Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta vender. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta vender. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de junio de 2018

La mejor educación para nuestros hijos



La mejor educación para nuestros hijos Como hemos visto anteriormente, uno de los mejores regalos que les podemos hacer a nuestros hijos y en general a los niños que nos rodean, es el ejemplo.

El ser humano no procesa tan rápido las palabras como las acciones cuando se trata de educar. Por ejemplo si le decimos a un niño que no fume y nosotros lo hacemos, el niño cuando crezca va a realizar por lo general el mismo acto que observó, sobre todo si este viene de una figura importante en su núcleo parental.

Sin embargo respecto a la educación académica, solemos preguntarnos cuál sería la mejor opción para nuestros pequeños.

Algunos padres optan por ingresar a sus hijos a los colegios más exclusivos de la ciudad. Otros no le prestan mucha atención a esto y optan por dejar que su entorno social contribuya a la educación académica del infante.

Y por último algunos que ni siquiera saben que son padres y se olvidan totalmente de sus hijos sin importarles que va a ser de ellos en el futuro.

Si observamos el proceso de la vida, todos nos preparamos desde la infancia para enfrentarnos a la sociedad. Esta preparación está dedicada de forma explícita sobre cómo vamos a manejar nuestra economía.

Con esto me refiero a que el sistema educativo nos prepara para ganar dinero y valernos por nosotros mismos.

En algunos casos o más bien instituciones educativas se le enseña a nuestros hijos a optimizar las finanzas.

Si el objetivo de la educación al final es aprender a trabajar y a generar ganancias sobre nuestro trabajo, entonces cual es el mejor modelo educativo que les podemos dar a nuestros hijos?

Respecto a esto, cuando era niño, en algunas oportunidades hablaba con mi padre sobre la importancia de la educación. Recuerdo que él me llegó a mencionar que mi trabajo por ahora era el de ser estudiante.

Yo le preguntaba por qué siendo mi trabajo, no estaba ganando dinero como él, pues al fin y al cabo ambos estábamos “trabajando”. No recuerdo mucho las respuestas que me daba sobre esto, pero decidí aplicarlo con mi hija.

Honestamente desde que era una bebé he intentado darle gusto a mi hija en todo. Incluso mi esposa me dijo muchas veces que hacer eso no estaba bien. Y en varias oportunidades le escuché decir a ella que los hijos deben ganarse las cosas.

La verdad esta expresión hacía que algo en mí se removiera pues en esos momentos pensaba que al darle todo a mi hija le estaría creando una consciencia de prosperidad.

Se puede decir que una característica buena que tengo es que a pesar del rechazo que tenga sobre alguna idea o creencia, tiempo después, tengo la costumbre de analizarla con cabeza fría en sus pros y contras que pueda representar para mí.

Así pues, pude racionalizar de nuevo la expresión que escuché de mi esposa sobre ganarse las cosas y me di cuenta del gran error que estaba cometiendo con la educación de mi hija.

Afortunadamente me di cuenta a tiempo, y decidí hacer un trato con ella.

En el colegio donde ella ha estudiado desde transición siempre se ha premiado los 5 primeros lugares, respecto al rendimiento académico general, así que le propuse que el 5to puesto le haría a ella ganar un juguete, el 4to puesto dos juguetes, y así hasta llegar al 1er puesto con cinco juguetes.

Esto la motivó tanto, que a partir de allí comenzó a mantenerse entre los 2 primeros puestos.

Sin embargo la niña fue creciendo y como es lógico los juguetes ya van siendo algo normal en su vida. Así que decidí hacer algo más avanzado con ella y fue cambiarle el plan de premios y a su vez subirle la dificultad a los premios.

Para este caso le dije que los juguetes ya no iban más, sino que le iba a dar dinero, a lo cual ella aceptó con más entusiasmo.

Sólo le iba a dar el premio siempre y cuando mínimo estuviera en el segundo puesto (unos $20 USD aproximadamente) y pues le doblaría el valor en el primer puesto.

Bueno a partir de allí ha sido tanto su entusiasmo que su nivel académico no ha bajado y siempre se gana el dinero. Y aproveché la oportunidad para enseñarle 2 importantes cosas básicas para su vida.

La primera es que su cerebro, junto con su esfuerzo y disciplina son los que le dan el dinero. Y segundo que siempre que reciba dinero ahorre una parte de él. Que no se lo gaste todo sino que aprenda a programarse para comprar lo que desea.

Posteriormente mi hija me confesó que en el colegió ganaba dinero extra haciendo dibujos y vendiéndole a compañeros, hasta que esta práctica se prohibió en su colegio.

Sin embargo lo que más me admira es que a pesar de ser aún una niña cercana a la pubertad, es que se reúne con una compañera a planear negocios sobre las plataformas tecnológicas que hay en la actualidad.

Quizás en este momento te estés preguntando si es buena idea hacer esto del dinero con nuestros hijos?

Para responderte a esto te hago una pregunta que tiene que ver con lo que mencionamos al inicio sobre el objetivo de la educación académica en nuestra infancia.

A que se enfrentarán tus hijos en el futuro? No es acaso con el dinero y las decisiones de gastarlo, ahorrarlo e invertirlo?

Estando en edades muy tiernas es lógico que ellos no comprendan mucho el tema del dinero, pero a partir de los 8 o 9 años en adelante ellos ya se encuentran en capacidad de hacer transacciones con el dinero, tales como recibir vueltas, pagar, prestar y cobrar.

Así que te animo mediante esta información a que comiences a planear el futuro de tus hijos y de los pequeños en tu entorno, pues recuerda que dando es como recibes.
Comparte:

lunes, 6 de marzo de 2017

Usando tus cualidades innatas para alcanzar el éxito personal


Usando tus cualidades innatas para alcanzar el éxito personal

Cuando me encontraba en el último semestre de la Universidad un compañero me dio a conocer una información muy inquietante que hablaba sobre el control emocional aplicado a las masas. Esta información me ayudó a despertar en mi muchas preguntas y a cuestionarme cosas que venía haciendo hasta el momento.

Una de las cosas que comencé a aprender a manejar fue el consumismo en mi vida. Según esta información todos tenemos un comprador compulsivo en potencia y al comparar esta información con lo que venía haciendo, obviamente mi punto de vista sobre el consumismo fue pasando de positivo a negativo.

Sin embargo hoy en día puedo ver que por más que intentemos dejar de consumir algo, las cosas no terminan allí. Rápidamente pasamos a consumir otros artículos. Quizás no venga al caso pero esto lo comparo con las adicciones. En mi caso, en el pasado yo fui muy adicto al trabajo. Hoy en día no solo soy adicto al trabajo sino al ejercicio. Esto me ha permitido tener más equilibrio en el tiempo y así poder realizar otras actividades como visitar, compartir, jugar, hablar, etc. y no solo trabajar casi la mayor parte del tiempo.

Siempre que hablamos de consumo, de inmediato se nos viene a la mente la idea de transacciones económicas de por medio. Sin embargo en este momento tú eres consumista de esta información que te estoy entregando en este vídeo. Con esto me refiero a que por naturaleza siempre estamos consumiendo ya sea artículos, información, ideas, etc. y no necesariamente el consumo se realiza mediante un intercambio económico.

Aquí viene lo interesante y es que si nosotros estamos consumiendo, efectivamente hay alguien que nos está vendiendo. Entonces la pregunta importante es, si somos consumidores por naturaleza, también somos vendedores innatos?

La respuesta a esta pregunta es un rotundo SI. Quizás me digas, yo no vendo nada. Me da miedo, me da pena o cualquier impedimento mental que te impongas. Pero te aseguro que todos los días estás vendiendo algo. Esto incluye desde una imagen personal hacia la gente que ves en la calle, hasta tu tiempo que dedicas a realizar labores en el lugar donde trabajas.

Por ejemplo, yo trabajo como ingeniero de desarrollo para una importante empresa multinacional. Aunque no vendo artículos a mi cliente, que viene siendo esta empresa, si les vendo mi tiempo y conocimiento. Ellos son mi cliente ya que suplo unas necesidades tan importantes con “mi artículo de venta”, que ellos me pagan por esta “venta” que les realizo de mi tiempo y conocimiento.

A su vez, mi cliente que consume mis bienes y servicios, vende bienes y servicios al público en general. Comienzas a entender el asunto que todos somos consumidores y vendedores innatos de una u otra forma?

Algo que en cierta ocasión le aprendí a mi amigo y mentor Víctor Giordani es que las ventas son el mejor trabajo del mundo, ya que tú mismo puedes definir la cantidad de dinero que ganas según tus habilidades. Yo a esto, sumado a lo que te acabo de explicar, le añadiría que son el único trabajo del mundo.

Pero viene una pregunta muy importante después de conocer todo esto, y es: si soy un vendedor innato, porque le tengo miedo a las ventas? Para entender esto, debo hablarte de algo que se conoce como el Programa Mental Maestro. Este programa no es más que la receta de instrucciones que nos dice cuánto dinero tener, que pareja escoger, que clase de salud tener, etc. Es decir la guía o manual de procedimientos para vivir ya sea en bienestar o en malestar. Esta receta se forma entre los 5 a 8 primeros años de vida de cada ser humano. Así que la información que tenemos en este periodo, es vital para vivir una vida de bienestar.

Quizás me diga, y si no tuve la mejor información durante esos años? Te tengo una excelente noticia y es que los seres humanos somos programables, es decir podemos re-aprender aquello que buscamos mejorar. Y esto es posible gracias a una herramienta muy poderosa que se conoce como Programación Neurolingüística o por sus siglas PNL. Te recomiendo una mirada al tema Como aplicar la Programación Neurolingüística PNL a tus proyectos

Respecto al terror que le tenemos a las ventas normalmente le agregamos la fe hacia las palabras de otras personas. Con esto me refiero a que si alguien a tu lado intentó vender y fracasó por su miedo nos dice que eso es complicado, nosotros de fieles creyentes abandonamos nuestros esfuerzos de venta por las simples palabras de alguien que no pudo lograrlo o más bien no quiso hacerlo.

Esto me hace recordar la anécdota de una amiga que hace muchos años no se de ella. Ella y su pareja se encontraban en una situación económica muy precaria. El esposo intentaba salir a vender productos y ella con su negatividad le decía “que pena vender”, a lo cual este, a pesar de estar incluso pasando hambre, sentía temor y desistía de salir adelante.

Sin embargo conocí otra persona con la cual trabajé y jamás aceptaba un NO como respuesta. Cuando lo rechazaban, regresaba a los 2 o 3 días sonriendo y saludando. Al final, digamos al cabo de 3 o 4 visitas, finalmente la gente cedía y lo escuchaba y terminaban comprándole el producto que vendía.

Estos dos casos me hacen recordar las palabras del célebre Henry Ford, fundador de la Ford Motors Company: “Si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes, también tienes razón.” Con cuál de estas dos situaciones prefieres vivir de ahora en adelante en tu vida? Espero que esta información te ayude a replantear tu punto de vista sobre el tema de las ventas y dejes de rechazar algo que haces todos los días. Conviértete en la persona que deseas ser a través de las cualidades innatas que todos tenemos.
Comparte:

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2018. Con tecnología de Blogger.

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner