Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta éxito. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta éxito. Mostrar todas las entradas

lunes, 28 de noviembre de 2016

jueves, 16 de septiembre de 2010

Comunicándole a tu Poder Superior tus deseos

Antes de entrar en este tema, quiero disculparme por anticipado con todos aquellos que voy a “descobijar” en esta entrada. De todo corazón no es mi intención ofender, herir, lastimar, dañar, atentar contra las creencias de ninguna persona u organización. Por eso protejo el anonimato de personas u organizaciones y no coloco títulos o etiquetas directos. Como recomendación, también te pido el favor no tomes lo que escribo aquí para otros. Tómalo para ti y tu cambio personal.

Haciendo esta aclaración voy a tocar un tema con el cual muchas personas, por no decir la mayoría hemos tenido un problema y es debido a nuestros defectos de carácter que seguiremos viendo en las próximas entradas. En esta oportunidad el problema tiene que ver con el Dinero.

Mucho se ha dicho sobre el tema. Cosas positivas y cosas negativas. Lamentablemente las cosas negativas han sido predominantes y cómo has aprendido si has estado siguiendo este Blog, tus ideas o creencias sobre algo, generan emociones que al final controlarán tus acciones. Tú misma, tú mismo has sentido la maravillosa sensación de recibir dinero, y quizás en la gran parte de ocasiones otra hermosa e indescriptible sensación al gastarlo. Pero al final te quedas con las emociones que te han dicho otros respecto al dinero. Y sientes al final culpa y luego la vergonzosa sensación de no tener el suficiente nuevamente.

En mi experiencia personal, resumiendo mis últimos seis años, los dos primeros comencé a hacerme preguntas sobre si la vida era levantarse, bañarse, desayunar, trabajar 8 a 10 horas, regresar a casa, ver TV, acostarme a dormir, y así al día siguiente repetir el ciclo infinito de esclavitud mental y física al cual estaba sometido (por voluntad propia) en ese momento.

En medio de mi desespero llego cierta información sobre cómo respondía la materia del Universo a nuestras acciones a nivel de partículas mínimas, o lo que se conoce mejor como Mecánica o Física Cuántica. Al tiempo conocí el famoso DVD The Secret o El Secreto que hablaba de una famosa Ley de Atracción, la cual con tus pensamientos podías llegar a recibir todo lo que tu corazón requería, en otras palabras “Pide y Recibirás”.

Los dos siguientes años fueron muy difíciles pues mi mente comenzó a ver lo negativo de todo. Por ejemplo que trabajaba mucho, que estaba haciendo a otros rico y yo no lo era, y a esto se sumaba las palabras de familiares “pedaleándome” que me estaban explotando donde laboraba. Esto generó mucho más malestar en mí, al grado de resentirme con mi jefe y con lo que hacía y lógicamente desmejorando mi producción.

Al entrar en el último par de años, se me presentó una oportunidad laboral en la cual ganaría 2 veces lo que estaba ganando. Por obvias razones renuncié a mi trabajo y tome el nuevo y sentí que por fin se cumplía el dicho “Pide y Recibirás”, pues no solo ganaba el doble sino que también recibía buenos incentivos extras por trabajos realizados. Como era lógico mi antiguo jefe me dijo “que tuviera cuidado”, que la única religión… perdón que la única empresa verdadera era esta y bla bla bla, que imagino ya habrás escuchado muchas veces como otros te meten miedo para manipularte y controlar tu voluntad.

Fue en este nuevo trabajo que comencé a comprender mi valor y que todo, es decir cualquier cosa la podía realizar, pues como llegó a decir mi nuevo jefe, comparándome con un grupo de trabajadores de una empresa que le realizaban desarrollos a él, yo era un equipo de trabajo en un solo hombre y que ellos tardaban mucho, mientras que yo lo realizaba en menos de una semana.

WOW… nunca me habían dicho eso y ¿adivina quien comenzó a interponerse en esos comentarios tan positivos sobre mi trabajo? Adivinaste!!! Mi cerebro. Pero con el tiempo me hice consciente del tema pero me faltaba darme cuenta de algo más que pagaría con mucho dolor.

La empresa para la cual trabajaba ahora se vio envuelta en un lío jurídico por malas decisiones de los dueños y entonces quedé sin trabajo. Ocurrió lo que más temía en mi vida y ahora con una niña pequeña, que era lo más preocupante. Y entonces salí desesperado a colocar hojas de vida, a buscar oportunidades, a tocar desesperadamente en todas partes y las puertas que antes se estaban abriendo se cerraron totalmente, al grado que me toco dejar muchas cosas materiales y perder otras.

Todo esto hacia que cada noche me sentara en la cama y le pidiera a mi Padre Dios que me ayudara. Con lágrimas en los ojos le pedía respuestas y esperaba que sonaran los “clarines y trompetas” con el ángel anunciándome “DIOS DICE QUE TE VAYAS POR EL CAMINO DEL CENTRO” o que llegara un ángel, vestido de traje con una maleta y mil millones de pesos a decirme “aquí te envía papá Dios y dice que te ama mucho.”

Pero nada de eso ocurrió. Solo entonces al tocar una noche el dolor a mi corazón me sinceré con mi Amigo Dios y le dije que no lo amaba y que lo buscaba solo por interés y le comencé a decir lo más bajo de lo más bajo que soy yo y me liberé de toda la carga emocional como explicaba en la entrada anterior.

Después de eso mi mente se aclaró y con los días me comencé a sentir acompañado, a ver que la situación era muy crítica pero a pesar de eso, siempre venían los regalos de amor para mí. Incluso también llegué a ayudar a una señora que no tenía para pagar el arrendo y esa noche dormiría en la calle.

Fue allí cuando comprendí que no debo valorar el Dinero, por encima de mí. Yo soy el que atrae al dinero con mis actitudes y entre más desesperado este por el Dinero más se alejará de mí. Por eso cuando haces una obra recibes más pues dejas un vacío que se llena con el amor que enviaste a otra persona y le das sin interés de recibir algo a cambio.

Una noche de tantas, ya calmado pues había comenzado a tener más confianza con mi amigo Dios y ya había entendido muchas cosas sobre el diálogo entre ambos, le dije “querido amigo Dios, yo sé que tú no das dinero, pues si así fuera nadie en este planeta viviría en escasez. No te voy a pedir mil millones de pesos, ni tampoco el ángel vestido de traje con la maletita. Entiendo que ya me has dado y quieres siempre darme la abundancia. Pero si te voy a pedir algo, y es dime que estoy haciendo para no recibir el dinero que quiero para disfrutar y celebrar la vida pues sé que me lo merezco. Dame claridad para entender y reconocer tu idioma”, y me fui a dormir.

Fue asombroso, al otro día mi papá me dijo algo que me asombro, en la tarde recibí un email con una respuesta sobre el tema y mi esposa me decía algo que ya no podía ser tanta coincidencia. Y en la noche medité todo lo que había ocurrido. Me asombré con la respuesta de mi Amigo que para resumírtela y colocarla en términos coloquiales dice algo como esto:

“Mi amor, te di un talento. No te hagas wey (me corrigen mis amados hermano Mexicanos si lo digo bien o mal, y yo le agrego el “bon”).  Te di un talento y no cobras. Y si cobras, es bien poquito, así que si no tienes dinero no es mi culpa. No llores en la noche reclamándome algo. No culpes a nadie por tu propio error. Esto incluye al gobierno, jefes, amigos, vecinos. Siempre te estoy enviando oportunidades y no las aprovechas.”

Entonces mi mente comenzó a generar una pregunta muy clásica “¿y si se va el cliente que me quiere pagar aunque sea poquito?” Y nuevamente me vino una respuesta muy interesante la cual con los días me di cuenta de su veracidad.

“Si cobras tu trabajo bien, te garantizo que me encargaré de traerte las personas que si tengan dinero y los negocios que te den dinero.”

Aclaro, NO estoy diciendo que Dios me habló con “clarines y trompetas”. Este “dialogo” lo intento transcribir en palabras que puedas entender, pero fueron varios sucesos que para poder explicarlos en términos simples lo traduzco como un dialogo.

Y mira, después de tanto sentir dolor, comencé a ver nuevamente abrir puertas, han salido negocios de donde no esperaba y el dinero me llega de una manera extraña en ocasiones. Ahora recuerdo que cuando era niño yo lavaba los billetes con jabón y los secaba con la plancha de mi madre. Tenía varios hasta que las personas me vieron haciendo eso y me decían “eso es malo. Es ambición y bla bla bla bla”.

Con el tiempo perdí esa costumbre. Hoy en día me replanteo “¿quién dijo que obedeciera esas mentiras y agachara mi cabeza?” “¿renuncio a mis sueños simplemente porque otro dice que son pecaminosos?”

Esas mismas preguntas te hago a ti!

Cuál es tu sueño?
Por qué has renunciado a tu sueño?


Simplemente remota tus sueños y habla con tu Poder Supremo de ellos. No le digas que hacer. Solo entrégale tu sueño y pregúntale que debes hacer para cumplirlo.

Te deseo lo mejor y que te puedas reencontrar nuevamente con tus verdaderos sueños.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner