Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

lunes, 23 de julio de 2012

Cuando la verdad te hace libre


libertad
Casi siempre cuando hemos escuchado la palabra verdad se nos viene a la mente una frase de uno de los textos sagrados de la humanidad que es el título de esta entrada. En otras palabras pensamos en la verdad en una forma religiosa. Esto ha hecho que aquellos que no nos gusta la religión en alguna de sus expresiones nos desentendamos de la importancia de esta palabra.

Pero a través de mis investigaciones en estos años sobre el comportamiento y pensamiento humanos he podido darme cuenta de la gran importancia que tiene esta palabra en las vidas de aquellos que deseamos vivir en bienestar.

Según una de las definiciones que se encuentra en RAE verdad significa “Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa”. A mi parecer y por experiencia propia, esta es una definición muy acertada. ¿Pero qué ocurre cuando esto que piensas, dices y sientes está en contra de la “verdad” de otros?

Aquí es cuando las demás personas te comienzan a decir que no eres auténtico, que eres falso, egoísta y todo ese bla bla bla que te dicen para que tú hagas lo que ellos desean. También debemos recordar que no necesariamente esto ocurre porque tu “verdad” esté en contra de otros, sino que también ocurre por mala interpretación de otros sobre lo que tú piensas, dices y haces.




Teoría de la verdad
verdad


Teniendo en claro estos conceptos, vamos viendo que la verdad es algo individual. No es algo general. Y en este momento te puedes estar preguntando si por ejemplo un tema como el asesinato debe pasarse por alto ya que estamos hablando de que la verdad es individual. Y te respondo que como todo en la vida es relativo, depende desde el punto de vista dónde se mire.

asesino
Por ejemplo ¿qué ocurre si un asesino serial te está atacando? ¿Dejas que haga de las suyas o te defiendes aunque eso implique asesinarlo a él? Asumo que por tu instinto de supervivencia y la evaluación “ética” que hacemos sobre este supuesto individuo que le hace daño a la humanidad, pues optaríamos por la segunda opción y en ese caso nuestra “verdad” sufre un cambio y se acomoda a un nuevo punto de vista que nos favorece en el momento.

En general lo que conocemos como “verdad” es un acuerdo, ya sea tácito o explícito, que hacemos frente a otros y normalmente se hace basado en la repetición. Y si te estás preguntando sobre la teoría que afirma “una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad” te confirmo que es lo más verídico que hayamos escuchado.

Esta percepción de la verdad nos debilita mental, física y emocionalmente pues consiste en que debemos actuar, sentir y hacer lo que otros nos han dicho. Y como estamos frágiles en todo sentido es que recurrimos a ídolos, ya sean personas reales, imaginarias u objetos, pues la debilidad espiritual nos lleva a la perdida de nuestro poder interior o poder personal.

Y las cosas se complican cuando nuestro ídolo se “cae” o “falla” o dicho de otra forma más clara, nos defrauda. Esto crea depresión, desgano por vivir y muchas otras emociones negativas que nos llevan a vivir en más malestar, pues literalmente adoramos a nuestros ídolos (¿o quizás dioses?).

inodoro
Recuerdo una anécdota que me contó mi amigo y mentor Víctor Giordani hace un par de años que se encontraba en una convención. Entre los invitados estaba el Dr. Deepak Chopra y pues como Víctor fue su discípulo se encontraron en los baños de las instalaciones y hablaron un poco. Cuando se despidieron, una señora se le acerco a Víctor y le dijo “va al baño!!!”. En realidad cuando él me contó esto solté la carcajada pues me parecía muy chistoso.

Pero esto no es ningún juego. Cuando uno pierde el poder personal cae en mucha necesidad e intenta que otros se la llenen de alguna manera. Por ejemplo en mi caso siempre soy acusado de ser egoísta por las personas que me rodean. E intentan decirme que debería vivir lo que escribo. Pero en realidad no dicen que intentan manipularme para que haga lo que ellos desean. Como te conté en entradas anteriores, este tipo de situaciones las permití durante muchos años y pues es lógico que la gente a mí alrededor quieran seguir el divertido juego de la obediencia.

Para ilustrarlo, llega una persona que conozco hace muchos años. Desafortunadamente para él, ignora mi forma de pensar actual. Entonces intenta realizar un negocio conmigo y pues las condiciones del negocio para mi no son las apropiadas, por lo que me niego a hacerlo y allí viene la manipulación.

Mira, ni tú ni nadie vino a obedecer a otros. Y si lo haces es porque lo deseas de corazón y no por imposición. De lo contrario, esto genera mucho malestar en tu vida y consecuentemente el odio, no solo aquellos que lo hacen, sino principalmente hacia ti mismo por permitirlo.

escuela
¿Entonces cual es la verdad que nos hace libres? La respuesta es muy simple. La verdad para contigo mismo(a). Por ejemplo si eres envidioso(a) lo mejor que puedes hacer es aceptarlo. Aceptarlo es dialogarlo contigo mismo(a). No decirle a otra persona, pues esto no le incumbe a nadie salvo a ti mismo(a). Decirte “si es verdad, lo admito. Soy envidioso(a)”. Esto no lo solucionará, pero si va creando consciencia del trabajo que debes hacer contigo en este aspecto.

¿Y sabes algo? Como lo mencioné en la entrada Descubriendo el Auto Sabotaje, en cierta forma y con el tiempo de ser honesto contigo mismo(a) esa emoción va despareciendo o mejor va perdiendo el poder que tiene sobre ti. Y esto es coherente con lo que decía el Dr. Carl Gustav Jung “cuando negamos partes nuestras, nos volvemos más disfuncionales”.

Desde este momento intenta ser lo más honesto posible contigo mismo(a). Al principio no es fácil. No te sentirás cómodo(a) pues hay una parte de ti que nunca has tocado. La has olvidado y es parte también te desconoce. Esto en realidad es el miedo que siente una persona disfuncional de quedarse sola. Pero cada vez que lo hagas, te vas a sentir en más confianza contigo mismo(a) y te vas sintiendo más libre. Esa libertad es lo que te va a dar mucha felicidad interior y a su vez, esa felicidad interior te ayudará a recuperar tu poder personal o lo que también se conoce como poder interior.

No dejes pasar cada ocasión de entablar una amistad contigo mismo(a) a través de la verdad, de tu verdad. En cada experiencia que tienes en los segundos de este día, automáticamente tu cerebro va generando los químicos para sentir las diferentes emociones. Aprovecha esta oportunidad y reconoce cada emoción. Si sientes odio, acéptalo y sobre todo dialógalo contigo mismo(a) y se honesto(a) por qué sientes esa emoción. Vas a notar con los días, que te irás quitando tantas cargas emociones que llevas por años y lo más importante, estarás viviendo tu vida, ocupándote de ella y no vivir a través de los demás, obedeciéndolos y haciendo lo que ellos quieren, o peor aun, metiéndose en sus vidas intentado arreglárselas.
Comparte:

2 comentarios:

  1. Muy intersante, siempre creí que la verdad, lo bueno y lo malo siempre son relativos... salu2.

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Jdavidcv, muchas gracias por tus comentarios. Y espero que esta información como las demás entradas pueda servirte en tu camino por la vida.

    Mil bendiciones.

    ResponderEliminar

Copyright © Ritmo Positivo 2017. Con tecnología de Blogger.

YouTube

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

Lo nuevo de PBA

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog Autopoder: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la subscripción. Si pasados 45 minutos no has recibido el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.




Ofrecido por FeedBurner