Casi toda mi vida tuve un sentimiento de poder. Con esto me refiero a poder realizar las cosas, poder cambiarlas, aunque tenía que enfrentar dificultades, y a pesar de no conocer exactamente este sentimiento ni saberlo manejar a mi favor. En cierta ocasión sostenía un dialogo con mi madre sobre este tema y ella me decía que uno no puede sentir cosas que aun no ha vivido.

Me preguntó que pasaría si yo algún día me quedara sin trabajo. Yo por supuesto con mi pensamiento de poder le decía que yo buscaría lo que fuera, e incluso, llegué a decir lo que muchos se nos ha ocurrido o hemos pensado: “aunque sea barrer”.

Efectivamente llegó el momento en que me enfrenté a dicha situación. Y como era de esperarse, busqué todas las formas, todos los medios y más puertas se cerraron en frente de mi cara. Este patrón lo he visto repetirse mucho en las vidas de algunos amigos y conocidos. Hasta que finalmente y por cosas de la Vida, conocí a una persona que cambiaría, no solo mi punto de vista, sino mi sentir y respeto por aquellos que viven este tipo de situaciones.

El señor R me dijo la siguiente frase: “uno no piensa lo mismo con un millón de pesos en el bolsillo y recién almorzado, que aguantando hambre y buscando como ganar para comer”. Durante varios días analicé esta frase pues me llamó mucho la atención.

Comencé a recordar toda mi situación anterior y también las palabras de mi madre. Allí fue cuando entendí que era exactamente lo que ella quería decirme. Para nosotros es muy fácil atrevernos a criticar las situaciones de las personas y es allí, como no hemos vivido situaciones críticas o tenemos el apoyo de terceros que decimos categóricamente: “si a mi me pasara eso, yo haría esto otro” o “que tonto tan bobo, dejarse morir de hambre”.

Hoy en día en mi país hay un problema de robo de recursos. A esto se le suma el “salario mínimo obligatorio”. Lo digo entre comillas porque también hay personas que ganan menos que eso. Es triste pero suben los impuestos y a nivel general el costo de la vida, pero este salario sube muy poco.

Aquí uno se pregunta, cómo hacen familias de varios integrantes para sobrevivir con este valor y estas condiciones? Es increíble pero ocurre cada mes y durante años esta situación. Y vemos personas con mi sentimiento de poder que describía anteriormente haciendo propuestas que si fueran ellos, haría esto o lo otro y que tontos tan mediocres dejarse morir de hambre.

Como en una ocasión le comenté a un compañero de trabajo, que tocaba este tema, ojalá y la Vida no te vaya a poner un desafío de ese tipo, pues uno es muy valiente con el millón de pesos en el bolsillo y recién almorzado. Es muy fácil decir yo hago, pero entre el dicho y la acción hay un largo camino que recorrer. Así que mi propuesta no es criticar a las personas que tienen el “millón de pesos en el bolsillo”, mas bien es crear consciencia del amor y compasión que debemos tener por nuestros hermanos y hermanas menos afortunados.

Nosotros hemos tenido oportunidades que nos han permitido educarnos y eso nos ayuda a generar ingresos. Pero hay muchas personas que no cuentan o no han contado con estas ventajas. Es cierto que todos podemos cambiar y llegar a generar grandes ingresos. Solo es cuestión de cambiar nuestra mentalidad. Pero decirle a una persona: piensa así o de determinada forma, cuando esta deprimida por su situación, eso no le va a ayudar o a cambiar ni los pensamientos o su situación.

Podemos ayudarles a cambiar pero con amor. Y el primer paso para ayudar a otros es el ejemplo. Si quieres que la gente viva en bienestar, ponte tú también a vivir en bienestar. Si quieres que la gente sea feliz, sé tú feliz. O si quieres que la gente gane mucho dinero, tú también gánalo. El ejemplo es el primer paso para poder ayudar a alguien que lo necesita. El segundo ya es darle tu orientación con amor y paciencia.

Incluyo la paciendo porque muchas veces cambiar de mentalidad no es instantáneo. Quizás los que hemos pasado por estos procesos ya, lo vemos fácil y hasta divertido. Pero recuerda cuando estabas iniciando. No era tan divertido y no se veían cambios en tu vida por más esfuerzo que hicieras.


Así pues, entrega lo mejor de ti con tu ejemplo de amor y paciencia hacia tus hermanos menos favorecidos que tanto lo necesitan en este momento. Te dedico estás palabras con mucho amor y respeto y en nombre de todo el Equipo de Ritmo Positivo deseo que este año nuevo tu intención y tu voluntad hablen un mismo lenguaje para que tus nuevas metas se cumplan como las anteriores.

Reacciones: 

Reacciones: 

Reacciones: 

Reacciones: 

como atraer dinero
Algunas entradas del Blog AUTOPODER: Recupera tu Poder Interior habían tratado el tema del dinero de forma sutil al tratar de comprender las emociones que afectan el importante tema de cómo atraer dinero a nuestras vidas.

Sin embargo debo advertirte antes de comenzar algo sobre este tema. Casi todas las fuentes que leas sobre el tema de cómo atraer dinero, dan la sensación de que esto es algo que ocurre en poco tiempo, casi de forma instantánea. No te quiero desilusionar pero este tema, como todo lo que ocurre en la Naturaleza, tiene un proceso en el tiempo. Nada, sano y perdurable, se gesta de un día para otro. Entonces cualquier interpretación que des a este tema, recuerda que nada ocurre en el instante a no ser que se trate de un evento extraordinario, fuera de la Naturaleza.

Lo primero que vamos a entender o mejor a repasar es la secuencia o mecanismo por medio del cual nuestro Poder Interior, o Poder Creador se activa para que las cosas sucedan, sin tener que partirte la espalda por aquello que tanto deseas. Respecto a esto te voy a contar un secreto, y es que hay dos formas de obtener las cosas. Una de ellas es mediante el dolor que es el camino que a la gran mayoría de la humanidad nos han enseñado y es el “sufrir para merecer”. En otras palabras debemos esforzarnos o incluso poner en riesgo cosas importantes por nuestros objetivos.

Pero muchas veces mientras sufrimos por conseguir nuestras metas, vemos a otros que sin estar  “aparentemente” buscando esas mismas cosas, como por arte de magia, la Vida les sonríe y les atrae todo lo que necesitan para lograrlo. Nosotros llamamos a esto buena suerte y esto nos produce sentimientos de celotipia, envidia, desánimo, etc., haciendo que nuestros objetivos se separen cada vez más de nuestra vista.

envidia
Y aunque no lo creas esto es culpa nuestra, pues ¿quién nos dijo que miráramos lo que otros hacen? Esto hace que perdamos la atención en nuestro “sufrimiento que nos dará la recompensa” (Detéctese el sarcasmo). La otra forma de obtener lo que queremos es el camino que aparentemente viene mediante la “buena suerte”.

El proceso o secuencia lógica para esto proviene de la siguiente lista: emociones, palabras, ideas, actos, intenciones y resultados. Lamentablemente y aunque estamos familiarizados con esa lista, está desordenada y por eso nuestros resultados no se dan como se espera o definitivamente no se dan.

La primera cosa que debe ir en esa lista son las palabras. Con esto me refiero a que no sólo son tus palabras las que influyen en tus objetivos, sino las de terceros, a través de las noticias en los diferentes medios de comunicación, comentarios entre parientes, amigos y cónyuge. ¿Recuerdas la entrada anterior? Te va a servir las palabras si y solo si están apoyando tus objetivos. De resto ya sabes que estás perdiendo tu tiempo y esfuerzo en lo que buscas, que en este caso sería como atraer más dinero a tu vida.

Ahora bien, ¿qué producen las palabras propias y de terceros en nuestra vida? Ideas. Aunque no lo creas, nuestra mente es fácilmente manipulable por las palabras. Ya hemos visto en el pasado la famosa prueba de afirmar que estás comiendo una fruta ácida o un limón repitiendo varias veces, por ejemplo, estoy comiendo piña. Si notas, tu boca comienza a salivar, pues se produce una idea, una imagen en tu mente de dicha fruta y por neuro-asociación, se produce un resultado que tu cerebro ya conoce.

dinero en la infancia
Pero ¿por qué parece tan difícil o incierto cuando se trata del tema de cómo atraer más dinero a tu vida? Precisamente, ya has tenido una idea implantada desde tu infancia sobre el tema de cómo atraer dinero y no precisamente positiva. Incluso cuando tomábamos algunas monedas en nuestras manos siendo niños y las metíamos a la boca, ¿qué nos decían nuestros parientes y/o personas cercanas? Intenta recordarlo.

Cambiar esto no es tan fácil, pero tampoco es imposible. Si quieres más información te recomiendo la página de mi amigo y mentor Víctor Giordani (www.autopoder.com) que ha sido un experto en este tema desde hace más de 15 años.

Como vemos las ideas son muy fuertes en nosotros, pero ¿qué es lo que producen, que causan este efecto? La respuesta es Emociones. Toda sensación que vivenciamos es almacenada en nuestro sistema nervioso en forma de sensación. No podemos recordar fielmente que pasó con la experiencia pero si se almacena la sensación de dicha experiencia. Por eso, en el ejemplo de la piña, nuestra reacción al solo pensar en ella, produce saliva en nuestra boca. Hay una asociación preestablecida. Aquí se comienza a responder la pregunta anterior del porque al querer atraer más dinero a tu vida no ocurren los resultados que esperas e incluso el solo decir afirmaciones de este tipo, produce emociones de malestar o incomodidad emocional.

Lo que sigue después de las emociones es que nos impulsan de forma automática a actuar. El por eso que cuando nos esforzamos, nos reventamos la espalda, otros parecen que actúan de una forma hasta placentera y las cosas les vienen añadidura. En realidad ese “reventarse la espalda” es consecuencia de nuestras emociones. Estas nos dicen que debemos hacer esto, pero ¿por qué? Pues porque aprendimos a sufrir para merecer, a ganarnos las cosas. Y esto no está mal, debemos ganarnos las cosas, pero la gran mayoría lo hemos mal interpretado.

lluvia de piedras
Recuerda que el cerebro de un niño recibe todo de forma literal. Si tú le dices a un niño la expresión “están lloviendo piedras”, haciendo referencia a una lluvia muy fuerte, el niño(a) entenderá exactamente eso. Que están cayendo piedras desde el cielo y pueden hacer mucho daño. Esto nos pudo haber perjudicado cuando nos decían “tienes que trabajar duro para ganarte las cosas”. Y quizás digas, “bueno, yo ya no soy un niño(a). Ya soy un adulto”. En realidad sigues siendo un niño en un cuerpo grande, pues lo que aprendiste ha quedado allí impreso para siempre y no puede ser borrado, a no ser que ocurra un evento extraordinario que lo provoque.

Bueno, las consecuencias de las emociones son las acciones y el conjunto de todo esto es lo que se conoce como Intenciones. En alguna ocasión escuche algo muy sabio de Hollywood y una de sus películas famosas y era que un personaje le decía a otro “… recuerda, tu vida se define de acuerdo a tu intención sobre esta”.

Pues en realidad eso es precisamente lo que pasa con los milagros es nuestra vida. Cuando tienes una intención sobre algo, y no confundas intención con deseo, pues la intención es un conjunto de “cosas” que guían un propósito, TODO el Universo conspira para que esa intención se haga realidad.

desinformacion
Desafortunadamente nuestra bien intencionada, pero mal informada sociedad nos ha dado unas herramientas emocionales muy desenfocadas del bienestar.

Entonces ¿cómo atraer dinero a tu vida?, ordena la lista de la siguiente forma: palabras – ideas – emociones – actos, de forma positiva, constante, con método y de forma disciplinada, pues no hay nada más difícil en la vida que sostener un pensamiento consecutivo contrario a una idea prestablecida.


Sólo de esta manera podrás hacer que la magia de la Vida también funcione pera ti, pues está allí también para tu uso. Solo recuerda que como todo proceso natural toma su tiempo y nada es instantáneo en el Universo.

Reacciones: 

empatia
Una de las estructuras emocionales que nos ayudan a sobrevivir durante nuestro camino por la vida se conoce con el nombre de empatía. La empatía según el RAE es la capacidad del ser humano de percibir lo que otro puede sentir. Esta estructura nos permite vivir en “armonía” con los demás pues si todo fuera basado en el Ego, quizás no existiera ningún ser humano en el planeta, o al menos muy pocos.

Lamentablemente, la mayoría de nosotros nos dejamos llevar mucho por nuestras estructuras mentales, es decir, racionalizamos muy poco y somos más emocionales o viscerales. Es por esta razón que sufrimos demasiado por cosas que a otros les ocurre y que muy poco podemos hacer para solucionarles.

Quizás tú me digas, “pero si podemos hacer algo por nuestros seres queridos”. Es correcto, pero no podemos solucionarles la vida. Por más que tú quieras cambiarle la vida a tus seres queridos para bien, no lo vas a lograr si en la mente de esta persona existen voces mentales que le dicen que debe sufrir para merecer o que tiene mala suerte, etc.

Respecto a esto, hace algunos años tuve una conversación con mi señor padre sobre este tema. El me comentaba que en toda parte existen buques de carga y hacia la comparación, diciendo que los seres humanos somos como barcos. Algunos son yates de lujo, otros trasatlánticos y otros buques de carga entre una gran lista.

La característica de los buques de carga es precisamente esa, cargar cosas que le colocan para transportar. Y los seres humanos hacemos exactamente esa labor con las cargas emocionales de los demás.

buque de carga
Recuerdo que mi señor padre me decía que no me volviera buque de carga de nadie, pues las personas llegarían a mi vida contando situaciones y vivencias que los mortifican y que tenía que aprender a escuchar y apartarme del dolor ajeno o de lo contrario no viviría ni tampoco dejaría que los demás vivieran sus vidas.

Mira, personalmente he conocido muchos seres humanos que afirman que desean vivir una mejor vida. Sin embargo sus hechos dicen lo contrario. Me refiero a que si una persona afirma que desea ser feliz, muy poco se enfoca en eso. Más bien dedica su tiempo al deporte, al chisme, a la televisión, películas, etc. Y todas estas cosas no son malas o negativas. El problema es la cantidad de tiempo que se le dedican y nos dispersan o entretienen de lograr lo que realmente estamos buscando de la vida.

La doctora Louise Hay en sus libros menciona muchas veces este tipo de personas. Por ejemplo, cuantas veces le has pagado el arrendo a algún pariente y nuevamente se ve colgado con dicho tema una y otra vez?

vendedora
En cierta ocasión conocí a una señora que tenía un negocio de comidas. Una vez esperando que me atendiera tuve la oportunidad de preguntarle porque siempre la notaba preocupada. La señora me dijo, que tenía un problema muy grave y comenzó a contármelo. Yo me imaginé que la señora estaba en serios problemas, pero no. El problema no tenía nada que ver con ella. Era un pariente de ella que se encontraba en problemas económicos. Debía grandes cantidades de dinero y no sabía cómo pagarlos y por consecuencia, iba a sufrir embargos económicos. Intenté ayudarle a la señora a aclarar sus ideas respecto a lo que ella podía hacer o no.

Le dije: “disculpe, hace cuanto lleva su ser querido en esa situación”. Ella me respondió que casi toda la vida. También le pregunté si alguna vez le había dado dinero para ayudarle y me dijo que ya había perdido la cuenta.

Le dije que lamentablemente nosotros nos dedicamos más a solucionar los problemas de los demás y muy poco a solucionar los nuestros. Ella me dijo que era imposible no pensar en ello e intente razonar con ella sobre cuánto dinero le ha generado la preocupación de ella para ayudarle a su pariente? Por supuesto ella me informó, con una sonrisa, que eso no era posible. “Entonces???” Le contesté.

Y le comenté la referencia de los barcos que me hizo mi señor padre en el pasado. Los seres humanos somos expertos en analizar, sugerir, reparar, insinuar soluciones, etc. a otros y lo hacemos porque no nos atrevemos a reconocer nuestras fallas y solucionarlas.

Es por eso, como lo hemos visto en entradas anteriores, que escuchamos música a alto volumen aunque esto molesta a los demás o dejamos el televisor prendido mientras hacemos otras cosas para que nos “acompañe”, porque nos da físico terror enfrentarnos a nuestro interior a solas.

niño interior
Durante mi búsqueda interior, leí muchos artículos y libros sobre la reconciliación con nuestro interior, niño interior, voces internas, o como quieras llamarle, que deberíamos hacer. Uno de los ejercicios más simples que existen es hablarse a uno mismo, imaginando que hay una personita dentro de uno, o como si nuestro interior fuera un niño o niña que nunca creció y que está allí todavía sufriendo por cosas que nuestro cerebro ha olvidado, pero que nuestro corazón no.

En el ejercicio advertían que inicialmente uno se sentiría como un tonto haciendo esto, pues nuestro interior o esa parte desconectada que nos guía, no confía en nosotros, y por lo tanto sentiríamos que estuviéramos hablando con la pared. Por supuesto yo comencé a hacer este ejercicio hace años. Efectivamente te puedo decir que al principio me sentía absurdo, pero lo seguía haciendo gracias a la advertencia que daban los textos.

En realidad no sé en qué momento o desde que fecha siento que esa parte me escucha e interactúa conmigo. Pero si pude notar que comencé a descubrir cosas que no me gustaban y que a esa parte interior tampoco. Que había cosas que tenía que resolver y comencé a enfrentarlas una a una. Las más fáciles primero. Aunque debo confesar que en estos temas tan personales no hay nada fácil. Todo lo que uno enfrente es concebido como un gigante al cual hay que derrotar.

confianza
Lo que si recuerdo es que al momento de ir enfrentando situaciones por resolver es como si esa parte interior, ese niño interior comenzará a confiar en mí y a amarme por ayudarle a solucionar esas situaciones. Es extraño pero no volví a sentirme solo ni tampoco volví a sentirme con malestar al levantarme en las mañanas que era muy común para mi sentir que era mejor quedarme dormido y no despertarme a enfrentar la realidad.

Así pues, que si quieres tomar el control de tu vida, recuerda que debes determinar qué es lo que quieres de la vida. Posteriormente enfocarte solo en eso, no dejarte dispersar ni entretener por cosas que no tengan nada que ver con lo que deseas, y finalmente hacer las paces con tu ser interior, mediante conectarte con él y solucionar las pequeñas cosas que te tienen atado en el pasado o preocupado por el futuro.


Recuerda, quieres realmente ayudar a tu prójimo? Entonces ponte bien tú mismo. Ya sabes que por años no has podido cambiarle su vida. Pero el ejemplo tuyo si le ayudará. Confía en la Vida que es la que nos provee todo para que estemos vivos y vivamos bien, y no permitas que la contaminación emocional empañe tus ganas de vivir una vida de prosperidad y amor.

Reacciones: 

Reacciones: