Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 12 de julio de 2021

Cuando nos excluimos de la Vida



Cuando nos excluimos de la Vida

La victimización es una de las cosas más inestables e impredecibles que pueden existir. 


Esta puede afectar a las personas que nos rodean de forma positiva y negativa. 


Por ejemplo, si yo muestro que estoy sufriendo por X o Y asunto, para algunos voy a despertar compasión. 


En cambio, en otros casos, puedo incitar el desprecio de las personas que me rodean. 


Honestamente, una de las cosas que más me pone a hervir la sangre es la victimización de alguien. 


La primera impresión que siento es que la persona está buscando la consideración de los demás. 


Lamentablemente muchas veces me he equivocado y ha sido cierto que la persona está pasando por un mal momento. 


Pero en el otro 50% de las veces he acertado y me he podido dar cuenta que mediante esto me han intentado manipular emocionalmente. 


Así que intento darle un equilibrio a mis emociones, pero es bastante el esfuerzo que tengo que hacer. 


Desde el punto de vista de mis investigaciones, laboratorios y observatorios, considero que la victimización es un regresar al útero materno. 


Con esto quiero decir que cuando estábamos en la pancita de la mamá, lo teníamos todo. 


Amor, clima perfecto, alimento, seguridad, etc. 


Después que salimos de dicho ambiente, prácticamente comenzamos a experimentar cosas muy diferentes a estas. 


Un bebé siente incomodidad, frio, hambre y hasta regaños. 


Todo este bienestar inicial se guardó en nuestro sistema nervioso. 


Y comenzamos a compararlo con experiencias que pueden ser agradables o también desagradables. 


Las agradables nos recuerdan el útero materno, mientras que las experiencias desagradables nos hacen extrañar la calidez de dicho lugar. 


Así pues, a medida que vamos creciendo y sobre todo que vamos perdiendo los apapachos y cariños de nuestros seres queridos, porque ya somos adultos, nos inventamos este regreso al útero materno en forma de victimización. 


Es por eso que nos apegamos más a una pareja que nos trate bien, que nos de cariño, apoyo y compresión. 


Cuando no tenemos esto, es que muchas veces acudimos a la infidelidad. 


La mayoría nos tomamos la infidelidad como algo personal. 


Pero en realidad la otra persona está intentando recobrar desesperadamente toda esa atención que perdió cuando inicialmente llegó a este mundo. 


Pero el verdadero problema de la victimización va más allá de las relaciones y el amor. 


Esto trasciende todos los planos de nuestra vida. 


Por ejemplo, ¿sabías que nuestra economía se ve afectada por este tipo de carencias en nuestra vida? 


El éxito financiero de una persona, en un porcentaje alto, no lo determinan sus habilidades. 


El éxito se presenta por las personas con las que te asocias. 


Lamentablemente el ser humano nunca reconoce esto y afirma que los amigos que tiene nunca van a influir en sus decisiones. 


Probablemente sea así, pero en este caso no estamos hablando de situaciones personales, sino de las influencias que tus amigos pueden tener en tu éxito como comerciante o profesional. 


Con esto quiero decir que, si tú estás rodeado por personas de negocios, tienes más probabilidades que tengas una mejor economía. 


Ya sea que te recomienden, trabajes para ellos o quizás por medio de ellos llegues a conocer personas que te encaminen al éxito financiero. 


Supongamos que tu circulo social está lleno de personas bohemias. 


Es muy poco probable que en este grupo de personas encuentres a alguien organizado y planificador de su futuro. 


Si tomamos como referencia uno de los textos sagrados de la humanidad nos encontramos con un consejo que se le atribuye al sabio Rey Salomón y dice “Júntate con sabios y obtendrás sabiduría. Júntate con necios y te echarás a perder.” 


Tristemente el ser humano tiene malas relaciones y por tendencia culpa a los que han hecho un buen trabajo de su vida, como los que atentaron contra él. 


Mira, personalmente he visto como gente “pobre” tiene la firme creencia que los “ricos” son los culpables de su desgracia. 


A ese nivel, existe una creencia general que el “rico” le ha robado él, para poder llegar a ese estado. 


Incluso la mentalidad de pobreza es tan enorme que, si un vecino llega a tener 100 dólares más, lo considera rico y culpable de tener más. 


Esto hace que la persona se excluya de tener relaciones con un “rico”. 


Y va a preferir andar con personas de su “nivel” o un “nivel menor”. 


Y con la mano en el corazón, a la hora de hacer negocios y tratar con el dinero a quien le podemos aprender más. 


¿A alguien que no tenga la menor idea del dinero? 


¿Cómo espera una persona mejorar sus ingresos, si en su círculo social nadie tiene este tipo de experiencia? 


Gran parte de este pensamiento ha sido generado por el famoso “pobrecito” que tantas de nuestras madres han pronunciado. 


Si observas, es la expresión común que usa una mamá cuando su pequeño hijo se cae. 


Esta palabra es de las cosas más perjudiciales con las cuales una madre está programando a un hijo. 


Y no solo porque le está enseñando la auto lástima, sino porque está vendiendo una idea de pobreza en la mente de una persona. 


Y puede que me estés preguntando, pero Gabrielito lindo por decir “pobrecito” a alguien no le estoy metiendo ideas de pobreza en la cabeza. 


Lamentablemente te tengo que decir que sí. 


Esto ya lo hemos explicado en temas anteriores. 


Para que me puedas entender un poco mejor, intenta repetir varias veces la frase “estoy chupando limón”. 


Al cabo de unos segundos tu boca comienza a salivar, así no tengas un limón en la mano. 


Esto tiene que ver mucho con lo que se conoce como PNL o Programación Neuro Lingüística. 


Pero a manera de resumen, toda palabra que digas tiene un poder sobre ti y los que te rodean. 


Es por eso que las personas que mejor les va en la vida, es porque tienen un lenguaje muy pulcro. 


Entre más impoluto sea el lenguaje de una persona, más éxito va a tener en su vida. 


Esto no es que ocurra de la noche a la mañana. 


Es un trabajo sistemático que se desarrolla con el paso de los años. 


Así que quiero animarte mediante esta información que JAMÁS te excluyas de la vida. 


La abundancia es para todos y que mejor manera de aprender a obtenerla de personas que ya ha pasado por esos procesos.

Comparte:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Donaciones

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones Telegram

Telegram
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu Telegram:

Ingresa a:
t.me/autopoder1
t.me/IngenieroGabrielSalazar

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2021. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook