Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 13 de noviembre de 2017

Alcanzando tus metas y objetivos rápidamente


Alcanzando tus metas y objetivos rápidamente

Como hemos visto en temas anteriores, el camino que se está buscando constantemente la Vida a través de nosotros puede jugar un papel a favor porque nos está impulsando a mejorar o en contra porque podemos caer en las obsesiones o extremos por lograr objetivos.

Hace algunos años esto me ocurrió a mí. En medio de mis metas me obsesioné por ser “el hombre más rico del planeta”, o al menos estarle pisando los talones al primero. Para esto me fije un plazo, que según lo que había leído en libros sobre riqueza sería de unos 5 años.

Comencé a indagar, crear oportunidades, buscar negocios, pues definitivamente trabajando para alguien más o “alquilándote” como se conoce comúnmente, dicha información decía que era casi imposible lograrlo.

Fue pasando el tiempo y las oportunidades fueron llegando. Noté que el proceso no se hizo esperar, pero llegó un punto donde me di cuenta que las cosas se estancaron, es decir no ocurría lo que esperaba. Finalmente unos meses antes del plazo pactado conmigo mismo, comencé a preocuparme.

Recuerdo una madrugada caminando hacia el sitio donde suelo hacer deporte, volvió este pensamiento de preocupación a mi mente, con su respectiva tristeza. Sin embargo pude notar algo que estaba pasando y era que yo no necesitaba ser el hombre más rico de este planeta, definitivamente lo era!

Pude observar que tiempo atrás ya me encontraba viviendo esa vida que tanto deseaba, es decir, tenía una salud excelente, compraba lo que deseaba, en mis posibilidades, podía hacer lo que más me apasionaba, trabajaba en lo que más amaba y definitivamente estaba rodeado del amor de todas las personas con las que tenía contacto.

Puedo resumirlo que vivía en plena tranquilidad. Observé la vida de muchos amigos bastante adinerados que conozco y no pueden sentarse tranquilamente a tomar un café por la inseguridad o porque no tienen tiempo porque están demasiado ocupados, etc.

Y quizás en este momento te preguntes “pero bueno, eso no es una forma disimulada de renunciar a tus sueños o sacar una excusa por el miedo de no cumplir tus sueños?”. Efectivamente esa misma pregunta me la hice, pues dudaba en cierta forma de mi descubrimiento.

Respecto a esto, si observas, porque buscamos cosas? Es decir cualquiera que sea tu meta, ya sea sanarte de algo, obtener riquezas o encontrar esa pareja ideal que te haga feliz, el objetivo final es vivir en bienestar.

Como referencia de esto conozco a una persona que ha sido muy bueno comerciante. Es muy hábil con el dinero, pero lamentablemente con el bienestar no lo es tanto. Quizás tiene tanto dinero que podría gastarlo en 2 vidas. Tristemente sus hijos no conocen un avión, una isla y prefiere hospedarse cuando viaja donde conocidos y familiares porque tiene miedo de que se le acabe su dinero.

Otro caso que conocí hace algún tiempo fue de un señor que gana demasiado dinero pero mantiene en deudas tan grandes que muchas veces sus hijos pasan necesidades.

Teniendo en cuenta esto, podemos ver que las cosas que buscamos no nos van a hacer felices en la gran mayoría de casos, pues también conozco gente que sabe vivir muy bien en abundancia total. Por eso, como te mencioné anteriormente, que hay detrás de todo eso que buscas? Definitivamente el bienestar.

Así que mediante esta información te animo a que observes si tus sueños ya están frente a ti y aun no los ves. Comienza a valorar todos los pequeños que la Vida te está dando y paradójicamente el resto te llegará por añadidura, pues la fortuna favorece a aquellos que viven felices y agradecidos con la Vida.
Comparte:

lunes, 30 de octubre de 2017

Encontrando tu verdadero propósito en la vida


Encontrando tu verdadero propósito en la vida

Todos hemos conocido personas que disfrutan lo que hacen, mientras nosotros los observamos y con amargura deseamos vivir sus vidas. Con esto me refiero a la profesión que realizan. Y la realizan tan bien que parece que fuera algo fácil.

Respecto a esto hace algunos años me di a la tarea de realizar una investigación con algunas personas que me encontraba en el trabajo, en el trayecto hacia algún lado o en lugares donde hacia deporte.

A este gran grupo de personas cuando les pregunté porque estaban trabajando en eso que realizaban, me decían “porque no tengo dinero para dedicarme a otra cosa” o “porque pensé que eso me daría una mejor opción económica”.

Pero la pregunta más importante que les hice fue “¿eres feliz con lo que haces?”, fue respondida con un unánime “definitivamente soy infeliz en mi trabajo”. La respuesta a la siguiente pregunta “¿por qué no haces algo diferente?”, obtuvo más resultados como por ejemplo “tengo miedo”, “ya estoy muy viejo para cambiar”, “no puedo perder el tiempo y dinero invertidos anteriormente”, por mencionar algunas.

Años atrás en mi caso ocurría algo similar. No estaba contento con lo que hacía y sentía amargura porque no era lo que me esperaba de la vida. Esto hizo que no solo sintiera malestar por mi trabajo, sino por la gente con la que trabajaba. Tiempo después, cuando estaba en el último semestre de ingeniería conocí a una persona bastante inteligente, que al igual que a mí nos apasionaban dos cosas, la ingeniería de sistemas y la influencia de las emociones humanas en las decisiones que tomamos cada segundo.

Este compañero de clases vivía una vida de aparente calma y felicidad. Trabajaba pocas horas en el día y disfrutaba tanto su trabajo que se veía fácil. Debido a esto me sentí animado a contarle mi caso y expresarle como me sentía. La verdad pensé que me diría algo como ve a tal sitio y di que vas recomendado por mí que allí te espera un nuevo trabajo feliz.

Simplemente me dijo “Gabriel, ¿usted está aburrido con su situación, quiere cambiar de trabajo? Entonces tome la decisión y póngase en acción!”. Honestamente yo pensé “este man cree que mi vida es fácil. Claro como él ya la tiene resuelta es muy fácil decir eso”.

Me fui a casa triste pero pensando mucho en eso. Durante días lo pensé, hasta que finalmente lo comprendí. Realmente tenía que tomar la decisión de dejar de hacer mi trabajo y cambiar por uno que sí me gustara. Entonces me pregunté eso, “quiero cambiar?” cuando finalmente, cosa que duro varios días, decidí que ya no quería trabajar haciendo eso que “me tocaba”, entonces comencé a buscar empleo en otras partes.

Fueron pasando los días y no conseguí ningún empleo nuevo y feliz, pero en vez de desesperarme decidí esta vez hacer algo diferente y era que mientras llegaba esa nueva oportunidad el trabajo que estaba haciendo lo iba a realizar con mucho amor y dedicación.

Entonces me comencé a levantar más temprano, a hacer las tareas del día con amor y pasión como si ya estuviera en mi nuevo trabajo feliz. En otras palabras, tomé la actitud de realizar un entrenamiento para lo que sería mi nueva vida laboral.

Fue tal el impacto que en pocas semanas mis compañeros notaron el cambio y me decían en broma que ahora caminaba y podía ver los colores y escuchar los pájaros, pues sabían de mi amargura e infelicidad anterior. Y no solo fue eso, sino que las cosas mejoraron tanto que a todos nos hicieron un incremento salarial.

Algunos meses después, si llegó la nueva oportunidad, pero para ser fiel a mi decisión de irme, finalmente la tomé. Con el tiempo me di cuenta que uno vive las cosas porque no se quiere desprender de ellas, es decir prefiere seguir sufriendo y como puedes observar en las respuesta iniciales a la pregunta, “¿por qué no cambias, si eso te hace daño o no te gusta?” simplemente vamos sacando excusas como el miedo, me tocó, no hay más, etc. pero en realidad no tomamos acción porque no hemos decidido si realmente queremos cambiar.

Pero voy a hacerte muy honesto, tampoco tomamos la decisión porque constantemente metemos mala información en nuestra cabeza, o información que nos apoya poco o nada tales como noticias, chimes, entretenimiento de baja calidad, etc.

A nuestro conocidísimo amigo el doctor Albert Einstein, se le atribuye la frase: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. Si realmente deseas cambiar toma la decisión y ponte en acción, pero para tener la suficiente fuerzas de tomar la decisión cambia primero la información que ingresas a diario a tu vida. Apóyate en información diferente, así que te animo a que visites la página del doctor Giordani en Auto Poder para que comiences a cambiar tu vida hoy mismo. De lo contrario no te quejes de la vida que tienes o que no puedes cambiarla.

Tienes en tus manos el control de tu vida, pero las cosas no van a cambiar por si solas. Lamentablemente hemos sido influenciados desde niños que después de sufrir vendrá el Hada madrina con su varita a solucionarnos todos los problemas, o el angelito con traje y la maleta con el millón de dólares, o peor aún, si sufres ahora, “en la otra vida” recibirás una recompensa por dicho sufrimiento.

Así que te animo a cambiar tu información diaria para que vivas una vida de bienestar y no una vida de amargura y soledad, frustración y desilusión.
Comparte:

lunes, 16 de octubre de 2017

Aprendiendo a escuchar los mensajes de la Vida

Aprendiendo a escuchar los mensajes de la Vida


Normalmente cuando alcanzamos una meta o un objetivo, pronto nos acostumbramos a esta y casi que instantáneamente llegamos a olvidar nuestros éxitos personales. Por ejemplo, cuando una persona decide realizar un cambio corporal en su estética, los primeros meses comienza rápidamente a ver resultados. Incluso las personas que lo rodean comienzan a felicitarlo o a notar sus nuevos logros.

La persona inicialmente los acepta, pero con el paso de los días se presenta este fenómeno, en el cual se observa en un espejo y nota que cada día, por más que se esfuerce, le falta mucho para llegar a su nueva meta, aunque los demás se asombren de lo que ha logrado hasta el momento.

Este fenómeno en parte nos puede perjudicar, como también nos puede ayudar. Todo depende del punto de vista que tengamos. Esto no sólo ocurre en un área como el ejemplo anterior. También ocurre en todos los ámbitos de nuestra vida.

De acuerdo a mis investigaciones, observaciones y laboratorios sobre el tema, esto tiene que ver con el incremento que constantemente busca la Vida en nosotros. De lo contrario el ser humano jamás avanzaría o se quedaría simplemente donde está y nunca veríamos los avances que tenemos actualmente.

Si observas este u otros ejemplos, la gente que te rodea puede ver constantemente tus avances aunque tú no puedas hacerlo. Pero qué pasa cuando tocamos el tema de nuestras fallas o errores? Esto representa un problema en nosotros. Con esto me refiero que cuando tenemos una falla o una falencia en nosotros, por lo general no la vamos a ver porque constantemente estamos mirando hacia afuera y no hacia adentro de nosotros.

Respecto a esto, años atrás cuando conocía a algunas personas de inmediato sentía mucho rechazo hacia ellos sin aparente razón. Honestamente yo había tomado la postura general que traducido en palabras más simples puede ser “es que la energía que emana esa persona es mala. O es que esa persona te envidia” o cosas similares.

Especialmente conocí a una persona que me molestaba incluso verla comer, verla conversar, etc. Por aquella época ya me había dedicado al hobby de investigar el pensamiento humano y la conexión que este tiene con las emociones, así que decidí salirme de la opinión popular e indagar sobre este tema.

Me comencé a preguntar por qué esa persona me produce dicha emoción de rechazo? Será que le tengo envidia? pero de qué? Odio? Pero no tengo razones para ello! Celos? Tampoco tengo razones para ello. Así que me vino una idea sobre esto que me pareció bastante lógica y que tiene que ver mucho con estar mirando constantemente hacia afuera de nosotros.

Me di cuenta que esa persona era un espejo mío. Que las cosas que hacía y que me molestaban eran exactamente cosas que yo mismo hacía y que no me gustaban de mí, pero por estar mirando hacia mi exterior, no las podía ver claramente. En otras palabras por estar buscando problemas y soluciones en la vida de los demás, no solucionaba mi vida.

Tristemente esta es la situación de casi el 99% de la población mundial (para ser optimistas). Somos expertos ayudando a otros pero jamás nos ayudamos a nosotros mismos. Te confieso que darme cuenta de esto me entristeció mucho al principio, porque no sabía lo mal que estaba, pero con los días me ayudo a caminar por otro sendero emocional.

Decidí tomar acción respecto a estas emociones que me producían las personas y comencé a corregir en mi lo que me fastidiaba de otros. Incluso hasta el día de hoy sigo practicando este “deporte”, que te recomiendo tu comiences a realizar desde este mismo instante.

Así que te animo a través de esta información a que la próxima vez que veas alguien que te “cae mal” o te produce emociones de rechazo, desdén, celos, odio o cualquier emoción que te pueda robar tu paz mental lo veas como algo a mejorar y no como alguien a quien rechazar. Recuerda que debemos ser sabios y escuchar los mensajes que la Vida nos está entregando para nuestra constante evolución y progreso.
Comparte:

lunes, 2 de octubre de 2017

Aprendiendo a tomar el camino correcto


Aprendiendo a tomar el camino correcto

Yo creo que uno de los temas más polémicos que existen es el tema de la espiritualidad. Muchos entran en debates de horas sin sentido, para al final irse cada uno nuevamente con sus ideas iniciales, imaginando que convencieron al otro. En otros casos he visto discusiones tan acaloradas que terminan en violencia física.

Algo que llama particularmente mi atención sobre esto es el origen de la información en la cual cada ideología espiritual se fundamenta. Con esto me refiero a los textos sagrados. En oriente hay varios, pero especialmente en occidente tenemos uno, y a pesar de esto no logramos ponernos de acuerdo aun basándonos en la misma información de que es lo correcto o incorrecto.

Más bien nos dedicamos a acusar que los demás están equivocados y que nosotros tenemos la interpretación correcta. A su vez los demás opinan lo mismo de nosotros.

Esto no ocurre por ejemplo con un texto de “origen humano” como lo es el Algebra del profesor cubano Aurelio Baldor o mejor conocida como el Algebra de Baldor. Como nota curiosa, el dibujo que se encuentra en la carátula de dicho libro no es el profesor Baldor sino el matemático, astrónomo y geógrafo (Persa/Mulsulman) Al-Juarismi.

Tú jamás vas a ver dos ingenieros discutiendo por operaciones con fracciones o dos matemáticos diciendo quien tiene la razón en una ecuación indeterminada. Quizás en este momento me digas “es que la matemática es exacta”.  Y esto plantea un problema aun mayor, y acaso los “textos sagrados no lo son?”. De hecho la matemática también tiene su cuestión de fe. Por ejemplo la división por cero. Respecto a este tema a uno lo despachan diciendo no está definida o indeterminada. El hecho de no conocer un número que multiplique al cero en el divisor y nos dé el mismo resultado del dividendo, nos pone a realizar un acto de fe en el momento, hasta que alguien en el futuro defina algo diferente.

Otro acto de fe es el de la definición que todo número natural elevado al exponente cero debe ser igual a 1. Hace algunos días vi la explicación de este tema que se basa en la premisa, “se presume que esto ocurre con las operaciones entre fracciones” entonces al final se llega a la conclusión “irrefutable” que debe ser 1 la respuesta.

Entonces volviendo al tema del camino o más bien la interpretación correcta de los textos sagrados, que deberíamos hacer en este caso?

Respecto a esto, hace algunas semanas mientras estaba visitando a mis padres y almorzando con ellos, mi madre nos contó una historia que llamó mucho mi atención.

Ella contó que mientras iba camino a realizar alguna diligencia, tomó un taxi para llegar a su destino. En el camino el conductor comenzó a proponerle conversación y le contó que el diezmaba. Es decir paga el diez por ciento de lo producido en el día. Mi madre de inmediato pensó (y creo que simultáneamente lo hacía yo también mientras hablaba) “que pesar, otro más que le están quitando su dinero”.

Sin embargo el giro de la conversación cambio cuando el señor dijo que él tenía un altar en la casa y que todos los días del producido de su trabajo en el día apartaba el 10% para dicho altar. Por supuesto mi madre le preguntó “disculpe,  y que hace usted con ese dinero?”.

El conductor respondió que él lo usaba para ayudar a sus vecinos y personas necesitadas que se encontraba. Por ejemplo, tenía una vecina que la abandonó su esposo y ella tenía una pequeña niña. Él le daba una ayuda con los pañales y la leche de la niña mientras podía comenzar a trabajar. También ayudaba a otros vecinos con alimentos o recibos de los servicios públicos, cuando estos no podían pagarlo.

Claro está este hombre afirmaba que aparte de este dinero que diezmaba, él tenía su ahorro personal y que todos los días se encomendaba a Dios en su pequeño altar construido para él con el fin de obtener lo suficiente para él y sus personas cercanas.

Esto me hace pensar muy seriamente que este hombre realmente hace la voluntad de su Creador. Si tomamos cualquier enseñanza, de cualquier maestro o libro sagrado, la información que siempre termina en lo mismo, la conexión con lo divino mediante el amor.

Sin embargo los mismos textos sagrados dicen “como se puede uno conectar con lo divino que no puede ver y al mismo tiempo odiar a su prójimo que está viendo?”

Yo creo que el mundo está plagado de teoría y el mundo no necesita eso. Más bien el mundo necesita la práctica de dicha teoría. Pero entonces como aplicamos el amor hacia el prójimo?

En el caso de la historia del taxista, él lo hacía mediante dinero. Pero eso no es la única forma de amar que podemos expresar. También lo podemos hacer mediante escuchar a alguien. Un abrazo, un consejo, una sonrisa, una mirada tierna, etc.

Muchas veces cuando estaba en lo profundo de la oscuridad llegué a sentir el desprecio de algunos. De otros sentí burla e incluso alegría de saber en la situación en la que me encontraba. Sin embargo otros llegaron a manifestar ese amor hacia mi mediante, dinero, abrazo, palabras, miradas o un consejo como en el caso de la historia del vídeo anterior.

Así que te animo mediante esta información a que dejes salir esa chispa divina que existe dentro de ti y que llamas amor. La próxima vez que te encuentres a una persona en la calle intenta no ver el humano, sino la chispa divina que habita en su interior y que es igual a la tuya. Aprovecha la oportunidad que te da la vida de estar en la posición de ayudar.

Recuerda que el dicho que reza “hay mayor felicidad en dar que en recibir”, se refiere al hecho que debes estar feliz por ayudar, pues estas en la posición de ventaja. Tienes como hacerlo. Así que no busques más teoría, eso ya lo tienes. Busca más bien la práctica para que llegues a ser uno con el Todo y puedas vivir una vida de abundancia, bienestar y felicidad total.
Comparte:

lunes, 18 de septiembre de 2017

Mejorando la comunicación intrapersonal


Mejorando la comunicación intrapersonal

Casi todos hemos experimentado momentos de desespero, donde no encontramos la salida a problemas que parecen imposibles de solucionar. Sin embargo en algún momento, algo sucede y mágicamente las cosas toman otro rumbo y lo que antes parecía un imposible, ahora se ve como algo muy fácil.

A veces podemos pensar que esta situación adversa la pudimos solucionar fácilmente. En otras oportunidades sentimos que hay algo detrás de dicha ayuda, por llamarlo de alguna manera, una fuerza, un ser o cualquier otra cosa que vino en nuestra ayuda.

Yo pienso que esto se trata de interpretación personal. Debido a mi formación científica, mi lógica me dice que uno mismo soluciona estas situaciones con sus decisiones. Pero en mi corazón hay una voz que me dice que hay algo más grande que yo acudiendo a cada situación de la vida y que siempre está para apoyarme. Con esto me refiero a lo que comúnmente la gente le llama Dios. Personalmente yo le llamo la Vida.

Debido a pre conceptos religiosos que todos hemos tenido, lamentablemente vemos estos temas como algo externo a nosotros. Sin embargo la común unión con Dios es un tema de comunicación intrapersonal. Normalmente este término hace referencia a la comunicación o dialogo interno, es decir el diálogo que tengo conmigo mismo.

Pero si observamos nuestros pensamientos y emociones, que es lo último que hay detrás de ellos? Te has preguntado alguna vez, cuando te vas a dormir, que hace que sigas respirando, que tu corazón palpite, que tus uñas crezcan y que se haga la digestión entre otras funcione vitales, aun estando inconsciente durante el sueño?

En mi experiencia personal me vi cara a cara con mi oscuridad interior. Años atrás cuando caí en una situación económica adversa tuve la oportunidad de conocer un abogado que me acompañó a recibir una documentación por un embargo económico.

Antes de llegar al sitio de destino él me preguntó que me había pasado para llegar a tal situación. Le conté que me encontraba cesante y por más que estaba buscando, las puertas que antes estaban abiertas, ahora no lo estaban y por ningún lado se abrían nuevas puertas para solucionar mi situación. Al final él me dijo algo que quedó para siempre en mi mente y fueron las simples palabras “aférrese a Dios”.

Tiempo después, cuando me encontraba en la hora más oscura de mi situación, es decir en el ojo del huracán, recordé esas palabras. Entonces me puse a pensar que todo lo que hacía no servía para nada, que estaba luchando solo contra el mundo y contra la corriente. Y decidí tener una conversación honesta con la Vida, Dios, en ese momento.

Simplemente reconocí que no tenía los medios, ni las ideas, ni la fuerza para salir de la situación donde me encontraba y que esperaba un milagro de parte de la Vida para salir de esa oscuridad en todos los aspectos, pues no solo tenía problemas económicos, sino familiares, conyugales, en general de índole personal con todos. Me sentía lleno de odio hacia los demás porque en parte los culpaba por mi frustración. Y también reconocí que solo buscaba dicha ayuda en momento de dificultad, es decir soy una persona interesada y solo acudo si puedo sacar provecho.

Recordando el pasado, puedo notar ahora que unos días después la situación comenzó a cambiar. No creo que haya sido la fe en la Vida o Dios, porque no la tenía en ese momento. Pienso que fue más mi desespero el que hizo que esa conversación/oración tuviera efecto al poco tiempo.

Hablar de estas cosas cuando han pasado suele ser “divertido”, pero cuando uno está en la situación no lo es tanto. Sin embargo si te puedo decir algo que mirando al pasado puedo recordar y es que en todo momento, incluso en esos más oscuros donde la esperanza de salir de dichas situaciones era nula, allí estaba ese Poder Superior ayudándome a no caerme más o a cometer más errores.

Si tú en este momento estás pasando por una situación similar a la mía o quizás peor, quiero que siempre recuerdes que JAMAS ESTAS SOLO y que hay un poder más grande que está para ayudarnos. Es tu decisión creer que eres tú el que hace las cosas o que alguien más grande que nosotros, nos ayuda. Sin embargo pregúntate, esa idea que vino, o esa persona que me ayudo, o esa situación que arreglaste de forma fácil, crees que fuiste tú o vino de alguna Fuente de inspiración silenciosa?

Así que te animo mediante esta información a sigas estas simples palabras “aférrate a la Vida”. No hagas como yo, que esperó hasta lo último para solucionar su vida. Comienza desde ahora mismo. Pues dice la sabiduría popular que cuando tú das un paso hacia Dios, él da 10 pasos hacia ti. Comienza a mejorar tu comunicación intrapersonal para que vivas una vida de amor y milagros.
Comparte:

lunes, 4 de septiembre de 2017

Aprendiendo a conciliar las creencias limitantes. La historia de Johannes Kepler


Aprendiendo a conciliar las creencias limitantes. La historia de Johannes Kepler

Casi todos escuchamos de gente emprendedora que a partir de la nada logran grandes hazañas. Esto va desde vendedores de objetos tangibles, pasando por desarrolladores de software, juegos, etc. hasta asesores de imagen y en general objetos intangibles.

Normalmente al escuchar estas historias de superación, nuestra alma se agita de emoción y nos sentimos animados a conseguir nuestros sueños. Pero cuando intentamos llevarlo a la práctica, nos encontramos con un gran muro emocional que podemos traducir en una simple pregunta: Y COMO? Es decir, como inicio, como lo logro, como consigo capital, etc.

Respecto a esto, cuando me encontraba en la Universidad preparando mi tesis de grado, di con una historia muy interesante sobre un personaje muy poco mencionado en la historia. El astrónomo matemático Johannes Kepler.

La historia mencionaba que este brillante personaje, dudaba mucho de las teorías del Universo aceptadas por la comunidad científica del momento. Es decir en aquel entonces se creía que los planetas tenían órbitas circulares. Sin embargo Kepler comenzó a observar que las figuras celestes no tenían este movimiento circular, sino más bien un movimiento elíptico. El comenzó a observar y medir tiempos de los astros y a sacar sus propias conclusiones de las cuales salieron las 3 leyes de Kepler.

Kepler sentó las bases del movimiento elíptico y sus respectivas ecuaciones matemáticas que posteriormente sirvieron para que el conocido científico Isaac Newton pudiera llegar a una mejor compresión y explicación de las leyes del movimiento Universal.

Cuenta dicha historia que Kepler reconfirmó una frase acuñada por Nicolás Copérnico sobre las bases de construcción del Universo diciendo “al parecer estamos frente a un Creador que gusta de las matemáticas”.

Sin embargo hay un detalle que cuenta la biografía que leí sobre el emprendimiento que tuvo Kepler sobre el movimiento astral. Kepler tuvo muchos inconvenientes con sacar a la luz sus teorías y tratados, ya que al ser una persona religiosa pensó que estaría ofendiendo a su Creador por contradecir las leyes de la física aceptada en el momento. Él padeció una gran culpa y frustración antes de publicar dichos estudios. Tuvo que luchar contra sus creencias más profundas a pesar de ser un científico.

De esta historia podemos sacar 2 conclusiones. La primera es que todos llevamos la fuerza de la Vida en nuestro interior. Dios, es decir la Vida misma se expresa mediante nosotros y siempre está buscando un incremento. Por eso notamos que la vida de nuestros antepasados está menos avanzada que la nuestra. Incluso nuestro modelo de vida de niños es menos avanzado que de adultos. Así pues, todos tenemos la facultad de cambiar el mundo, cambiar la historia y cambiar el rumbo mediante nuestra expresión y fuerza interior, tal como lo hizo Kepler y otros científicos de su época y posteriores.

La segunda conclusión es que todos tenemos creencias que pueden afectar esa expresión de incremento que la Vida misma está buscando constantemente. Observa lo que le ocurría a Kepler con sus creencias religiosas. Quizás tú me digas “pero no tengo esas creencias limitantes sobre Dios”, y aquí te pregunto, por qué no logras todo lo que te propones? Definitivamente tienes creencias que no te permiten avanzar tal como lo deseas. Es por eso que mediante esta historia te animo a que dejes tu huella en este Universo. Tu no viniste aquí solamente a trabajar como esclavo todo el día para anhelar un fin de semana y estar con tus amigos o familiares escapando de la realidad de la semana.

Comienza a examinar que te está impidiendo crecer y avanzar en lo que te propones. No te conformes con una vida mediocre en la cual ni siquiera tus hijos, nietos, vecinos y amigos te recuerden como alguien que dejó huella. Recuerda tu eres una expresión del Universo. El Universo es majestuoso, grande, maravilloso. No es mezquino, pobre o enfermo. Ni tampoco triste, deprimido o amargado.

Deja tu huella. No importa la que sea pero no permitas que el miedo, el enojo y la mediocridad al final te ganen y el día de tu muerte puedas decir “valió la pena vivir, fui un ejemplo de libertad, vencí al miedo y lo volveré a vencer donde quiera que me lo vuelva a encontrar”.
Comparte:

lunes, 21 de agosto de 2017

La hipnosis como herramienta terapéutica


La hipnosis como herramienta terapéutica

Victor Giordani especialista en Hipnosis Clínica nos responde las siguientes preguntas:

Qué es la hipnosis?
Quién se puede hipnotizar?
Para qué tipo de personas es recomendable emplearla?
Qué problemas se pueden tratar con la hipnosis?
Cuáles son los mitos más comunes sobre la hipnosis?
Que tan cierto es que los medios de comunicación masiva pueden realizar este proceso con las masas?
Comparte:
Copyright © Ritmo Positivo 2009 - 2017. Con tecnología de Blogger.

YouTube

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

Lo nuevo de PBA

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog Autopoder: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la subscripción. Si pasados 45 minutos no has recibido el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.




Ofrecido por FeedBurner