Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 1 de noviembre de 2021

Generando bienestar económico y general a través de las decisiones



Generando bienestar económico y general a través de las decisiones

Todo el malestar o bienestar que llega a nuestra vida lo atraemos mediante las decisiones que tomamos. 


Esto puede generar un choque con nuestras emociones, pues quien va a ser tan tonto de elegir vivir mal, si lo normal es que todos queremos ¡ser felices! 


Pues si eso fuera tan cierto, no existiría tanta gente quejándose de su vida y el destino que les tocó. 


Por ejemplo, ¿cómo llegaste a ese trabajo actual que tienes y qué tanto te disgusta? 


Quizás no tenías trabajo o la situación en tu casa se puso complicada. 


El hecho es que fue una decisión basada en el miedo. 


Pensaste que no podías conseguir algo mejor y te quedaste allí esperando el angelito con el traje y la maleta del millón de dólares para solucionarte todos tus problemas. 


Al principio, comenzaste con el entusiasmo, pero poco a poco te vino un desgano que no esperabas y ahora odias tu trabajo. 


Y no solo eso, a tus compañeros, a tus jefes y hasta el local donde trabajas. 


Este desgano proviene de nuestro ambiente laboral y como siempre culpamos a los demás por esto. 


Una persona que se hace cargo de sí misma, acepta que esto es una retroalimentación. 


Con esto quiero decir que todo comienza por tu actitud de derrotismo y desgano hacia lo que haces. 


Tus emociones, al ser energía, son capaces de permear a tus compañeros de trabajo, e incluso a los objetos donde te encuentras. 


¿Has notado por ejemplo que estás del malgenio y hasta tu equipo de trabajo se daña o deja de funcionar? 


Te apuesto a que has escuchado muchas veces que tener una actitud positiva cambia tu vida. 


Y estas palabras te las has pasado por el forro, porque ni caso has hecho. 


¿Puedes intuir por dónde comienza todo el desastre en tu ámbito laboral? 


De aquí es donde proviene el malestar general hacia el trabajo. 


La mayoría de personas quieren trabajar unos años, para “disfrutar” de su pensión. 


Debido a su estrés laboral, la mayoría de estas personas terminan “disfrutando” sus visitas constantes al médico. 


Y sobre todo se reúnen en los parques para hablar y compartir sus dolencias. 


Cuando tú los miras a los ojos, tienen unas caras de todo menos de estar disfrutando esa pensión o ese descanso laboral. 


Esto hace que la mayoría que vienen detrás de estos personajes, tengan el concepto que la empresa o la gente con la que trabajan, les están haciendo un favor. 


Y hay que ser conscientes que muchos empleadores y jefes aprovechan esta condición para someter más a la gente. 


No porque sean malas personas, sino que automáticamente cuando vemos a alguien débil, queremos mostrar nuestra fuerza y aprovecharnos de él. 


Esto lo hacemos a nivel inconsciente, ¿o acaso crees que el bullying nació de manera espontánea? 


Estos personajes controlan a sus vasallos, porque esa es la actitud de la mayoría de trabajadores, mediante el miedo. 


Miedo a que en la calle no van a encontrar algo mejor. 


Miedo a que todo está difícil y complicado. 


Así pues, no salimos o no tomamos la decisión de buscar nuevas oportunidades porque nos quedamos esperando al angelito trajeado y su maletita llena de dinero para que nos de la felicidad plena. 


Ese miedo nos lleva a quedarnos allí haciendo cosas que no nos gustan. 


Y ¡peor!, haciendo esas cosas hasta de mala gana. 


¿Te imaginas tu comprando un servicio de esa forma? 


Malgastando tu dinero en un producto realizado mediocremente. 


Actuando de esta forma es que comenzamos a odiar eso que al principio lo hacíamos con entusiasmo. 


Es por eso que percibimos la vida como una carga de infelicidad. 


Porque hemos vendido nuestra “alma al Diablo” por un plato de comida. 


En otras palabras, estamos cambiando nuestro mayor activo por dinero. 


Pues lo que más vale para nosotros es el tiempo. 


Es lo único que siempre avanza y no regresa jamás. 


El dinero, las personas y en general todo puede regresar de muchas maneras. 


Hasta si hemos perdido seres queridos, su amor regresa en el amor hacia nuevas personas. 


Pero el tiempo, ese si no regresan NUNCA. 


Conociendo todo esto, aquí es donde viene tu pregunta, “pero Gabrielito lindo, ¿cómo puedo trabajar en lo que me gusta, y ganar mucho dinero con ello, pues no quiero esperar a que venga el angelito trajeado?” 


Mira, entiendo perfectamente la angustia que se siente escuchar a una persona decir que puedes vivir bien y uno estancando. 


Al igual que tú, hace muchos años vivía en ese lado de la vida. 


Y una vez le escuché unas palabras a mi señor padre que a su vez un amigo suyo le enseñó. 


“Si quieres dinero NUNCA trabajes para gente pobre” 


Mira, las personas pobres, son las que les da miedo pagarte. 


Las que se demoran o siempre están sacando excusas para no darte el equivalente de tu trabajo. 


Aunque hay que aceptar que la mayoría de personas ni siquiera saben cuánto es el valor por su trabajo. 


Les da pena o miedo definir una cantidad en sus vidas. 


Prefieren que otros le pongan valor a su trabajo. 


Así que el primer paso es definir cuanto quieres ganar. 


Si lo escribes y mantienes cada día viendo esa cantidad, existen probabilidades altas que tu cerebro comience a buscar caminos y soluciones para llegar a ese objetivo. 


Recuerda que a nuestro cerebro le encantan los desafíos y en este aspecto es nuestro aliado para conseguir las cosas. 


Pero hay que darle constantemente los datos sobre lo que deseamos. 


Quizás tengas urgencia de dinero, pues en esos casos debes tomar las oportunidades que tengas a la mano, pero NUNCA quedarte allí esperando al angelito. 


En mi caso, aparte de no volver a trabajar para gente pobre, decidí quedarme sólo con clientes o trabajos relacionados con la abundancia. 


Tenía varios clientes y decidí poner un filtro, aumentando mi tarifa. 


Algunos aceptaron mis nuevas condiciones. 


Los que no aceptaron, les di el “ácido”, el ha sido un placer. 


Y no te imaginas el alivio emocional tan grande de no seguir trabajando para gente con mentalidad de pobreza. 


Recuerda que los estados emocionales son contagiosos. 


Ver a alguien reírse a carcajadas hará que no puedas contener tu risa. 


Estar con alguien deprimido o de mal genio hará que te sientas de igual forma. 


Y si estás con una persona que tiene una mentalidad pobre, ¿adivina cómo te vas a sentir? 


Definitivamente te sentirás escaso. 


El liberarse de estas emociones no solo te dará felicidad, sino que atraerá más abundancia porque el combustible del éxito es la felicidad. 


Entré más feliz estés, más cosas buenas estarán llegando a tu vida. 


Así que quiero animarte, mediante esta información a dejar de culpar a otros por tu sufrimiento laboral y comenzar a hacerte cargo de tus decisiones para vivir en bienestar. 


Como puedes ver hacer esto es fácil, en teoría, pero en realidad es cuestión de tomar la decisión y ponerse en acción. 


No lo vas a lograr en el primero intento, pero cada día que lo hagas, te llenará de confianza hasta que esto será algo natural en tu vida.

Comparte:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Donaciones

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones Telegram

Telegram
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu Telegram:

Ingresa a:
t.me/autopoder1
t.me/IngenieroGabrielSalazar

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2021. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook