Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 2 de diciembre de 2019

Por qué las cosas no me salen bien



Por qué las cosas no me salen bien Nuestra mente está constantemente creando nuestro exterior. Nunca ocurre que sea nuestro exterior el que crea nuestra mente.

Como la mayoría de personas no comprenden esta información o no la conocen es la razón por la cual reaccionan constantemente a lo que ocurre en su entorno.

Lamentablemente todos los pensamientos de la mayoría trabajan en función de lo que están viendo en su entorno.

Por ejemplo, una de las cosas que más abunda en nuestro mundo es el dinero.

Sin embargo, gran parte de la humanidad padece de carencias económicas.

Una persona con problemas de dinero te dirá que la carencia es real.

En cambio, una persona con solvencia económica te dirá que ganar dinero es muy fácil.

Esto es similar cuando le preguntamos a una persona enferma y a otra saludable, si es más real estar enfermo o sano.

Debido a este ciclo sin fin, entre pensamientos y entorno que se retroalimenta constantemente es que muchas personas no solo dudan de sus capacidades y pensamientos positivos, sino que invitan a otras personas a dudar también de ellos mismos.

Como quien dice, si yo estoy mal, nadie tiene porque estar bien.

El problema de todo esto es que nuestras emociones les dan mucha realidad a nuestros pensamientos.

Las emociones y los pensamientos, junto con los resultados de los que vemos en nuestro entorno, es lo que crea nuestra percepción de las cosas.

Así pues, esta información de regreso en nuestro cerebro es lo que nuevamente va creando más de lo mismo y por eso pensamos que no sirve de nada pensar en positivo.

Puede que tu digas, pero si es imposible por ejemplo salirse de la situación de un país y estar mejor solo con pensar positivo.

Aquí podemos ver dos situaciones que afectan lo que sigamos viviendo.

La primera es el autoengaño de decirnos “soy positivo”, cuando en realidad tu mente está enfocada más en el miedo que producen las malas noticias e información que recibes de terceros.

Recuerda lo que acabamos de mencionar anteriormente. Pensamientos y emociones son los que crean percepciones.

No te ganas nada con decir que eres una persona positiva si lo dices con miedo a obtener resultados adversos.

Lo segundo es la negatividad o la sensación de imposible de desconectarse de una situación.

Por ejemplo, en mi entorno hay problemas y situaciones negativas como en cualquier país del mundo.

A pesar de esto, veo como personas a mi alrededor prosperan en todos los ámbitos de su vida.

Puede que tú me preguntes si en mi caso como percibo estas cosas o ¿qué he estado haciendo para salirme de situaciones adversas, sin que estas me afecten?

Honestamente yo pasé por ese mismo proceso de “ser positivo”.

Una cosa era lo que decía y otra totalmente diferente lo que sentía y percibía al respecto.

También tenía a mi lado personajes que eran más negativos que el signo menos y constantemente decían que pensar positivo no servía para nada y bla bla bla…

Y sobre todo me sentía devastado con el cuestionamiento “tú que eres tan positivo, ¿por qué las cosas no te salen bien?”.

La verdad ante esto, la mayoría de personas desisten y aceptan “la verdad” que les está mostrando alguien más y desisten de formar un nuevo hábito de pensamiento.

El truco de nuestra existencia son los hábitos.

Si tenemos buenos hábitos, nuestra vida será buena y si tenemos hábitos malos, adivina como será tu vida.

En mi caso, no se si es porque desde hace mucho tiempo solo escucho mi voz interior o tal vez es porque tengo fama de terco, pero a pesar de la negatividad de mi entorno intenté pensar de forma positiva.

A la final y cuando menos me enteré lo hacía de forma automática por que instalé nuevos y buenos hábitos de pensamiento en mi vida.

No te voy a engañar que esto pasó rápidamente y sin esfuerzo.

Pero como reza el sabio dicho “la constancia vence lo que la dicha no alcanza”.

Los beneficios de esto es sentir que la suerte siempre te acompaña y que todo te sale bien.

Cuando estudiamos el cerebro humano, nos damos cuenta que este no procesa todos los datos que recibe de su entorno.

Es como si nuestro cerebro fuera un filtro que solo interpreta las cosas que son importantes para nosotros.

Por ejemplo, si para ti es importante un carro de un momento a otro comienzas a ver ese auto en todas partes, como si te estuviera persiguiendo.

O quizás alguien importante para ti está en embarazo y comienzas a ver cantidades de mujeres en embarazo, como si esto te persiguiera.

Así mismo sucede con cualquier cosa que le damos importancia en nuestra vida.

Y no es que haya pocos carros, casas, personas en embarazo, etc.

Esto está allí todo el tiempo, solo que tu cerebro ahora sí lo capta pues esta información comienza a ser importante para ti.

Vas comprendiendo porque las cosas no te salen como las esperas?

¿Comienzas a ver la importancia de enfocarte solo en lo que deseas vivir, ignorando lo que te molesta de tu entorno?

Así que te animo mediante esta información a pensar y sentir únicamente aquello que te gusta.

El bien y el mal están presentes en nuestro mundo, pero tu cerebro sólo va a interpretar aquel que sea importante para ti.
Comparte:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2019. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner