Retoma el control de tu vida. Estrategias efectivas para el control emocional

sábado, 2 de noviembre de 2013

Aprovechando tu talento para crecer

ingeniero
Hace aproximadamente de 4 a 5 años, me encontraba desarrollando aplicaciones para una empresa en la cual había ingresado recientemente. A los meses nos dieron la noticia que cambiaríamos de oficina y pues se vino el trasteo de todas nuestras cosas a la nueva localidad.

Cuando ingresamos al nuevo espacio, pudimos observar unas tablas que quizás hicieron parte de una mesa grande, pero estás tablas ya se encontraban mohosas, deterioradas y se notaba que habían sido el alimento de polillas durante largo tiempo.

Decidimos entre todos bajar estas tablas y deshacernos de ellas, dejándolas en el exterior con la esperanza de que alguna persona de las que reciclan basura o alguien que las necesitara se las pudiera llevar.

tablas
Para sorpresa nuestra, pasaron 2 semanas y las tablas seguían al pie de la puerta principal en plena calle a disposición de que alguien se las llevara y les diera alguna utilidad aunque fuera para alimentar el fuego y nada. Ni siquiera el vehículo que se lleva cada 2 días en la semana la basura de los vecinos que colocan en las calles, se atrevió a hacerse cargo de estos elementos. Pasó una semana más y nada. En la cuarta semana finalmente estás tablas desaparecieron.

Pasó el tiempo, y al frente de la oficina tenían una cafetería en la cual yo desayunaba todos los días. Con el tiempo me fui haciendo amigo del dueño, el cual me contó una interesante historia sobre el final de las famosas tablas que casi no desaparecen de nuestra vista.

Resulta que el dueño de la cafetería al tener de frente dichas tablas, comentó con una vecina que también desayunaba a diario en la cafetería, que los nuevos vecinos estaban encartados con dicho tema y que al parecer no se podrían deshacer tan fácil de ellas.

vendedoraLa señora le hizo una apuesta al dueño de la cafetería que ella vendería esas tablas en menos de un mes. Cerraron el trato y la señora se puso en marcha. Su plan era que cada persona que pasara por dicho sector le ofrecería para la venta, las “fabulosas” tablas.

Yo creo recordar una voz fuera de la oficina muy lejos en el fondo, diciendo siempre “vea vecino(a), le vendo esas tablas”, y efectivamente el dueño de la cafetería me dijo que durante 2 semanas la señora se dedicó a ofrecerlas y que la voz era la de ella.

Me contaba que mucha gente pasaba y ni siquiera la miraban pero ella seguía con su plan paciente de 1 mes para vender el material. Hasta que un día pasaba una pareja tomados de la mano y caminando por el sector, cuando la señora le dijo “señor! Mire le vendo estás tablas”. El señor sonrió y siguió caminando, pero en la esquina se devolvió y le dijo mire, se las compro pero solo tengo 30 mil pesos (aproximadamente 15 dólares). Y allí fue cuando las dejamos de ver.

ventas
¡¡ WOW – WOW – WOW !! “Un momento…” dije yo, “¿finalmente la señora las vendió?” a lo que el dueño de la cafetería me dijo que sí. ¡No lo podía creer! Unas tablas viejas, podridas y feas que solo servían de alimento para polillas fueron negociadas ¿y a tan alto precio?

Varios días estuve analizando esto porque la verdad me impactó demasiado. Y me di cuenta de la propuesta que le hace el señor “…se las compro pero SOLO tengo 30 mil…”, es decir para él eso era muy poco y mentalmente les daba un valor mayor.

Otra conclusión que pude sacar fue que no importa lo que alguien pueda tener. SIEMPRE otra persona lo va a necesitar. Este evento cambió mucho mi punto de vista del servicio que yo haría de allí en adelante por el resto de mi vida. Me hizo concientizar que lo que yo haga vale y mucho y que alguien lo necesita. Y sobre todo que tengo la gran responsabilidad de hacerlo con la mayor calidad para que la otra persona lo disfrute.

Mira, a veces, pensamos que lo que hacemos o tenemos no sirve o no vale. Es por esta razón que pasamos años en trabajos que no estamos a gusto y que no hacemos para satisfacción de los demás, sino solo por cumplir y lo peor que aceptamos esto por un salario que no nos sirve sino pera medio comer y medio vivir.

ventas semaforo
Por ejemplo en mi país es muy común durante la espera del cambio de la luz roja a luz verde en los semáforos, ver personas vendiendo goma de mascar u otros dulces. Casi ninguno vende o tiene la actitud de vender su producto, sino que se acercan a la ventanilla de tu auto a decirte “¿por favor me colabora?”. En una ocasión no aguante las ganas y le dije a una de estas personas, “señor, con todo respeto, ¿usted está vendiendo o está mendigando?” él me respondió “pues vendiendo” y le dije que si me aceptaba un consejo, a lo cual respondió que sí, y le dije que él debía ser consciente de que estaba prestando un servicio. Que la gente se beneficiaría con su servicio y que él antes le estaba haciendo un favor de llevar su producto a la comodidad de la localización del cliente.

Vender con una actitud así es muy diferente a vender rogando que te compren. Yo espero que esta persona mis palabras le hayan cambiado la vida porque nunca más la volví a ver. Pero a diario este es el martirio que viven muchas personas en sus trabajos. No hacen consciencia de la importancia de la labor que desarrollan y de cómo esto afectará no solo la vida de los que usan su producto, sino que esto también determinará si siguen por el mismo camino o por el contrario la vida les sigue abriendo nuevas puertas hacia el éxito.


Yo te pregunto, ¿tienes un talento y piensas que nadie te lo comprará o lo usará? Recuerda las viejas tablas que todos dábamos por basura. Para alguien eran útiles. Solo la paciencia y fe en el propósito de tus actividades es lo que te llevará por el camino que sí deseas andar. Sólo de ti depende que la vida cambie y sea más bondadosa contigo. Esto no depende de papá o mamá Gobierno, ni de tus parientes o amigos. Tu éxito solo depende de ti. Es tu vida y tu talento. No lo abandones y por el contrario coséchalo porque alguien más estará encantando de utilizar tu producción.
Comparte:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © Ritmo Positivo 2017. Con tecnología de Blogger.

YouTube

Acerca de mí

Mi foto

Ingeniero de Sistemas e Investigador del Pensamiento Humano y las emociones, y como estas influyen en las decisiones que tomamos cada segundo para tener éxito o fracaso.

Ultimo Vídeo

Lo nuevo de PBA

Facebook

Suscríbete al Blog

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibe las actualizaciones del Blog Autopoder: Recupera tu Poder Interior.

Te será enviado un Email de confirmación para la subscripción. Si pasados 45 minutos no has recibido el email, por favor verifica en tu carpeta de Correo no Deseado o Spam.




Ofrecido por FeedBurner