Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 17 de agosto de 2020

La posesión en el amor



La posesión en el amor Yo creo que todos soñamos con tener una relación donde nos sintamos no solamente felices sino completamente correspondidos.

Lamentablemente el ideal del amor lo hemos estado aprendiendo del cine, la televisión etc., y no necesariamente con ejemplos de relaciones sanas.

Entre más disfuncional sea una relación, es decir más enfermiza, llena de peleas, celos etc., más pasional será la reconciliación.

Pues esto es lo que aprendimos de las relaciones intensas.

A mayor “amor”, mayor intensidad y por lo tanto debemos exigirle o buscarle cualquier situación que nos demuestre que la otra persona en verdad nos ama.

Es por eso que formamos dramas innecesarios y hasta por cosas pequeñas que no tienen trascendencia en la vida.

Buscamos problemas imaginarios para sentirnos amados por nuestro compañero o compañera.

Este tipo situaciones viene siendo “normal” en las relaciones entre adultos.

Pues como dijo en una oportunidad el doctor Luis Fernando Hoyos Aristizábal, si al ser humano adulto le hacen un test de inteligencia emocional, no pasa de los 14 años de edad.

A título personal, yo paso ante una persona con estas características, es decir, que le guste el drama y ame las reconciliaciones.

¿Pero qué tan “normal” es sentirnos dueños de nuestro compañero o compañera sentimental?

Como vimos en el vídeo anterior, LA PERCEPCIÓN DEL ABANDONO, nuestra necesidad de poseer proviene de una herida de la ilusión de la separación.

Digamos que sentir la necesidad de poseer el amor es algo “normal” gracias a esto.

Y es también “normal” que sintamos apego por una persona con la cual hemos vivido tantas cosas bonitas.

Pero no es normal que sintamos ese desespero por tener la persona que sea al lado con tal de no sentirnos solos.

Y con tener una persona, me refiero no solo a compañía, sino al aspecto romántico.

Pues una persona bajo estas condiciones no acepta por decir, una relación de amistad con alguien que le interesa de forma romántica.

Una persona posesiva no solamente está llena de miedo, desconfianza e inseguridad, sino de una de las enfermedades progresivas más peligrosas como los celos.

Personalmente llegué a escuchar gente a mi alrededor decir, que un poco de celos era bueno para la relación.

A esto le llamaban celos “sanos” pues le daban picante a una relación para que esta no se volviera rutinaria.

Tristemente los celos siempre terminan socavando el amor que pueda existir en la otra persona.

Un ser posesivo comienza sistemáticamente a prohibir cosas en el día a día de la otra persona, básicamente con dos finalidades.

La primera es controlar a la otra persona para sentirse exclusivo. Que no existe nadie más que vaya a ocupar su lugar.

La segunda es sentir correspondencia del amor, pues al ser una persona temerosa e insegura, necesita de la confirmación constante de que vale y por eso se le quiere.

Este tipo de personas tienen la autoestima ni siquiera a nivel del mar.

Es por eso que aceptan en su vida cualquier persona, lo primero que se les aparezca, así esta, de indicios que en el futuro le va a hacer pasar un mal rato.

Como puedes ver abandonar esta condición no es tan fácil por los temores e inseguridades interiores.

Existen altas probabilidades que una persona así no pueda salir sola de esa condición, sino que requiere ayuda profesional.

Sin embargo, como primer paso, esto requiere aprender a soltar a las demás personas.

Sobre todo, las que te interesan de forma romántica y trabajar con tu autoestima.

Con esto me refiero que una persona posesiva sufre bastante cuando su pareja decide compartir con otras personas socialmente sin esta.

Las famosas noches de amigas o amigos suelen ser la angustia más grande que un posesivo pueda tener.

En estas situaciones existe una línea bastante delgada entre la infidelidad y la confianza.

Pues lamentablemente los posesivos casi siempre dan con personas infieles.

Es como si estuvieran buscando este tipo de personas para poder controlar su “infidelidad”.

Algunas personas me han preguntado qué hacer en esos casos, yo simplemente les respondo que, si no hay confianza, no es recomendable estar con esa persona.

No solo es malo porque te mortifica, sino también para la otra persona pues va a actuar coaccionada mientras la puedan observar.

En otras palabras, esa persona te va a morronguear como dicen en mi ciudad natal.

Adicionalmente cuando hay desconfianza, esto suele ser tu interior que te está avisando que algo anda mal.

Si quiere conocer una información más detallada sobre este tema te invito a mirar APRENDIENDO A SEGUIR LA INTUICIÓN.

Así pues, quiero animarte a través de esta información a prestar mucha atención a las exigencias que haces hacia otras personas.

Recuerda que nadie está obligado a corresponder tus sentimientos, ni tampoco estás obligado a cumplir los caprichos emocionales de otras personas.
Comparte:

lunes, 10 de agosto de 2020

La herida emocional de la percepción del abandono



La herida emocional de la percepción del abandono Detrás de todo el sufrimiento humano, existe una herida tan profunda, que podríamos considerarla la madre de las heridas.

De cierta forma este sufrimiento “original” tiene que ver mucho con el sentido de separación que tenemos de todos.

Muchos hemos escuchado decir que todos somos uno.

Pero también te has preguntado, ¿cómo puedo ser uno con las demás personas si las puedo ver a distancia?

Y, sobre todo, ¿cómo puedo ser uno con esa persona que me lastimó o que habló mal a mis espaldas?

A título personal creo que esto se puede explicar con la Ley de la Unidad Universal.

A manera de resumen, se deduce que en algún punto de nuestra historia la totalidad de la energía y la materia se concentraban en un único punto.

De aquí es donde vienen las teorías diferentes de la creación o también la que afirma que hubo una gran explosión conocida como el Big Bang.

No es de nuestra incumbencia determinar cuál teoría es la correcta pues es un poco difícil hablar de estos temas.

De hecho, esta es la razón por la cual se consideran teorías.

Así pues, después de este “nacimiento”, “creación” o punto inicial, algo nos sigue uniendo.

Como si fuera una energía que nos conecta a todos y a todo.

Incluso, las habilidades más allá de lo normal, tales como precognición, intuición, etc. podrían ser explicadas mediante esta situación.

Sobre todo, en la intuición, cuando los lazos emocionales entre dos personas, podrían ser una excelente prueba que somos en realidad uno con otros.

O mira el caso cuando las madres sienten cuando a alguno de sus hijos les pasa algo o viceversa.

El hecho es que esta “expansión” inicial hace que sintamos una especie de ilusión que nos hace sentirnos separadas del Todo.

Y esta no es la única ilusión que nace a través de esto.

Podemos llegar a experimentar ilusiones de juicio, condenación, superioridad, fracaso, necesidad, etc.

A esto agrégale tu nacimiento, pues, aunque no lo creas, todo lo que viviste en ese momento quedó grabado en tu sistema nervioso fielmente.

Si observas aquí hay de nuevo una reafirmación de la separación.

Adicionalmente a medida que vas creciendo, en tu casa te van enseñando que la “familia” es solamente aquellos que viven en tu hogar.

Nadie jamás te enseña que tus vecinos, o gente que nunca has visto es parte de ti.

Simplemente son desconocidos que no quitan ni ponen a tu vida, por decirlo en términos honorables.

Así pues, va naciendo la herida más profunda que tiene el ser humano y que por su sutileza va creando los diferentes conflictos de la vida entre sus relaciones y emociones.

Es exactamente esta ilusión de separación la que nos hace sentir un abandono en todos los sentidos.

Por eso constantemente estamos exigiendo protección, atención, cuidado, amor, etc.

Si analizamos en qué figura del núcleo parental se manifiestan más estas exigencias, podemos llegar a la conclusión que es el padre.

Aunque nuestra madre está más tiempo con nosotros, la figura paterna nos referencia más protección, más cuidado, más atención, etc.

Hay que aclarar que existen familias donde a la madre le tocó cumplir no solo con su rol, sino que también le tocó mantener a la familia por el abandono del padre.

En estos casos siempre el niño va a buscar entre los parientes esta figura de protección, atención y cuidado, pues de la madre ya tiene su cariño.

Es por eso que aquí nunca hablamos de padre o madre, sino de figura materna o paterna.

Cuando ya somos grandes, tristemente seguimos con esta información en nuestro inconsciente, es decir esperando protección, cariño y atención.

Esto lo esperamos de jefes, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc. los cuales siempre esperamos que nos protejan y provean todo.

Es como si nos dijéramos “no puedo ser responsable de mi vida. No soy capaz de generar mi propia abundancia o felicidad”, etc.

En otras palabras, te estás tratando como un cobarde, inútil o dependiente de un tercero.

Lógicamente esto no se hace de forma consciente, sino inconscientemente.

¿Has notado por ejemplo cuando alguien te hace algo malo, o las cosas no te salen bien, que llega a ti un sentimiento bastante desagradable pero también muy familiar?

Ese sentimiento es el abandono y puede llegar a ser uno de los frenos más grandes que te están deteniendo.

Pues esperar que te den protección, cariño o atención, es decirnos a nosotros mismos en todos los niveles, que somos como niños incapaces avanzar sin la ayuda de sus padres.

Aquí le estamos delegando la responsabilidad no solo de nuestra protección sino de nuestra felicidad.

Si puedes notar, esto también origina los apegos a las cosas y a las personas.

Ahora bien, conociendo todo esto, ¿puedes comprender la magnitud en el caso de una mujer que no solo tiene que lidiar con esto sino con un abandono de su padre biológico?

Y no solo eso, ¿te imaginas que también su pareja la cambie o abandone por otra mujer?

Es como estar peleando la misma guerra tres veces al mismo tiempo.

Y si estamos hablando de una mujer heterosexual, tiene sentimientos encontrados entre su impulso natural y las emociones anteriores.

Como ya hemos visto en temas anteriores, los seres humanos tenemos la tendencia a somatizar nuestros conflictos emocionales.

En estos casos existen grandes probabilidades que estas emociones almacenadas puedan desencadenar en enfermedades físicas terminales.

Esta es la razón por la cual una mujer, bajo estas condiciones siente bastante desprecio, de forma inconsciente por cualquier figura que represente la paternidad.

Esto incluye la figura paternal de Dios, si su concepto es que la divinidad es un varón.

Y debido a su enfoque en la “maldad” masculina, tendrá la tendencia a asociarse con personas que le puedan confirmar una y otra vez que los hombres son malos.

Esto ocurre porque si una persona está predispuesta a algo, así le estén dando amor, encontrará lo que quiere confirmar, para validar sus creencias.

Puede que en este punto llegues a la pregunta ¿cómo sanar esto?

La respuesta no es precisamente fácil, ni mucho menos que pase rápido.

Se trata de aceptación y amor a tus debilidades. Hay que trabajar con uno mismo en este aspecto.

Normalmente cuando nos damos cuenta de nuestros fallos, lo primero que hacemos es rechazarlos y criticarnos o hasta despreciarnos.

Esto nos vuelve más disfuncionales de lo que somos y complica más la situación.

Así que el primer paso es aceptar lo que somos y lo que sentimos.

Lo segundo es ver las ilusiones como lo que son, simplemente ilusiones.

Como te mencioné anteriormente esto solamente se logra con practica y tiempo.

No es fácil y rápido, pero tampoco imposible, pero se debe ser paciente.

Así que te animo mediante esta información a sanar la herida principal que es la ilusión del abandono.

Te aseguro que nada en esta vida está para perjudicarte, sino para ayudarte.

Tu trabajo es descubrir el mensaje que la Vida quiere darte para llevarte por el camino de bienestar.
Comparte:

lunes, 3 de agosto de 2020

El obstáculo más grande a vencer para triunfar



El obstáculo más grande a vencer para triunfar Una de las cosas que más entusiasma al conocer el proceso entre las emociones y las acciones es el hecho que podemos cambiar estas.

Es decir que si llevamos un rumbo en la vida y esta no nos gusta, podemos cambiarla.

Sin embargo, en este camino poco a poco nos vamos dando cuenta que no es tan fácil como dicta la teoría.

Es muy bonito decir que podemos reprogramar nuestra mente.

Y otra cosa es que, a pesar de todos nuestros esfuerzos, parece que no avanzamos y seguimos por el mismo camino que no nos gusta.

Este tipo de situaciones hace que muchos piensen que no es posible.

O que esto es solo mentiras o placebos que nos decimos para intentar sobrevivir esta carga de infelicidad que llamamos vida.

Y básicamente vamos renunciando sin darle oportunidad a la nueva información que estamos intentando hacer parte de nosotros.

Así pues, ¿qué es exactamente lo que impide que alcancemos nuestros objetivos al éxito, a pesar de nuestro gran esfuerzo?

Si se me preguntará a mi si esto de la reprogramación mental funciona, te puedo responder con un SI enorme.

También tengo que ser honesto y decir que no ha sido fácil hacer que esto funcione, pues en mi caso ha tomado mucho tiempo.

Más del que esperaba tomarme, pero a la final comenzó a funcionar.

Pero esto hubiera tomado menos tiempo si hubiera conocido el motivo de la demora del proceso.

En realidad, las cosas pueden ser más fáciles sino fuera por nuestro ego.

Como vimos en temas anteriores, el ego, al igual que nuestra empatía viene con nosotros y se va de este planeta con nosotros.

Si quieres conocer una información más detallada de cómo funciona nuestro ego te invito a leer el tema LA IMPORTANCIA DE DOMINAR EL EGO.

Nuestro ego siempre quiere tener la razón y por encima de lo que nos convenga, y así lo sepamos, vamos a cometer los mismos errores básicos.

Es por eso que en tu entorno puedes ver personas que nos desesperan, pues constantemente se equivocan para seguir mal y no avanzar.

Como el ego quiere siempre ganar, una buena terapia que encontré contra esto fue dejar ganar a otros así sepa que están equivocados.

En un principio es doloroso saber que tienes la razón y dársela a otro de forma tan fácil.

Pero créeme que es un ejercicio que encontré hace bastante tiempo, inspirado en los mantras del dinero del escritor Bob Mandel.

Textualmente dice “Estoy dispuesto a que fracase mi Ego. Así puedo experimentar más y más el éxito de Dios”.

Una forma de entender esto mejor es por ejemplo mi caso.

Para algunas personas soy un villano. Alguien que no merece estar hablando aquí ya sea porque no les gusta como actúo, o por envidia, yo que sé.

Posiblemente exista quien piensa y habla mal de mí.

Para otras personas quizás soy un héroe, alguien que admiran, etc. Y quizás para otros no les doy ni frio o calor.

El hecho es que ambas opiniones afectan a mi ego si se lo permito.

Ambos conceptos me pueden afectar al tomar decisiones que encaminen mi vida hacia lo que realmente quiero.

Por ejemplo, un buen amigo de la infancia me contó una experiencia respecto a esto.

En resumen, él decía que una persona lo estaba presionando para que “triunfara”, según los estándares de éxito que esta tenía.

Mi amigo se molestó un poco por eso, pero prefirió seguir su propia opinión de éxito para él.

De hecho, esto en realidad es lo que nos interesa hacer si queremos que nuestro ego fracaso y podamos tomar mejores decisiones para nosotros.

Los conceptos, ya sean buenos o malos, de terceros nos perjudican pues posiblemente los ideales de ellos no son nuestro camino a seguir.

En realidad, durante mi vida cotidiana nunca entro en discusiones con nadie.

Esto no solo para evitar el desgaste emocional, sino como entrenamiento para enseñar al ego a perder.

El beneficio es que podrás tener tu mente y emociones claras en lo que quieres.

Y atención, con esto no estoy diciendo que “dejar ganarte” es una discusión quiere decir que debes hacer lo que digan otros.

No se trata de hacer la voluntad de terceros sino de escuchar tu voz interior y hacerle caso a esta.

Si realmente quieres tener éxito, aprender a dejar fracasar tu ego.

Así que te animo mediante esta información a escuchar la voz que hay en tu corazón.

En realidad, la opinión de otros solo te sirve para entorpecer tu camino hacia el éxito personal.
Comparte:

lunes, 27 de julio de 2020

Cómo lidiar con la depresión



Cómo lidiar con la depresión Para todos es común asociar la depresión con la tristeza en nuestro entorno.

Así pues, a ver sonreír o recochar como decimos en mi país, a una persona, jamás nos pasa por la cabeza si esta está o no deprimida.

Y este es un asunto tan delicado que a muchas personas las ha conducido al suicidio.

Por lo general, los que no padecemos de depresión, tenemos la tendencia a ver esto como un juego.

O que quizás la persona que manifiesta ciertos síntomas depresivos, esta tratando de llamar nuestra atención solamente.

Y aquí nos puede surgir una pregunta importante sobre ¿qué es en realidad la depresión y que la causa?

Sobre esto existen muchas definiciones.

Pero desde mi punto de vista la definición general sería como una especie de transtorno que provoca pérdida de interés en las actividades que la persona realiza.

Esto puede afectar bastante su desempeño laboral e incluso sus interacciones con los demás.

¿Te imaginas por un momento que una persona deprimida pueda perder su trabajo o sus relaciones con las personas que le importan?

Como puedes ver es lógico que esto le sirva como retroalimentación para su depresión provocando problemas más severos que pueden llevar a atentar contra su vida.

Si nunca has padecido de este transtorno, ¿puedes ir comprendiendo porque es tan serio y tan importante que le prestemos atención a una persona con depresión?

Es importante resaltar que la depresión puede tener factores genéticos, cambios hormonales, ciertas enfermedades, un duelo por perdida o alguna situación vital estresante.

A titulo personal, la depresión se puede adquirir por copia de comportamientos con otras personas.

Con esto me refiero a que, así como una persona alegre, nos puede contagiar con su emoción, una persona deprimida también puede tener el mismo efecto.

¿Nunca que ha pasado que ves a alguien reír tanto que finalmente terminas como esa persona y a su vez ella se retroalimenta de tu risa y pueden terminar en un ciclo sin fin?

Respecto a esto, hace muchos años padecí de este de este transtorno por algunos meses.

Recuerdo que todo comenzó cuando decidí abandonar muchas creencias en mi vida, sobre todo las religiosas, por considerar que no cumplían mis expectativas sobre el mensaje que intentaban dar.

Simultáneamente, la chicha que me interesaba de forma romántica no me prestó más atención y esto contribuyó a que callera en un estado profundo de depresión.

Adicionalmente perdí mi empleo en ese momento.

Como quien dice me saqué el premio mayor en la lotería del infortunio.

Recuerdo que esto hacia que no solamente me odiara a mi por lo que estaba pasando, sino que odiaba a otros.

Es como si, de cierta forma, los culpara por lo que me estaba pasando en ese momento.

El caso es que terminé tan deprimido que había perdido todo interés en cualquier actividad.

En lo único que me refugie fue en un juego que me prestó un amigo que por casualidad fue a visitar a mi hermano y tenía ese día a la mano.

Me encerré durante una semana en mi habitación y dedicaba todo el tiempo a terminar este juego, pues me parecía que tenía una historia muy interesante.

Ni siquiera sentía ganas de bañarme y solo salía a tomar alimentos que creo eran pocos y al baño.

Creo recordar que dormía muy poco pues interiormente estaba batallando con la depresión y sólo me entusiasmaba saber en que terminaría el juego.

Mi señora madre se asustó bastante con mi comportamiento y decidió llamar a mi padre.

Recuerdo que ni siquiera quería hablar con él, pero para no ganarme un regaño posterior decidí contestarle.

Hablamos mucho ese día, de muchos temas.

Solo recuerdo que me sentía mejor hablando con él y entre la charla me dijo algo que estoy seguro, cambio el rumbo de mi vida para siempre.

Él decía que cada uno, puede hacer de esta tierra un cielo o un infierno.

Cada persona es libre de escoger lo que quiere vivir.

Y a pesar que en ese momento no comprendía esas palabras tan bien como lo hago ahora, recuerdo que una vez que colgamos el teléfono, lo primero que hice fue bañarme.

Es como si después de ese baño, se despejó mi mente, mis emociones y hubiera retomado el rumbo que siempre quise tener.

Por primera vez en mi vida sentía que tenia el poder de elegir lo que quería vivir, ya fuera sufrimiento o felicidad.

Estaba en mis manos y obviamente no iba a ser tan bobo de escoger el sufrimiento.

Analizando todo esto, me di cuenta que la mayor falla que tiene una persona con depresión es la falta de conciencia de sus emociones.

Es por eso que vemos muchas personas deprimidas, tratando de disimular su transtorno con lo contrario y se dedican a manifestar “alegría”.

Durante casi toda mi vida he visto personas que comentan sobre esto de forma disimulada con expresiones tales como “rio por no llorar”, “la procesión se lleva por dentro”, etc.

De hecho, una vez tuve la oportunidad de conocer una persona que se jactaba de la cantidad de licor que había consumido la noche anterior.

Durante ese día se dedico a beber como si no hubiera mañana, y en la noche entró en un estado tan profundo de depresión que me daba lástima la angustia que reflejaba.

La persona que no conoce sus emociones intenta escapar por todos los medios a esta, tal como el caso de esta persona o como en mi caso mediante el juego.

Así que te animo mediante esta información a prestar más cuidado en las emociones que no te hacen sentir bienestar.

Recuerda que está en tus manos hacer de tu vida una experiencia agradable o también desastrosa.
Comparte:

lunes, 20 de julio de 2020

El cambio de creencias limitantes mediante la aceptación



El cambio de creencias limitantes mediante la aceptación A pesar que los seres humanos llegamos a este planeta, prácticamente como una hoja en blanco lista para ser escrita, es un hecho que en el camino nos vamos llenando de mucha información que afectará nuestro desempeño.

Y no debemos olvidar que aun antes de nacer, estamos tomando del código genético de nuestros padres, mucha información que posteriormente nos afectará ya sea para bien o para mal.

Por ejemplo, muchas de nuestras fobias pueden provenir de la herencia paterno materna.

Al parecer ese fue mi caso con la belonefobia pues desde que tengo memoria entiendo que padezco de esto.

El hecho es que toda la información que vamos absorbiendo durante nuestra vida, va dándole forma a nuestras creencias.

Muchas de estas no son necesariamente buenas.

Por ejemplo ¿cuántos aprendimos por comentarios sobre el dinero que este estaba asociado con algo malo?

Esto lo pudimos aprender al ver a nuestros parientes tratar las deudas, hablar de ellas, quejarse por la situación o escuchar ¿qué se gana uno con tanto dinero y no poder disfrutarlo por estar enfermo?

De hecho, yo llegue a escuchar esta expresión de parte de una persona muy cercana a mi dónde recuerdo verme a una edad de unos 5 o 6 años decir que me gustaba el dinero.

Esta persona proponía una lógica sobre tener dinero, estar enfermo y no poder disfrutarlo.

Así pues, era más “rentable” estar sano y pasar hambre según mi pariente.

Uno puede estar adulto y decir con la lógica actual, pero ¿cómo vas a creer ese tipo de cosas?

Lamentablemente hablamos de la mente de un niño, que es bastante maleable y acepta cualquier información de su núcleo parental.

Al fin y al cabo, confiamos en las personas de nuestro grupo parental, pues han estado allí para alimentarnos, amarnos y cuidarnos.

De todo esto es que se crean las interpretaciones de nuestra realidad.

En el Universo no existe nada definido como bueno o malo.

Son nuestras creencias las que interpretan que algo sea de este tipo binario.

Por ejemplo, a mi se me enseño que la Navidad era algo malo, debido a conceptos religiosos.

A medida que fui creciendo y también me fui separando de estas creencias, la Navidad pasó a ser algo neutral en mi vida.

Hoy en día se podría decir que la veo con los “ojos de mi hija”, es decir que si ella se lo disfruta yo me siento satisfecho por ella.

Como una especie de haber cumplido el deber de generar bienestar en su vida.

Si observas, en este proceso ocurrió un cambio de perspectiva y el truco estuvo en la aceptación.

Con esto me refiero a que la aceptación de aquello que llamamos “malo”, nos puede cambiar una creencia destructiva para nosotros.

¿Y sabes porque es tan lógico que este cambio ocurra?

El Universo es como un eco que responde a lo que más atención tenga de nuestra parte.

Tú puedes querer dinero en tu vida, tener buenos vecinos, etc.

Pero si tu atención está puesta en que necesitas dinero y por eso lo quieres o que odias a esos vecinos molestos, ten por seguro que eso será lo que el Universo te seguirá dando.

Así pues, no se trata de lo que queremos, sino de la importancia que le damos a las cosas.

Por lo general nosotros si queremos algo es para escapar de su contrario y esto es lo que nos perjudica notablemente en nuestro avance.

Solo cuando aceptamos eso “malo”, lo que pensamos que no nos gusta sin resistirnos a eso es cuando comenzamos a ver lo bueno que hay.

Por lo tanto, lo bueno que estamos viendo ahora, es lo que llegará a nosotros, pues comenzaremos a darle más atención al bienestar.

Así que te animo mediante esta información a aceptar lo que no te gusta sin resistencia.

Entre más te opongas a algo, esto con mas fuerza se reflejará más en tu vida.
Comparte:

lunes, 13 de julio de 2020

La incapacidad que genera la auto lástima



La incapacidad que genera la auto lástima Hace un par de semanas cuando me encontraba en una estación de servicio para autos, un señor que ya me identifica se acercó a saludarme.

El señor trabaja como limpiador de vehículos de la estación y es una persona bastante humilde, pero con un pensamiento que no cualquier persona normal posee.

Es como si este señor tuviera la costumbre de leer pues propone de conversación temas muy avanzados para la poca educación académica que dice tener.

Entre las conversaciones me hizo una pregunta que me dejó un poco fuera de base y era que pensaba yo sobre las pensiones y el no pago de estas que se pensaban implementar en el futuro.

Por supuesto dentro de mis cálculos mentales yo supuse que un señor, el cual no ha tenido una vida muy cómoda que digamos nunca estaría a favor de la eliminación de estas.

Adicional a esto, yo calculo que el señor estará cercano a los 60 años de edad, así que, para no ponerme en discusiones innecesarias, porque no me gusta perder el tiempo en eso, simplemente le dije que eso era un tema muy complejo que tenia sus ventajas y desventajas.

Le dije que desde mi punto de vista las pensiones son parte de ahorros que ha hecho una persona obligatoriamente para su vejez.

Pero el señor no me dejó terminar y me dijo que el estaba de acuerdo con que quitaran eso y que la gente tuviera que seguir produciendo para el beneficio de todos.

Que por lo menos debería existir una renta básica que cubriera cosas tales como el sistema de salud, pero que cada individuo debería seguir siento útil a la sociedad.

La verdad en este tema no pienso discutir quien tiene la razón sobre estos temas pues no me interesa polemizar o desgastarme emocionalmente en temas que cada uno tiene su “verdad”.

Pero si me interesó y sobre todo me impacto mucho el punto de vista de este señor que, a pesar de no tener una vida llena de lujos y cómoda, quería seguir sintiéndose útil a la sociedad.

Esto me hizo caer en cuenta que la mayoría de nosotros hemos sido criados bajo el lema de la auto compasión.

El origen de esto ya lo vimos en el tema LOS PELIGROS DE LA AUTO LÁSTIMA MATERNA.

Lamentablemente los que hoy en día somos mayores, venimos de una cultura donde nuestros padres y abuelos tenían un ideal de modelo de vida.

Trabajaban, se casaban, compraban casa, auto y finalmente se jubilaban para “disfrutar” la vida.

Esto es algo que al menos en los niños de hoy en día no los veo apuntar hacia estos “ideales”.

Los jovencitos de hoy en día no tienen la mentalidad de hijos, sino de tener mascotas, viajar y ser empresarios.

Y la verdad esto me parece muy bien porque no estamos viviendo en los años 60 o 70 donde la vida se sentía a otro ritmo.

Tristemente los que somos mayores, aún tenemos esa mentalidad de pensionarnos para tener una “seguridad” económica y disfrutar de la vida.

¿Cuántos de los actualmente pensionados tienen dicha seguridad y sobre todo disfrutan su vida?

Personalmente he visto como este tipo de personas padecen dificultades hasta para comer.

Viven enfermos, gran parte de su tiempo visitando a su médico y quejándose porque esto cada día está peor.

Toda esta mentalidad de “pobrecito yo”, “como estoy sufriendo” va acompañada de la ley del mínimo esfuerzo.

Vamos a la oficina o a una fábrica esperando cumplir los días que nos faltan para poder recibir una pensión que nos dé “seguridad”.

Es más, ¿notaste que nuestra mentalidad es tan pobre que aun en medio de una cuarentena respetamos los días festivos?

Con la mano en el corazón, ¿tú crees que merecemos algo bueno con esa pereza que nos consume y no deja que luchemos por lo que queremos?

Te aseguro que JAMÁS vamos a obtener resultados excelentes con procedimientos tan mediocres.

Todo esto me hace recordar las palabras de un gran amigo respecto al trabajo.

Él decía que uno debería “morirse” trabajando y generando abundancia.

De hecho, ¿notas que ocurre en la persona que toda su vida ha trabajado y de un momento a otro pasa a ser un pensionado?

Este tipo de personas casi siempre se enferman y mueren, pues el trabajo que realizaron durante tantos años le dio sentido a su vida.

Así pues, quiero animarte mediante esta información a quitarte ese sentimiento de auto lástima si quieres que la Vida te de lo mejor.

Recuerda que tus intenciones son lo que le está dando forma a tu realidad.
Comparte:

lunes, 6 de julio de 2020

Los peligros de la manipulación emocional



Los peligros de la manipulación emocional El RAE define la manipulación emocional como un chantaje, una extorsión para ejercer presión sobre alguien.

Esta presión normalmente está asociada a que la víctima pueda complacer de cierta forma al manipulador.

Todo esto se puede manifestar en pequeñas cosas como sentirme exclusivo para alguien, hasta otras más graves que pongan en riesgo la vida de la víctima.

Por lo general pensamos que esto es cosa de gente enferma que solo quiere hacer daño a los demás.

¿Pero sabías que a tu alrededor pasa constantemente, de forma tan sutil que ni siquiera lo percibes?

Por ejemplo, todos tenemos amistades que nos han llamado “ingratos”, “mal amigos”, etc. con el fin de hacernos sentir culpables.

Y es que la principal arma que tienen a su favor los manipuladores es la culpa.

Cuando sentimos culpa, nos podemos doblegar ante cualquier persona para hacer lo que ellos quieran.

La manipulación emocional no solamente la vemos entre amigos.

Esto abarca todas nuestras relaciones, incluyendo padres, hermanos, hijos, pareja, etc.

Sobre todo, en las relaciones de pareja se ve mucho la manipulación emocional con frases tales como “cuando me amabas”, “cuando te importaba”, etc.

Todo esto lo hacemos con el fin, que la persona que estamos manipulando, nos de seguridad y hasta el amor que no somos capaces de darnos por tan baja autoestima.

Y si en este momento has llegado a la conclusión que, para ser manipulados por alguien, esa persona debe conocernos muy bien, estas en lo correcto.

De hecho, si una persona no nos conoce, comienza a hacer ensayo y error con nuestro sistema de culpas.

Con esto me refiero que a través de “bromas” o “chistes” sin sentido donde directamente te intentan culpar de algo, buscan conocer tus puntos débiles para así explotarlos posteriormente.

En el momento es que tu comienzas a descubrir estos “ataques” mediante situaciones cómicas, ¿adivina que te van a responder?

Exacto, el viejo truco de “es por molestar”, o “es broma, no aguantas un chiste”.

¿Y nuevamente notas que aquí hay un intento de generar culpa en ti por ser una persona “amargada”?

Lamentablemente la persona que no conoce esta información termina bastante lastimada y con su autoestima muy baja.

Pues terminará haciendo la voluntad de otra persona, y no solo eso, también terminará haciendo cosas que no le gustan o posiblemente odie.

Si una persona intenta manipular a alguien que conoce esta información, que sabe cómo funcionan las emociones, siempre se va a ganar el rechazo y hasta el desprecio.

¿Quiere decir todo esto que el manipulador es una persona maquiavélica?

No necesariamente, pues en un gran porcentaje, un manipulador ha sido previamente manipulado y su autoestima ha sufrido bastante.

Es como si esta persona intentara recuperar algo que perdió y que de forma inconsciente intenta copiar técnicas que aprendió de su manipulador inicial.

Y he aquí el peligro de la manipulación, no solo para la víctima sino para el controlador, pues esto va creando dependencia.

Imagina por un momento que las personas a tu alrededor están viviendo y haciendo lo que tú quieres.

¿Notas cómo se alimentaría tu ego y que clase de dependencia emocional estarías creando a partir de dichas emociones de “satisfacción”?

Es quizás por esto que las lágrimas o el sufrimiento que alguien intenta dramatizar a mí me producen rechazo.

Hace muchos años mi señora madre me aconsejaba que tuviera mucho cuidado con ser tan abierto con las personas.

La personalidad que yo tenía en mi juventud era bastante confiada.

Pensaba que todos era “buenos” porque me sentía cortés con los demás.

Cuando me di cuenta de lo enfermos emocionales que estamos los seres humanos, aprendí a ser bastante prudente y cauteloso.

Esto no quiere decir que me haya vuelto frío y calculador, pero para algunos de mis “manipuladores” en el pasado si lo soy.

De hecho, me lo decían con la esperanza de generar culpa y sentir de nuevo ese control sobre mí.

Así que te animo mediante esta información a que apliques el dicho de unos de los libros sagrados de la humanidad “manso como paloma, pero cauteloso como serpiente”.

Nunca permitas que las personas usen la culpa para que termines haciendo cosas que más adelante te harán odiarte.

Tampoco manipules a nadie para no crear dependencia emocional sobre esto.
Comparte:

Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Notificaciones WhatsApp

WhatsApp
Canal Ingeniero Gabriel Salazar / AUTOPODER Recupera tu Poder Interior

Para recibir el vídeo de cada lunes en tu WhatsApp:

1. Ingresa el número +573024480553 en tu lista de contactos.
2. Envía un mensaje indicando que deseas suscribirte.

También puedes dar CLIC AQUÍ para hacer el proceso automáticamente.

Recuerda AGREGAR EL NÚMERO A TU LISTA DE CONTACTOS para recibir las notificaciones de nuevos vídeos cada lunes.

Vídeo Bienvenida

YouTube

Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2020. Con tecnología de Blogger.

Ultimo Vídeo

PBA Oferta

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la suscripción. Si no recibes el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.

Puedes darte de baja del servicio en cualquier momento que desees. Cada Email de la suscripción que te llega contiene las instrucciones para hacerlo al pie de página.




Ofrecido por FeedBurner