada. Consiste en introducir por medio de audio y vídeo sugestivo la información necesaria en tu cerebro para que vivas una vida óptima.

Sin embargo una de las recomendaciones que menciona el Psicoterapeuta Giordani es que antes de introducir información en tu Cerebro-Computadora es que debes limpiar lo viejo. ¿Y cómo se hace esto?

No es una tarea fácil por la resistencia inicial, pero tampoco es complicado, pues solo debes acceder a tu pasado, a tu niñez y sanar las heridas que has “olvidado”, pues en realidad no lo has hecho, sino que has estado huyendo de las emociones iniciales de angustia, miedo, frustración, ira, etc. Y como no lo has resuelto, pues el resultado es que tu vida se torna un ciclo de subir, bajar y luego subir para volver a bajar, hasta que puedas romper esa con esa rutina mental.

En la próxima entrada estaré profundizando sobre el tema del Niño Interior que llevamos dentro y como sanar las heridas que nos causaron en el pasado y que ahora nos tienen detenidos en el camino hacia el bienestar total.

Si tienes preguntas, por favor escríbeme.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner