Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta talento. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta talento. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de octubre de 2018

El significado de la felicidad



El significado de la felicidad Según el RAE, la felicidad es un estado de grata satisfacción espiritual y física.

Según otras definiciones no oficiales, la felicidad es una emoción que se produce en un ser vivo cuando cree haber alcanzado una meta deseada.

El filósofo Aristóteles dijo que todos estamos de acuerdo en ser felices, pero cuando intentamos aclarar cómo podemos serlo empiezan las discrepancias.

Esto nos hace ver que la felicidad es similar al éxito, es decir que es algo personal.

En otras palabras lo que tú puedes considerar felicidad, no necesariamente lo va a ser para mí.

Por ejemplo, mucha gente afirma que viajar “los hace” felices. Increíblemente para mi viajar no es algo divertido. Más bien es algo incómodo que incluso he llegado a somatizar.

Para mucha gente, la idea de levantarse de madrugada a realizar alguna práctica deportiva es una tortura, pero en mi caso esto es algo que “me trae” mucha felicidad.

A nivel biológico, existen sustancias en nuestro cuerpo que son las responsables del bienestar y de la felicidad.

Con esto me refiero a la dopamina y serotonina, las cuales se han definido como neurotransmisores presentes tanto en animales vertebrados como invertebrados.

Y están muy presentes en eventos que afectan nuestra supervivencia tales como comer, dormir, la sexualidad, etc.

Esta es la razón por la cual podemos llegar a sentir tanto placer y/o felicidad al realizar estas actividades tan comunes y en algunos casos hasta volvernos adictos.

Gran parte de la humanidad ha concluido que la felicidad son pequeños instantes en nuestra vida que van mezclados con momentos de dolor y sufrimiento.

De hecho, uno de los dichos populares más conocidos es “todo tiempo pasado fue mejor”.

Para darte un ejemplo, intenta recordar tu pasado. Piensas que fuiste más feliz hace un par de años, 5 años o hace 10 años?

Cuando me encontraba en la universidad escuchaba en algún momento a algunos compañeros hablando de este tema.

La mayoría de ellos decían que la mejor época en la que vivieron sus momento más felices era cuando estaban en el colegio.

Otros decían que de niños y según las respuestas dadas yo era el único que pensaba que actualmente era muy feliz. Que la mejor época de mi vida la estaba pasando en ese momento.

Algunos argumentaban que la mayoría de mis compañeros tenían que trabajar para pagar sus estudios, y por esa razón sus vidas no eran tan fáciles por las dificultades de cumplir con ambas labores.

En cambio por mi parte, tenía un apoyo económico, ya que contaba con una beca estudiantil.

Sin embargo en los últimos semestres de mi carrera tuve que trabajar y estudiar, y por alguna extraña razón sentía que ese momento era el mejor de mi vida.

Analizando todo esto, la felicidad no depende de que hayas tenido una infancia feliz, el trabajo de tus sueños, la salud o la pareja perfectas.

Eso en realidad no existe pues como siempre me ha enseñado mi señora madre: “el que no cojea de un lado, cojea del otro, pero nadie camina derecho”.

Tú eres el que decide ser feliz o amargado con los eventos que te ocurren en la actualidad.

Por ejemplo pregúntate, no será que en este momento eres feliz y no lo sabes?

Recuerda el dicho que reza “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, el cual hace referencia a la nostalgia del recuerdo.

Qué pasaría si por estar nostálgico por tu pasado, te estás perdiendo la felicidad actual, para luego con los años recordar lo feliz que eras en este instante?

Esto es similar a la admiración que sentimos en mi país por México. Desde mi punto de vista su gente tiene mucho talento artístico, su comida es maravillosa y sus paisajes incomparables.

Sin embargo recientemente me di cuenta que gran parte del pueblo mexicano piensa exactamente lo mismo de Colombia.

Ambas culturas admiramos situaciones externas pero observamos muy poco lo maravilloso que tenemos en frente.

Así que quiero animarte mediante esta información a poner tu mente aquí y ahora para que descubras que posiblemente, en este momento, eres más feliz de lo que crees.

La admiración por las cosas buenas que nos pasaron, no debe impedir que veamos con claridad la felicidad de este instante, pues es el único tiempo que existe.
Comparte:

lunes, 8 de octubre de 2018

La importancia de la honestidad personal



La importancia de la honestidad personal Todos anhelamos tener una vida de éxito. Pero muchas veces vemos con asombro como algunas personas cercanas alcanzan dicho éxito con aparente facilidad.

Como hemos mencionado anteriormente, el éxito no es algo que sea un estándar para todos.

El éxito es algo personal. Pero en este caso estamos hablando del éxito laboral y por consiguiente el financiero también.

Quizás llegamos a preguntarnos, que hacen otros para que las cosas se les den fácilmente?

Pues nosotros, por más que nos esforcemos, simplemente nos limitamos a observar como los demás se suben al podio.

El éxito laboral y podemos decir que el éxito en general, tiene un secreto y es la honestidad al actuar.

Con esto me refiero al actuar de la forma correcta siempre. Esto nos garantizará que las personas que tienen que ver con nuestro trabajo comiencen a confiar en nosotros.

Tristemente el ser humano tiene un problema bastante grave y es la pereza.

Todos quisiéramos tener un cuerpo atlético y sano o todos queremos tener mucho dinero, pero por qué la mayoría no lo consigue?

Pues porque no están dispuestos a trabajar por alcanzar su sueño.

La pereza en el ser humano, le permite al facilismo hacer nido en su mente.

Y esta combinación entre pereza y facilismo, es la fórmula perfecta para fracasar en cualquier área de nuestra vida.

Por ejemplo en Latino américa la gran parte de las personas sufren el flagelo del desempleo.

Asombrosamente uno puede observar que cada día se contratan nuevas personas para hacer el trabajo que alguien dejó vacante.

Cuando te das a la tarea de indagar por qué una persona fue reemplazada por otra en una empresa, siempre llegas a concluir que fue por el rendimiento laboral.

Y esto se debe a que las personas no están haciendo su trabajo con honestidad y no están actuando con honor.

El ser humano al parecer le encanta tener el policía al lado que le esté indicando como actuar.

Por eso hoy en día las empresas ponen GPS a sus vehículos oficiales para estar seguros que sus empleados cumplen con la ruta asignada.

También a algunos vendedores les proveen teléfonos y les piden activar el GPS para saber si realmente están cumpliendo o no con su trabajo.

Así pues, he podido observar cualquier cantidad de métodos para garantizar que la gente sea honesta con lo que hace.

Asombrosamente las personas logran engañar estos sistemas para evitar hacer un trabajo por el cual les están dando una retribución económica.

Otro caso que pude conocer de primera mano, fue una vendedora, la cual guardaba el dinero de las ventas para luego “cuadrarlo” con su pago al finalizar el mes.

De hecho, he podido observar personas que se sienten audaces de hacer esto y engañar al “sistema”.

Y no sólo eso, algunos a su alrededor los consideran héroes por su “audacia”.

Luego cuando los descubren, los llaman a descargos laborales y al no tener una excusa real por el incumplimiento de su trabajo, terminan perdiéndolo.

Y atención, con esto no quiero decir que debes actuar como una especie de robot-esclavo que trabaja su jornada laboral concentrado totalmente en sus objetivos.

Es imposible realizar esto, ya que durante tu jornada puedes y debes hacer pausas activas, no solo para ayudar a tu rendimiento, sino para tu salud en general.

Lo importante es nunca procrastinar en tus labores o dejarlas de hacer por pereza y facilismo. Eso es ser mediocre.

Si las personas con las que trabajas ven que haces tus labores con responsabilidad y amor, ten por seguro que nunca vas a tener mal ambiente de trabajo, ni mucho menos la pérdida de este.

A veces nos podemos sentir tentados en pensar “pero si nadie me está viendo, que malo puede pasar?”

La mala noticia de esto es que te está viendo el ser más importante en tu universo y ese eres tú mismo(a).

Recuerda que tus acciones son una retroalimentación para tu mente.

Así pues, te estarás enseñando a ti mismo a vivir improvisando o a robar a otros (pues hacer esto es robar tiempo y dinero de otros).

Con la mano en el corazón, crees que una persona con ese tipo de creencias, pueda prosperar y conseguir algo en la vida?

Entonces en este punto quizás te preguntes, cómo se puede cambiar la actitud hacia un trabajo que no me gusta?

Aunque esto ya lo tratamos en la entrada USANDO TU TALENTO PARA SERVIR Y NO PARA MENDIGAR, lo más recomendable es ver la importancia de lo que estás haciendo.

No debes ver tu trabajo solo como un medio para recibir una compensación económica, o un medio para subsistir. Esto antes te mantendrá en estrés y temor.

Debes verlo como una expresión del amor y ayuda hacia los demás, pues recuerda que lo que tú haces, por muy pequeño que lo consideres, va a ser utilizado por otros.

Te gustaría que un mediocre te atienda o te venda un producto que a ti te interesa? Entonces no seas mediocre en tu trabajo.

No importa si consideras que otros tienen más conocimiento que tú. Hay gente que sabe mucho más pero no tienen pasión por lo que hacen.

No lo disfrutan y esa va a ser la gran diferencia entre los que saben y la pasión que tú coloques en tus labores.

Así que te animo mediante esta información a abandonar la ley del mínimo esfuerzo, pues la vida siempre retorna lo que tú le estás dando.
Comparte:

lunes, 13 de agosto de 2018

Usando tu talento para servir y no para mendigar



Usando tu talento para servir y no para mendigar Hace un par de años, estaba con un pariente viajando en un vehículo. Y en medio del tráfico vehicular, se nos acercó una mujer que se sostenía mediante ventas ambulantes de dulces.

La señora se dirigió a mí rogándome que le colaborara mediante la compra de una caja de su surtido.

La verdad sentí mucha lástima por la señora, pero a la vez me di cuenta del error que muchos cometemos cuando realizamos nuestro trabajo.

Le dije a la señora “me permite darle un consejo sobre sus ventas?”, a lo cual ella aceptó encantada.

Le expliqué que lo que estaba haciendo, no era para pedir o mendigar dinero, sino para prestar un servicio o reparar una necesidad.

Primero debía hacer consciencia de eso y posteriormente cambiar la actitud de auto-lástima por el servicio o reparación de una necesidad del prójimo.

Por ejemplo en su caso, debía ofrecer su “servicio” o productos comestibles como una opción a refrescar la boca después de almuerzo, ya que no se tiene en el tráfico acceso al aseo dental.

Todo esto me hizo pensar en la forma como millones de personas cada día al rededor del mundo enfrentan sus tareas diarias.

La gran mayoría de nosotros, y me incluyo porque años atrás lo hacía, nos quejamos de nuestras labores.

Peleamos con nuestros jefes y al final hablamos mal de todo y todos los que nos rodean en el diario vivir.

Pero el día de pago ocurre un milagro y somos los primeros en verificar si ya nos han consignado el dinero por nuestra “ardua labor” y “esfuerzo” realizado.

Algunos pasan toda su vida viviendo de esta forma y otros se la pasan cambiando de trabajo esperando encontrar en el siguiente la paz laboral que tanto anhelan.

Teniendo en cuenta esto, nuestro talento o servicio debe ser para eso y no para ir tras el dinero.

Y atención, no estoy diciendo que debemos realizar nuestras labores gratis o a cambio de nada, pues es absurdo. Debemos buscar el equilibrio entre hacer lo que amamos y ganar dinero por ello.

Pero si quieres dinero, el servicio debe ir como prioridad para que este fluya de forma abundante en tu vida.

Entre más amor y entrega pongas en tus labores, estás serán mejor recompensadas.

Existe un dicho que le escuche a un gran amigo hace años y reza: “quien hace más de lo que le piden termina ganando más de lo que espera”.

Y quizás me puedas decir en este momento que no te gusta entregar todo pues en tu trabajo actual no te valoran.

A otro amigo también le escuche decir que uno debe dar todo de sí mismo, si no se te valora, de seguro la Vida te abrirá el camino en otro sitio.

Por ejemplo si tu trabajo es responder llamadas, realízalo con todo el amor y pasión que puedas tener. Quizás donde estés actualmente no veas resultados, pero alguna de esas personas con las que hablas en tus llamadas, puede ver tu pasión, entusiasmo y amor por lo que haces y te puede abrir las puertas a una nueva oportunidad.

Pero cómo podríamos generar entusiasmo y pasión en algo que realmente no deseamos?

Respecto a esto, desde que era un niño siempre le escuche decir a mi señor padre que la mejor forma de hacer una tarea era jugar. Es decir usar la imaginación para hacerla.

Por ejemplo, en mi caso, he sido muy casero. Personalmente no soy bueno viajando, pero años atrás me tocaba viajar mucho.

Recordando el truco que me enseño mi padre, decidí jugar que era un personaje importante el cual tenía que cumplir citas por sus compromisos.

Esto hizo que dejara el malestar, pues recuerda que la mente cree todo lo que visualizas.

Quizás las primeras veces no sientas cambios en tus emociones, pero un evento realizado una y otra vez en tu diario vivir finalmente terminará convenciendo a tu cerebro de una nueva “realidad”.

Alguna vez has estado en una situación donde odias tu trabajo, pero lo pierdes?

Cuando quedas cesante y va pasando el tiempo y no obtienes un nuevo trabajo, comienzas a desesperarte y anhelas aunque sea tener ese trabajo que tanto odias.

Pues esa es la actitud con la que debes enfrentar tus tareas cada día, con entusiasmo, anhelo y deseo de hacer las cosas bien.

Así que te animo mediante esta información a utilizar tu talento para servir y no para mendigar. Nosotros podemos hacer de esta vida un jardín de juego como en nuestra niñez o también podemos volverla un infierno. En ambos casos siempre estamos usando nuestra imaginación.
Comparte:

sábado, 2 de noviembre de 2013

Aprovechando tu talento para crecer

ingeniero
Hace aproximadamente de 4 a 5 años, me encontraba desarrollando aplicaciones para una empresa en la cual había ingresado recientemente. A los meses nos dieron la noticia que cambiaríamos de oficina y pues se vino el trasteo de todas nuestras cosas a la nueva localidad.

Cuando ingresamos al nuevo espacio, pudimos observar unas tablas que quizás hicieron parte de una mesa grande, pero estás tablas ya se encontraban mohosas, deterioradas y se notaba que habían sido el alimento de polillas durante largo tiempo.

Decidimos entre todos bajar estas tablas y deshacernos de ellas, dejándolas en el exterior con la esperanza de que alguna persona de las que reciclan basura o alguien que las necesitara se las pudiera llevar.

tablas
Para sorpresa nuestra, pasaron 2 semanas y las tablas seguían al pie de la puerta principal en plena calle a disposición de que alguien se las llevara y les diera alguna utilidad aunque fuera para alimentar el fuego y nada. Ni siquiera el vehículo que se lleva cada 2 días en la semana la basura de los vecinos que colocan en las calles, se atrevió a hacerse cargo de estos elementos. Pasó una semana más y nada. En la cuarta semana finalmente estás tablas desaparecieron.

Pasó el tiempo, y al frente de la oficina tenían una cafetería en la cual yo desayunaba todos los días. Con el tiempo me fui haciendo amigo del dueño, el cual me contó una interesante historia sobre el final de las famosas tablas que casi no desaparecen de nuestra vista.

Resulta que el dueño de la cafetería al tener de frente dichas tablas, comentó con una vecina que también desayunaba a diario en la cafetería, que los nuevos vecinos estaban encartados con dicho tema y que al parecer no se podrían deshacer tan fácil de ellas.

vendedoraLa señora le hizo una apuesta al dueño de la cafetería que ella vendería esas tablas en menos de un mes. Cerraron el trato y la señora se puso en marcha. Su plan era que cada persona que pasara por dicho sector le ofrecería para la venta, las “fabulosas” tablas.

Yo creo recordar una voz fuera de la oficina muy lejos en el fondo, diciendo siempre “vea vecino(a), le vendo esas tablas”, y efectivamente el dueño de la cafetería me dijo que durante 2 semanas la señora se dedicó a ofrecerlas y que la voz era la de ella.

Me contaba que mucha gente pasaba y ni siquiera la miraban pero ella seguía con su plan paciente de 1 mes para vender el material. Hasta que un día pasaba una pareja tomados de la mano y caminando por el sector, cuando la señora le dijo “señor! Mire le vendo estás tablas”. El señor sonrió y siguió caminando, pero en la esquina se devolvió y le dijo mire, se las compro pero solo tengo 30 mil pesos (aproximadamente 15 dólares). Y allí fue cuando las dejamos de ver.

ventas
¡¡ WOW – WOW – WOW !! “Un momento…” dije yo, “¿finalmente la señora las vendió?” a lo que el dueño de la cafetería me dijo que sí. ¡No lo podía creer! Unas tablas viejas, podridas y feas que solo servían de alimento para polillas fueron negociadas ¿y a tan alto precio?

Varios días estuve analizando esto porque la verdad me impactó demasiado. Y me di cuenta de la propuesta que le hace el señor “…se las compro pero SOLO tengo 30 mil…”, es decir para él eso era muy poco y mentalmente les daba un valor mayor.

Otra conclusión que pude sacar fue que no importa lo que alguien pueda tener. SIEMPRE otra persona lo va a necesitar. Este evento cambió mucho mi punto de vista del servicio que yo haría de allí en adelante por el resto de mi vida. Me hizo concientizar que lo que yo haga vale y mucho y que alguien lo necesita. Y sobre todo que tengo la gran responsabilidad de hacerlo con la mayor calidad para que la otra persona lo disfrute.

Mira, a veces, pensamos que lo que hacemos o tenemos no sirve o no vale. Es por esta razón que pasamos años en trabajos que no estamos a gusto y que no hacemos para satisfacción de los demás, sino solo por cumplir y lo peor que aceptamos esto por un salario que no nos sirve sino pera medio comer y medio vivir.

ventas semaforo
Por ejemplo en mi país es muy común durante la espera del cambio de la luz roja a luz verde en los semáforos, ver personas vendiendo goma de mascar u otros dulces. Casi ninguno vende o tiene la actitud de vender su producto, sino que se acercan a la ventanilla de tu auto a decirte “¿por favor me colabora?”. En una ocasión no aguante las ganas y le dije a una de estas personas, “señor, con todo respeto, ¿usted está vendiendo o está mendigando?” él me respondió “pues vendiendo” y le dije que si me aceptaba un consejo, a lo cual respondió que sí, y le dije que él debía ser consciente de que estaba prestando un servicio. Que la gente se beneficiaría con su servicio y que él antes le estaba haciendo un favor de llevar su producto a la comodidad de la localización del cliente.

Vender con una actitud así es muy diferente a vender rogando que te compren. Yo espero que esta persona mis palabras le hayan cambiado la vida porque nunca más la volví a ver. Pero a diario este es el martirio que viven muchas personas en sus trabajos. No hacen consciencia de la importancia de la labor que desarrollan y de cómo esto afectará no solo la vida de los que usan su producto, sino que esto también determinará si siguen por el mismo camino o por el contrario la vida les sigue abriendo nuevas puertas hacia el éxito.


Yo te pregunto, ¿tienes un talento y piensas que nadie te lo comprará o lo usará? Recuerda las viejas tablas que todos dábamos por basura. Para alguien eran útiles. Solo la paciencia y fe en el propósito de tus actividades es lo que te llevará por el camino que sí deseas andar. Sólo de ti depende que la vida cambie y sea más bondadosa contigo. Esto no depende de papá o mamá Gobierno, ni de tus parientes o amigos. Tu éxito solo depende de ti. Es tu vida y tu talento. No lo abandones y por el contrario coséchalo porque alguien más estará encantando de utilizar tu producción.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner