Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

Mostrando las entradas con la etiqueta Felicidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Felicidad. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de octubre de 2020

En búsqueda de la felicidad



En búsqueda de la felicidad

Todo el mundo afirma que su objetivo es la felicidad.


Pero también hay que reconocer que somos unos auto saboteadores profesionales.


Muchas veces tenemos la felicidad allí en frente de nosotros y hacemos cosas para alejar esta felicidad.


Luego estamos recordando los buenos tiempos cuando éramos felices y no lo sabíamos.


A pesar de esto, buscamos por diferentes medios llegar a ser felices.


Algunos lo hacemos mediante posesiones materiales, como el dinero, un auto, una casa, una empresa, etc.


Otros buscan la felicidad en el amor, al procurar tener la pareja ideal que los “llene” con mucho cariño.


Quizás para otros la felicidad sea estar sanos y/o ver a las personas que aman, disfrutar de una excelente salud.


El RAE por ejemplo define la felicidad como un estado de grata satisfacción espiritual y física.


Y aquí podemos ir comprendiendo porque buscamos la felicidad al tener salud, dinero y amor, pues estos tres, llenarían estos aspectos espirituales y físicos.


Pero el RAE también define la felicidad como ausencia de inconvenientes o tropiezos.


Irónicamente y en muchos casos, la búsqueda de la felicidad mediante la salud, el dinero y/o el amor, nos puede llevar a conflictos y a encontrar su contrario que es la infelicidad.


Como vimos anteriormente, mediante nuestro sistema nervioso podemos experimentar tanto el placer, como el dolor.


Por muy extraño que parezca la mayoría de personas eligen el dolor.


Y tú te puedes estar preguntando en este momento, ¿por qué alguien haría esto? ¡Seguramente debe estar loco!


Inconscientemente estamos haciendo esto, pues hemos aprendido que sólo lo que conlleva esfuerzo, trabajo y sacrificio, incluido el dolor es digno de valorarse.


Es decir que a mayor esfuerzo y dolor que hayamos tenido que pasar, más orgullosos nos sentiremos de haberlo logrado.


O sino mira por ejemplo el caso que ocurre con los deportes.


Supongamos que eres amante del fútbol y tu equipo favorito está participando en un torneo importante.


Si este llega a ser campeón, pasando por encima de todos los rivales con derrotas humillantes, te sentirás bien, orgullo de tu buen equipo.


Pero no será la misma felicidad o satisfacción, si el triunfo fue ante rivales que dejaron su alma en la cancha y se la pusieron casi que imposible a tu equipo para ganar.


Otro caso es el de las relaciones platónicas o también los amores prohibidos.


Yo he visto como personas que se anhelaban, cuando era prohibido, en el momento en que tienen libertad para elegir, automáticamente se acaba la pasión.


En fin, estos ejemplos de lucha nos encantan porque nos hacen ver posible que nosotros, a pesar de las dificultades, también podemos lograrlo.


A través de estos años de investigaciones y laboratorios sobre las emociones y el pensamiento humano, he podido concluir que los epicúreos fueron los que “dieron en el clavo” en este aspecto.


Los epicúreos probablemente han sido las personas mas inteligentes que han pisado este planeta.


Seguían las enseñanzas de Epicuro de Samos, un filósofo griego del siglo IV a.C.


Este proponía la búsqueda de la felicidad, mediante la búsqueda de placeres inteligentes, la ataraxia (que es vivir totalmente tranquilo), y las buenas relaciones con todos sus semejantes.


¿O acaso no te parece inteligente vivir de esa forma, en bienestar total donde disfrutas de todo lo que te rodea?


Lamentablemente nosotros no solo vemos el placer como pecado, sino que también lo asociamos a este.


Y no nos basta con esto, sino que buscamos “placeres” que nos perjudican.


¿O dime de qué manera un “placer” como fumar puede ayudar a una persona alcanzar la felicidad?


Tomar en exceso, fumar, comer en extremo, ejercitarnos hasta sufrir lesiones, por más que nos guste, no son placeres.


Si le preguntas al alguien, por ejemplo, por qué fuma, apuesta su dinero o extralimita sus actividades, si eso lo perjudica, no te sabrá responder.


Las diversiones y/o placeres no son malos. El problema está en los extremos.


Por eso existe un viejo dicho que reza: “Ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”.


Y aquí debemos hacer una aclaración respecto al bienestar.


Existe una gran diferencia entre buscar la comodidad y buscar el facilismo.


El facilismo es obtener las cosas a razón de nada, porque si, solo por cuota, sin tener talento o trabajo previo.


Siendote sincero, nada en esta vida te va a llegar frotando una lámpara.


Ni tampoco va a llegar un angelito vestido de traje y con la maleta del millón de dólares a decirte, “toma y se feliz”.


Para vivir en bienestar requieres trabajo y es un trabajo inteligente, como la búsqueda de placeres inteligentes que propone el epicureísmo.


Pero a los seres humanos nos encanta complicarnos la vida. Esto al parecer lo llevamos en nuestro ADN.


Por eso quizás me gusta tanto el postulado científico conocido como la Navaja de Ockham.


Este fue un concepto metodológico y filosófico que se le atribuye al fraile Guillermo de Ockham.


Este dice palabras simples: “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”.


Para entenderlo mejor, imagina que tienes un problema a resolver.


Pero también existen múltiples soluciones, entonces la solución más acertada será la más simple de todas.


En condiciones normales, nosotros vamos de un lado a otro, damos explicaciones, justificaciones y al final optamos por lo difícil.


Así que quiero animarte mediante esta información a buscar la felicidad que ya tienes en frente tuyo.


¿Qué estás esperando para ser feliz? ¿Sacarte la lotería, ir al cielo o un milagro?


La vida es aquí y ahora. Ser feliz es tu obligación pues para eso el mundo te está dando todos los días, agua, alimento, caricias, besos y amistad.

Comparte:

lunes, 22 de junio de 2020

El origen de la felicidad



El origen de la felicidad Yo creo que no solamente los seres humanos buscamos la felicidad, sino que estamos diseñada para ella.

Esto lo podemos comprobar mediante nuestro sistema nervioso que nos permite experimentar sensaciones, olores, sabores, colores, etc, de forma placentera.

Nuestro sistema nervioso también nos permite experimentar el dolor y cosas desagradables.

Sin embargo, ya sea que se trate de experimentar placer o dolor, depende mucho de nuestro enfoque y el sistema de creencias que tengamos formado desde nuestra infancia.

Como vimos anteriormente en la entrada LA GRATITUD COMO HERRAMIENTA DE ABUNDANCIA Y BIENESTAR EN TU VIDA, aun en medio del desespero por la situación que estaba pasando, pude darme cuenta del bienestar que constantemente la vida nos está entregando.

Lamentablemente no sé de donde sacamos la idea que la felicidad proviene de tener u obtener cosas.

Por ejemplo, muchos se sienten “felices” con el amor de sus sueños acompañándolos.

Y cuando por alguna razón llegan a perderlo, entonces viene la desilusión, el desamor y por supuesto el sufrimiento y dolor emocional que nos amarga la vida.

Lo mismo ocurre con los objetos materiales que tanto deseamos y nos costó mucho conseguir.

También cuando tenemos el trabajo de nuestros sueños, y nos aferramos con uñas y dientes a este porque nos trae la “paz y la felicidad”.

O lo que es peor, cuando encontramos a un amigo(a) y lo hacemos el centro de nuestras vidas.

Posteriormente si este(a) se ausenta por alguna razón nos sentimos traicionados e infelices por el resto de nuestras vidas.

Debido a esta asociación es que, por regla general, la humanidad piensa que la felicidad viene hacia nosotros.

En realidad, la felicidad es una aceptación, un proceso interno con el cual se viene desde el útero materno.

O sino mira cuan felices son los niños antes de los 5 a 8 primeros años de vida, antes que su estructura personal se vaya formando por su entorno.

Para ellos cualquier cosa los hace felices.

Recuerdo que cuando mi hija comenzó a caminar, lo que más llamaba la atención de ella era el brillo de sus ojitos.

Y sobre todo la alegría que sentía andando por las calles con sus manos sueltas casi que bailando al ritmo de sus pasos.

La mayoría de niños cuando llegan a la preadolescencia “abandonan” esta felicidad y modo de ver la vida, pues comienzan a ver los límites sociales.

Los gritos, peleas, celos, envidias y todo tipo de conductas copiadas de su entorno les han “lavado” el cerebro con los “no puedo”.

Aquí ya se han formado parte de sus creencias limitantes que van compartiendo con su círculo social.

Y comienzan a reforzar las creencias que poco a poco los volverán adultos fríos, serios, “responsables” y amargados que esperan que algo externo los lleve a la felicidad.

La felicidad no es cosa exclusiva de algunos.

Es algo que tú ya tienes y el truco para sentirlo es apreciar los “pequeños” detalles que te está dando la vida.

En realidad, no son pequeños los detalles que recibes, sino que te ha acostumbrado tanto a verlos cada día que tu cerebro prácticamente los está ignorando.

Es por eso que los niños pequeños son tan felices pues para ellos todo es nuevo y por eso lo disfrutan.

Así pues, quiero animarte mediante esta información a enfocarte en todo el bien que el Universo quiere darte en cada instante.

La Vida esta llena de cosas que según tu interpretación pueden ser buena o malas.

De tu enfoque en el bienestar o malestar dependerá la calidad de vida que tengas pues aquello que le das importancia es lo que más obtendrás.
Comparte:

lunes, 30 de marzo de 2020

Aprendiendo sobre la dureza de la vida



Aprendiendo sobre la dureza de la vida Estoy seguro que no te ha pasado solo a ti, sino a muchas personas que te rodean hechos en los cuales sus vidas cambian para mal.

Ninguna persona se puede escapar de esto, salvo que haya tenido una educación emocional optima.

Y como hemos visto en este blog, la verdad hasta el momento no he conocido un ser humano sano emocionalmente.

Todos estamos enfermos y esto está comprobado con lo que define la psicología como los factores de personalidad.

Puedes ver mayor información sobre esto en el tema ESTRUCTURAS DE LA PERSONALIDAD.

Este común denominador hace que nos preguntemos, si tenemos todo para vivir en bienestar, si la Vida misma nos da todo lo necesario para subsistir, ¿por qué insistimos tanto en buscar el dolor?

Lo curioso de todo esto es que antes de que las cosas se “pongan mal” todo a nuestro alrededor nos da señales de que cambiemos nuestro rumbo antes de que sea demasiado tarde.

Por ejemplo, personas cercanas nos pueden hablar de algo que nos puede estar pasando sin siquiera haberles hablado de lo que estamos vivenciando.

La misma música nos puede dar información mediante sus letras.

Hasta en películas podemos ver información que tiene que ver con nosotros, pero por alguna extraña razón pensamos que es coincidencia o que es normal y no tiene nada que ver con nosotros.

Personalmente antes de mi crisis los mensajes llegaban por montones, pero los ignoraba porque no eran para mí.

Yo tenía mi objetivo claro y por el hecho de pensar positivamente todo me iba a salir bien.

Al menos esa era mi creencia.

Y no solo eso. Hasta la fecha se me han presentado mensajes que aun omito a pesar de estar alerta con esto.

Luego han salido los problemas y finalmente no se puede evitar la pregunta: “¿por qué a mí?”

El hecho es que todos, después de un fracaso allí si pensamos en solucionar, reparar o intentar retomar lo que antes funcionaba.

Al menos muchos de nosotros intentamos corregir, reparar o al menos no volver a lo mismo en el futuro.

Pero qué pasa con esas personas que, aunque siempre les ocurra lo mismo, definitivamente ¿vuelve y cometen los mismos errores?

Todo esto hace inevitable que nos preguntemos, “¿será que somos adictos al dolor?”

¿Por qué buscamos el dolor como sea? ¿Para beneficiar a quien o a qué?

Una de las cosas que más me llama la atención de todo lo investigado estos años es ¿por qué, a pesar de haber salido de determinadas crisis y estar bien, buscamos de todas formas meternos la pata para caernos y sufrir?

Las preguntas existenciales que tanto me agobiaban anteriormente sobre quien soy y que hago aquí pasaron al olvido.

Definitivamente la mayor pregunta que tengo en este momento es por qué el ser humano es tan tonto como para buscar el sufrimiento.

El hecho es que por lo general cuando una persona fracasa y sufre, de inmediato busca conectarse con la Fuente de todo.

Esta Fuente está en el interior de cada uno. Algo que nunca le prestamos atención y que constantemente nos está guiando el camino.

Sin embargo, a través de estos años, me he dado cuenta que el ser humano ama el drama.

Al parecer nos gusta autocompadecernos y es por eso que tratamos de buscar inconscientemente por todos los medios padecer así sea en pequeña escala.

Parece absurdo decir que buscamos estar mal, pero te aseguro que cantidades de veces lo has intentado hacer.

Por ejemplo, recuerdas ¿qué hacías cuando niño veías a un pariente enfermarse y ser cuidado con mucha atención?

¿Cuántas veces no anhelaste sentirte enfermo para recibir la misma atención y cuidados?

Añádele a esto los dramas de TV que por tantos años vimos y aprendimos sobre el sufrir para merecer.

Mira yo no te voy a mentir sobre la vida y lo dura que puede ser si se lo permitimos con nuestros pensamientos y acciones.
Tus pensamientos de sufrimiento no solo te afectarán a ti, sino que también afectarán a las personas que te rodean.

Nuestro cerebro es un laboratorio en el cual ensayamos lo que vamos a vivir.

Si constantemente estás enfocado en enfermedad, vejez, muerte y sufrimiento, adivina que estarás viviendo con el tiempo en tu entorno.

Así que te animo mediante esta información a soltar ese papel de víctima que hemos estado jugando durante toda nuestra vida.

A la final, el Universo no le importa si tú estás buscando ser víctima o ser feliz.

Simplemente le importa darte lo que constantemente tengas en tus pensamientos.
Comparte:

lunes, 5 de agosto de 2019

Frases "realistas" sobre el dinero



Frases realistas sobre el dinero Muchas personas piensan que el dinero no hace la felicidad.

Sin embargo, todos somos conscientes que sin dinero no podemos ni avanzar en la vida ni tampoco ayudar a nuestros seres queridos.

Como vimos en el tema anterior, el dinero tal como lo conocemos, es la mejor forma que el ser humano ha encontrado para manejarlo.

Pero si somos conscientes de que lo necesitamos y que es una herramienta que nos ayuda no solo a progresar sino incluso a sentirnos plenos, ¿por qué esa negativa constante de que es malo?

Si ya has seguido este blog por un tiempo, ya sabrás que toda creencia y relación con el tema del dinero proviene de la infancia.

En resumen, si en tu casa cuando eras niño(a), escuchabas este tipo de frases que relacionaron la infelicidad con el dinero, pues es lógico que cuando eres grande no vas a querer tenerlo.

¿Para qué tener algo que te hará infeliz?

Puede que tu digas, pero si la niñez ya pasó, ¿qué tiene que ver esto con mis carencias?

Tienes que tener presente que esto no ocurre en nuestra lógica de adultos.

Este dialogo interno ocurre en nuestra mente subconsciente todo el tiempo, y nos guía de forma sutil a que fracasemos en este tema.

Cabe resaltar que TODO lo que pasa en nuestra vida funciona de esta manera.

No solo con referencia al dinero, sino que la información en nuestros primeros años de vida, afectarán las relaciones que tengamos con nuestra pareja e incluso nuestra salud.

Por ejemplo, en mi caso yo escuchaba constantemente la relación entre la enfermedad y el dinero.

¿Puedes comprender quien va a querer estar enfermo por culpa del dinero?

Es así, cuando somos adultos que al no comprender estas cosas es que vamos soltando frases que disculpan nuestro fracaso por no tener dinero.

Es muy complicado para los seres humanos aceptar que hemos sido engañados.

Es como reconocer que somos estúpidos o carentes de inteligencia.

Para nuestro Ego es imposible aceptar un concepto de este tipo.

Puede que en este momento te preguntes, si es fácil cambiar este dialogo interno que nos perjudica sobre el dinero.

La respuesta es totalmente afirmativa. Pero hay que reconocer que esto no es fácil.

Primero porque no hay nada mas fuerte que una idea en la mente de una persona.

Por ejemplo, una de las primeras entradas que escribí en este blog por allá en el año 2009, intentaba explicar porque no tenemos dinero.

Una persona llegó a comentar en ese texto que yo estaba equivocado y que no sabía nada de la vida.

A pesar de presentarle argumentos sobre las creencias y como estás nos afectan, en la mente de dicha persona esa lógica que le presentaba no servía para nada.

Incluso algunas personas que también comentaron simplemente decían que por ese tipo de pensamiento era que nunca esta persona iba a tener dinero.

Así pues, si en la mente de una persona existe una idea arraigada es casi imposible que pueda cambiar su destino.

Asumiendo que tú quieres dejar dichas ideas e ingresar un nuevo pensamiento que te ayude a mejorar, entonces debes comenzar a hacerte preguntas sobre la valides de tus ideas limitantes.

Por ejemplo, si el dinero no hace la felicidad, ¿entonces la pobreza si te hará feliz?

Todos sabemos que la pobreza es lo más deprimente que existe.

¿Te has imaginado estar enfermo y sin nada de dinero para cuidar tu salud?

Así que, si cuestionas constantemente tus ideas de carencia, estás poco a poco irán perdiendo validez en tu interior.

Como mencioné anteriormente hacer esto no es fácil y puede ser doloroso.

Hasta los zapatos nuevos causan malestar cuando los usas los primeros días.

Otro método y el cual desde mi punto de vista puede ayudar a cambiar creencias es mediante contenido subliminal.

En este canal, ya hace algún tiempo subí un vídeo sobre el tema del dinero.

Muchas personas han reportado que les está funcionando. Sin embargo, te recomiendo antes de verlo mirar Preguntas frecuentes volumen 3 en donde explico un poco más sobre el funcionamiento de este material.

De todas formas, recuerda que el factor humano no es exacto.

Así como a algunos les pueden funcionar las cosas, a otros no.

De hecho, he llegado a escuchar profesionales de psicología decir que esta es una pseudo ciencia.

Ojalá el factor humano fuera predecible pues eso nos ayudaría a solucionar muchos problemas, pero en esos consiste nuestra individualidad.

Así que te animo mediante esta información a no aceptar ideas que están deteniendo tu felicidad.

La Vida, el Universo quieren darte lo mejor y para ello te han dado un sistema nervioso y una inteligencia para sentir placer.
Comparte:

lunes, 11 de marzo de 2019

La importancia de la tolerancia en la felicidad



La importancia de la tolerancia en la felicidad La tolerancia se define como el respeto de opiniones e ideas de las demás personas aunque no coincidan con las de uno.

Lamentablemente no solo rechazamos ideas contrarias a nuestras creencias y paradigmas sino que intentamos convencer a otros de nuestra “verdad”.

Esto es una de las cosas que genera mayor malestar en nuestras vidas pues nos lleva a conflictos innecesarios con terceras personas.

Por lo general nos quejamos que otros quieren interferir en nuestras vidas y opinar sobre esta. Pero que hay de nosotros?

Este tipo de conducta nació precisamente en nuestro entorno familiar.

Si recuerdas, nuestra educación ha sido y sigue siendo basada en la premisa recompensa – castigo.

Si en este momento un niño hace algo fuera de las normas de la casa, es castigado o en otros casos ridiculizado para corregir su camino.

Aclaro que no estoy diciendo que los niños no deben corregirse. Al contrario estoy totalmente de acuerdo que si una persona no tiene una guia a seguir, cualquier destino que tenga lo aceptará.

Como reza el dicho popular: “el que no sabe para donde va, cualquier destino le sirve”.

En cambio si el niño hace algo que va de acuerdo con las creencias generales del hogar entonces se le aplaude y se felicita o se recompensa.

Esto en realidad no esta mal. El problema es que como nunca conocimos otro método y nadie nos habló claro en que consistía, es por eso que intentamos seguir aplicándolo a nuestra vida de adultos.

Vas comprendiendo por qué nos separamos y discriminamos personas con diferentes creencias a las nuestras?

Respecto a esto, hace varios años era precisamente este tipo de situaciones las que me mantenían en constante conflicto con mis parientes y amigos.

Intentaba tener la razón y ganar discusiones. Y no sólo eso. También intentaba convencerlos de que pensaran como yo.

No existe cosa más desgastante que hacer esto, a parte de ser una forma de malgasto de energía física y mental.

Como las cosas no son para siempre, llegó el momento en que me sentí hastiado de esto.

Ya estaba cansado de vivir en conflicto con los demás así que decidí hacer un cambio en mi vida.

Me pregunté si simplemente dejara de hacer eso y me dedicara a vivir mi vida sin tener expectativas de los demás?

Al principio me sentí extraño, como si estuviera omitiendo la responsabilidad de salvar a los demás.

Y sobre todo tenía que ponerle freno a mi lengua para evitar meter mi nariz donde no me habían pedido opinión.

De hecho uno de los primeros ejercicios que comencé a hacer fue ese de evitar mis opiniones así me las hubieran pedido.

Cuando alguien lo hacia, simplemente les decía que no sabría que responderles pues su caso era diferente al mío.

No fue fácil, pues la costumbre en uno, intenta traicionarlo, pero entre más se practique este tipo de cosas, mejor las irás dominando y más discreto te irás volviendo.

De hecho hoy en día, se me hace muy fácil ignorar comentarios mal intencionados gracias a esto.

Hay personas que por ejemplo no les gusta esta información ya sea porque no les conviene o por otros motivos personales.

Sin embargo nunca intento convencerlos de mis ideas o experiencias que he pasado. Esto sólo me sirve a mi y quizás te pueda servir a ti en tu camino.

El año pasado una señora me contacto porque quería “polemizar” sobre estos temas.

La verdad cuando vi su intención de “pelear”, simplemente deje de responderle.

A veces puede uno pasar por grosero, pero por más que te desgastes en intentar convencer a otro, si esa persona tiene una idea, nadie se la sacará de su cabeza.

Fue así como comprobé la famosa frase “quieres ser feliz? O quieres tener la razón?”.

Así que te animo mediante esta información a practicar la tolerancia como forma de vida hacia las creencias de terceros.

No desgastes tu vida, ni desperdicies tu tiempo intentando convencer a otros de vivir en bienestar.

Si realmente quieres ayudar a los que te rodean mejora tu vida para que ellos inconscientemente sigan tu ejemplo.
Comparte:

lunes, 29 de octubre de 2018

El significado de la felicidad



El significado de la felicidad Según el RAE, la felicidad es un estado de grata satisfacción espiritual y física.

Según otras definiciones no oficiales, la felicidad es una emoción que se produce en un ser vivo cuando cree haber alcanzado una meta deseada.

El filósofo Aristóteles dijo que todos estamos de acuerdo en ser felices, pero cuando intentamos aclarar cómo podemos serlo empiezan las discrepancias.

Esto nos hace ver que la felicidad es similar al éxito, es decir que es algo personal.

En otras palabras lo que tú puedes considerar felicidad, no necesariamente lo va a ser para mí.

Por ejemplo, mucha gente afirma que viajar “los hace” felices. Increíblemente para mi viajar no es algo divertido. Más bien es algo incómodo que incluso he llegado a somatizar.

Para mucha gente, la idea de levantarse de madrugada a realizar alguna práctica deportiva es una tortura, pero en mi caso esto es algo que “me trae” mucha felicidad.

A nivel biológico, existen sustancias en nuestro cuerpo que son las responsables del bienestar y de la felicidad.

Con esto me refiero a la dopamina y serotonina, las cuales se han definido como neurotransmisores presentes tanto en animales vertebrados como invertebrados.

Y están muy presentes en eventos que afectan nuestra supervivencia tales como comer, dormir, la sexualidad, etc.

Esta es la razón por la cual podemos llegar a sentir tanto placer y/o felicidad al realizar estas actividades tan comunes y en algunos casos hasta volvernos adictos.

Gran parte de la humanidad ha concluido que la felicidad son pequeños instantes en nuestra vida que van mezclados con momentos de dolor y sufrimiento.

De hecho, uno de los dichos populares más conocidos es “todo tiempo pasado fue mejor”.

Para darte un ejemplo, intenta recordar tu pasado. Piensas que fuiste más feliz hace un par de años, 5 años o hace 10 años?

Cuando me encontraba en la universidad escuchaba en algún momento a algunos compañeros hablando de este tema.

La mayoría de ellos decían que la mejor época en la que vivieron sus momento más felices era cuando estaban en el colegio.

Otros decían que de niños y según las respuestas dadas yo era el único que pensaba que actualmente era muy feliz. Que la mejor época de mi vida la estaba pasando en ese momento.

Algunos argumentaban que la mayoría de mis compañeros tenían que trabajar para pagar sus estudios, y por esa razón sus vidas no eran tan fáciles por las dificultades de cumplir con ambas labores.

En cambio por mi parte, tenía un apoyo económico, ya que contaba con una beca estudiantil.

Sin embargo en los últimos semestres de mi carrera tuve que trabajar y estudiar, y por alguna extraña razón sentía que ese momento era el mejor de mi vida.

Analizando todo esto, la felicidad no depende de que hayas tenido una infancia feliz, el trabajo de tus sueños, la salud o la pareja perfectas.

Eso en realidad no existe pues como siempre me ha enseñado mi señora madre: “el que no cojea de un lado, cojea del otro, pero nadie camina derecho”.

Tú eres el que decide ser feliz o amargado con los eventos que te ocurren en la actualidad.

Por ejemplo pregúntate, no será que en este momento eres feliz y no lo sabes?

Recuerda el dicho que reza “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, el cual hace referencia a la nostalgia del recuerdo.

Qué pasaría si por estar nostálgico por tu pasado, te estás perdiendo la felicidad actual, para luego con los años recordar lo feliz que eras en este instante?

Esto es similar a la admiración que sentimos en mi país por México. Desde mi punto de vista su gente tiene mucho talento artístico, su comida es maravillosa y sus paisajes incomparables.

Sin embargo recientemente me di cuenta que gran parte del pueblo mexicano piensa exactamente lo mismo de Colombia.

Ambas culturas admiramos situaciones externas pero observamos muy poco lo maravilloso que tenemos en frente.

Así que quiero animarte mediante esta información a poner tu mente aquí y ahora para que descubras que posiblemente, en este momento, eres más feliz de lo que crees.

La admiración por las cosas buenas que nos pasaron, no debe impedir que veamos con claridad la felicidad de este instante, pues es el único tiempo que existe.
Comparte:

lunes, 1 de octubre de 2018

El propósito de las relaciones y el amor



El propósito de las relaciones y el amor Desde que somos unos niños sentimos mucha curiosidad por el amor. Esto se debe a que vemos en nuestro entorno a parientes o amigos manifestando afecto mediante besos y caricias.

Cuando llegamos a la pre-adolescencia nos pica más la curiosidad, pues nuestras hormonas comienzan a hacer en esta época su trabajo.

Debido a esto, durante toda nuestra vida tendemos a confundir el amor con las emociones que sentimos.

Y es por eso que vemos personas que han “sufrido” por “culpa” del amor y viven prevenidas expresando que el amor no existe, que es malo, que los que se aman son hipócritas, etc.

Cuantas veces no escuchamos música y hacemos nuestra, la historia de dolor y sufrimiento del cantante?

Estar “enamorado” es maravilloso. Su sensación da más sabor a la vida, pero estas emociones no tienen nada que ver con el amor.

Si quieres conocer realmente la definición te invito a leer la entrada publicada en el 2012 y titulada ENTONCES, QUE ES EL AMOR?

Para hacerte un resumen, el amor es una decisión que tomamos sobre una persona. Las emociones de sentir bonito por una persona son químicos que recorren tu sangre con el único objetivo de preservar la especie.

Por ejemplo digamos que acabas de conocer a una mujer o si eres chica, imagina que acabas de conocer un hombre.

Pongo el ejemplo heterosexual porque es mi condición, pero esto no quiere decir que esté discriminando a nadie.

Comienzas a mirar su cabello, su piel, sus ojos, su figura (en el caso de los hombres miramos la forma de avispa. En el caso de las mujeres miran la espalda ancha y fuerte).

La antropología nos ha ayudado a entender que el hombre busca la forma de avista en la mujer con el objetivo de garantizar que su prole este en un cuerpo sano y seguro.

En el caso de la mujer, al mirar la fortaleza del hombre lo que busca es la protección para ella y sus crías. Que el hombre puede ser capaz de hacerse cargo de ellos y poder conservar la especie.

Cuando nuestro “instinto” determina que dicha persona es apta para procrear con ella, nuestro cuerpo comienza a generar feromonas para crear estímulos en dicha persona.

Es por eso que nos podemos sentir bastante atraídos por una persona que apenas acabamos de conocer.

Sentimos que el pecho se nos vuelve pequeño, quizás respiramos con un poco de dificultad y suspiramos.

También con el tiempo podemos llegar a sentir eso que se conoce como mariposas en el estómago.

Así pues debido a la mala información que hemos recibido confundimos esto que nos pasa a nivel biológico cuyo fin es preservar la especie con el “verdadero amor”.

Como podrás concluir, estos químicos no van a durar para siempre. E incluso posiblemente se vuelvan a generar con una nueva persona que conozcamos en el futuro.

Es por eso que muchas personas se la pasan cambiando de relación cada cierto tiempo pues se les “acabo el amor eterno” que tenían anteriormente.

La persona que es “abandonada” por otra, comienza a maldecir el amor, muchas veces diciendo que este no existe, o que cupido no le ayuda, etc.

Entonces cual debería ser el motivo correcto para iniciar una relación?

Si lo miramos desde el punto de vista biológico, el motivo correcto es la procreación.

Pero nuestro neocórtex nos ha permitido organizarnos como sociedad y ya no vivimos bajo los instintos básicos de supervivencia.

Así que el motivo correcto de las relaciones debe ser expresar mi amor y alegría interior con una persona que elijo amor.

Mientras tú no puedas sentir amor por ti mismo(a), JAMÁS vas a poder dárselo a los demás.

Y al no sentir amor, pues nadie nos enseña esto, es por eso que buscamos que otro u otra nos de amor y nos haga felices para siempre.

Imagina tu siendo ignorante de este tema, colocando tu felicidad en manos de otro u otra ignorante, que a duras penas sabe que debe trabajar para vivir y no tiene ningún propósito en la vida?

Ahora logras comprender él porque de tanto fracaso emocional en el mundo?

Quizás en este punto te estés preguntando como entonces abordar una relación realmente sana?

Bueno, a parte del principio de primero amarte a ti mismo(a), la recomendación es tomarse un verdadero tiempo antes de iniciar una relación con alguien.

Tristemente buscamos tener sexo como sea con dicha persona, pues nos seguimos basando en el físico para seleccionar pareja.

Aquí la gran diferencia entre el hombre y la mujer. Mientras la mujer busca protección para ella y sus crías, el hombre tiene que “pelear” contra el instinto de procreación y que su mujer sea apta para ello.

En otras palabras el instinto animal del hombre siempre esta buscado procrear. Así que inconscientemente sigue eligiendo no una pareja con quien expresar su amor interior sino su sexualidad.

Así que si eres hombre debes aprender a dominar tu lado oscuro y ser muy analítico si quieres estar con una persona que coincida con lo que tú esperas vivir.

No hay personas malas en una relación. Solo personas que no coinciden con lo que nosotros deseamos.

Así que el tiempo es lo que te permite conocer a tu futura pareja cómo se comporta ante la presión, como trata a los demás, como maneja sus celos, sus envidias, frustraciones, etc.

Esto te debe permitir saber si vas a ser tolerante o no a la personalidad de tu futura pareja. Pues tampoco debemos ser estrictos con la gente, ya que no existe nadie perfecto.

Lo más importante siempre en una relación debe ser la honestidad con uno mismo de primero, y luego con la pareja.

Lo segundo debe ser el dialogo, es decir el reemplazo de las peleas por el dialogo. No es necesario agredir o gritar a una persona con la cual no estamos de acuerdo.

Si alguien nos está haciendo daño simplemente nos despedimos con elegancia y seguimos nuestro nuevo camino.

Pero como poder despedirnos si “amamos” (entiéndase “dependemos”) de esa persona?

Es por eso que el motivo verdadero de una relación es expresar tu amor y felicidad interior con otros.

Cuando tú te amas, eres feliz. No necesitas que alguien te ame o te haga feliz. Eso ya lo haces tú.

Y qué ocurre si ya están es una relación “tormentosa”?

Aquí debes comenzar por el principio, amarte a ti mismo. Si tú te comienza a amar, esa persona a tu lado también lo hará.

Si estás en una tormenta, y comienzas a ocuparte de ti mismo, la tormenta se irá calmando poco a poco y si definitivamente no se puede, no es necesario pelear o gritar a otra persona. Simplemente aléjate sin rencor.

Así que te animo mediante esta información a expresar tu amor y alegría en tus relaciones y no esperar que otro y otra hagan lo que tú no quieres hacer por ti.
Comparte:

lunes, 9 de enero de 2017

Caminando por el sendero del éxito personal



Caminando por el sendero del éxito personal
Hace algunos años, cuando regresaba de almorzar, camino a la oficina en la cual trabajaba se me ocurrió la genial idea de pedirle a Dios/Vida/Universo, como prefieras llamarle, que necesitaba un cambio en mi vida. Pero que fuera directamente el gran Poder del Universo quien me guiara a este cambio de bienestar.

Como era de esperarse este cambio no se vino a dar sino muchos años después de lo que yo esperaba y de ninguna manera de la forma en que me imaginaba. Casi siempre en nuestras peticiones y deseos hacia Dios, nos imaginamos que nos enviará un angelito con un traje impecable y una maleta con 1 millón de dólares a solucionar nuestra vida. Lamentablemente y hasta ahora no he visto cumplir los deseos de nadie al pie de la letra. Con esto me refiero al camino que hay que recorrer para llegar a esa meta que finalmente alcanzamos.

Estos caminos de cambio que pedimos muchas veces vienen con dolor, como fue mi caso. Te soy muy sincero, si yo hubiera sabido lo que tenía que pasar por esa petición, tal vez jamás me hubiera atrevido a hacer esa afirmación. Bueno, eso lo pienso ahora que soy fanático del bienestar, pero en aquella época quizás no me importó pues era fanático del malestar como la mayoría de seres humanos.

Sin embargo con el tiempo, creo que hay dos cosas que uno debe pedir ante todo a Dios/Vida/Universo, como prefieras llamarle. Estas dos cosas son SABIDURIA y FELICIDAD. Yo creo que cualquier meta que tengamos en nuestra vida, lo único que persigue es eso, la Felicidad. Pregúntate por un momento si eso que tanto deseas alcanzar no te llevará a esa parte Feliz.

Teniendo esto claro, es importante que la Sabiduría nos acompañe siempre, pues durante el camino que nos conduce al éxito, siempre vamos a tomar elecciones, cada segundo. Si no tenemos sabiduría pues nos vamos a provocar mucho dolor como fue mi caso. Parte de mi sufrimiento se basó en la carencia de dicha Sabiduría. Recuerda que la gran mayoría estamos formados para alcanzar nuestros logros a base de sufrimiento.

La consigna es “sufrir para merecer”. Esta fue nuestra enseñanza básica. Respecto a esto, hace un par de día me enteré sobre un joven humilde que rechazó la ayuda y beneficios que le ofreció un hombre muy adinerado.

Viendo la entrevista de este joven (intentando comprender el rechazo a dicha ayuda, pues le ofrecían una beca para estudiar y una oferta de empleo, debido al parecer por que el joven tiene muy buena habilidades para el área comercial), me quedé pasmado con su argumento cuando le preguntaron por qué rechazo tan generosa oferta millonaria?

El joven afirmaba que él deseaba salir adelante por sus propios medios. Que uno tenía que escalar y llegar a la cima, así le cueste lo que le cueste, pero que al final uno diga, me siento orgulloso de lo que logré por mis propios medios.

El joven en realidad es muy tenaz, y perdón por la expresión pero tiene “pelotas”. Y de seguro en un futuro con esa tenacidad va a lograr lo que se propone. Sin embargo observa lo que hay detrás de su pensamiento, SUFRIR PARA MERECER.

A esto es lo que me refiero con tener Sabiduría. Muchas veces pedimos soluciones a la vida y al llegarnos, nosotros mismos nos encargamos de espantarlas con nuestras elecciones. Muchas veces debido a nuestra falta de Sabiduría hacemos el camino más largo y tormentoso de lo que debería ser. Esto en realidad fue similar a lo que me ocurrió en el pasado. Soluciones llegando y yo espantando.

Otro caso similar lo conocí de primera mano de una persona allegada, la cual siempre rechaza ofertas y regalos por considerarlos costosos. Esta persona lamentablemente no recibió una educación óptima. Más bien su educación se basó en insultos y golpes, lo cual fue creando desde su infancia una actitud de sufrir hasta lo último hasta que venga “el angelito trajeado” con la maleta y el dinero a solucionar sus problemas.

Es por eso que te animo a que estos sean los dos pilares de tus deseos: Sabiduría y Felicidad. Recuerda que lamentablemente nuestra educación ha sido basada en el miedo. De hecho, si observas los medios de comunicación oficiales de cada país constantemente están transmitiendo esta emoción. A todo este miedo súmale la depresión y la desesperación por intentar cambiar las cosas. Es lógico que uno se bloquee y la “embarre”.

Espero que esta entrada te ayude a pensar muy bien tus deseos y peticiones a la Vida. Si ya estas a mitad de camino, intenta calmarte y pedir Sabiduría para salir adelante. Te aseguro que ese mismo poder que nos puso aquí está tan interesado en que salgas adelante y seas muy feliz. Así que pide con confianza que siempre serás escuchado(a) y siempre tendrás las respuestas a lo que deseas.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones WhatsApp

WhatsApp
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu WhatsApp:

1. Ingresa el número +573024480553 en tu lista de contactos.
2. Envía un mensaje indicando que deseas suscribirte.

También puedes dar CLIC AQUÍ para hacer el proceso automáticamente.

Recuerda AGREGAR EL NÚMERO A TU LISTA DE CONTACTOS para recibir las notificaciones de nuevos vídeos cada lunes.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2020. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner