Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Autopoder. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Autopoder. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de septiembre de 2016

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Mi lugar en el Mundo

Autopoder.com
Año tras año, por esta época de fin de año, he podido observar a las personas que me rodean realizar diferentes rituales para que este año si les vaya bien o mejoren sus finanzas, o mejore su salud, o puedan encontrar con quien compartir el amor que tienen para dar.

Año tras año, veo como esas metas no se cumplen y las que más avanzan se quedan a mitad de camino. Al final del 2011 veremos que muchos seguirán ganando poquito o seguirán en su mismo y aburrido trabajo, o quizás sean despedidos de este. Otros seguirán más enfermos y otros darán con alguna persona que les traiga más infelicidad y conflicto en sus relaciones.

Pero ¿por qué pasa esto? Y sobre todo ¿por qué lo permitimos? Como vimos en la entrada anterior, nuestro cerebro ante estas preguntas genera emociones de impotencia y desesperanza junto con voces similares a “es que es el karma” o “es que la mala suerte” o “esperemos a ver si más adelante o el próximo año o en la otra vida”, etc.

Autopoder.com
De acuerdo a mis investigaciones, nuestra vida no se desarrolla por nuestros deseos y sueños o anhelos. Si así fuera ya tendrías todo lo que deseas o anhelas. Nuestra vida se desarrolla de acuerdo a nuestras intenciones que tengamos sobre ella. ¿Cómo puede una persona tener el deseo que mejore su economía, esperando que las cosas cambien por si solas, sólo con un ritual que simboliza algo?

En realidad esto ocurre y lo permitimos porque no hacemos consciencia de nuestro lugar en el Mundo. No sentimos amor por lo que hacemos y no buscamos con amor lo que deseamos. Estamos más pendientes de criticar la vida que de alabar sus “pequeños” detalles que nos permiten estar en el eterno presente.

Por favor realiza un sincero análisis de emociones que corren en tu cuerpo ante estas preguntas:

Autopoder.com
¿Recuerdas qué desayunaste ayer?
Vamos a suponer que desayunaste pan, huevos, café o chocolate en leche.
¿Te has detenido a pensar todo lo que ocurrió para que tú pudieras tomar tú desayuno?
Por ejemplo, ¿Quién preparó el pan, recogió el café o los granos de cacao u ordeñó la vaca?
¿Quién se tomó el trabajo de transportarlo hasta el supermercado?
¿Quién lo llevó hasta tu casa?
¿Quién lo preparó?
Y más importante ¿por qué lo preparo?

Las preguntas de este sencillo procedimiento cotidiano hacen que te detengas un momento y cuestiones muchos milagros que están ocurriendo día a día pero que tu apatía, derrotismo, dolor y angustia que estás extrayendo de la vida no te permiten ver como muchas personas están trabajando para llevarte el bienestar a tu vida.

Autopoder.com
Si vas a tu trabajo en auto propio, te has preguntado ¿qué estaba pensando en ese momento la persona que lo fabricó? He aquí un pequeño detalle para que te des cuenta de tu consciencia de tu lugar en el Mundo. Si sentiste emociones tales como “lo hizo para cumplir y ganar sólo dinero con la compra de esto”, pues adivina ¿qué es lo que tienes en tu corazón para realizar ese juicio?

Vamos a suponer que el fabricante o persona que participó en el ensamble de tu automóvil hizo su trabajo como lo haces tú (asumiendo que estás descontento con tu trabajo), al “allí se va”, “gastemos que esto es de un rico”, “sólo por cumplir porque tengo que ir a casa a ver el fútbol”, “para cumplirle al HP de mi jefe”, etc.

¿Te imaginas conduciendo a 80 Km/hora tu vehículo fabricado por un mediocre? Esto pone en riesgo tu integridad física e incluso la vida misma. Y no solo la tuya sino la de otras personas en carretera.

Voy a realizar un juicio de los que vimos en la entrada anterior y voy a suponer que estás pensando que ese vehículo no lo construyó un mediocre trabajador descontento con su labor sino que lo hace un robot que nunca se equivoca. Y realicemos una nueva suposición ¿Y si el robot lo construyo otro mediocre qué solo lo hacía por cumplir y cobrar su cheque mensual o deseaba salir temprano para ver el fútbol?

Autopoder.com
¿Cómo haces tu trabajo día a día? ¿Te das cuenta de la importancia de ser perfecto como la Vida? Tú me puedes decir: ¡“es que” yo no hago trabajos tan importantes que pongan en riesgo la vida de personas! Pero pregúntate por un momento si tu trabajo no es importante, ¿por qué crees que recibes ingresos mensuales por él? ¿Si tú renuncias, esa labor se acaba? No, alguien viene y te reemplaza porque esa labor es muy necesaria.

¿Te vas dando cuenta de tu lugar en el mundo? ¿Ves lo importante que eres para el Mundo?

Es esta la razón por la cual los libros que hablan sobre generar riqueza dicen de la importancia de hacer lo que a uno le gusta. Cuando tú amas lo que haces, dejarás de trabajar. Te sentirás feliz, lleno de vida, lleno de amor por lo que haces y sobre todo sentirás mucho valor propio porque comenzarás a ser consciente del gran beneficio que estás trayendo a otros. Y otros, como compensación de la felicidad que les estás trayendo, te entregarán un certificado que llamamos Dinero.

Autopoder.com
En otras palabras, entre más sirvas a tu prójimo con tu trabajo, más Dinero o certificados recibirás por tu labor. Entonces, según este análisis, ¿aun crees que los millonarios son malos? ¿Todavía sigues pensando que tener mucho dinero es malo? En honor a la verdad, ¿Quién sirve más a la humanidad, un millonario o una persona sin nada de Dinero? ¿En caso de necesitarse ayuda para realizar cualquier tarea (pues cualquier tarea requiere de Dinero), quien puede ayudar es este aspecto?

Debo realizar una aclaración para evitar malos entendidos. No me refiero a que el trabajo duro traiga riqueza. Si así fuera todos los empleados de fábricas y empresas de mi país serían millonarios. El trabajo duro trae sólo más trabajo duro. Me refiero al trabajo inteligente o lo que llaman los libros sobre riqueza, los ingresos pasivos. Y un ingreso pasivo no es otra cosa que un ingreso que no depende de tu presencia, tal como un arriendo, regalías por música, etc. Cuando aumentan este tipo de ingresos, es cuando tú comienzas a generar riqueza.

Autopoder.com
Si el trabajo que realizas en este momento no te está dando los resultados que deseas, no debes abandonarlo y lanzarte a buscar tu sueño, pues esto te traería mucho más malestar. Esto es un proceso que va poco a poco hasta que te vas tomando la confianza para realizarlo. Lo que te recomiendo es que tu labor actual la realices con amor. Realízala con responsabilidad. Piensa que la estás haciendo para tu familia. Con esto me refiero que tus clientes serán tu familia, y con clientes me refiero a tu jefe, compañeros y compradores.

Autopoder.com
La mayoría de nosotros, cuando nos hablan de ventas, sentimos una emoción de rechazo y negación. Pero en realidad todos estamos vendiendo algo todo el tiempo. Por ejemplo el analista programador de una empresa, está vendiendo sus conocimientos sobre ingeniería del software a la empresa que trabaja. La empresa le compra sus conocimientos cada mes.

La persona que realiza el aseo en una empresa o una casa, está vendiendo sus habilidades y tiempo a dicha compañía y esta, compra dichos servicios o actividades mes tras mes.

Y esto mismo ocurre con una empresa o negocio que venda dulces, zapatos, autos, o cualquier bien y servicios. Las personas en compensación por lo que les entrega la empresa o negocio dan un certificado que llamamos Dinero.

El trabajo que realices en la actualidad debes bendecirlo, y estar agradecido por él, pues normalmente cuando tenemos una consciencia de dolor, amargura y derrotismo, pensamos en tener mucho dinero para no tener que trabajar más y hasta maldecimos ese trabajo.

Entonces cuando finalmente nos quedamos sin ese trabajo que maldecimos, los primeros días son de felicidad y fiesta. Pero con el paso del tiempo comenzamos a sentirnos culpables, llenos de rabia por la injusticia de papá o mamá Gobierno que no hacen nada por arreglar nuestra situación. En otras palabras terminamos culpando a Dios, a la Vida, al Gobierno, a los vecinos, a las malas energías, a la mala suerte, a las pocas oportunidades, etc.

Autopoder.com
Seamos honestos, en realidad con su actitud hacia el trabajo, ¿quién fue el culpable de perderlo? Es hora de enfrentar nuestras acciones con responsabilidad. Es hora de hacernos cargo de nosotros mismos y dejar de culpar a otros por nuestras fallas. Las fallas solo ocurren por nuestros pensamientos pesimistas de dolor, rabia, enojo, tristeza, derrotismo. Esto cambiará si y solo sí comenzamos a ingresar pensamientos de éxito, abundancia, amor, bienestar, prosperidad, pertenencia, fuerza, creatividad, poder, salud, juventud, vitalidad y Autopoder.

Debemos provocar la vida. No esperar a que las cosas nos lleguen sin hacer nada. Pero para tener las fuerzas para hacer, debemos estar apoyados por nuestras emociones. Alimentar nuestro cerebro con emociones positivas y evitar todo tipo de información ya sea escrita, visual o auditiva, que promueva la auto compasión, auto lástima y enfermedad.
Comparte:

viernes, 29 de octubre de 2010

Consciencia de la Vida

En esta entrada hablaremos sobre la Muerte para poder llegar a una consciencia de Vida. Tú te estarás preguntando, ¿y este por qué me habla de la Muerte si es algo horrible? Muy simple y te tengo una noticia. Te vas a morir. Algún día. Y no solo tú, tu familia, tus amigos. Todos vamos a pasar por ese proceso porque es un ciclo natural y no debemos ahora llenarnos de temor pues si tomamos en cuenta lo que dijo el sabio filósofo Sócrates, “aquella persona que le tiene miedo a la muerte debe ser una persona sabia, pues conoce y habla de algo que jamás ha vivido”.

Y esto es muy interesante, pues en realidad ¿cómo alguien que jamás ha muerto te puede hablar de la Muerte? En realidad a lo que le tenemos miedo es a lo que nos han dicho, pues nuestra mente recrea las palabras que llega a decir una persona sobre cualquier tema como lo explicaba en la entrada, MOVIENDO MONTAÑAS.

Lo único cierto que podemos tratar sobre el tema, de acuerdo a nuestra experiencia es: la vida como tú la vives en el estado sólido en el que te encuentras actualmente como tú, no lo volverás a vivir. No te puedo decir que ocurrirá o si no ocurrirá nada. Solamente podemos por nuestra experiencia conocer que el que se va, si regresa, (asumiendo que lo hace) no regresa en su estado de partida es decir en el mismo cuerpo físico.

Pero de que nos sirve tener esta consciencia sobre la Muerte. Muy simple, este día es uno más que te acerca a ese momento. Entonces ¿por qué perder el tiempo en enojo y castigos contra otras personas o castigándote a ti mismo?

Mira yo conozco personas que se enojan hasta 15 días con su pareja porque esta no “adivinó” que el café no le gustaba con azúcar blanca, sino morena. Y dicen “pero si tú me conoces, deberías saber que me gusta con azúcar morena!” y dicha persona “castiga” a otro ser durante 15 días sin hablarle o sin prestarle atención con el fin de que sienta la falta que ha hecho y la corrija, pues ese es el fin de todo castigo.

¿Y qué genera todo este enojo? Que pierdas la razón de ser. Que no puedas vivir la vida y que la dejes pasar detrás de ti.

Algunas personas que se han encontrado cercanos al final de sus días han documentado que durante esos instantes ocurre un fenómeno que podríamos definir como una regresión. Es aquí en este proceso donde nuestra mente comienza a depurar lo que ha estado ocurriendo durante la vida y a sacar conclusiones sobre esta. Supongo que es un inventario final de nuestra consciencia sobre nuestros hechos y experiencias. Esto lo puedes comprobar claramente en el poema de Jorge Luis Borges titulado “Instantes”.

Tu mente comienza a “despertar” y comienzas a darte cuenta que si hubieras hecho esto mejor, o aquello, o si hubieras dicho o no dicho, etc. Pero de acuerdo a mis investigaciones los complejos de culpa no son nada ante esta pregunta: ¿Pudiera haber vivido mejor y disfrutar la vida si no hubiera perdido el tiempo en enojos o castigos hacia mí o hacia otras personas?

Mucho se ha hablado que la pornografía destruye la percepción sobre la sexualidad humana. Esta misma destrucción de la percepción sana de la vida ocurre a través de las telenovelas, música que yo denomino "el yo me mato" y las películas de dramas. Aunque nosotros pensemos que es un juego, dentro de nosotros hay un ser emocional que nos ha acompañado toda la vida y el cual no funciona o responde por lógica, sino por emociones. Es como un niño que obedece al pie de la letra lo que le estamos transmitiendo a través de nuestro sistema emocional. Las novelas son dramas de 100% sufrimiento, dolor, envidia, celos, enojo, desconfianza, pobreza, angustia y eso es exactamente lo que tu ser emocional capta. ¿Te ha pasado que sientes “bronca” con el “villano” de alguna novela que veas seguido? ¿Y sientas alegría cuando al protagonista le sale por fin bien algo de lo intenta?

Entre más dolor conozca tu cerebro, más dolor te traerá a tu vida este. No te acostumbres al malestar pues más malestar traerá a tu vida tu ser emocional. Aprende a escuchar tus emociones. Entra en contacto con ellas y acéptalas. Según Carl G. Jung cuando negamos una parte nuestra, esa parte se desintegra y nos volvemos más disfuncionales.

Si sientes enojo aprende a aceptarlo y a expresarlo sanamente. Si no quieres hablar, no hagas daño a las personas que amas. Simplemente diles que estás enojado y no deseas hablar en ese momento. ¿Te imaginas cuanto dolor puedes evitar a otros y a ti mismo si te sinceras y expresas con tiempo lo que sientes?

No esperes a estallar en ira. No solo perjudicarás a otras personas sino que perjudicarás tu sistema nervioso con las fatales consecuencias de generación de químicos en tu cuerpo que gestarán enfermedades en el futuro.

Es precisamente este tipo de estados los que nos hacen percibir la vida como algo que no nos pertenece, que no somos parte de ella y que solo otros tienen derecho a vivir y a disfrutar. Es por eso que en estos estados te sientes mal. Sientes malestar y te has acostumbrado tanto a esto que piensas que es normal. Y como es “normal” no escuchas al ser más importante en tu vida, tu Ser Interior o Ser Emocional.

Las emociones son formas de comunicación con nuestro interior donde se encuentra la solución a todas nuestras situaciones dramáticas. Presta atención. El mensaje es simple y claro “quiero vivir bien, en abundancia y en bienestar. Quiero amar y ser amado. Quiero vivir en paz y compartiendo mi decisión de ser feliz con los que me rodean.”

Hace poco, me encontré una buena amiga de hace muchos años. Yo sabía que hace menos de un mes se había casado y le pregunte como iba. Ella me respondió que bien, pero por su tono de voz y su cara, le dije: “si estás bien, deberías decírselo a tu cara porque todavía no lo sabe”. Esto es un ejemplo clásico de una mente acostumbrada al malestar. “Se supone” que cuando una persona está recién casada está súper feliz, pero si el cerebro de esa persona está acostumbrado al enojo, a la desconfianza, al dolor, pues va a buscar los pequeños detalles para seguir en ese estado emocional.

Mira, yo sé que conscientemente nadie se levanta en las mañanas y dice “HOY VOY A JODERME LA EXISTENCIA Y JODERSELA A LOS DEMAS”. Nadie hace eso porque detrás de lo que buscamos está el vivir en paz y en armonía y amor con los demás y consigo mismo.

No. Conscientemente no te levantas a sufrir, pero inconscientemente SI. Y lo haces porque te levantas pensando en angustia. Te acuestas pensando en angustia y lo que tienes que hacer dentro de algunos días. Es normal sentir angustia si algo te amenaza de inmediato. Pero sentir angustia y dolor por algo que ya paso o que no sabes si pasará en el futuro es locura.

Y si haces una encuesta de quien quiere seguir como está actualmente yo creo que no llegamos al 1% de aquellos que digan que están satisfechos con su vida actual. Pero esa gran mayoría inconforme tampoco hace nada por mejorar su situación. Si yo te pregunto si quieres tener una mejor vida, te aseguro que me dirías sin pensarlo que SI. Pero te pregunto, ¿qué estás haciendo para tener esa mejor vida?

Si eres sincera, sincero contigo misma o mismo, tal vez me digas que no estás haciendo nada. Tal vez estés esperando que las cosas cambien de repente y mejore tu situación automáticamente. Te tengo dos noticias y te las digo para que reacciones. La primera es que tienes poco tiempo. Recuerda lo que hablamos al principio de esta entrada. Y la segunda es que tu vida se mueve por tus emociones y si estas no comienzan a cambiar, pues tu vida jamás va a cambiar.

No esperes a llegar al final de tus días y decir lo que expresa el poema de Jorge Luis Borges sobre el final de la vida. No esperes a que todo esté bien para vivir en bienestar. Tienes todo en tu interior para hacerlo pero debes darte una oportunidad.

Mira, mi interés no es que vivas la vida como yo lo hago. Eso es un problema que tú debes resolver y es cómo debes vivir. Tomar tus propias elecciones en la vida para lograrlo porque se trata de tu existencia. Pero si te puedo decir cómo me levanto hoy en día, con el mismo entusiasmo de cuando estaba pequeño. Lo primero que hago es ponerme de pie y abrir mis manos. Lo hago como un símbolo que ese día estoy abierto y receptivo a todo lo bueno. Y segundo para agradecer este maravilloso día porque aunque no lo creas, para mí la vida es maravillosa. Una maravillosa aventura que está lista para ser vivida, experimentada. Y ese día me trazo lo que tengo que hacer para avanzar un paso más en no solo vivir en bienestar sino en cumplir lo que tengo que hacer para escalar un paso más hacia la grandeza.

Esto que te cuento no fue cosa de un día. Ha sido el producto de varios meses, quizás años en enseñarle a mi cerebro y a mi ser emocional que existen otros caminos. Que la “verdad” que me enseñaron me sirvió en el pasado pero ahora esos conceptos y emociones son inútiles en mi vida de bienestar actual. También tuve que pasar por el proceso de aceptar mis emociones que incluyen culpa, vergüenza, dolor, angustia, etc. y te digo de todo corazón que vale la pena invertir tiempo, dinero y disciplina en cambiar tus emociones.

Te deseo lo mejor y espero que tomes acción a partir de este instante de vivir una vida de éxito.

INSTANTES
Si pudiera vivir nuevamente mi vida, 

en la próxima trataría de cometer más errores. 

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. 

Sería más tonto de lo que he sido, 

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. 
Sería menos higiénico. 
Correría más riesgos, 
haría más viajes, 
contemplaría más atardeceres, 
subiría más montañas, nadaría más ríos. 
Iría a más lugares a donde nunca he ido, 
comería más helados y menos habas, 
tendría más problemas reales y menos imaginarios. 



Yo fui una de esas personas que vivió sensata 

y prolíficamente cada minuto de su vida; 

claro que tuve momentos de alegría. 

Pero si pudiera volver atrás trataría 
de tener solamente buenos momentos. 



Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, 

sólo de momentos; no te pierdas el ahora. 



Yo era uno de esos que nunca 

iban a ninguna parte sin un termómetro, 

una bolsa de agua caliente, 

un paraguas y un paracaídas; 
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano. 



Si pudiera volver a vivir 

comenzaría a andar descalzo a principios 

de la primavera 

y seguiría descalzo hasta concluir el otoño. 
Daría más vueltas en calesita, 
contemplaría más amaneceres, 
y jugaría con más niños, 
si tuviera otra vez vida por delante. 



Pero ya ven, tengo 85 años... 

y sé que me estoy muriendo.


Poema atribuido a Borges, pero cuyo real autor sería Don Herold o Nadine Stair.
Comparte:

martes, 31 de agosto de 2010

Comunicación con el Poder Superior

Espero que la entrada anterior te haya ayudado a concientizarte de que tienes un Poder Superior y que existe para apoyarte en todas tus metas, no para ponerte obstáculos hacia ellas. Sin embargo debemos aprender algo muy importante, pues no basta con darnos cuenta que nunca hemos estado solos. Necesitamos llegar a comunicarle a nuestro Poder Superior nuestras inquietudes, sueños, metas, angustias, secretos, etc. que llevamos en nuestro interior.

Lamentablemente a ninguno de nosotros se nos enseñó una forma cómoda de comunicarnos con nuestro Creador. A algunos se nos enseñó a utilizar siempre las mismas palabras y a darle ÓRDENES a Dios. A otros se nos enseñó a decir “diferentes” palabras y ordenarle a Dios como hacer lo que queremos y que nos cuide a x o y persona.

Hoy en día comprendo y agradezco a Dios por no escuchar mi voluntad neurótica solicitándole que me quitara el miedo, la angustia de no haber llevado la tarea cuando me la pidieron en el colegio. O cuando me enojaba con una persona le pedía a Dios que se lo “llevará”. Si Dios escuchara nuestras voluntades neuróticas, ya estaríamos huérfanos, viudos, etc.

¿Cuantas veces no les has deseado el mal a personas que trabajan o habitan contigo? ¿Te imaginas un Dios cumpliendo con todo lo que le ordenas? Incluso tú también ya estarías muerto, pues otros han deseado tu extinción por tus actitudes.

Mira, Dios está dispuesto a ayudarte en tus metas. Pero no de la manera cómo has aprendido. Tú crees que Dios te necesita para que le pidas que cuide a tus hijos o a seres queridos? Acaso crees que él necesita que le digas como hacer su trabajo? Más bien, tú si necesitas que él te diga como debes hacer el tuyo para lograr lo que deseas.

Entonces, ya que reconocemos como lo hemos estado haciendo y la razón por la cual parece que él no nos escucha, pasemos a aprender una forma que te podría ayudar a comunicarte mejor. El primero paso que me ha estado ayudando mucho es limpiarme emocionalmente de la basura. Con esto me refiero a meditar. Si tú estás angustiado por un problema, te aseguro que tu conversación con Dios será unilateral y te dedicarás a darle órdenes y a decirle a Dios como quieres que arregle tu problema y entonces nuevamente sentirás que estás hablando solo o sola y sin ninguna respuesta a la vista. Recuerda, Dios no escucha voluntades neuróticas. Pueden ser muy peligrosas para otros. Entonces, lo primero que debes hacer es meditar, y meditar es poner tu atención en algo. Puede ser en cómo se encuentra tu piel. Si tienes frío o calor y pensar solo en eso. Puede ser en tu respiración y solo eso. O puede ser pensar en el Amor de Dios y solo concentrar tus sentidos en esa emoción.

Al hacer esto, tú dejarás de pensar en los problemas que tengas y te relajarás. Te estarás preparando en un estado de quietud para poder entrar en una comunicación bidireccional donde tú hablas y escuchas lo que Dios tiene para ti. Quizás no estás acostumbrado a esto pero si lo intentas, comenzarás a sentir la presencia de tu Poder Superior en todo lo que haces. Cuando logres estar calmada, calmado, entonces comienza a hablar con Dios. No necesitas lenguajes extraños o rezos. Olvida todo eso. Simplemente dile lo que sientes. Si sientes enojo porque sientes que no te ha ayudado, díselo. Si sientes alegría, díselo. Si quieres comentarle un problema, pues dile “mira, tengo este problema. Te lo entrego. Que quieres tú que yo haga para solucionarlo” y escucha la respuesta. Al estar tranquilo puede venir una sensación de paz, de amor, o puede venir tu propio pensamiento con una solución. No esperes “clarines” y “trompetas”. Escucha tu voz interior. Si no “ves” nada en ese momento, está atento, atenta a lo que te digan otros, a lo que escuches en los medios, a lo que ves pues allí puede estar la solución a tu problema. Quizás sientas que no debes hacer nada, entonces has precisamente eso, pero asegúrate que la respuesta que viene de verdad te sirva para solucionar tu problema. Como puedes ver, si no estás acostumbrado a este tipo de conversación deberás practicar hasta volverte un experto o experta.

Tu cerebro te va a poner todas las excusas y trabas del mundo para que no lo hagas pues hay una parte de ti que no desea abandonar la situación en la cual te encuentras actualmente, pues inconscientemente piensas que si abandonas lo que has sido, dejarás de existir. Es absurdo pero eso ocurre en nuestra mente subconsciente. Por eso muchas veces no reaccionamos aunque nos duelan las situaciones y no hacemos nada por cambiarlas.

Para que puedas mejorar la comunicación te recomiendo hacer algo muy importante. No tengas miedo ni vergüenza y cuéntale a Dios todo lo más grave de lo más grave que tengas en tu vida. Sincérate con él. Mira, yo personalmente le he dicho que no le tengo fe, y que soy un interesado y que solo lo busco cuando estoy en problemas, que no le tengo amor porque no me lo enseñaron y que también he hecho eso con las personas, que he sido deshonesto, ladrón, mentiroso, hipócrita, egoísta, altivo, patán, etc., etc., etc., y un laaaaargooo etc. de mis defectos de carácter. Eso te servirá para limpiar tu corazón, te liberará de mucha carga emocional que traes durante toda tu vida por todas esas emociones represadas dentro de tu corazón.

Si haces esto, limpiarás tu alma, tu corazón, tu cuerpo, tu mente de toda la carga que te atormenta y no te deja ser como tú eres, un ser lleno de amor y paz para todos, que busca expresión divina. Así podrás sentir muy cerquita a tu Poder Superior, a ese Creador que te ama tanto y sin condiciones. Te darás cuenta que Dios no te perdona pues no tiene necesidad de hacerlo ya que él no juzga. El que perdona es el que se ha juzgado a sí mismo y Dios es Amor no juicio y mucho menos auto juicio. El amor que Dios siente por ti está garantizado y no está restringido si haces o cumples con ciertas cosas como te lo enseñaron. No tengas miedo que él simplemente ha tomado la decisión de amarte, pues tú eres su hijo el bien amado, la bien amada.

Otro proceso que ayuda mucho es confiar en una persona a la cual le puedas contar todos tus errores de carácter. Pero debe ser una persona que esté dispuesta a escucharte y no juzgarte, que ella misma haga este proceso contigo y se libere de toda esa carga que por años ha estado llevando y sin necesidad. Es una terapia emocional la cual te llevará por un sendero de libertad pues ya no tienes que ocultarte ante nadie y te sentirás merecedor de todo el Amor que tu Creador ha querido siempre darte.

Y como recomendación final, si tu figura paterna no te dio muy buen ejemplo o no recuerdas mucho amor de parte de tu padre, entonces no asocies a tu Poder Superior con un padre, pues inconscientemente estarás rechazándolo. Puedes usar una figura como amigo y tratarlo como tal, o asociarlo con la figura de tu abuelo, madre, tío, es decir alguien muy especial y que te recuerde el Amor con el que llegaste al mundo. Personalmente uso mi propia figura, pues desde muy niño recuerdo que hablaba mucho conmigo al espejo y me cuestionaba ciertas cosas de “adulto” como por ejemplo, ¿quién soy?, ¿existo?, ¿quién me hizo?, ¿por qué estoy aquí? Y entonces debido a mi comunicación conmigo hoy en día concibo a Dios dentro de mí como un “Gabriel” divino que está unido a mí y que quiere lo mejor para mí, y que desea que ame todo lo que más pueda a los demás y les entregue lo mejor. Esto me ayuda a acercarme a él con toda confianza y decirle lo que siento, lo que espero y lo que le entrego para que me ayude a corregir.

Como te prometí en la entrada anterior, te pongo el enlace del audio de meditación, el cual puedes usar para agradecer o desahogarte. El audio fue creado por el Investigador Víctor Giordani, el cual lo comparte con mucho amor con toda persona que esté dispuesta a sanar su corazón y a vivir en bienestar y que ya se haya cansado de vivir a medias.


Regalos
Comparte:

lunes, 2 de agosto de 2010

La consciencia propia o auto consciencia

Una de las cosas a tener en cuenta en el proceso de liberación emocional es la auto consciencia o consciencia propia. Es simplemente estar enfocado en uno mismo. Normalmente cuando hablamos de enfocarnos en nosotros mismos, nos sentimos juzgados o generamos un sentimiento de juicio externo que nos acusa de egoístas por solo pensar en nosotros.

Pero aclaremos este tema de una vez. Si tú no estás bien, no puedes actuar bien con los demás. Entonces si no actúas bien con los demás eres una persona que no es parte de la solución sino que es el problema en sí. Comprendes? Solo vas a dar lo que tienes. Si no sabes que es el amor a ti mismo, como puedes decir que sientes amor hacia tus hijos, pareja, familia, amigos, trabajo, etc.?

Ya sé que me dirás que sientes amor porque tienes un sentimiento muy lindo hacia tu pareja o hijos. Pero aclaremos algo, el amor no es un sentimiento. Es una elección. Si el amor fuera un sentimiento y sintieras amor por ti mismo, incluso te excitarías viéndote en el espejo, “sentirías” ese algo que dices también por ti. Pero si observas, te miras y dices “no me gusta esto”, “tengo esto que me molesta”, “si tuviera el dinero en este momento me operaria esto o lo otro.”

Crees que eso es sentir amor por uno mismo? Sé que es duro aceptar muchas cosas, pero si no hacemos conciencia propia, estaremos “aprendiendo” al leer este tipo de información pero no viviendo la información. Qué es más provechoso, conocer o experimentar?

De eso precisamente va a tratar esta entrada. Cuantas veces no leemos esto y decimos “que buena información! Sería muy provechoso para x o y persona! Se lo voy a enviar a ver si cambia!”

Te sientes identificada o identificado con esas expresiones? Si así es, simplemente es que tienes consciencia de los demás pero no de ti mismo o misma. Y te aseguro que por más que tú quieras cambiar una persona no podrás hacerlo. A la única persona que tienes que cambiar es a ti mismo o a ti misma. Eres la única persona que puede hacer algo por ti misma.

La inconsciencia propia es tan grave que muchas veces vamos a comer algo y no tienen la bebida que nos gusta o que siempre tomamos. Nos quedamos un rato pensando en la lista que nos dan y al final pedimos lo mismo que nuestro acompañante. Crees que una persona que no puede tomar una decisión tan simple como elegir una bebida necesita ayuda?

Al parecer eso no es grave por sí mismo, pero en realidad eso es un reflejo de cómo manejas tu vida. Es una pequeña muestra de cómo tu cerebro está “acostumbrado” a no elegir y no elegir también es una elección que puede llevar consecuencias  negativas o positivas. En otras palabras, dejamos que nuestra vida pase y siga un curso aleatorio. De allí que hablamos que no tenemos control y que nuestra vida se mueve sobre la buena o la mala suerte. Hablamos de destino, de Dios y terminamos culpado a otros por nuestra incapacidad de elección.

Pero entonces como podemos llegar a tener consciencia propia?

El primer paso es aceptar nuestra incapacidad. Nuestra mente la hemos dejado tanto a la reacción que parece como si tuviera vida propia e hiciera lo que quiere con nosotros. Para darte un ejemplo. Si vas viajando en un autobús a otra ciudad, cuantas veces no “ayudas” a frenar el vehículo con tu cuerpo tensionándolo para que no se ruede en un abismo? Cuantas veces no te has “matado”, porque la puerta del vehículo en el que vas se abre y te sales del auto, sufriendo un accidente? Cuantas veces en el día no mantenemos “peleando” con el tráfico? O “peleando” con los semáforos? Crees que una persona que “pelea” con una señal de transito es normal y no necesita ayuda? Cuantas veces no peleas con un computador porque no hace lo que tu requieres o con el tiempo que necesitas? Crees que el computador se siente bien o mal por lo que le dices? Cuantas veces no te has ganado la lotería y la has compartido con tus seres queridos?

Asumamos que un ser querido no hace lo que tú quieres y te visualizas muriéndote o que te pasa algo para que esa persona se preocupe y sienta dolor a ver si se da cuenta de cuanta falta le harás? Has notado cuantas veces tu mente te ha suicidado? También cuando un automóvil te adelanta, lo primero que dices es “este ya se va a matar!” y sientes enojo porque otro fue más rápido que tú. Observa como tu mente ha “matado” a otros.

O cuando vas caminando y lo haces rápidamente adelantando personas, “compitiendo” con ellas y te sientes ganador porque caminas más rápido que ellas y ganaste! Pero esas personas no saben que estás compitiendo contra ellas. Te ha pasado ese tipo de situaciones? O eso solo ocurre bien lejos de tu ciudad muy lejos de la tuya o quizás en otro planeta pero no te pasa a ti? ;)

Y donde ocurre todo esto? En tu mente. Cuantificando el sufrimiento, el 90% ocurre en nuestra mente y el 10% son pequeñas cosas que han pasado, pero nuestra mente nos hace creer que siguen allí. Es por eso que algo que consideraste dañino para ti, ocurrió hace más de un mes y tu mente sigue haciéndote sentir las emociones destructivas de venganza, rabia, odio, celos, envidia, etc., pues las emociones se producen por los pensamientos y esas emociones te llevan a actuar y ya conoces los resultados de tu vida.

Bueno, todo eso que ocurre se le conoce con el nombre de Neurosis que no es otra cosa que un trastorno mental que distorsiona el pensamiento racional y el funcionamiento a nivel social, familiar y laboral. Todos estamos enfermos de Neurosis. Algunos la tenemos crónica. Otros la tenemos más leve. Pero para “curarnos” de esta enfermedad, el primer paso es reconocerla. Si persistimos en la negación de ella no podemos hacer nada por nosotros mismos y seguiremos quejándonos y culpando a otros por lo que nos sucede.

Te has dado cuenta que mientras miras los errores de otros, los tuyos siguen allí cómodamente, perjudicándote y alimentando emociones más destructivas?

Por eso la auto consciencia es de suprema importancia para tu sanación en todos los aspectos de tu vida.  Para que puedas retomar el control de tus emociones y de tu vida. Si ya estás cansado de vivir a medias, en sufrimiento, en angustia, en desesperanza, desconfiando de todo y de todos, creyendo que la humanidad conspira contra ti y que todo te hace daño.

Si has estado leyendo este blog, te has dado cuenta que la vida conspira pero a tu favor. Todo está hecho para que disfrutes y celebres la vida, pero mientras sigas pensando que tu estas bien y que el mundo está mal, no vas a poder liberarte de la prisión mental de malestar en la que te encuentras.

En la próxima entrada estaremos viendo otra herramienta que nos ayudara en el proceso de retomar nuestra Poder Interior o Autopoder.
Comparte:

jueves, 22 de julio de 2010

Conociéndome, conociéndote

Espero que el ejercicio anterior te haya ayudado mucho a integrar esas partes que te han mantenido en un descontrol emocional. Si has realizado el ejercicio a consciencia, notarás un sentimiento de bienestar y poder que ha regresado. Habrás recordado la emoción con la que llegaste. Te recomiendo que lo realices periódicamente para que sientas cada vez más como tu Poder Secreto o Autopoder que en realidad es la Vida misma o Dios buscando expresión en ti, pueda ayudarte en todo lo que te propongas.

Para complementar el tema de la entrada anterior, te comparto un excelente libro que te conducirá a un ejercicio mucho más práctico titulado CONOCIENDOME, CONOCIENDOTE del Psicoterapeuta Víctor Giordani.

Léelo, haz los ejercicios que se plantean en él y sorpréndete con lo que descubrirás en ti.

Para descargarlo (documento en formato PDF) presiona clic aquí.

Te deseo un excelente día lleno de mucho amor para ti y las personas que te rodean.
Comparte:

miércoles, 14 de julio de 2010

Rescatando tu Niña, Niño Interior

Bueno, asumiendo que hiciste los dos ejercicios pasados, el primero conseguir una foto tuya de niño y recordarte como eras, y segundo recordar la sensación de seguridad con la que llegaste a este mundo y el apoyo de tu creador, vamos a realizar otro ejercicio interesante.

Solamente te advierto que si no hiciste el ejercicio anterior, este no te va a servir para nada en lograr una integración emocional con conflictos que has tenido en el pasado. Entonces por favor vuelve y lee la entrada anterior. Si ese no es tu caso, prosigamos…

La idea es que tengas papel y lápiz a la mano, es un ejercicio muy similar al de la libreta de Kaizen, que vimos en entradas anteriores. Solo que esta vez vamos a dejar fluir los pensamientos que te están manteniendo en temor, duda, incertidumbre, desconfianza hacia tu vida y hacia los demás. Por favor mientras realices este ejercicio que no sobra decir que debes hacerlo a solas y sin que nada ni nadie puedan interrumpirte, no cruces las manos ni las piernas, pues cuando haces eso, es un acto reflejo, algo inconsciente en el cual no estás receptivo a nada nuevo.

Cierra los ojos e imagina que estás en un hermoso paisaje, puede ser el mar, el bosque, una pradera, o cualquiera que se te venga a tu pantalla mental. No dudes sobre lo que estés viendo. Normalmente no damos valor a la visión que tenemos y esperamos que sea como otro lo ha descrito. Cuando cierres los ojos, presta atención a la visión que te llegue pues te aseguro que es tu cerebro generando información y dejando salir todo lo que tienes en tu inconsciente.

Observa en ese paisaje como los pájaros cantan, otros animales vienen y se acercan a ti. Recuerda muy bien las emociones y deja que fluyan, no las juzgues si están bien o mal. Todo lo que ocurre en ese momento es perfecto y eres tú, así que acéptalo y ve escribiendo en el papel que sientes y que ves. Si sientes llanto déjalo fluir y no te preguntes por qué, simplemente permítete llorar y date ese espacio de tiempo y emoción que fluye en ti en este momento.

Observa como la naturaleza va ayudándote a crear una cuna para un bebe, y como los rayos del sol acarician tu piel. ¿Qué sientes? ¿Frio, calor?. ¿Cómo están tus pies? ¿Sientes dolor en alguna parte del cuerpo? Todo eso anótalo en el papel. Luego observa a tu lado izquierdo una cueva oscura o un sitio oscuro. No puedes ver nada. Quizás ese sitio te produzca temor, pero escuchas un llanto de un bebé. No tengas miedo, se valiente y entra en ese lugar oscuro.

Observa como tu Creador aparece en ese instante y te sonríe. Te toma de la mano y te ayuda a entrar en ese sitio. Sigue el llanto. Tu Creador está acompañándote. Llega donde está el bebé que en realidad eres tú misma, tú mismo, y abrázalo con mucha ternura, con mucho amor. Dile cuanto lo amas y perdónate por dejarlo abandonado y no prestarle atención.

Ahora sal de ese sitio oscuro. Sigue caminando con tu hermoso bebé en tus brazos y entrégaselo a tu Creador. Observa como Él sonríe y se siente orgulloso de ti por tu valor al encontrarlo y traerlo de regreso a Él. Mira como Él lo toma en sus brazos y lo besa. Lo acuesta en la cuna que la naturaleza te ayudo a construir con amor. Ahora ya sabes que ese bebé está a salvo para siempre en Su Presencia. Prométele a ese bebé que en realidad eres tú mismo, tú misma, que jamás estará solo, sola. Que siempre regresarás a ese lugar a visitarlo y darle el amor que nadie le había entregado.

¿Cómo te sientes? ¿Cansada, cansado, Feliz, triste?

En realidad lo que acabas de hacer es mover energías acumuladas del pasado, en forma de emociones. Estas energías se formaron por situaciones de carencias de amor que no supieron darte en el pasado, pero que ahora estás aprendiendo a atender. Debido a esto es que estamos en relaciones conflictivas, mendigando un poco de amor y pagando un precio alto de golpes e insultos de parte de otras personas igualmente enfermas en su corazón por carencias de afecto. También este tipo de emociones es la que te mantiene ganando un sueldo miserable porque interiormente piensas que no mereces o no puedes ganar más de allí y que no vales lo suficiente como para buscar algo nuevo y mejor.

Adicionalmente este tipo de emociones sin liberar es lo que con el tiempo produce cáncer o cualquier enfermedad terminal. Por si no lo sabías, todos tenemos en nuestro cuerpo los componentes necesarios para curar cualquier enfermedad o desarrollar cualquier enfermedad. ¿O pensabas que las enfermedades eran como la lotería?

Investiga cómo ha sido la vida de un paciente terminal. ¿Cómo eran sus relaciones familiares, personales, laborales? Te sorprenderás con las coincidencias de patrones emocionales destructivos.

Hasta aquí lo que hemos realizado con este ejercicio es recordar el valor con el que llegamos y sanar las posibles carencias de afecto que por alguna razón pudimos haber sentido o mal interpretado de nuestros tutores en el pasado. Recuerda, lo que te dieron era lo único y mejor que podían darte. Nadie puede dar odio si solo ha experimentado el amor. Y tampoco nadie puede dar amor si en su pasado tuvo una vida llena de dolor y sufrimiento. La única forma de dar amor si alguien ha sido maltratado es interrumpir esos patrones emocionales como lo estás haciendo tú en este momento.

En la próxima entrada seguiremos otro ejercicio que te permitirá un acercamiento mayor contigo mismo y esa parte atrapada en el pasado de dolor y sufrimiento. Envíame tus comentario sobre esta experiencia y si tienes preguntas por favor también escríbeme. Recuerda que para lograr la maestría en algo debes repetirlo hasta hacerlo un hábito. Haz lo mismo con este ejercicio y con todos los que he publicado en el Blog Autopoder.

Te deseo una vida llena de éxito, abundancia, paz, prosperidad, amor, salud y que el amor de tu Creador lo puedas sentir siempre a tu lado.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner